*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La izquierda del espejo
Esteban Valenti Esteban Valenti
El vendaval de los sueños rotos
Mónica Díaz Mónica Díaz
La Tierra es un enorme moretón
Stefano Casini Stefano Casini
Lo malo y lo bueno que oculta el covid
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Ataque de pánico
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Si no luchas, ten la decencia de respetar a quien sí lo hace
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Un TRUMPAZO, para iniciar un cierre. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Unos varados y otros viajados
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Michael Añasco Michael Añasco
La Republica Británica y la Reina de Canadá
Silvio Amodei Silvio Amodei
El Imperio Digital Global
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
¿Se compraría un auto ruso?
William Marino William Marino
Covid19 y la maldición para quién
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Yanet Núñez Yanet Núñez
Pequeño gran gigante
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Forestación en debate
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
En la piedra de los sacrificios
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Una franja de tierra sitiada desde hace 14 años… Hechos que mortifican a unos y le resbalan a otros
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Jaime Secco Jaime Secco
Tommy Lowy, el precursor
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Libertad restringida, aislamiento y soledad: ¿Noche de Paz, Noche de Amor?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Año tras año, ya son 46 del asesinato de Raúl Feldman
Luis Fernández Luis Fernández
Había una vez... un verdadero poder
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Los guardavidas o el sol: ¿Cómo se entiende?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Pasos fundacionales hacia el buen vivir
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La Maradonia

Horacio “Tato” López

11.12.2020

¿Alguna vez escuchaste hablar de una región conocida como La Maradonia?

 

El fallecimiento de Diego Maradona generó en el planeta un acopio de admiración, afecto, tristeza, abandono, negación, solo comparable a lo vivido el lejano 8 de diciembre de 1980, fecha de la muerte de John Lennon.

En estos días que han transcurrido desde su partida, sintiendo más que pensando, el hecho de que se intente puntualizar si fue el mejor, el segundo o tercer futbolista de todos los tiempos tiñe el recuerdo, me desubica. Es que desde sus inicios en Argentinos Juniors su sola presencia, aunque fuera en una pantalla -como cuando veía un recital de Bob Marley-, hacía a un lado las miserias humanas.

Diego es un artista del siglo XX que generó sensaciones, emociones, ilusiones, sentimientos, pensamientos; que durante noventa minutos nos ayudaba a jopeársela a la realidad, a que le hiciéramos un caño a la sociedad, se la pisáramos a los problemas cotidianos, que hiciéramos una pared con la esperanza, y también -porque su arte es una mezcla de mímica, bufonada, malabarismo, precisión, siempre acompañado del golpe y porrazo de los rivales- nos hacía reír como si fuera un Chaplin de pantalón corto.

Su grupo de pertenencia no son los monstruos del fútbol Schiaffino, Di Stéfano, Garrincha, Pelé, Beckenbauer, Zidane, Ronaldo, Messi, etc.; sí es el de aquellos que crearon cosas inexplicables iluminando los pasillos interiores del ser humano, aquellos que detienen el tiempo y nos sumergen en el presente con brillo en la mirada.

Pero Diego tuvo su grupo de pertenencia deportivo y, si bien era preciso mucho talento, magia y en la acción brindarse en cuerpo y alma para integrarlo, quizás esa era la parte menos exigente, porque también había que jugar en bares, entregarse a mujeres, alcohol, drogas, trasnochadas y, más que nada, usar la voz que su posición de ídolo deportivo le daba. Johan Cruyff, tres paquetes de cigarrillos diarios y concentración con las esposas, se negó a jugar en la Sudamérica militarizada; el culturoso Sócrates, que no era muy amigo de los entrenamientos, le dedicaba su buen tiempo a la cervecita, democracia corinthiana, y a la salida de la dictadura brasileña; el maoísta alemán Paul Breitner, con su país partido en dos y con el impacto de la Baader-Meinhof todavía dando vueltas, vivía al borde del precipicio; y por ahí andaban los excesos incontenibles del incansable mediocampista británico Paul Gascoigne, el eterno cigarrillo y trago del casi invencible basquetbolista bosnio Mirza Delibasic, y también los mucho más prolijos Kareem Abdul Jabbar y su intelectualidad islámica, el boxeador cubano Teófilo Stevenson optando por quedarse en Cuba... Deportistas en un mundo vietnamizado y de guerra fría, de conflictos con muertes diarias por derechos sociales que tenían a la juventud como protagonista, de sindicatos tomando las calles, de nacientes y amputadas democracias africanas, de dictaduras militares y movimientos de liberación, de secuestros, torturas y desaparecidos; un mundo de militancia organizada o individual en el que los ciudadanos se jugaban la libertad por llevar un papelito hasta el otro barrio, un tiempo en que el deportista tenía voz y, si bien utilizarla era una opción, no hacerlo también decía.

Diego usó esa voz y pagó por ello: En los mundiales 86 y 90 y en las temporadas europeas, jugando para el Napoli -un equipo de mitad de tabla para abajo de la liga italiana al que convirtió en potencia europea-, denunció la corrupción en la FIFA y la explotación de los jugadores por esta, intentando crear un sindicato.

Como suele suceder con los genios que cíclicamente se inmolan en la creación, Diego, patada tras patada, infiltración tras infiltración, requerido constantemente por la prensa y distorsionado al antojo por ella, fanfarrón y extravagante, poco a poco fue perdiendo su libertad interior y el contacto con la realidad. Luego del Mundial de Italia 90, en su lucha interna, en la que batalla a batalla durante años había logrado prevalecer y seguir siendo él, perdió la guerra frente a la adicción, rompió su escala de valores, y su arte -igual que los últimos textos de Nietzsche, escritos con la sífilis avanzada en plena demencia y megalomanía- fue una caricatura de lo que había sido. Desde entonces su vida profundizó una secuencia infinita de manipulaciones egocéntricas, autodestructivas, donde la disfuncionalidad fue el eje omnipresente.

La disfuncionalidad de Diego ya existía a sus quince años, edad en que sacó a su familia de la miseria de villa Fiorito para llevarla a un apartamento que le daba su club; de ahí en más se hizo cargo de su familia -siete hermanos- y de algunas personas cercanas a esta. ¿Se te dio por pensar las consecuencias de semejante responsabilidad, sumada a la exposición de la fama, en un chiquilín de esa edad? ¿Te imaginás cuánta gente quiso sacar provecho de él? Con ese barullo y tensión alrededor, ¿cómo hubieras interpretado al mundo? ¿Cómo se manifiesta ese impacto en el futuro? Quince años de naturaleza protectora y generosa que, una vez radicalizada la disfuncionalidad, se transformó en golpes, abusos, violencia de todo tipo, y manifestó una de las peores versiones humanas: el adicto en carrera (consumo).

Progresiva y crónica, la adicción -que si tuviéramos la lucidez de medir su impacto social la consideraríamos una pandemia mundial en expansión- es una enfermedad porque trastorna el bienestar físico, mental y emocional de la persona que la padece. El aspecto físico es la compulsión; el mental, la obsesión; el emocional, un egocentrismo radical autodestructivo. Los adictos se caracterizan sobre todo por ser manipuladores, dependientes y egocéntricos, y para que esta enfermedad se establezca se deben activar cuatro factores predisponentes: personalidad, genética, oportunidad de consumir, y condiciones de vida y relaciones sociales -léase familia o entorno-.

Un adicto, igual que un diabético o un hipertenso, no es responsable de enfermar; sí es responsable de su recuperación, y Diego lo intentó una y mil veces, pero nunca logró mantenerla. En el proceso de recuperación de un adicto, a diferencia de las enfermedades mencionadas, el entorno juega un papel determinante, y, si bien la responsabilidad fue toda de Diego, el suyo nunca pareció ser un entorno propicio.

Una de las razonas por las que vale la pena entender qué es y cómo funciona la adicción es poder separar a nuestro ser querido de su enfermedad, porque un adicto en carrera hace cualquier cosa, y Diego hizo cualquier cosa.

Su vida y muerte no fueron muy diferentes a las de otros geniales artistas; Van Gogh a los treinta y siete años se pegó un tiro en el estómago y falleció dos días después en un cuarto de hotel sin buscar atención médica; el pequeño, pálido y flacuchento Mozart, a los treinta y cinco años, se fue despidiendo de a poquito consumido por el delirio y la fiebre.

Mi admiración por el arte maradoniano dio un salto hacia la épica en la semifinal del Mundial Italia 90, donde Diego, lastimado desde el primer partido por los golpes malintencionados de los rivales y la sospechosa contemplación arbitral, jugaba más que nada haciendo acto de presencia, como si fuera la versión deportiva del Cid Campeador, pues apenas podía trasladarse, limitado por las múltiples lesiones.

En esa semifinal, Argentina enfrentó a los locales en el estadio de Nápoles, y Diego los días previos les reclamó fidelidad a los tifosi del Napoli, recordándoles el trato racista que recibían de los aficionados del norte del país en cada partido en que se enfrentaban por los torneos domésticos: Terroni, apestados, Napoli, sei la fogna d'Italia ('Napoli, sos la cloaca de Italia'), africani...

Se dijo que fue una estrategia de Diego para dividir al rival; tengo presentes sus declaraciones y nunca lo entendí de esa forma. Sí vi a un hombre recordando a propios y extraños lo vivido, enfrentando a toda una ciudad con la realidad, interrogando a una cultura, exponiendo al mundo la verdad del país de la bota.

Sé que no fue una estrategia y sí un derecho adquirido.

En 1985-86 jugué para el equipo de básquetbol de Caserta, ciudad ubicada a unos treinta kilómetros de Nápoles, y la noche en que entramos a jugar el definitivo partido de play off por el scuddeto -un árbitro que no había visto en toda la temporada se encargó del resultado- contra el equipo de Milán, en la tribuna principal había una tela enorme que decía algo así como Non passano gli stranieri ('Los extranjeros no pasan'), al tiempo que el estadio al unísono nos recibía con el racismo usual. Claro que antes hubo una semifinal, que también fue contra un equipo del norte, de la ciudad de Cantú, donde luego del partido de visitantes -en que los eliminamos y por primera vez un equipo del sur era finalista-, a la salida los hinchas locales vociferaban lo de siempre: terroni, africani, sono la vergogna dell´Italia ('son la vergüenza de Italia'), hasta que, frustrados por nuestras risas, como insulto de despedida uno de ellos nos llenó de orgullo al concedernos ciudadanía: Ma vaffanculo, tornate a la Maradonia!

Picasso dijo que le llevó toda la vida pintar como un niño. Diego nunca dejó de jugar como un niño, ni cuando estaba enfermo.

Diego, el adicto nunca recuperado, alma y espíritu de los balones, era mortal. Su arte no.

 

Horacio "Tato" López. Ex basquetbolista, periodista deportivo, escritor.

 




UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net