*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Información Forestal
imagen del contenido Se necesita un plan a largo plazo para salvar los bosques

FORESTALES

Se necesita un plan a largo plazo para salvar los bosques

06.03.2018

NAIROBI (Uypress/ Collins Odote*) - El gobierno de Kenia anunció la semana pasada una prohibición de 90 días sobre la tala de árboles y también designó un Grupo de Trabajo para llevar a cabo una investigación y hacer recomendaciones para abordar el desafío de la tala en los bosques.

El reconocimiento de las enormes amenazas ambientales que la destrucción injustificada de los bosques está causando al país es positivo. Sin embargo, es insuficiente.

La importancia de los bosques es reconocida internacionalmente. Desde la provisión de hábitat para especies hasta ayudar en la lucha contra el cambio climático y también como su papel en la purificación de los bosques aéreos afecta muchas facetas del funcionamiento de la sociedad. A pesar de esto, tratamos la conservación del bosque de manera muy casual.

La fallecida Premio Nobel de Kenia, Wangari Maathai, pasó décadas luchando contra las políticas y acciones públicas cuyo impulso era la explotación de los bosques y los productos forestales de manera insostenible.

Desde la asignación de bosques a individuos privados para obtener beneficios privados ajenos a su beneficio público a la tala ilegal de árboles, lideró una batalla solitaria contra la destrucción de los bosques.

Sus campañas de defensa, mejor representadas por la fundación del Green Belt Movement y las batallas con la policía no convencieron al gobierno de tomar medidas decisivas y tempranas para proteger nuestros bosques.

La Constitución de 2010 reconoció la crisis que fue nuestra destrucción forestal. Para entonces, el bosque del país había quedado ligeramente por debajo del dos por ciento frente al 10 por ciento reconocido internacionalmente.

Para revertir la tendencia negativa, la Constitución estableció un objetivo no solo de alcanzar sino de mantener este porcentaje de cobertura forestal según lo exigen los estándares internacionales. Sin embargo, la política históricamente se ha interpuesto en el camino de la gestión forestal sostenible.

La destrucción de los bosques tal como se documenta en el informe de la Comisión de Tierras de Ndungu fue impulsada por el deseo de satisfacer los deseos egoístas y corruptos de la clase política.

Los políticos han visto los bosques como una vía para adquirir tierras ilegalmente con el fin de comerciar con ellas y obtener grandes sumas de dinero. También se convirtió en una herramienta para comprar apoyo político.

El impacto ambiental de la destrucción imprudente de los bosques siempre fue ignorado. La mejor representación fue la declaración de los políticos que argumentaban en contra de los llamados a la protección del bosque Mau sobre la base de que no había un nexo entre la destrucción del bosque y los patrones de lluvia y la cantidad.

Tiene que haber un plan mejor que una prohibición de 90 días. Eso puede surgir del trabajo del grupo de trabajo que ha sido designado y recibir dos semanas para hacer recomendaciones para la acción. La urgencia de las acciones puede ser a primera vista decisiva.

Sin embargo, la crisis que es la destrucción de los bosques no es algo repentino. En consecuencia, lidiar con ellos a través de medidas reactivas y de corto plazo puede parecer agradable, pero seguramente están lejos de ser agradables.

El dictado de emprender un conjunto de acciones sostenido y sostenible es la única manera de conservar nuestros bosques. Tiene que haber un reconocimiento público de la importancia de los bosques, la acción para plantar más árboles, evitar la destrucción de los bosques, alejarse de la dependencia excesiva del carbón vegetal como fuente de combustible y desistir de invadir los bosques. El problema no puede ser la inadecuación de las leyes y políticas. Se trata de los incentivos que existen desde el desconocimiento de las reglas y la continua destrucción de los bosques.

La madre naturaleza es muy implacable si no se tiene en cuenta o se destruye. Como país, debemos reconocer que estamos pagando por nuestras acciones pasadas de jugar a la política con nuestra agenda de conservación forestal.

(*) El Dr. Collins Odote es profesor en la Universidad de Nairobi, Kenia.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net