*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Jaime Igorra Jaime Igorra
Fuerzas Armadas uruguayas y el control de nuestras fronteras
Luis Fernández Luis Fernández
“Por la misma... y cambiando”
Federico Arregui Federico Arregui
La región y Uruguay
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El impuesto al valor agregado. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
El Mundo en guerra
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La difamación como arma disuasoria del sionismo
Esteban Valenti Esteban Valenti
La humanidad de los clavos
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
La necesidad en determinar la dotación de personal mínima para una atención segura
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Frontera colada
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Redoblando la apuesta
Michael Añasco Michael Añasco
Polonia blanca, Pura y Católica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
¿ISRAEL NOTICIAS O PROPAGANDA? CUANDO SE MIENTE NO SE PUEDE DETENER
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Adriana Marrero Adriana Marrero
Señores: así, NO.
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Manini violó las normas y su arresto a rigor es sano para la Democracia
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti se va, yo me quedo
Juan Santini Juan Santini
El regalito del Pepe y del Ñato a Tabaré
Pablo Mieres Pablo Mieres
Se puede cambiar este país
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El nuevo curso escolar, un aparatoso espectáculo en Cuba
Daniel Vidart Daniel Vidart
Alfredo Zitarrosa
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Esfuerzo compartido por toda la sociedad: hipocresía e ignominia
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El debate por el zócalo
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al “Negro”
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Daniel Feldman Daniel Feldman
Roraima y la tristeza
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Jaime Secco Jaime Secco
Odiaos los unos a los otros
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Levantando la piedra...

Luis Fernández

19.02.2018

El sistema está ganando. Primero porque no retrocede. Segundo porque nada ni nadie lo pone en peligro, salvo él mismo.

Es cierto que la riqueza se concentra. Es cierto que cada vez hay más situaciones de superproducción. Esto pasa porque gracias a la técnica, cada vez resulta más fácil producir, pero también cuesta más colocar esa producción.

Hace apenas un siglo o más. El capitalismo tenía otros problemas. Existía la puja por las materias primas, se competía por los mercados y hasta se hacía la guerra por ellos. Se estaba lejos del límite de saturación de los mercados.

La tecnología y el comercio triangular, cuadrangular o pentagonal resuelven los problemas de la producción. Una misma compañía produce donde paga menos jornales, o produce dónde está más cerca de sus materias primas, etc. Por si fuera poco los robots, los van a liberar de los molestos obreros que siempre andan pidiendo mejoras.

Ahora todos los mercados del mundo están a la mano. Es cierto que subsisten algunas barreras arancelarias, pero esto también está cayendo con los tratados. Se conoce a la perfección la capacidad de compra de esos mercados.

Pero el mercado es como el petróleo, hay que encontrarlo hecho, porque no se puede (o no es redituable) producir petróleo a partir de otra cosa, tampoco es económicamente viable crear mercados.

Mientras las cosas transcurrieron como hasta hace unas décadas, las teorías económicas-sociales basadas en la lucha de clases y toda su teoría, nos permitían dos cosas, al menos: a) Analizar la realidad considerando las principales variables y b) Poder realizar nuestra docencia con las futuras generaciones, acerca de cómo combatir y transformar ese modelo de sociedad.

Hoy el problema estratégico del capitalismo es: "Cómo lograr que los mismos mercados compren más". No se conoce otra forma de "continuidad" del sistema.

Esto se ha resuelto a través de los medios, todos, no sólo la TV y radio.

Se trata no sólo de desarrollar hasta lo inverosímil las bondades de los productos, sino forzar la brutal manipulación de los deseos y/o sentimientos más individualistas, de ostentación, de producción de envidia, de provocar la total falta de autoestima sino se posee lo que se ofrece en la pantalla. Una frase: "Porque tú te lo mereces", puede ser un cero kilómetro, o un viaje en crucero, o un lavarropas.

En realidad todos nos merecemos lo mejor...

El individuo, (más individuo que nunca, en el sentido de soledad, único frente a la pantalla), ofreciendo sin ninguna defensa, mente, corazón y tripas; para que expertos en sicología individual y de masas, le hagan creer que él "decidió" cierta compra como "absolutamente necesaria"....(para el que la fabricó, claro).

Los que no nacimos en esta época, aún tenemos algunas autodefensas. Los más jóvenes no.

Además son tantos los mensajes subliminales y también directos que reciben sobre "esa" forma de vida que "debe ser la única", que luego es fácil de explicarse el bullying, la falta de respeto, la no consideración del otro.

Los más grandes trabajan en lo que pueden, y todo lo que pueden, para poder comprar y/o pagar sus deudas, o sea consumir.

El largo plazo no existe. El mediano está muy borroso, y en el corto "no se cómo llegaré". "¿Sindicato..ja.ja qué es eso?"

En realidad a veces crecen en número, pero con objetivos corporativistas.

Esta es la nueva conquista capitalista, no son tierras, no son materias primas, no son países, son las mentes de nuestras generaciones jóvenes.

Pero esto no es una ocurrencia loca de alguien. Es la "solución" necesaria para profundizar, no ya la capacidad de compra, sino la necesidad de compra, de esos mercados que si antes compraban 100 ahora deben comprar 300 y para eso deben tener con qué, y por eso deberán trabajar más sin chistar.

¿Por qué la izquierda tradicional retrocede en todas partes?

En general una política de izquierda se basa en la denuncia de los hechos cotidianos y de su relación con las bases del sistema, del necesario período de acumulación, de convencimiento (intelectual o práctico) de las masas. Quienes reciben estos planteos, deben poseer un cierto raciocinio y prepararse para el largo plazo de acumulación.

Hoy son muy pocos los que aceptan esto.

Si mi sueldo no me alcanza para adquirir todo lo que se me ofrece, debo saltarme varios escalones para ver a la banca internacional o las multinacionales como verdaderas responsables. A lo sumo acuso al gobierno de turno y opto por...cualquier otro partido que se muestre "distinto" y me ofrezca soluciones para otros temas. Por ejemplo el tema de las banderas (España-Cataluña), el tema de género, o el tema de los inmigrantes que "nos vienen a quitar trabajo".

¿Discusión ideológica? ¿Dónde? ¿Entre quiénes?

Sólo cruces (muchas veces violentos) de sentimientos encontrados.

¿Hay lucha ideológica en Uruguay?

La oposición nunca fue muy experta en eso y no tiene ganas de entrar en eso. En medio del FA y afuera del FA persiste la visión retro de los 60. Cada vez son menos. Ni entre ellos se entienden.

Las gremiales de la Educación se basan en esas teorías. Así reiteran miles de veces de que se debe educar para desarrollar el pensamiento crítico. Y hoy los muchachos no saben comprender lo que leen. Se aburren en clase. Juegan con el celular. Están deseando que termine la clase para ir a acosar al bajito del otro 3º.

Esas gremiales se llaman "Coherentes" porque siguen con el mismo cantito de hace 50 años. No logran un caramelo de lo que dicen. Pero no se les mueve un pelo. Siempre encontrarán un "vendepatria" a quien echarle la culpa.

En realidad ya son parte del paisaje. Se sienten incapaces de hacer algo distinto. Por eso esas, gremiales y las mismas Direcciones de ANEP dieron el tristísimo espectáculo del último Congreso Educativo. Lo terminaron 3 días antes de las fiestas, para que nadie hablara más de él y la población distraída en otras cosas ni cuenta se diera. Pensar en lo que ganan los Directores de ANEP!!!

 

Luis Fernández

luisfs50@gmail.com

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net