*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los grandes debates
Mónica Díaz Mónica Díaz
El “antes y después” de la política, luego que Raúl Sendic afirmara ser licenciado
Jaqueline Darosa Jaqueline Darosa
Los sectores que poseen por tradición el poder real y en la actualidad también el poder político, siempre se adjudican el calificativo de la seriedad.
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Serían como las 11 cundo entra Macarena, de antifaz, tirando serpentina, agitando dos panderetas y cantando a voz en cuello:
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Qué lindo haberlo vivido para poderlo contar. Es mi visión y como tal no pretendo que se tome como la única verdad sobre los hechos, que ya de por sí son enormemente complejos y contradictorios.
Stefano Casini Stefano Casini
¿Teorías conspirativas? ¿Apocalipsis?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Enero, en Cuba, sigue siendo un mes muy cruel
Daniel Feldman Daniel Feldman
EPITAFIOS: El amanuense de las maravillas
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La medicina como sustitución de la realidad
William Marino William Marino
“Un malandra” llamado Trump
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Oficializando el narcoestado en México
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Qué se encubre al encarar un déficit fiscal
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Marcelo Aguiar Pardo y la ciencia oficial. Porqué la nota “Los negacionistas” hace agua
Jaime Secco Jaime Secco
La insoportable fragilidad de la democracia
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
¿Trump o Cosse?
Silvio Amodei Silvio Amodei
De la caída del Muro de Berlín hacia la era del distanciamiento social
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Ataque de pánico
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Michael Añasco Michael Añasco
La Republica Británica y la Reina de Canadá
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Forestación en debate
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Libertad restringida, aislamiento y soledad: ¿Noche de Paz, Noche de Amor?
Luis Fernández Luis Fernández
Había una vez... un verdadero poder
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Los guardavidas o el sol: ¿Cómo se entiende?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

El hijo del hombre que desafió a los dioses

Marcelo Marchese

27.11.2020

Los sudamericanos hemos dado los mayores artistas del fútbol gracias a ese pedazo de tierra llamado potrero, donde la pelota pica para cualquier lado. Descalzo, rodillas embarradas y ensangrentadas, con pelotas hechas con cualquier cosa, el que supo cómo dominarla ahí, luego, al llegar al césped, juega con ventaja.

Resulta que como es arriba es abajo, y el potrero con cardos y piedras donde se corría la pelota hasta que caía la noche y se jugaba hasta que se viera la guinda, también era la villa miseria, que es la favela y es el cantegril, y el hombre que sale del potrero al mundo a codearse con los mejor nacidos, no es un hombre cualquiera, es alguien que quiere dignificarse y quiere revancha. Si no entendemos esto, no entenderemos nada de lo que significa Maradona para millones de personas en todo el mundo, lo que implica no entender un mito.

Los primeros jueves de cada mes, cuando el padre cobraba el sueldo, la familia Maradona comía carne, algo que el orgulloso Diego nunca ocultaba, pues no renegaba del barro donde nació. Cuando Maradona cobra su primer sueldo en Argentinos Juniors, llevó a su madre a comer y a tomar coca cola en la pizzería del barrio que siempre miraban desde afuera.

Ese cuerpo espectacular, y al mismo tiempo anormal, pues se ha estudiado que algo en su estructura estaba fuera de la regla, fue resultado de las cosas del Destino, que lo había señalado como a su hijo dilecto. Otros no tuvieron su suerte y quedaron por el camino, pero Cornejo, el técnico en el baby fútbol, lo llevó a un médico que le conseguiría vitaminas gratis para suplir su magra alimentación, cosa que a la madre, en su interior herido, le costó aceptar.

Jugando en los cebollitas le toca una tarde acudir a una cancha rival. Los padres apostados al lado de la cancha, ante los milagros que se desplegaban ante sus ojos, le gritaban al negrito de mierda que se volviera a la villa, hasta que el negrito de mierda la agarró en su área, eludió a cada uno de los rivales, con un amague dejó sentado al golero y entró caminando al arco con la pelota. Luego se volvió, cabeza gacha, caminando al centro del campo, hasta que, cosas que logra el artista, todos rompieron en un aplauso cerrado.

Así nace el genio, entre escupitajos y aplausos, crucificado mil veces y mil veces vuelto a resucitar para demostrarnos que no hay límite al poder del hombre.

El hombre es hombre porque ha desafiado los límites. A ningún otro animal se le permitió el habla, ese fuego de Prometeo, pues a ningún otro animal se le permitió dominar el fuego. El hombre siempre es un desafío, un buscar cómo violar las reglas y por eso todos los pueblos tienen su Juan el Zorro, su Prometeo, un mito que tiene diversos nombres en diversas geografías.

Sólo Juan el Zorro logra en ocho perfectos minutos meter los dos goles más importantes en la historia de los mundiales, y en un mundial que sería el mundial por definición. Jamás los astros se conjuraron como se conjuraron en aquel México 86. No es lo mismo pagar a un juez para que cobre a tu favor, que hacer un gol con la mano sin que te vean, y no entender ese detalle es no entender el fútbol, donde debe haber reglas y la primera de esas reglas, es que tenés que buscar la manera de violarlas sin que te sancionen, pues el fútbol es fútbol por ser una de las más divinas, y empleo la palabra divina a plena consciencia, expresiones de la vida, y en esta vida hay que saber violar las reglas para triunfar.

Lo curioso es que en aquel primer gol a los ingleses, Maradona engañó a todos, y a la siguiente ocasión, en el segundo gol a los ingleses, Maradona engañó a todos.

El hombre nacido en cuna de oro tiende a ver a los negritos grasas con desprecio sin sospechar que si algo grasa hay en este mundo, son los criterios estéticos y morales de los hombres nacidos en cunas de oro, mas estos hombres grasas, los auténticos terrajas de la vida, imponen su forma de ver al mundo y de esa manera, otros terrajas parecidos e insensibles destilan odio, como hemos visto en estos días, ante el féretro que pasa con el artista inigualable. Lo curioso es que ese odio destilado como si aplicaran la punta de un palo para aplastar a una cucaracha, no es otra cosa que una clara expresión de su mundo interior, un alma pútrida que se rebela ante el genio que se animó a desafiar los límites y reivindicó a su gente, los condenados de la tierra, los cabecitas negras, y ese desafío al Poder los conmueve y les demuestra que ellos también podrían desafiarlo.

¿Qué es un genio? Sólo es alguien que tiene mayor capacidad de amar que todos los demás y por eso no conoce otra ley que su amor, y sólo un sepulcro blanqueado de la peor ralea pondría en tela de juicio el amor que Maradona sentía por su gente, sean los de Villa Fiorito, los de Nápoles o los de Palestina. Nunca los olvidó, siempre los tuvo en su boca, siempre se sintió uno de ellos y ellos lo sintieron uno de los suyos, y cada hazaña de Maradona era gritada por todos los negros del mundo como si fuera una hazaña propia, y en verdad lo era, ya que como es arriba es abajo y cada gol de Maradona rompía redes en todas partes.

Se habla de su vida privada, sobre todo hablan de su vida privada personas de las que preferiríamos no enterarnos ningún detalle de su insípida y atroz vida privada, pero igual hablan, pues ante un ser elemental como Maradona, en el más amplio y hermoso sentido de la palabra elemental, no se puede estar impasible. O se lo ama o se lo odia.

Maradona, como Mercury, Borges, Baudelaire y tantos otros genios, nunca resolvió plenamente su fase edípica. Su consumo de drogas, su beber y su comer, esa ansiedad oral elocuente, llevaba a hundirlo, pero al mismo tiempo, su deseo de triunfar, de reivindicarse, de decir algo que pocos se animan a decirse "En medio de todas las dificultades, una cosa me queda: YO", lo impulsaba a volver a entrenar, a volver a dar la batalla y a triunfar, como triunfó pese a todos los poderes malignos que hay en este mundo podrido que necesitamos revolucionar.

La merca, los golpes de la vida, sin los cuales no habría merca, el alcohol y sobre todo, las pastillas para dormir que empieza a tomar el hombre luego de dos o tres noches atroces en vela, lo fueron raleando, pero él siempre volvía a levantarse, y cuando trabajó de técnico en México y luego en La Plata, mejoró, sobre todo en su dicción, que es la prueba definitiva de todo, y así venía, en la mejor terapia del mundo, la del hombre que crea con su trabajo, hasta que lo agarró la cuarentena y lo terminó de hundir. Este es otro muerto que debemos atribuir al coronavirus, pero no al virus, que no mata a nadie, sino a las criminales medidas creadas en función del virus.

Hoy en Argentina y en Nápoles se desafiará la cuarentena para rendirle honor a un argentino y a un napolitano. Maradona se revela como un mito hasta en eso.

Ha muerto nuestro jugador más querido, el que más nos emocionó, pues fue el jugador que con más emoción jugó al fútbol, y ha muerto nuestro vengador, pues amaba a su gente y se juró que los vengaría y por eso será crucificado, como el hombre que nació en un pesebre y dijo "No he venido a traer la paz, sino la espada".

Así nacen los dioses. Ningún ataque a las religiones podrá con el natural deseo del hombre de elaborar mitos. En tanto un hombre nazca de una mujer, cosa que no podremos asegurar a futuro, elegiremos a uno de nosotros como emblema de todos nosotros, por su bondad, por su piedad y por una cosa que resume todo eso y que es la mayor expresión de amor que ha alcanzado el hombre en esta tierra, por su coraje.

Los que no pudimos acudir al entierro, haremos una despedida en nuestros corazones al hombre enamorado de todos, luego, podrá subir al cielo, donde el San Pedro del Poder le cerrará el paso, y entonces, con ese talento que nació del potrero así como nace un abrojo, le hará una moña que lo dejará en el piso y entrará, con la camiseta toda manchada de barro, al sitial donde lo esperan los otros dioses.



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net