*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Álvaro Rico

Los desaparecidos ayer y hoy

Álvaro Rico

14.12.2019

Lo que permanece de la maldad de la dictadura en democracia

 

Hay métodos violentos y prácticas criminales características del terrorismo de Estado en nuestro país que reaparecen más allá del tiempo de duración del régimen dictatorial. Entre otros ejemplos, el fenómeno de la desaparición forzada de personas. 

Con frecuencia, la crónica roja actual da cuenta de personas que son asesinadas brutalmente luego de estar cierto tiempo secuestradas (desaparecidas) y que son enterradas por sus victimarios en sitios no convencionales (clandestinos). 

Ciertos casos han conmocionado a la sociedad, como los de Micaela Onrrubio, Amparo Fernández, Viviana Ramos. Entre medio de ellos, de nuevo el caso de Roberto Gomensoro Jozman por las declaraciones de José Gavazzo en el Tribunal militar así como el de Eduardo Bleier por el hallazgo de sus restos desenterrados en el Batallón 13. 

¿Existe alguna relación entre las desapariciones en el pasado reciente y las actuales? Hanna Arendt sostenía que la desaparición forzada como nuevo fenómeno constataba la ineficacia del asesinato político como forma clásica de castigo; por extensión, podríamos decir que la recurrencia actual a desaparecer personas también desborda la relación vida-muerte y trata no sólo de destruir una vida asesinándola sino de borrar la existencia misma de la persona y su cuerpo, desapareciéndolos.     

En una contratapa del Semanario Búsqueda se informaba hace un tiempo sobre alrededor de 500 "personas ausentes" en el Uruguay durante los años de democracia. En las investigaciones de varios de esos casos -tan difíciles de desentrañar hoy como ayer-, se apela al conocimiento y técnicas acumuladas después del año 2005 en el Uruguay, cuando el primer Gobierno de Tabaré Vázquez inició las investigaciones históricas y antropológicas sobre los desaparecidos bajo la dictadura: muestras de ADN en laboratorios, bancos y bases de datos genéticos; registros de huellas dactilares; archivos con datos personales pre mortem; testimonios de familiares y testigos; búsquedas en terreno por el mismo equipo de antropología forense y otros referentes institucionales (Instituto Técnico Forense, Policía Científica e Interpol, Fiscalías especializadas sobre Crimen Organizado y de Lesa Humanidad) que tienen a su cargo las investigaciones criminalísticas, científicas y judiciales para localizar e identificar los restos de personas desaparecidas y establecer y castigar a los responsables.  

"Esa película ya la vimos" y "Dar vuelta la página" fueron dos de las frases-estigma más repetidas por el discurso de la impunidad desde 1985. Lejos estaban de imaginar los políticos tradicionales que repitieron ese discurso durante 20 años, que la película de la desaparición forzada se repetiría en democracia una y otra vez, pero ya no sólo porque los crímenes de lesa humanidad que quedaron impunes se siguen cometiendo en el presente o porque los restos enterrados de personas desaparecidas se siguen encontrando en cuarteles sino, también, porque el fenómeno de la desaparición-forzada de personas reaparece hoy como delito común agravado.

Aunque no exista una causal política, "guerra antisubversiva" o "estado de excepción", ni declaratoria de "enemigo interno" ni crímenes grupales, a gran escala o fosas comunes (como sucede en otros países de América Latina en la actualidad), las desapariciones en nuestro país parecen ser resultado de conductas brutales de uruguayos "comunes" que ejercen violencia de género contra las mujeres -generalmente aquellas del entorno más cercano o familiar (parejas y ex parejas)- o un método utilizado por integrantes del crimen organizado en sus ajustes de cuentas, la trata o tráfico de personas.

Quizás por ello está bastante naturalizada la conclusión de que dichas formas de violencia -ejemplificadas en los noticieros con múltiples situaciones-, tienen en la sociedad y en sujetos del delito particularizados dentro de ella el origen de todos los males. Sin embargo, es lícito preguntarse si ciertas formas de ejercicio de la violencia en la sociedad de hoy no existieron ayer como terrorismo de Estado, y si existen, es porque ya sucedieron. Si el "poder desaparecedor" del Estado uruguayo que reinó durante más de una década en nuestro país y en la región no dejó un sedimento sólido en las relaciones interpersonales e imaginarios delictivos sobre el que se sobreimprimen otras formas de ejercicio del poder como el poder del hampa y el poder machista. En síntesis, si el Estado dictadura no tiene una relación fundacional con las violencias posdictadura.   

Entonces, es válido preguntarse ¿por qué la brutalidad de ciertos crímenes de Estado en dictadura es reapropiada por la delincuencia organizada y el hombre femicida en democracia? ¿Por qué los sujetos del delito se intercambian a través del tiempo: del Estado criminal a civiles criminales; de grupos paramilitares y comandos militares a mafias organizadas, parejas o ex parejas de las víctimas?; ¿por qué los delitos que representan una verdadera afrenta para la sociedad y los derechos de las personas (aunque no alcancen en democracia el estatus de delitos lesa humanidad) se siguen cometiendo independientemente del régimen político, ya sea una dictadura o una  democracia?

Al respecto, al intentar establecer una línea de continuidad del fenómeno, podríamos recordar que en la historia reciente de nuestro país el delito de la desaparición forzada por razones políticas aconteció bajo un régimen democrático. Una práctica iniciada por el "Escuadrón de la Muerte" donde los autores del delito fueron grupos paramilitares y parapoliciales que, desde su misma auto-denominación: "Caza Tupamaros" o "Caza Comunistas", reivindicaban "la cacería" como la figura que mejor representaba la forma de perseguir y acorralar a sus víctimas para exterminarlas. Ese carácter para-estatal del fenómeno (entre 1971 y 1972) adelantaba la práctica institucional que luego asumiría, y generalizaría, el propio Estado uruguayo bajo la dictadura (entre 1975 y 1982). 

Tras el golpe, la autoría de la desaparición sistemática de personas y grupos así como de otros crímenes aberrantes fue el Estado, que transformó la guerra interna en "guerra sucia", que no reconoció el estatus de militantes y opositores a quienes llamó "delincuentes comunes", quien borró con la "obediencia debida" los límites éticos y convencionales del enfrentamiento y justificó el trato moral denigrante en la tortura, hasta llegar al exterminio físico de las personas. Por más de una década, la detención fue sustituida por el secuestro, el debido proceso por el juicio sumario, el interrogatorio por la tortura, la investigación judicial por el castigo extrajudicial, la cárcel por el centro clandestino, la sepultura por el sitio de enterramiento, haciendo desaparecer los cuerpos de las víctimas, desfigurándolos al recubrirlos de cal, arrojarlos al mar, enterrarlos como NN.

Entonces, el autoritarismo estatal en los años '70 y principios de los '80 del siglo pasado marcaron una profunda cesura en la relación natural de la sociedad con sus cuerpos, tanto colectivos como individuales: la expulsión de cuerpos de la comunidad nacional (exilio, destierro, proscripciones políticas); la marginación del cuerpo social y político (clausura del Parlamento, ilegalizaciones y suspensiones de partidos y grupos políticos, quita de personerías jurídicas); la desfiguración de los cuerpos (la marca de las torturas, las laceraciones en la piel); el ocultamiento de los cuerpos (sitios clandestinos de enterramientos, el fondo del mar), el olvido de los cuerpos desaparecidos (la impunidad). 

La posmodernidad cultural posterior a la dictadura, con su exaltación a los cuerpos bellos, la eterna juventud y la tersura de la piel, ha tratado de reconciliar socialmente nuestros cuerpos individuales con las marcas de identidad y el éxito de su reconocimiento social tras el logro de aquellos objetivos hedonistas. Pero las ausencias, el escarnio o la desfiguración de los cuerpos retorna permanentemente, y torna contradictoria, la plena realización del ideal de perfección corporal que reclama la época actual.

El abuso sexual contra las mujeres y niño/as es también una apropiación del cuerpo de los otros. Recordamos que la dictadura ejerció una práctica represiva diferencial sobre la condición de la mujer que estaba presa, sobre la maternidad y el pudor del cuerpo femenino violentados por los abusos de la sexualidad masculina, a la vez que trasladó esa violencia institucional a las relaciones paternales y filiales, entre madres e hijos: la maternidad en prisión, la apropiación de bebés recién nacidos, la desaparición de la mamá luego de dar a luz, el cambio forzado de la identidad mediante adopciones ilegales, el tráfico de los cuerpos entre países de personas detenidas, la interrupción de la transmisión generacional de las memorias sobre los crímenes de Estado. 

En síntesis, los métodos represivos de la dictadura fueron dirigidos no sólo contra el "comunismo internacional" sino contra la población, infligidos para calar hondo en la esfera de lo íntimo, lo filial, lo parental. El poder autoritario imprimió su autoridad en los cuerpos sociales e individuales a través del uso excesivo de la fuerza, desde las marcas físicas y psicologías hasta el condicionamiento de normas de conducta por el miedo a la represión. Por eso, algo de la dictadura perdura en sus efectos en el Uruguay posdictadura, en la micropolítica de las relaciones intrafamiliares, interpersonales y vecinales.  

La decadencia del poder absoluto del Estado autoritario y su reencauzamiento legal luego de 1985, no logró evitar que sus violencias monopolizadas y concentradas durante más de una década se difumaran, desterritorializaran y miniaturizaran en una heterogeneidad de microfascismos, castigos cotidianos y sujetos, ya sea del delito anómico o de asociaciones para delinquir que, de alguna manera, "privatizaron" ciertas formas de la violencia "estatalizada" y ciertos usos ejemplarizantes de los castigos institucionales solo que, asesinando mujeres por mano propia o imponiendo venganzas entre grupos delictivos.

La impunidad de la Ley de Caducidad ha sido el nexo de continuidad entre las prácticas criminales del Estado-dictadura y las prácticas aberrantes de la delincuencia común en democracia, entre la brutalidad de las acciones represivas del Estado y los ajustes de cuenta de los delitos mafiosos, entre la disciplina de la orden cumplida y la obediencia por dinero del sicario. La impunidad ha demostrado la eficacia que tiene la falta del cuerpo del delito como evidencia probatoria, el paso indefinido del tiempo desde el momento en que se comete un crimen sin identificar y juzgar a sus autores, para ocultar las pruebas, transformar el entorno de los enterramientos. El delito común tiende a imitar los crímenes de Estado aunque no posea ni los aparatos de inteligencia ni la infraestructura técnica o locativa, ni el discurso protector para prolongar la impunidad. 

Por otra parte, esa presencia intrafamiliar y cotidiana del delito lleva a la sociedad a demandar al Estado que acentúe las formas pastorales, locales, a pequeña escala del policiamiento de las personas y grupos, consolidándose así uno de los mayores logros políticos de las dictaduras en las democracias liberales posdictadura, al decir de Hobbes: que "el miedo y la libertad sean compatibles". 

Quizás, la sensibilización de la opinión pública en el presente por las desapariciones de los cuerpos de las víctimas, el dolor de los familiares que ahora se muestra y expresan abiertamente en los medios de comunicación y el reclamo de justicia e indignación de la sociedad movilizada ante cada víctima local, podría ayudarnos a entender mejor, con retroactividad, la verdadera naturaleza de aquellos crímenes cometidos por el Estado bajo la dictadura, la omisión de informar durante tantos años, la falta de protección y seguridades individuales, la soledad peregrina de los familiares de detenidos-desaparecidos bajo el terrorismo de Estado, denunciando y reclamando verdad, memoria y justicia hasta el presente.

 

 

Álvaro Rico fue decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (Universidad de la República) y coordinador del equipo universitario de investigación histórica sobre detenidos-desaparecidos (2005-2015).

 

 

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net