*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
William Marino William Marino
Las Noticias falsas
Jaime Secco Jaime Secco
Bergara presidente
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
A un compañero en México. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Violencia y pobreza
Esteban Valenti Esteban Valenti
Las nuevas focas
Héctor Musto Héctor Musto
Los Navegantes, ¿tienen brújula?
Michael Añasco Michael Añasco
América rural en la era Trump
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Relevancia de las estrategias de seguridad en la Medicina actual
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Lacalle Pou es el candidato ideal
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Haddad, Bolsonaro y el futuro de Latam y el mundo
Pablo Mieres Pablo Mieres
No a la grieta
Daniel Vidart Daniel Vidart
Dos poemas
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Alcoholismo en Cuba
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Sainete Nacional: Asociación Rural de Tacuarembó, Ministerio de Turismo y Un Solo Uruguay
Luis Fernández Luis Fernández
Sólo un par de detalles...
Jaime Igorra Jaime Igorra
Isla de Flores
Adriana Marrero Adriana Marrero
El Brasil autoritario: cinco votos y cómo explicarlos
Daniel Feldman Daniel Feldman
Salgo a caminar y desconfío del prójimo
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Los dos payasos peligrosos aún golpean
Ismael Blanco Ismael Blanco
La insoportable levedad de los inútiles
Jorge Balseiro Jorge Balseiro
¡Felicitaciones Alcalde Charo López!
Juan Santini Juan Santini
Tabaré: No la embarres
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
20 años después
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Urge que Uruguay defina su posición sobre Venezuela
Mónica Xavier Mónica Xavier
La histórica e impostergable reforma de la ley orgánica militar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Concentración de la riqueza: supernova especulativa
Enrique Canon Enrique Canon
Cuidado, no caigas
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Los tiempos cambian, las visiones de país no
Gonzalo Moratorio Gonzalo Moratorio
Cazadores de virus, así estudiamos la evolución viral
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Sobre las encuestas basadas en avisos de Facebook II
Lic. Sebastian Hagobian Lopez Lic. Sebastian Hagobian Lopez
Uruguay, mirado desde el mundo
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
La maradonización de Argentina o viceversa
Carlos Pérez Carlos Pérez
A propósito del borrador del Programa del Frente Amplio
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
Si estás desorientado y no sabés…
Alberto Rodríguez Genta Alberto Rodríguez Genta
No llores por mi Argentina… que yo lloro por ti!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Israel, ¿modelo de democracia occidental? La Torah, ¡libro de historia!
Eduardo Vaz Eduardo Vaz
AUF y Frente Amplio
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El regreso de Sanguinetti, los problemas del FA y las limitaciones conservadoras
Charles Carrera Charles Carrera
Lacalle Pou, y el arte de hacer política desde los trascendidos de prensa
José Antonio Vera José Antonio Vera
Paraguay: estado cloacal
José W. Legaspi José W. Legaspi
2019: “Tantas opciones”, y a la vez, ninguna
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Voy a escribir sobre una persona
más columnistas



 
banner cablevision 300 x 138
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Información Forestal
imagen del contenido Aceite de palma: La explotación irresponsable del bosque natural provoca un 14.4% de deforestación en Malasia

“LA TRAMPA” DE LOS BIOCOMBUSTIBLES

Aceite de palma: La explotación irresponsable del bosque natural provoca un 14.4% de deforestación en Malasia

05.08.2018

KUALA LUMPUR (Uypress)- La producción de aceite de palma, un producto extensamente utilizado en biocombustibles, contribuye a la deforestación de Malasia, además de otros países productores, y se cuenta, irónicamente, “como combustible limpio”.

 

Según informa la revista Hybridos y Eléctricos, los coches diésel y los camiones en Europa quemaron más de la mitad de todo el aceite de palma que se consumió en el continente en 2017, un 51% concretamente y un 13,5% más que en 2016, según datos de la agencia analista del mercado de los aceites vegetales OIL WORLD. 

Tras una ley introducida por la Unión Europea (UE) para promocionar los biocombustibles en 2009, el aceite de palma utilizado para crearlos ha aumentado de 825 mil toneladas en 2008, a 3,9 millones en 2017. El uso de aceite de palma en el sector del automóvil ridiculiza al utilizado en otros productos, como galletas, crema de chocolate, champú o barras de labios. De hecho, todos estos sectores solo sumaron un 39% del total.

El problema con este hecho es que la expansión del aceite de palma está llevando a la deforestación de Malasia e Indonesia, algo que contribuye al aumento de gases de efecto invernadero y amenaza a los hábitats de especies en peligros de extinción de la zona. 

Ambos países son los mayores productores de aceite de palma del mundo, creando el 85% de la oferta mundial. Según un estudio de Globiom para la Comisión Europea, el biodiésel de aceite de palma es tres veces peor para el medioambiente que el diésel estándar.

Laura Buffet, directora de combustibles limpios de Transporte y Medioambiente (T&E por sus siglas en inglés) asegura que quemar aceite de palma para cumplir los objetivos europeos de energía limpia es "la cosa más estúpida que podemos hacer en política climática". Buffet asegura que es una medida "absurda" y que la Comisión Europea tiene que asumir responsabilidades y proponer una reducción progresiva de los biocombustibles a partir de aceite de palma.

La Directiva de Energías Renovables de la UE fue presentada para acelerar el uso de energías renovables, como la solar o la eólica. Sin embargo, en el transporte ha promocionado el uso del aceite de palma, el de colza y el de soja para crear biocombustibles. El aceite de palma también se utiliza para crear electricidad o para la calefacción. 

A nivel legal, los biocombustibles se cuentan como "energía limpia". Sin embargo, los biocombustibles sí generan emisiones y, si se contaran adecuadamente, las emisiones del transporte por carretera serían un 10% más altas.

En enero de este año, el Parlamento Europeo votó y acordó dejar de contar el aceite de palma como combustible apto para satisfacer sus objetivos de energía limpia para 2021. 

La decisión llevó a los productores de aceite de palma en Malasia e Indonesia a posicionarse en contra y a la Comisión Europea, con el apoyo de los gobiernos español e italiano, a no apoyar la reducción progresiva del mismo.

Aún no hay una hoja de ruta a seguir en este campo, pero los expertos no tienen problemas en posicionarse. "Si los biocombustibles están pensados para reducir emisiones, mejorar la seguridad energética y respaldar al sector de la agricultura, estamos ante un triple fallo. Estamos dependiendo cada vez más en la importación biocombustibles sucios. La Unión Europea no debe desaprovechar esta oportunidad de apartarse de los biocombustibles sucios y empezar a investigar en energías renovables limpias y biocombustibles basados en residuos", apunta Buffet.

La deforestación en el sudeste asiático

En base a estudios realizados por la FAO, presentamos cómo se clasifican los países del sudeste asiático en base a la cantidad de deforestación que se ha hecho en los últimos 5 años. Mientras que otros países han tomado medidas para preservar y mantener sus bosques, otros parecen continuar e incluso aumentar la tasa de deforestación con cada año.

Laos

Tasa de deforestación: 5,3%

Laos tiene zonas forestales muy ricas y diversas. Se tala una gran cantidad de árboles por su variedad y calidad. Aparte de la madera, en los bosques se buscan productos medicinales y cosméticos. La explotación forestal en Laos ha sido constante y creciente desde 1980.

Camboya

Tasa de deforestación: 7,1%

La deforestación en Camboya  comenzó durante la década de 1970 después de la guerra de Vietnam. Los acontecimientos posteriores al conflicto provocaron una gran demanda de los árboles y sus productos y de esa forma el país se ha quedado casi sin bosques naturales.

Indonesia

Tasa de deforestación: 8,4%

En las últimas décadas las zonas boscosas de este país mostraron una gran reducción en y la mayor parte de la tierra que antes fue parte de una selva, hoy es un yermo estéril. Lo peor es que no parece que haya ninguna señal que apunte a la desaceleración de la deforestación.

Malasia

Tasa de deforestación: 14,4%

Desde que Malasia se independizó de los británicos, el país ha basado su estabilidad financiera en la madera, ya que tenían numerosos y frondosos bosques donde cortar todo tipo de árboles. Debido a esto la demanda fue alta y la producción continúo, de hecho lo hace hasta ahora, aunque cada vez queda menos por talar y deforestar.

 

 





MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net