*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Apegé Apegé
Tu cuerpo está en el horno: Crónica de un delirio en Salud Pública
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
“Tolerancia 0” quiere decir intolerancia
José W. Legaspi José W. Legaspi
Falta información y falta debate: Así no se puede pretender que uno se vacune contra el coronavirus
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Algunas consideraciones sobre artículo del Economista Fernando Isabella sobre forestación
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Usureros
Michael Añasco Michael Añasco
El abuelo irlandés
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¿Nos enteramos ahora o nos hicimos los distraídos?
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
2021, un año para superar el fanatismo y expresar lo que se piensa con firmeza y respeto, sin velos ni vendas
María Landi María Landi
Elogios a Israel y oídos sordos a Palestina (Más sobre el apartheid de las vacunas)
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Queso progre
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los grandes debates
Mónica Díaz Mónica Díaz
El “antes y después” de la política, luego que Raúl Sendic afirmara ser licenciado
Jaqueline Darosa Jaqueline Darosa
Los sectores que poseen por tradición el poder real y en la actualidad también el poder político, siempre se adjudican el calificativo de la seriedad.
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Serían como las 11 cundo entra Macarena, de antifaz, tirando serpentina, agitando dos panderetas y cantando a voz en cuello:
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Qué lindo haberlo vivido para poderlo contar. Es mi visión y como tal no pretendo que se tome como la única verdad sobre los hechos, que ya de por sí son enormemente complejos y contradictorios.
Stefano Casini Stefano Casini
¿Teorías conspirativas? ¿Apocalipsis?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Enero, en Cuba, sigue siendo un mes muy cruel
Daniel Feldman Daniel Feldman
EPITAFIOS: El amanuense de las maravillas
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La medicina como sustitución de la realidad
William Marino William Marino
“Un malandra” llamado Trump
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Oficializando el narcoestado en México
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Qué se encubre al encarar un déficit fiscal
Jaime Secco Jaime Secco
La insoportable fragilidad de la democracia
Silvio Amodei Silvio Amodei
De la caída del Muro de Berlín hacia la era del distanciamiento social
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad

Lic. María Cristina Azcona

20.10.2020

Los que ya somos adultos estamos inmersos en demasía en un entorno violento, al que lamentablemente ya nos hemos habituado. Pero la educación sigue siendo un remedio infalible para propender al logro de un hábitat más pacífico en el que nuestros hijos y nietos puedan crecer, mediante la creación de seres más libres y más críticos y pensantes.

La verdadera inteligencia y la verdadera sabiduría nunca pueden producir violencia, ya que ésta no es otra cosa que el producto de la ignorancia, no sólo intelectual sino también emocional y moral.

¿Es la vida un valor primordial en algunas culturas y no en otras? ¿No es acaso un bien que tendría que ser universal, más allá de las diferencias raciales, religiosas o culturales? ¿No podría ser acaso un camino hacia la paz intercultural a nivel mundial, abrazar la defensa de la vida como primer paso de encuentro?

El intercambio de valores educativos y culturales en una y otra dirección, es probablemente el camino más directo que tenemos a la mano para construir un nuevo horizonte más pacífico y consiguientemente menos violento a nivel global.

En el contexto de la cuarentena por Covid 19, en este complicado e insólito año 2020, podemos añadir la necesidad de un profundo replanteo de la manera en que comunicamos los valores que pretendemos transmitir a las nuevas generaciones, y hasta cierto punto la manera en que podemos lograr éxito en el empeño, alcanzando su aceptación o identificación con nosotros como modelo digno de ser imitado. Porque si hacemos lo contrario de lo que decimos, estaremos muy lejos de lograrlo.

Es un buen momento y una oportunidad irrepetible, al estar mundialmente en confinamiento familiar por Covid, tratar de realizar cambios necesarios y ajustar tornillos que estaban ciertamente flojos, en cuanto a la educación familiar de los menores.

Resulta clarísimo ahora, lo que antes se nos hacía oscuro al entendimiento.

Claro, eso era lo que pasaba: Los padres pretendían educar a los hijos en una media hora diaria antes que se fueran a dormir.

-Contame lo que hiciste, ah, sí eso sí, ah no, eso no me parece bien, listo, a rezar y a dormir-

El resto del tiempo los padres mayormente ausentes física o mentalmente y muchas veces totalmente ajenos a la vida moral de sus hijos pequeños o adolescentes.

Ahora en este año, Covid 19 mediante, y gracias a Dios diría, a pesar de las numerosas y graves consecuencias, los padres tienen la oportunidad de observar, monitorear y con horror están dándose cuenta que hay un mundo de relaciones en redes sociales y en el barrio incluso, que rodea e influencia a sus hijos muchísimo más que sus insípidas y poco consistentes recomendaciones nocturnas.

Por eso era que caían en la droga y en el sexo desprejuiciado. Por eso era el embarazo precoz. Por eso ahora después de agarrarse la cabeza, algunos padres inteligentes pueden empezar a pedir ayuda y a tratar de darles un mejor futuro a sus hijos.

 

La educación no es un entrenamiento sino una construcción sólida de un concepto de humanidad que remite a una idea del hombre como ser digno y a la vida como valor a ser defendido y protegido, en armonización con el medio natural que nos rodea.

Nos sentimos felices cuando vemos a nuestros niños crecer y hacerse adultos responsables. Pero también debemos ponernos como objetivo de su formación que sean felices y no solamente que satisfagan nuestros propios objetivos familiares. Su felicidad se basa en la concreción de una personalidad fuerte, auténtica, consistente y coherente con los valores más elevados. Su felicidad será su orientación al Bien.

Aristóteles dijo que la felicidad es la búsqueda y la contemplación del Bien y que la inteligencia, que es la luz del alma, será quien guíe a la voluntad en esa búsqueda.

Por eso educar a los hijos en esa búsqueda, en la que toda vida humana está involucrada, debe contemplar cada aspecto de la personalidad, desde lo cognitivo e intelectual hacia lo físico-deportivo pasando también por la capacidad de ser feliz y por su desarrollo volitivo y caracterológico.

En el otro lado de la realidad, la educación rescata a los menores que viven en la pobreza, porque es capaz de salvarlos de un futuro doloroso de delincuencia, prostitución, enfermedad, vagancia y abuso de drogas. La educación en este sentido puede ser un instrumento insuperable para lograr formar seres armónicos y a la vez poco influenciables por la maldad circundante.

La paz interior del niño y del adolescente tiene que ver con una conciencia libre de sentimientos de culpabilidad. El hijo debe aprender a estar bien consigo mismo y en armonía con los valores de sus padres.

Pero ¿Qué sucede cuando son los propios padres quienes entregan a su hijo para que sea soldado del narcotráfico o su propia hija para que ejerza la prostitución?

¿Qué sucede cuando el abusador secreto de esa criatura es el responsable de su cuidado?

Esto lo vemos desgraciadamente con muchísima frecuencia en todos los niveles sociales.

Dentro de las cuatro paredes de una casa, cuando no hay testigos, el infierno de la depravación a veces se desata y hay víctimas inocentes, pequeños que no podrán defenderse y anularán su capacidad cognitiva para no sufrir, cerrando su futuro y volviéndolo vulnerable a los mercaderes de almas.

La sociedad no puede cerrar los ojos y los oídos a los angustiados pedidos de ayuda de estas voces infantiles.

Hay leyes que redactar y votar, hay delincuentes que deben responder ante la justicia, hay docentes que deben escuchar a sus alumnos y citar a esos padres y marcarles los límites. En fin, hay mucho trabajo por hacer si queremos cambiar el mundo y volverlo menos disparatado y más coherente.

Pero para eso debemos tomar al toro por las astas y no por la cola. Eso significa tomar a los padres y empezar por ellos.

¿Dónde duerme su hijo?

¿Tiene una cama propia o duerme con ellos?

¿Tienen conductas inapropiadas delante de su hijo?

¿Un hermano adolescente duerme con otro menor de seis? ¡Qué actitudes tiene delante del hermanito? ¿Los padres están al tanto?

 

Por eso debemos analizar el estado de ese hábitat moral en el hogar y ayudar a que se pueda manejar mejor la convivencia, mejorando las condiciones socio ambientales básicas de ese hijo. La erotización excesiva del hijo en edades tempranas retarda el crecimiento intelectual. Esto lo he constatado en más de cuarenta años de consultorio familiar e infantil.  El co-lecho por ejemplo, que hoy se defiende como positivo, en la experiencia laboral se evidencia el daño que provoca en la concentración diurna posterior.

No solo de pan vive el hombre, porque si bien la nutrición es crucial, también el niño para hacerse un hombre sano necesita: Una cama, una higiene diaria, un amor sano y respetuoso, como base mínima de su vida. Porque sin eso no podrá crecer ni desarrollarse.

Pero ¿son solamente los menores los que podrían beneficiarse de una educación orientada a la no violencia y a la paz en el sentido positivo, como convivencia armónica?

Una educación basada en el respeto a la dignidad del niño es el primer paso para modificar ese ambiente íntimo y muchas veces fuera de límites sanos de convivencia.

Debemos incluir la educación permanente o la educación del adulto, en la educación de la paz. María Montessori dijo "la vida de las poblaciones depende de la paz y quizás también el progreso o la extinción de la civilización entera" y promovió fuertemente el objetivo de la paz en las ciencias educativas.

 Debemos buscar herramientas de educación de la comunidad adulta a nivel mundial, en valores de paz y armonización personal, familiar y social

 

 

Lic. María Cristina Azcona

Piscopedagoga y Orientadora Familiar

Presidente de Paziflac (IFLAC en Latinoamérica) - Rama latinoamericana del Foro Internacional de Cultura de la Paz y de WWPO, Worldwide Peace Organization-Organización por la Paz Mundial

Presidenta del Foro Permanente de Montevideo para la educación sobre la drogadicción y la explotación laboral y sexual de niñas y adolescentes





UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net