*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ultraviolentos
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Generalidades… ¿Obvias?
Roberto Savio Roberto Savio
Trump está aquí para quedarse y cambiar el mundo
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Fútbol es cultura ¡Animal!
Michael Añasco Michael Añasco
Sin trabajo, sin líder y sin esperanza, los jóvenes palestinos se niegan a rendirse.
Carlos Vivas y Homero Bagnulo Carlos Vivas y Homero Bagnulo
La duración de la consulta como indicador de calidad en la atención sanitaria
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿Hay relato?
Pablo Mieres Pablo Mieres
Fiscales, tobilleras, comisarías y cambio de autoridades
Daniel Vidart Daniel Vidart
¿Era Colón judío? - I
William Marino William Marino
Rendición de cuenta
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El trabajo en la crisis. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Hace 34 años Volvimos, Wilson, nosotros y el Pueblo Entero
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Discurso de Enrique Gerschuni en el acto homenaje a Jaime Pérez
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Jaime Pérez, renovación y democracia
Federico Arregui Federico Arregui
La buena nueva de la Esperanza
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
Contaminación de aguas pluviales
Iván Solarich Iván Solarich
¿Por quién esperamos? ¿Esperamos a alguien?
Macarena Pereyra Macarena Pereyra
Violencia doméstica, entre las carencias del sistema y el estigma social
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
¡Suéltanos, pasado…que el mundo ha cambiado! Son ellos o nosotros. ¿Estamos claros?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Empiecen a empacar maletas
Berta Sanseverino Berta Sanseverino
Pérdidas y desperdicios de alimentos: un problema ambiental, social y económico a modificar
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
Violencia, los miedos y las comisiones
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
No andarás solo
Leonel Gómez-Sena Leonel Gómez-Sena
La caliente relación entre el sexo, el cerebro la sociedad y la cultura
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Ceguera frente al abismo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Mayo 68
Rubén Kotler Rubén Kotler
Normalizar el genocidio palestino
Mónica Xavier Mónica Xavier
Los derechos se conquistan
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano: dime cómo y dónde comes, y te diré quién eres
José Manuel Arenas Díaz José Manuel Arenas Díaz
Jaime Pérez, no te sientas sólo
Andrea recomienda: a los que no usaban gomina Andrea recomienda: a los que no usaban gomina
Diseño, Arte, Gastronomía & Co.
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
El premio Nobel a la OTAN
Pablo Urreta Pablo Urreta
Bajen el costo del Estado!!, pero cuidadito con tocar mi caja y el bolsillo de mis amigos…
Carlos Garramón Carlos Garramón
Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro
Roberto Soria-Rodrigo Rey Roberto Soria-Rodrigo Rey
Tecnologías de la contrarreforma procesal penal uruguaya
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
Seamos utópicos, pidamos lo posible
Alfredo Correa Reissig Alfredo Correa Reissig
LA GRAN OPORTUNIDAD HISTÓRICA PARA EL SR. FISCAL PACHECO (Segunda Parte)
Carlos Visca Carlos Visca
¿Qué es lo primero?
José Antonio Vera José Antonio Vera
Marqués de Sade nacionalizado paraguayo
Gustavo Firpo Gustavo Firpo
El Memorial del Penal de Libertad...
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
La grieta social en Uruguay y sus 25 barrios excluidos
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Wilson Netto debe renunciar
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Carlos Garramón

Qué es la cuarta revolución industrial y cómo condicionará nuestro futuro

Carlos Garramón

25.05.2018

A finales del S. XVII fue la máquina a vapor el ícono del gran cambio que revolucionó el modo de producción, el trabajo y la disponibilidad de bienes en cantidad y calidad.

 

Esta vez serán los robots, integrados en sistemas ciberfísicos, los responsables de una transformación radical del complejo industrial global. A esta transformación se la ha llamado "la cuarta revolución industrial". Reconocer su existencia y sus consecuencias son determinantes para visualizar nuestro futuro y actuar en consecuencia.

Entre 1760 y 1830 la "primera revolución industrial" marcó un paso enorme en el modo de producción y como consecuencia en el mercado del trabajo y en el nivel de riqueza, generando grandes desigualdades entre los países que primero adoptaron los cambios y aquellos que se retrasaron o nunca lo hicieron. La "segunda revolución industrial", alrededor de 1850, integra la electricidad al proceso de producción y permite la manufactura en masa. Para la "tercera revolución industrial" hubo que esperar hasta mediados del Siglo XX con la llegada de la electrónica, la tecnología de la información y las telecomunicaciones.

"La cuarta revolución" o "Economía 4.0" consiste en una tendencia a la automatización total de la manufactura. Esta automatización corre por cuenta de sistemas ciberfísicos hechos posibles por el internet de las cosas y la consolidación y ampliación del cloud computing o nube. Como expresa Klaus Schwab -autor del libro "La cuarta revolución industrial"- ésta no se define por un conjunto de tecnologías emergentes, sino por la transición hacia nuevos sistemas que están construidos sobre la base de los sistemas y la infraestructura generados por la "revolución digital" o "tercera revolución industrial". Schwab, aclara a su vez un punto controversial: ¿por qué las transformaciones actuales no pueden considerarse una prolongación de la "revolución digital"?. Fundamentalmente por su autonomía, por la velocidad, el alcance y el impacto en los sistemas. Reafirmando su reflexión, el tránsito de la "revolución digital" a la "Economía 4.0", no se trata de nuevos desarrollos sino del "encuentro" de esos desarrollos ya generados. En este sentido, representa un cambio de paradigma, en lugar de una faz superior en la frenética carrera tecnológica.

Dice Schwab, "lo que veremos es una fábrica inteligente, verdaderamente inteligente. Capaz de acercarse mucho a la prescindencia del ser humano". Y es justamente aquí donde reside el mayor riesgo de la "Economía 4.0": su impacto sobre el empleo.

"El futuro del empleo estará hecho de trabajos que no existen, en industrias que utilizan tecnologías nuevas, en condiciones planetarias que jamás un ser humano ha experimentado" resume David Ritten en una columna sobre la cuarta revolución industrial publicado por The Guardian.

El principio básico de esta cuarta revolución es que las empresas de cualquier sector de la economía podrán crear redes inteligentes que tenderán progresivamente a autocontrolarse, a lo largo de toda la cadena de valor. Dada la globalización de los procesos de producción y los servicios, los eslabones de la cadena de valor pueden estar territorialmente muy dispersos, ubicados en diversos países. La "Economía 4.0" es esencialmente una revolución tecnológica global al servicio de la internacionalización. Aunque si bien es cierto que las diversas plataformas y sistemas que se entrelazan, automatizan y autocontrolan han sido originados en los países desarrollados, digitalizando en esos países los eslabones centrales de la cadena de valor, otros, en menor medida, pueden estar localizados en los países de menor desarrollo. Estos últimos pueden ser integrados a la cadena en la medida en que el país que los alberga disponga de infraestructura tecnológica y capital humano de calidad, además de una oferta diferenciada y competitiva de insumos o "partes" requeridos por la cadena de valor.

 

En el conocimiento científico general ya existe una noción sobre los sectores que serán inicialmente articulados para construir las redes que conformaran la transformación hacia nuevos sistemas: robótica, nanotecnología, neurotecnología, inteligencia artificial, biotecnología, ingeniería genética, sistemas de almacenamiento de energía, clones e impresoras 3D, prioritariamente. Esta faz de la articulación de las tecnologías proporcionadas por la "economía digital" ya inició su camino transformador, impactando en los sistemas de producción y cambios en el relacionamiento social.

La expansión de la "revolución digital" ya generó una enorme transformación a nivel mundial abarcando el impacto de las nuevas tecnologías, de una forma o de otra, a una gran proporción de la población. La evolución de los avances de la "Economía 4.0" ya interfiere en las cadenas de valor y por ende en las industrias y servicios de muchos países, siendo los mercados emergentes de Asia, principalmente, los que están adoptando los cambios de manera más disruptiva.

Así caracterizada la "Economía 4.0", queda preguntarnos nuestro lugar y destino en esta avasallante ola de automatización de la manufactura y servicios, la cual no será lo mismo que el avance tecnológico de la digitalización, que en parte lo hemos absorbido a nivel de servicios y personas. Uruguay tiene algunas ventajas comparativas importantes: tenemos una infraestructura aceptable y una proporción de la mano de obra que por su nivel cultural puede ser capacitada y reconvertida. No tenemos eslabones aun suficientemente digitalizadlos para insertarnos en las cadenas de valor de alta tecnología. Se podría pensar que algunos nichos -como por ejemplo la ingeniería genética o la logística- tienen potencial en torno a procesos altamente tecnificados que puedan absorber y articularse a los procesos globales de automatización. En cuanto a la industria tradicional, estamos aún en la "segunda revolución industrial". Una parte menor ha iniciado tímidamente el proceso de digitalización. Pero no es realista, aunque si doloroso, pensar que nuestro sector industrial manufacturero pueda iniciar una transformación acorde a las exigencias de la "Economía 4.0". No es el caso de los servicios, que si bien hemos hecho grandes esfuerzos para negar su futuro al no votar el TISA, existe un gran espacio de adaptación e innovación.

 

Más allá de las dificultades que Uruguay enfrenta para articularse con la "Economía 4.0" a escala global, debemos enfocar también esta revolución en un plano más local. Me refiero al desarrollo de aquellas industrias que componen los llamados Servicios Basados en el Conocimiento (SBC), que si bien son parte de la tercera revolución, su desarrollo y transformación también puede decirse que forma parte de la base digital sobre la que se construye la "Economía 4.0", fundamentalmente al potenciar su capacidad de articulación. Es un rubro amplio y transversal que va desde el software, aplicaciones de alta complejidad, hasta los servicios profesionales a distancia.

Detengámonos en la industria del soft, la cual hoy absorbe 14.000 empleados de alta calidad y cuyas ventas al exterior pasaron de 100 millones de dólares en 2012 a 165 en el 2017. Un crecimiento del 65%.

Además, por defecto, deberíamos referirnos al futuro del Uruguay en un mundo inundado tecnológicamente, resaltando todas aquellas actividades asociadas a la creatividad, en las cuales el talento es su mayor insumo. Me refiero al turismo y la gastronomía, así como a todas aquellas industrias que conforman la "economía creativa": el diseño, el teatro, la música -las artes en general- la industria audiovisual, los videogames, la producción televisiva, el cine, la publicidad, etc.

En resumen, un gran esfuerzo innovador y de reconversión, la articulación a una o más cadenas de valor de alta tecnología -posiblemente en agroindustria y logística- y fundamentalmente el desarrollo de actividades asociadas al conocimiento y a la creatividad, imagino que puedan marcar el sendero de un Uruguay que enfrenta un contexto difícil, inundado de tecnología, en el cual se hace cada día más complejo competir.



Carlos Garramón

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net