*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Los grandes debates
Mónica Díaz Mónica Díaz
El “antes y después” de la política, luego que Raúl Sendic afirmara ser licenciado
Jaqueline Darosa Jaqueline Darosa
Los sectores que poseen por tradición el poder real y en la actualidad también el poder político, siempre se adjudican el calificativo de la seriedad.
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Serían como las 11 cundo entra Macarena, de antifaz, tirando serpentina, agitando dos panderetas y cantando a voz en cuello:
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Qué lindo haberlo vivido para poderlo contar. Es mi visión y como tal no pretendo que se tome como la única verdad sobre los hechos, que ya de por sí son enormemente complejos y contradictorios.
Stefano Casini Stefano Casini
¿Teorías conspirativas? ¿Apocalipsis?
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Enero, en Cuba, sigue siendo un mes muy cruel
Daniel Feldman Daniel Feldman
EPITAFIOS: El amanuense de las maravillas
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La medicina como sustitución de la realidad
William Marino William Marino
“Un malandra” llamado Trump
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Oficializando el narcoestado en México
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Qué se encubre al encarar un déficit fiscal
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Marcelo Aguiar Pardo y la ciencia oficial. Porqué la nota “Los negacionistas” hace agua
Jaime Secco Jaime Secco
La insoportable fragilidad de la democracia
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
¿Trump o Cosse?
Silvio Amodei Silvio Amodei
De la caída del Muro de Berlín hacia la era del distanciamiento social
Ismael Blanco Ismael Blanco
Mi hermana
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Ataque de pánico
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Crímenes perfectos”, un nuevo cortometraje del realizador argentino Juan Lanzillotta Katz
Cinthia Andrade Cinthia Andrade
“El otro”, ese monstruo de tres cabezas que viene a comernos
Michael Añasco Michael Añasco
La Republica Británica y la Reina de Canadá
Luis Fernández Luis Fernández
Veraneando
Roberto Savio Roberto Savio
Italia y el dudoso honor de presidir el G20
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
No hay vacuna contra el fascismo
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las mentiras sobre el “apartheid” en la vacunación israelí
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elevar el nivel
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
El largo plazo y la negociación
Gustavo Guarino Gustavo Guarino
Forestación en debate
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Diario de la guerra del cerdo ¿Rebelión juvenil?
Ariel Bank Ariel Bank
De vacunas y geopolítica
Pedro Olalla Pedro Olalla
"Gravemente ilesos"
Emir Sader Emir Sader
¿Podrá Bolsonaro sobrevivir el 2021?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Libertad restringida, aislamiento y soledad: ¿Noche de Paz, Noche de Amor?
Luis Fernández Luis Fernández
Había una vez... un verdadero poder
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Mansa la Mansa: El coronavirus en las playas de Punta del Este
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Oportunismo político e inequidad tributaria
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Zapatero a tus zapatos
Sergio Reyes Sergio Reyes
Portarse bien
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Los guardavidas o el sol: ¿Cómo se entiende?
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Carta abierta al rugbier Pablo Matera
Andrea Burstin Andrea Burstin
La otra epidemia
Horacio “Tato” López Horacio “Tato” López
La Maradonia
Adrián Fernández Adrián Fernández
Se equivocaron nuevamente las encuestas electorales en EE.UU
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
El Covid, los virus y nuestro país
David Malowany David Malowany
Aristóteles y los gobiernos populares.
Pablo Stefanoni Pablo Stefanoni
Cuba: ¿Fuera del Estado, nada?
Jaime Igorra Jaime Igorra
Sigue vigente y lo reitero: “Arroyito serrano que viene bajando al llano, agua clarita traes, perfume de manantiales.”
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
La antesala de los parabrisas
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
En medio de una turbulencia, ¿Qué puede derramar el efecto derrame?
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
LA TIERRA BALDÍA DE IVÁN SOLARICH Y SU ELENCO
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
La gran prensa ante la pandemia
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Pronosticar el pasado

Rodolfo M. Irigoyen

24.11.2020

A la barra del boliche de los viernes, en sus 35 años de vida y discusiones

 

Alguien, de quien no recuerdo el nombre pero sí su espíritu crítico, afirmó que "los estadísticos, como los pintores, tienen la mala costumbre de enamorarse de sus modelos". Y esta irónica comparación puede generalizarse de los estadísticos a cualquiera que trabaje con probabilidades, como los economistas, y, más recientes en el tiempo, a los predictores del clima. Que siempre los hubo, pero que, como en tantos otros ámbitos, han evolucionado a lo largo del tiempo desde la superstición a la artesanía, y de esta a las metodologías de base científica. De los arúspices a Flammarión, y de la observación del cielo y las nubes, a la modelización de los parámetros meteorológicos monitoreados desde observatorios terrestres y con sensores remotos instalados en aviones y satélites.

Pero por extraordinario que sea el avance científico, es imposible hacer predicciones sobre el estado y la evolución del clima con absoluta certeza. Son tantos, tan diferentes y tan interrelaccionados los parámetros meteorológicos a considerar en cada momento y lugar del planeta, que es imprescindible el uso de las probabilidades en los pronósticos de ocurrencia de cualquier evento climático. Y como es lógico, el rango de probabilidades de dicha ocurrencia se va ampliando en la medida que el pronóstico va aumentando su plazo de ocurrencia. El estado del tiempo del día puede determinarse con mucha exactitud, pero a medida que pasan los días, semanas o meses, la precisión disminuye exponencialmente.

Y como las comunicaciones son ya, además de instantáneas, de acceso universal, el uso de la información meteorológica que hace un siglo solo importaba a los campesinos, se ha difundido al conjunto de la población, y por lo tanto atiende a necesidades tan variadas como la de los procesos productivos (en particular a los desarrollados a cielo abierto, como los agrícolas), pero también a todo lo vinculado con la vida cotidiana de la gente, ya sea en cómo vestirse o cuando salir de vacaciones.

Centrándonos en los procesos agropecuarios, la utilidad de las predicciones climáticas está directamente vinculada con los ciclos biológicos de las especies vegetales y animales involucradas. En un cultivo hortícola, el anuncio de la posibilidad de una granizada en las horas subsiguientes puede ser de vida o muerte; en un cultivo cerealero como el trigo u oleaginoso como la soja, cuyos ciclos completos abarcan un semestre (centrados aproximadamente en invierno-primavera para el primero y en verano-otoño para la segunda) los anuncios deben cubrir esos períodos, con mayor inmediatez para las épocas de siembra y de mediano plazo para otros momentos claves como los de llenado del grano o cosecha. 

En producciones ganaderas, las diferentes fases de los ciclos productivos requieren a su vez de plazos variados en los pronósticos: muy cortos como la posibilidad de un temporal en el momento del pico de parición de las ovejas y en forma más general, de mediano y largo plazo en las sucesivas fases o eslabones de la producción vacuna. Y por supuesto, de una visión global de largo plazo para la forestación y de plazos variados para toda la gama de producciones frutícolas.

Resumiendo: con los pronósticos meteorológicos nos enfrentamos con algo parecido a una definición de la Economía, que enuncia: "administración de necesidades ilimitadas con recursos escasos" refiriéndose en este caso la escasez, a las posibilidades de dar la mayor certeza posible a dichos pronósticos.

Hace 10 años, en un artículo sobre este mismo tema ("Será nena o será varón" El País Agropecuario, Set/2010) explicábamos "El fenómeno ENOS (El Niño Oscilación Sur) hace referencia a una temperatura de las aguas de la región ecuatorial del Océano Pacífico superior a la de la media histórica, a lo que se asocia un nivel de precipitaciones en nuestra región superior al promedio ("El Niño").  Cuando esas temperaturas son menores a las del promedio histórico, las precipitaciones tienden a ser inferiores al promedio (La Niña)"

Tanto se han popularizado desde entonces los términos de "Niño" y Niña" para referirse a la probable ocurrencia de años con lluvias mayores o menores a las "normales", que ya se los usa como sustantivos, ajenos a la connotación probabilística que les es inherente. Es decir que si tuvimos un año relativamente  seco se habla de que tuvimos un año Niña, o que fue Niño en el caso opuesto. Por lo que, cuando se retorna al carácter predictivo, la confianza se fortalece, porque psicológicamente se lo asocia a un hecho consumado, y no a una probabilidad como es en realidad.

 Por otra parte el año "normal" o "promedio" no existe en la realidad, más que como un dato estadístico. En más de 100 años de registro de lluvias en La Estanzuela, no hay uno solo en el que el volumen y la distribución mensual de las lluvias coincida con los que arroja el promedio de todo el período, lo que da la pauta del carácter errático de nuestro clima.

Quien no haya vivido la angustia de ver comprometida la satisfacción de las necesidades básicas de su familia (e incluso la vida de sus animales) por causas absolutamente ajenas a su responsabilidad; o quien, sin haberlas vivido personalmente, las haya leído en los clásicos sobre la cultura campesina española, italiana o francesa de donde provienen nuestros abuelos, o incluso en obras de autores nacionales como por ejemplo "Raíz al sol" de Eliseo Salvador Porta sobre la sequía, difícilmente comprenderá el valor que representa la posibilidad de reducir la incertidumbre en relación con los eventos climáticos.  

Y trascendiendo el ámbito campesino, que por aproximación, en nuestra sociedad rural se identifica con la producción familiar, toda forma empresarial de producción gana en competitividad en la medida que logre disminuir esa incertidumbre. Claro que existen medidas paliativas, pero el costo de las mismas también entra, ponderado por eficacia y oportunidad, en el cálculo económico del cual depende la sobrevivencia de la empresa. Y esto, con las relativizaciones del caso, es válido a cualquier escala de tamaño físico, económico o tecnológico.

El pronóstico de ocurrencia de Niño, Normalidad o Niña, y sus matices, siempre se expresan en porcentajes, y los mismos por definición son mayores que 0 y menores que 100, es decir que nunca se afirma terminantemente (porque es imposible hacerlo) que se va a concretar o no, alguna de estas 3 posibilidades. La certeza absoluta no existe, cada una de las 3 opciones tiene su probabilidad de ocurrencia, mayor que 0 y menor que 100, y la suma de las 3 da 100. La metodología es muy clara, e inevitablemente probabilística, en función de la complejidad mencionada con anterioridad.

Pero su aplicación en la práctica es muy relativa, porque la posibilidad de que lo poco probable ocurra, es lo que da sentido al concepto mismo de probabilidad. Dicho crudamente, puede pasar cualquier cosa, el dato "estadístico" no da ninguna garantía de ocurrencia. Además, la suma de las dos opciones menos probables suele ser mayor que la más probable (por ej. con un 40% de probabilidad de  Niña, la suma de Normal y Niño con 30% para cada uno, da 60%) y cualquiera de las dos opciones "minoritarias" le pueden servir a quien tiene que tomar una decisión trascendente.

Cada uno maneja el riesgo a su modo, y hay argumentos para todos los gustos. Pero si el anuncio no aporta algo significativo, termina funcionando como un "placebo climático". Esto no significa una crítica a la metodología que estamos analizando, eso tiene que quedar bien claro. Significa sí un reconocimiento a sus limitaciones porque no alcanza con decir que todo es probable, eso ya es sabido. 

A nuestro juicio no habría mejor forma de confirmar o desechar la supuesta correlación positiva entre los desvíos de la temperatura del agua en el Pacífico ecuatorial y el nivel de precipitaciones en nuestro país (sabiendo que existen y son importantes otros fenómenos que influyen en el nivel y oportunidad de dichas precipitaciones) que usando la información sobre los anuncios realizados en todos los años desde que la metodología se utiliza, y comparándolo con lo que realmente ocurrió a posteriori. 

Con la misma herramienta estadística con que se determinó la correlación, se puede confirmar o rechazar su validez. Porque ahora, cuando un pronóstico no se cumple, se argumenta que era solo una probabilidad (lo que es obvio) y se hace un nuevo pronóstico para el próximo trimestre. Quizá un estudio de ese tipo ya esté hecho y yo no lo conozca, pero si así fuera, esa confirmación o rechazo a partir de los hechos consumados, merecería la mayor difusión.

Pronosticar es sinónimo de predecir, de anunciar, y por lo tanto implica un vínculo indisoluble con el futuro y la incertidumbre. El pasado en cambio es conocido y queda cada vez registrado con mayor detalle. Lo de "pronosticar el pasado" debe interpretarse entonces como un oxímoron, que es el uso de dos conceptos de sentido opuesto, generando un absurdo que obliga a entender el sentido metafórico de la expresión, induciéndonos a no dejar de lado las enseñanzas que nos brinda la experiencia.  

El matemático John Allen Paulos afirma que en la vida "La única certidumbre es la incertidumbre, y la única seguridad es aprender a vivir con la inseguridad" Esto no lo podemos cambiar (quizá para nuestro bien) pero si la tan difundida metodología del fenómeno ENOS mostrara una confirmación fáctica de sus postulados básicos, aumentaría la confianza en sus anuncios, mejorando, en la medida de lo posible, el manejo del riesgo en nuestras actividades productivas. Y para eso, nada mejor que pronosticar el pasado. 

Escrito en noviembre de 2020. Los artículos del autor están en

www.rodolfomartinirigoyen.uy

 

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net