*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
2021, un año para superar el fanatismo y expresar lo que se piensa con firmeza y respeto, sin velos ni vendas
María Landi María Landi
Elogios a Israel y oídos sordos a Palestina (Más sobre el apartheid de las vacunas)
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Queso progre
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los grandes debates
Mónica Díaz Mónica Díaz
El “antes y después” de la política, luego que Raúl Sendic afirmara ser licenciado
Jaqueline Darosa Jaqueline Darosa
Los sectores que poseen por tradición el poder real y en la actualidad también el poder político, siempre se adjudican el calificativo de la seriedad.
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Serían como las 11 cundo entra Macarena, de antifaz, tirando serpentina, agitando dos panderetas y cantando a voz en cuello:
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Qué lindo haberlo vivido para poderlo contar. Es mi visión y como tal no pretendo que se tome como la única verdad sobre los hechos, que ya de por sí son enormemente complejos y contradictorios.
Stefano Casini Stefano Casini
¿Teorías conspirativas? ¿Apocalipsis?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Enero, en Cuba, sigue siendo un mes muy cruel
Daniel Feldman Daniel Feldman
EPITAFIOS: El amanuense de las maravillas
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La medicina como sustitución de la realidad
William Marino William Marino
“Un malandra” llamado Trump
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Oficializando el narcoestado en México
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Qué se encubre al encarar un déficit fiscal
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Marcelo Aguiar Pardo y la ciencia oficial. Porqué la nota “Los negacionistas” hace agua
Jaime Secco Jaime Secco
La insoportable fragilidad de la democracia
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
¿Trump o Cosse?
Silvio Amodei Silvio Amodei
De la caída del Muro de Berlín hacia la era del distanciamiento social
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Michael Añasco Michael Añasco
La Republica Británica y la Reina de Canadá
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Forestación en debate
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Libertad restringida, aislamiento y soledad: ¿Noche de Paz, Noche de Amor?
Luis Fernández Luis Fernández
Había una vez... un verdadero poder
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?

Pablo Stefanoni

04.12.2020

Las protestas de intelectuales y artistas abrieron nuevos debates sobre Cuba. Mientras el gobierno denuncia que el Movimiento San Isidro, que dio inicio a varias acciones en el mundo de la cultura, es un grupúsculo que le hace el juego al imperio y busca destruir el socialismo, otros aseguran que expresan la necesidad de mayor apertura y de libertad para crear.

Movimiento San Isidro. Foto: La Vanguardia Digital (Argentina)

El debate de fondo es qué pasa realmente con eso que llamamos «Revolución».

En 2007 viajé a Cuba a presentar en la Feria del Libro de La Habana un libro sobre Bolivia del que era coautor, donde hacíamos una suerte de genealogía del ciclo de protestas sociales que llevó al Movimiento al Socialismo (MAS) al poder. El entusiasmo oficial en Cuba con ese proceso era, como sabemos, particularmente intenso: Evo Morales siempre tuvo un fuerte vínculo afectivo con Fidel Castro y Bolivia fue el país donde cayó asesinado Ernesto Che Guevara. Pero en la presentación no podía dejar de sobrevolar el contraste (al menos para mí) entre el festejo de las protestas globales y su criminalización dentro de la Isla. "Cuba es distinta".

Desde 1959, todas las "organizaciones de masas" han sido estatizadas y no hay ninguna forma de autonomía -política, social o cultural- que no sea motivo de sospecha o blanco de la acusación de "hacer el juego al imperio". Una parte de las izquierdas globales ha comprado un discurso que en lo esencial puede sintetizarse así: "mientras haya bloqueo, toda protesta es efectiva o potencialmente contrarrevolucionaria". Y esto no es diferente en la coyuntura actual, cuando decenas de personas del mundo de la cultura se manifestaron en público y lograron un "inédito" diálogo entre sociedad civil y Estado, en el marco del denominado Movimiento San Isidro (MSI, por el barrio habanero con ese nombre) que se movilizó para reclamar la libertad del rapero Denis Solís, pero que se proyecta en una serie de demandas y actores de mayor alcance. Solís fue acusado de desacato luego de que insultara verborrágicamente a un policía que supuestamente entró sin orden judicial a su casa. Y tras ello una huelga de hambre del MSI en favor de su liberación fue desalojada por la policía con el argumento de la violación de normas contra la pandemia de covid-19.

Que doscientas o trescientas personas aplaudiendo en un plantón en la puerta de un ministerio sea algo inédito da cuenta de una excepcionalidad (o quizás mejor dicho, de un Estado de excepción) que ya lleva sesenta años. Lo mismo que el compromiso oficial para permitir reuniones en espacios independientes sin hostigamiento policial o para asegurar que quienes se reunieron ante el ministerio pudieran volver a casa sin ser detenidos, luego de una intervención de la policía con gases lacrimógenos en las inmediaciones. Pero en Cuba lo es. "Es la primera vez en seis décadas que un grupo social de 'clase media' ocupa un espacio público para demandar derechos cívicos al Estado. No tuvieron ningún resultado en las negociaciones con los directivos del Mincult, pero sentaron un precedente de acción social, una experiencia y un aprendizaje que atenta directamente contra la atomización de los sujetos que había constituido la pieza clave del control social y político. Este fue el verdadero gran resultado obtenido de esta jornada".

Un artículo en el periódico oficial Granma no duda en sostener que de ese grupo de personas aplaudiendo en una sentada se puede pasar sin escalas al "fin del socialismo", lo que si en verdad fuera el caso hablaría más de la debilidad del sistema que de la fortaleza del movimiento. El texto insiste con la tesis del golpe blando, una fórmula multiuso para descalificar cualquier acción política, al igual que lo hizo un programa especial de la televisión cubana. Una página en el mismo periódico "firmada" por Fidel Castro  asegura que nunca darán garantías a la contrarrevolución (alguna vez, sobre la cultura, el comandante dijo su famosa máxima: "Dentro de la Revolución todo; contra la Revolución, ningún derecho"). Y el ex ministro de Cultura y presidente de Casa de las Américas, Abel Prieto, agregó desde su cuenta en Twitter que "en una región caracterizada por masacres, secuestros, violencia policial y ejecuciones extrajudiciales, nuestros enemigos disfrazan a un marginal procesado por desacato de 'artista' y lo convierten en una noticia mundial. Algo vergonzoso".

Estos hechos puntuales echan luz sobre un fenómeno más amplio: la idea de "revolución" que predomina en gran parte de las izquierdas latinoamericanas y globales en relación a Cuba. Para estos sectores, no se trata de un proceso vivo, creativo, disruptivo y de (re)invención de la vida social, sino de una reliquia, en el sentido religioso del término. Sin ningún debate vivo sobre la transición socialista (hace tiempo que ya no existe esta discusión por fuera de ciertos ámbitos muy académicos), la defensa de Cuba es solo la defensa de un statu quo; la veneración de una imagen momificada; como el culto a un Lenin embalsamado en la Rusia estalinista y post-estalinista. Producto de ello, carecen de empatía respecto de los cubanos y las cubanas de carne y hueso.

Por un lado, el embargo/bloqueo cancela cualquier discusión real sobre Cuba, los problemas de la economía planificada, la represión, la inviabilidad de su modelo sin subsidios externos, etc. Y por el otro, una serie de realidades mitificadas, supuestamente inmutables durante medio siglo (como salud o educación), bastarían para justificar la superioridad cubana respecto del mundo capitalista o al menos del resto de América Latina. Ni siquiera merece la pena echar un vistazo a la realidad concreta de las personas. Todos son héroes de un tipo de "tragedia socialista" por el que nadie más lucha en ninguna parte y que deben cumplir hasta el final con el papel asignado por la historia.

A veces se llega a planteamientos verdaderamente cínicos: "yo quiero una represión como la cubana", me dijo alguien de Chile en Facebook, recordando la brutalidad de la represión del gobierno de Sebastián Piñera contra los manifestantes; una represión que gran parte del mundo repudió. Lo que no se puede no ver es que el éxito de las formas de desmovilización social del sistema cubano residió precisamente en que la represión directa no sea necesaria a gran escala y a menudo basta con centrarla en ciertas personas. Es más o menos como decir que China solo reprimió en Tienanmen porque todos vimos los tanques, ignorando la multiplicidad de mecanismos formales e informales con que los socialismos reales consiguieron evitar la acción directa porque cuando debieron reprimir (Budapest, Praga, etc.), el costo político fue altísimo y el sistema crujió.

No cabe duda de que el bloqueo es una política criminal y al mismo tiempo estúpida de parte de Estados Unidos, que debe ser rechazada sin ninguna ambivalencia por razones políticas, morales y humanas. Al mismo tiempo, es necesario señalar que los problemas del socialismo cubano son en gran medida similares a otras experiencias que no sufrieron ningún acoso imperialista semejante. Una de las ideas asentadas en la izquierda "procubana" es que el modelo de socialismo predominante en la Isla es esencialmente diferente a los socialismos reales de la URSS o Europa del Este. El socialismo con acento caribeño, que parecía más libertario que el sistema soviético, pronto derivó en una autocracia paternalista, estatista y provindencial que buscó contener la energía social en los estrechos canales establecidos por el régimen. 

La ideología oficial combinó comunismo pasado por el tamiz de los manuales soviéticos y nacionalismo revolucionario con una idea monolítica de la nación y del pueblo que a la vez expulsaba de esa nación a cualquier disidencia y expropiaba los derechos ciudadanos de los emigrantes: esta es la lógica que aún sustenta al Partido Comunista como partido único. Pero estas diferencias no impidieron que se "copiara" el modelo de economía planificada de comando de tipo soviético (incluso Cuba fue más estatista que varias experiencias de Europa oriental) y el sistema securitario: la Seguridad del Estado de la Isla fue una adaptación de la Seguridad del Estado (Stasi) alemana oriental y muchas de las formas habituales de control social tienen demasiados aires de familia con los de Hungría o Checoslovaquia. En el caso cubano, ello operó bajo un liderazgo megalómano que podía enfrentar al imperio armas en mano tanto como enseñar al pueblo a utilizar una arrocera eléctrica. Al mismo tiempo, se construía el mito de los "barbudos", que tuvo como correlato un borramiento del tejido político y social más amplio que posibilitó la Revolución.

Ese modelo, sobre todo luego de su institucionalización -y sovietización-, acabó con las promesas emancipatorias y las reemplazó por cierta protección social acompañada con una redistribución igualitaria de una escasez a veces aguda y penosa (con privilegios modestos pero reales para la nomenklatura). Sumado a mecanismos de control poblacional como los sistemas de pasaportes internos para poder vivir en ciudades como La Habana, que hace que varios de sus habitantes sean ilegales (se les llama con ironía "palestinos").

Como muestra la caída de los socialismos reales, estas experiencias crearon un tipo de racionalidad cínica como correlato de un hiato profundo entre narrativa oficial y realidad cotidiana. Un chiste soviético ilustra bien esto. Rabinovich se para en la Plaza Roja y se pone a repartir panfletos. Agentes de la milicia aparecen de inmediato y le confiscan los materiales. Ante su asombro, ven que solo son hojas en blanco. "¿Por qué está repartiendo panfletos en blanco, Rabinovich?" -pregunta un agente. "Es que la gente ya sabe" -responde el agitador. Lo subversivo era el decir más que lo propiamente dicho. Y, en el caso cubano, el socialismo de las trincheras ahogó la posibilidad de cualquier pensamiento crítico (aunque en La Habana se convocan muchos eventos con este nombre), lo que puede verse en la inexistencia de un medio de prensa a la altura de la educación de la propia población. Nadie, ni dentro ni fuera de Cuba, puede leer el Granma como un diario. Es muy útil para entender muchas cosas; no para informarse. En el caso de los escritores, desde el comienzo, como escribió el historiador Rafael Rojas, no solo se buscó la exclusión de los intelectuales "burgueses" del antiguo régimen sino la censura de los "revolucionarios" heterodoxos, en un marco de homofobia desde la cúpula estatal. Y lo mismo vale para las ciencias sociales, con varias purgas en sus espaldas, que en los últimos años se beneficiaron de la apertura controlada, sobre todo del potenciamiento de las redes con el exterior, inclusive las de la diáspora. De tanto repetir el slogan "ser cultos para ser libres", a menudo olvidamos la contratara dialéctica: "ser libres para ser cultos".

El periodista y traductor Marc Saint-Upéry recuerda que, en su relato autobiográfico publicado bajo el título de Abendlicht [Luz de atardecer], el poeta comunista disidente nacido en Alemania oriental Stefan Hermlin confiesa que, durante cerca de 40 años, un extraño lapsus cognitivo le había impedido asimilar la formulación exacta de una famosa frase de Marx: 'El libre desarrollo de cada uno es la condición del libre desarrollo de todos'. Inconsciente y sistemáticamente, su mentalidad, forjada por el culto estalinista del colectivo orgánico encarnado en el Partido-Estado, lo llevaba a leer esta frase al revés: 'el libre desarrollo de todos es la condición del libre desarrollo de cada uno'". Y esta disonancia cognitiva se extendió por el amplio mundo de unas izquierdas que siguen subestimando el valor de la libertad humana o subordinándolo siempre a otros objetivos más urgentes.

En Cuba no solo "la gente ya sabe" y repartir panfletos en blanco en la Plaza de la Revolución sería igualmente sospechoso. La artista Tania Bruguera intentó con su proyecto "El susurro de Tatlin" poner un micrófono abierto en esa plaza y terminó detenida. La nomenklatura también "sabe" que el sistema no funciona. Por eso las visiones romantizantes de muchos de sus defensores chocan con el realismo de las elites cubanas, sobre todo de los militares. Los que manejan las inversiones del Grupo de Administración Empresarial (Gaesa) deben sonreír frente a algunos discursos de intelectuales latinoamericanos respecto del socialismocubano. Y, en parte por no haberse hecho el balance teórico/político del socialismo real, es que Venezuela -el único país autodeclarado socialista desde la caída del Muro de Berlín- ha terminado por construir una caricatura de socialismo, sin los elementos más progresivos de las anteriores experiencias y con todos sus defectos multiplicados al infinito. No es casual que los países excomunistas sean hoy los más xenófobos e "iliberales" y que las extremas derechas campeen cómodamente en ellos. Sabemos ya que el correlativo del internacionalismo era la profunda desconfianza anticosmopolita hacia quienes se vinculaban con extranjeros y con el extranjero. Y que la racionalidad cínica es lo contrario de cualquier apuesta a un mundo mejor.

Ese balance hoy debe incluir sin duda las propias transiciones al capitalismo, o como señaló con una metáfora potente Katherina Verdery en su libro ¿Qué era el socialismo y por qué se desplomó?, la transición del socialismo... al feudalismo. La forma de acumulación primitiva de los burócratas, las nuevas mafias y el robo del patrimonio público nos advierte también contra los liberales que, pretendidamente ingenuos, fomentaron esas transiciones de saqueo -sin hablar de la propia calidad moral de esas élites socialistas-. Esto es decisivo para buscar formas de preservar lo que hay de Estado social en Cuba y da actualidad a perspectivas socialistas democráticas ante los cantos de sirena de la privatización y desguace del Estado.

Comparado con otras épocas, que duraron mucho y van mucho mas allá del famoso "Quinquenio gris" (hoy a veces cómodamente demonizado por ciertas figuras culturales del régimen para relucir sus credenciales de gente "abierta", como si el monolitismo cultural e ideológico ultrarrepresivo de los años 70 hubiera sido una desviación inexplicable), ha habido en Cuba un sustancial nivel de liberalización cultural. Se ha pasado de "quien no está con nosotros esta contra nosotros" a una suerte de "quien no está explícitamente contra nosotros está con nosotros". 

Así funciona el pacto tácito entre el régimen y los intelectuales y artistas, al menos los inscriptos en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), con cierto margen para la crítica más o menos velada (incluso es posible escribir hoy con ciertos eufemismos académicos críticas al socialismo real de los países del bloque soviético y a las disfuncionalidades del sistema cubano) mientras no se exprese en espacios de difusión demasiado amplios y no toque las vacas sagradas: Fidel, Raul y el ejército. Al Partido se le puede siempre hacer críticas blandas sobre "los peligros de la burocratizacion", un clásico de la crítica inofensiva en estos regímenes. 

Dentro de esta liberalización cultural, parte de la cual se vincula con los nuevos "espacios públicos no estatales", de la mano de la aprobación del cuentapropismo, hay oscilaciones en la que el régimen, o sectores del régimen y del aparato de seguridad, y la sociedad se "testean" mutuamente, aunque por supuesto desde posiciones de poder muy asimétricas. Y hay que ver cómo sigue el movimiento actual y los diferentes tipos de represalias y microrrepresalias fuera de los flashes televisivos. En síntesis: no existe el inmovilismo que una cierta izquierda lee como heroico y una derecha anticomunista como totalitario.

Rafael Rojas cree que "con respecto a los años 70 o, incluso, los 80, es evidente que se ha producido una liberalización. Pero en relación con la independencia cultural tolerada estamos viviendo un retroceso, especialmente desde 2016, cuando se produjo el giro antiobamista en la política interna". Y agrega que "ese cierre coincidió con el proceso constituyente y la imposición del decreto 349 para limitar la actividad cultural independiente. En ese sentido, lo que hemos vivido en estos años es un aumento de la censura (basta pensar en los casos de los cineastas jóvenes Miguel Coyula, Carlos Lechuga, Yimit Ramírez) o los arrestos contra artistas como Tania Bruguera y Luis Manuel Otero Alcántara. Creo que lo qué pasó el 27 de noviembre es reflejo de la presión que están ejerciendo jóvenes artistas e intelectuales independientes contra ese cierre".

Es necesario estar atentos también a los intentos de construir una suerte de "castrismo de mercado" -y formas de capitalismo sin derechos civiles ni sindicales-. Volviendo a la cultura, el tema de estos días, Vincent Bloch, autor de Cuba, une révolution, publicado en 2016, señaló en una entrevista que "En cierta medida, la 'diáspora' y los artistas insertados en el mercado internacional de la cultura sirvieron de campo de experimento para el castrismo de mercado. En vez de constituirse en vectores del contagio democrático, como lo esperaba Barack Obama, los cubanos que entran y salen de la Isla renuncian a sus derechos políticos a cambio de una mayor libertad de circular, consumir y emprender. Viven divididos entre varias formas de anclajes territoriales, sociales, profesionales, familiares, y cuya incompatibilidad es aceptada sin mayor resistencia". Nadie puede culparlos por ello.

Se puede compartir o no el estilo del rapero Denis Solís, y sus provocaciones o cuestionar que use expresiones homofóbicas contra la policía, pero de ahí a que sea la oficial Agencia Cubana de Rap la encargada de decidir si es un "verdadero" rapero, cuando el rap es precisamente un género que incluso clama por su derecho a ser ofensivo, o que el Estado pueda condenarlo a ocho meses de cárcel por desacato, hay un gran trecho. Hoy puede verse que las redes sociales, y la propia liberalización limitada, van volviendo aún más arcaica esta forma de socialismo de fortaleza sitiada (de bloqueo externo, pero interno). Como me dijo un joven cubano, en una frase que usé para terminar mi crónica de aquel viaje de 2007:  "Es cierto que todavía somos una fortaleza sitiada, pero era el mismo José Martí quien sostenía que aun en la guerra es necesario crear los embriones de instituciones democráticas que regirán en el período de paz".

Publicada en La Vanguardia, el 3 de diciembre de 2020

Pablo Stefanoni es periodista y Doctor en Historia. Actualmente se desempeña como jefe de redacción de la revista Nueva Sociedad (Fundación Friedrich Ebert). Fue director de Le Monde Diplomatique-Bolivia y miembre del Consejo Editorial del semanario Pulso. Su último libro, en coautoría con Martín Baña, es "Todo lo que necesitas saber sobre la Revolución Rusa" (Paidós,2017)



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net