*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La izquierda del espejo
Esteban Valenti Esteban Valenti
El vendaval de los sueños rotos
Mónica Díaz Mónica Díaz
La Tierra es un enorme moretón
Stefano Casini Stefano Casini
Lo malo y lo bueno que oculta el covid
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Ataque de pánico
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Si no luchas, ten la decencia de respetar a quien sí lo hace
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Un TRUMPAZO, para iniciar un cierre. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Unos varados y otros viajados
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Michael Añasco Michael Añasco
La Republica Británica y la Reina de Canadá
Silvio Amodei Silvio Amodei
El Imperio Digital Global
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
¿Se compraría un auto ruso?
William Marino William Marino
Covid19 y la maldición para quién
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Yanet Núñez Yanet Núñez
Pequeño gran gigante
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Forestación en debate
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
En la piedra de los sacrificios
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Una franja de tierra sitiada desde hace 14 años… Hechos que mortifican a unos y le resbalan a otros
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Jaime Secco Jaime Secco
Tommy Lowy, el precursor
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Libertad restringida, aislamiento y soledad: ¿Noche de Paz, Noche de Amor?
Daniel Feldman Daniel Feldman
Año tras año, ya son 46 del asesinato de Raúl Feldman
Luis Fernández Luis Fernández
Había una vez... un verdadero poder
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Los guardavidas o el sol: ¿Cómo se entiende?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Pasos fundacionales hacia el buen vivir
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Pasos fundacionales hacia el buen vivir

Roberto Sansón Mizrahi

07.12.2020

El rumbo presente tiene consecuencias devastadoras sobre la humanidad y el planeta. Voces ancestrales y una creciente movilización popular convocan a un nuevo rumbo y forma de funcionar: el buen vivir. Las prioridades, las secuencias y los tiempos de los pasos fundacionales hacia el buen vivir se sustentan en el esclarecimiento sobre lo que sucede, la integración de diversidades que fortalecen y una organización social sólida que cuide a todos y al planeta.

Mientras el orden económico concentrador está guiado por maximizar el lucro, el buen vivir es una perspectiva existencial orientada al bienestar de la humanidad y al cuidado del planeta. Se expresa como construcción social, colectiva, de naturaleza fundacional. Asume el desafío de establecer un nuevo rumbo y forma de funcionar que remplace la actual desaforada concentración de la riqueza y del poder decisional. 

Singularidad y adaptabilidad

Lejos de un nuevo fundamentalismo, el buen vivir acepta que existe una diversidad de opciones, estrategias y medidas acordes con la singularidad de cada situación. Esto es, que no hay recetario único ni espacio para la pereza intelectual de copiar en lugar de comprender lo que sucede, aplicar lo que ha servido al bienestar social e imaginar lo novedoso que posibilite avanzar con valores de cuidado, solidaridad, de ayudar mutua.

Es fatal forzar la homogeneización de aquello que es por naturaleza heterogéneo. Las historias son diferentes, tanto la rémora de conflictos no encarados o mal gestionados como las potencialidades de cada nación, el nivel de esclarecimiento y de organización. Siendo diferentes la miríada de circunstancias históricas y presentes, no hay una sola trayectoria hacia el buen vivir sino múltiples y diversas. Trayectorias que se adapten a cambios a lo largo del tiempo que, con frecuencia, son inevitables e impredecibles.

Medidas de aplicación inmediata con diversos tiempos de maduración

Los pasos fundacionales hacia el buen vivir no conforman procesos lineales donde un logro precede a otro y así hacia adelante; nada de eso. Los riesgos de ver quebrada esa linealidad son grandes ya que quienes pierden poder y privilegios no los ceden en paz y por propia voluntad sino resisten y se mantienen al acecho.

Como los pasos fundacionales necesitan abarcar todas las dimensiones del funcionar social, habrá que adoptar conjuntos de estrategias, medidas e iniciativas sabiendo que algunas generan impactos casi de inmediato y otras tendrán diferentes tiempos de maduración. Sería un error poner primero en marcha sólo medidas que impactan el corto plazo postergando aquellas que maduran en el tiempo. Más bien, corresponde encarar todas en tiempo presente independiente de sus plazos de maduración.

Buen vivir como anhelo y práctica

El buen vivir es, al mismo tiempo, un anhelo, una utopía referencial que guía hacia donde ir y también una marcha. Utopía y marcha se influyen permanentemente; la marcha avanza guiada por la utopía y, al hacerlo, nutre de precisiones y ajustes a la utopía que se torna guía más precisa para la permanencia de la marcha. Así, el buen vivir es convocatoria que hace de horizonte y de sendero. Su construcción es presente armador de futuro. Exige valentía para crear lo nuevo y firmeza para innovar.

La práctica del buen vivir libera subjetividades que fueron colonizadas fortaleciendo el albedrío social e individual para avanzar removiendo precariedades y desplegando a pleno el represado potencial de las comunidades. Prima lo espiritual y lo ambiental, lo social y lo cultural, la salud y la educación. Política, economía, ciencia y tecnología se transforman en instrumentos para construir el buen vivir.

El crítico desafío de subordinar la economía al buen vivir

No es sencillo transformar el actual rumbo y funcionamiento del sistema económico para reemplazarlo por el buen vivir. La dificultad es que esa transformación entraña un desafío en esencia político que se expande a la esfera valorativa, social y ambiental. El sistema económico contemporáneo, como todo sistema social, es impuesto por grupos que concentran la riqueza y el poder decisional. Un sistema que sirve a una minoría a expensas de sectores mayoritarios está obligado a funcionar encubriendo su accionar y manipulando a sus víctimas. De otro modo no podrían asegurar la reproducción en el tiempo de sus prebendas y privilegios.

De ahí que la construcción del buen vivir necesita inevitablemente desenmascarar lo encubierto, explicitar los mecanismos que sostienen la concentracióne identificar lo requerido para liberar democracias que han sido capturadas. Esto implica subordinar al cuidado de la humanidad y del planeta a todo el funcionar económico, incluyendo recuperar la asignación de los excedentes generados por la entera sociedad, regular con firmeza el circuito financiero, reforzar la ciencia y tecnología, asegurar que quienes puedan y quieran trabajar lo hagan en espacios dignos con justa compensación. 

Economía para el buen vivir

En el contexto de lograr el máximo lucro, en la legalidad y fuera de ella se producen todo tipo de bienes y servicios, tanto los esenciales para la vida como los que atentan contra ella y el planeta, armas de destrucción masiva, agro tóxicos, narco tráfico, trata de personas y órganos, desaforadas especulaciones tanto financieras como comerciales, el irresponsable desmonte de bosques naturales, entre muchos otros. Más que la utilidad social y cultural de lo producido, lo que importa es acumular a como dé lugar, valiéndose de complicidades que lo hacen posible.

Una economía que contribuya al buen vivir es muy distinta, produce bienes y servicios que sirvan al bienestar material y cultural de la humanidad, utiliza formas productivas cuidadosas de la naturaleza. El sistema económico deja de ser el timonel del destino de las naciones y se convierte en instrumento productivo guiado socialmente.

En esa perspectiva habrá que abordar un doble imperativo. De arranque desmontar esquemas que son delictivos aún para el orden establecido y, al mismo tiempo, sembrar el buen vivir con pasos fundacionales de nuevo cuño.

Resolver esquemas delictivos que desangran a los países

En casi todos los países se han montado esquemas delictivos diseñados para lograr apropiarse de excedentes que no se declaran y se fugan a guaridas fiscales o a otras jurisdicciones laxas en lo tributario y no preocupadas en identificar quienes cometen esos latrocinios. Estos esquemas son actos delictivos con efectos demoledores.

Algunos esquemas delictivos son camuflados como legales, como cuando gobiernos neoliberales deciden desregular los movimientos de capitales. Esta entrada y salida de capitales no regulados deviene en un libertinaje de operaciones especulativas que se apropian ilegítimamente de buena parte del excedente local. Es el caso de los fondos golondrina que lucran a tasas fantasmagóricas al realizar lo que en inglés se llama carrytrade y en criollo bicicleta financiera. Esas operaciones desestabilizan el mercado cambiario y los balances macroeconómicos y siempre terminan en fugas en manada cuando husmean que se acerca el final de esas maniobras.  

Difícil establecer una economía orientada al buen vivir sin desmantelar los esquemas delictivos que drenan el potencial nacional para desarrollarse con independencia. 

Sembrar buen vivir transformando la estructura económica concentradora

Cerrar el drenaje-robo de excedentes abre el espacio necesario para replantear el rumbo y forma de funcionamiento del sistema económico. Son los recursos que el país necesita para adoptar un buen número de críticas decisiones cada una con diferentes tiempos de maduración. Señalamos, entre otras, algunas significativas estrategias orientadas a construir la economía del buen vivir.

Transformar el sistema financiero para evitar los canales de fuga que utilizan los grandes evasores y asegurar que el ahorro nacional gestionado por bancos y otras entidades se oriente hacia la economía real y no más a la especulación financiera.

Corregir la matriz productiva generalmente con estructuras desbalanceadas porque surge de decisiones corporativas individuales, legítimas unas ilegítimas otras, pero sin capacidad de visualizar los efectos sistémicos del conjunto de esas decisiones. De ahí que se produzcan recurrentes inestabilidades y estrangulamientos, las más graves de sector externo pero también territoriales y al interior de los sectores productivos.

Desmontar posiciones oligopólicas que se producen en casi todos los mercados del país. Grandes empresas abusan de su poder de mercado para fijar precios y condiciones de intercambio en perjuicio de proveedores y consumidores a quienes les sustrae una parte del valor que les pertenece y no logran retener. Reducen permanentemente el mercado interno esterilizando excedentes que fugan al exterior. Será necesario diversificar las cadenas productivas y eliminar la inequidad que predomina en su interior.

Establecer un sistema impositivo firmemente progresivodonde los ricos paguen más, los sectores medios tributen moderadamente, y no tributen o lo hagan con escalas muy reducidas, los sectores populares. Esto incluye gravar rentas monopólicas y ganancias extraordinarias no ligadas a esfuerzo alguno sino obtenidas por posiciones de privilegio que debieran tender a desaparecer.

Asignar con propiedad el gasto público para cubrir la enorme deuda social y también para respaldar iniciativas y programas estratégicos que ayuden a construir el buen vivir.

Desmitificar el papel de la inversión extranjera, seleccionando aquella que sirve al buen vivir y descartando o limitando la que viene a consolidar la concentración y descremar lo mejor del sistema productivo.

Controlar el comercio internacional de materias primas para evitar la enorme evasión, entre otros, de las corporaciones internacionales exportadoras de cereales y productos de la minería.

Asegurar el acceso a la tierra para asentamientos populares en ciudades intermedias y en áreas metropolitanas, así como para la pequeña agricultura.

Urbanizar los asentamientos precarios localizados en áreas que no presenten riesgos de deslaves, recurrentes inundaciones o insalubridad ambiental. 

Escoger para la producción materias primas renovables y, cuando sea inevitable utilizar las no renovables, hacerlo con extrema prudencia.

Minimizar distancias de transportepromoviendo productos de cercanía, muchos de ellos producidos por los productores de la agricultura familiar así como por pequeñas y medianas empresas.

El poder y la política

Construir una economía orientada al buen vivir se sustenta en una reconfiguración de la correlación de fuerzas; hace a lapolítica y al poder de decisión, un tema crítico que vale siempre explicitar. Una nueva economía orientada al buen vivir sin duda que ayudaría a cambiar el sustento del poder concentrador que predomina en el mundo. Pero, a su vez, no será posible establecerla sin profundos cambios políticos que reconfiguren el poder de decisión. Son tensiones y pugnas que tienen larga historia y cambiantes modalidades de sujeción o liberación. Es un desafío que interpela y convoca; vale encararlo.

 

 

Roberto Sansón Mizrahi. Economista, planificador regional y urbano, consultor, dirigió empresas, autor de Un país para todos, Crisis global: ajuste o transformación, Democracias capturadas y otros libros, Co-Editor de Opinión Sur http://opinionsur.org.ar/wp/



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net