*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 25. Del bloque y las bloqueras
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
Esteban Valenti Esteban Valenti
Presupuesto, Estado y reactivación
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Cambiará el viento?
Fernando Gil Dìaz Fernando Gil Dìaz
Manini, los allanamientos ¿y después qué?
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Los virus mutan, las sociedades también. Hegemonía y decadencia de principios ordenadores
Jaime Igorra Jaime Igorra
La salud humana, animal y ambiental, es una sola.
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Encendamos el cerebro
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Jauri

Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia

Jorge Jauri

29.01.2020

“Los pobres conservaron la mayor parte de los prejuicios de sus padres, pero sin sus creencias; su ignorancia, pero sin sus virtudes…” *

Esta cita lejos de ser elegida con ánimo peyorativo, debe provocar compasión. Y de inmediato, debería expresar correctamente el estado de ánimo de un liberal ante la reiteración del recreado uso de las peores prácticas de la política ya sea para colocar con mucha facilidad ejes falsos al tope de la agenda pública como para soslayar el enorme esfuerzo que deben hacer sobre todo los intelectuales ricos en información para hacerle un lugar a la esperanza en momentos como el actual. Soy optimista pero me comienza a abrumar el agravio cómo método y la displicencia confortable de otros.

En esa línea de reflexiones se empeñaba Tocqueville doscientos años atrás analizando la democracia desde la psicología social. El probablemente mayor observador de la transición del absolutismo monárquico a la democracia sabía bien que la legitimidad y utilidad de la democracia requería algo más que la celebración de su utilidad por defecto. En el centro de sus debilidades estaba y estará siempre el sesgo de interpretación que tienen los representantes políticos de su propia intimidad psicológica y la lejanía con los efectos de los deseos y creencias de sus representados. Desde allí a ahora, la psicología propiamente dicha nos ha ayudado poco.

¡Cuanto necesitamos los uruguayos de este tipo de aportes y provocaciones impuestos desde reflexiones que coloquen en su justo lugar la discusión ordinaria sobre la política! O sea en ese sitio subordinado y limitado.

Y, sobre todo, cuanto necesitamos volver a las fuentes del pensamiento quienes seguimos empeñados en intentar aportar algo en estos lares a la dignificación de la política. En particular quienes desearíamos que esa nueva política y las vías para aproximarnos lo más posible al bienestar social se fundaran cada vez más y con mayor urgencia en la intransigencia republicana. ¿Cómo es posible que se continué esa tortuosa búsqueda de ideologías y teorías por no hablar de programas de "nueva política" sin, al menos, intentar esos abordajes previos? Y la urgencia deviene de un diagnóstico muy esperanzado de la oportunidad casi inédita en su historia. Diagnóstico que -vale subrayarlo- surge mucho más de su calidad institucional y el capital humano acuñado, que de la proyección de los términos de intercambio y demás variables usuales en el comentario diario.

Los miedos y las oportunidades hoy por hoy

Hay una comprensible necesidad de celebrar la calidad de la transición que se está operando; un especial cuidado de impedir que las brechas se ahonden. Ese cuidado se evidencia en la agenda y los discursos de actualidad. Empero, entre torpezas de unos y miedos naturales provocados por los otros, ese cuidado pierde una batalla día a día. Personalmente creo que ese cuidado será vano si prosperan los balances del pasado reciente y, particularmente, será vano si quienes asumieron la responsabilidad de gobernar este país no logran ubicar en el centro de atención una gran esperanza nacional. Lo peor de la actual coyuntura es esa ausencia de un derrame de optimismo fundado. O en otras palabras: lo peor es el desprecio de esos deseos íntimos de una enorme cantidad de gente capaz de multiplicar un derrame de esperanzas. Complementariamente lo peor es también el abandono, la resignación o la victoria de los miedos infundados. Siento que en el fondo, la política se vuelve a ubicar a la defensiva. Así que al menos, intento escribir.

La transición aparece modosa pero descuidada. No está apareciendo ni en la gestión de los cambios de mando ni en la discusión pública la urgencia de algo más que el logro de una necesaria estabilidad económica y muy pero muy poco, de esa convocatoria a la comprensión que se puede, pero en espiral más elevado. Esencialmente lo que no está apareciendo es la oportunidad histórica que se le abre al país para prepararse para vivir lo que bien pudiera ser una década de oro. La ley de Urgencia, el presupuesto quinquenal y alguna reforma, como la previsional, se esbozan en fundamentaciones de unos y otros reculando; en el mejor de los casos con esta actitud y sin vincular esas políticas a la perspectiva, lo mejor que se pudiera lograr sería la resignada aceptación popular de su necesidad. Nunca, si así siguen las cosas, la ciudadanía logrará vincular la necesidad con la esperanza. En suma nada distinto de lo que enseñaba Tocqueville es la enorme fuerza del deseo de igualdad si se la enfrenta a la libertad. Insensato, falaz, aburrido y peligroso.

La oportunidad histórica tiene sus promesas y, obviamente, sus riesgos. No se trata del valor proyectado de los términos de intercambios ni del costo de financiamiento del desarrollo. La oportunidad es la concentración sapiente de muy pocas políticas públicas; aquellas que se concentren en utilizar plenamente las fortalezas institucionales del país para atraer la radicación de la Inversión Externa Directa de calidad, pero sobre todo un tipo de capital humano que el Uruguay carece. Millones de inversores, migrantes o emprendedores de mucha valía están observando detrás de sus consejeros de inversión o de su mera percepción individual esa oportunidad que tiene este país. Hoy por hoy esa visión de oportunidad está siendo estudiada desde la demanda del capital externo y del propio ahorro nacional colocado en el exterior, a la vista en las instituciones financieras, en los cofres bancarios o caseros. Por un tiempo al menos, el mundo será hostil para los administradores y operadores del capital de millones de ahorristas e inversionistas de riesgo medido. Uruguay es una de las escasas excepciones.

El gobierno entrante debe saber que tiene muy poco tiempo para ejecutar políticas públicas que van bastante más allá de los ajustes de las cuentas públicas. Y debe saber que tiene aún menos tiempo para explicar esos ajustes enfrentando la andanada de críticas en el marco de intentos de desestabilización porque así funcionará la cosa.

Cuidado con esa Ley de Urgencia

Cuidado no por los contenidos ni por la urgencia. Cuidado porque esa primera Ley debe ser analizada en sus consecuencias previas a las que pudieran resultar de los efectos positivos o negativos de las normas y reglamentaciones que propone. El problema de la Ley de Urgencia es anterior a ella misma. Veremos en los próximos días pero por ahora la difusión del borrador de discusión articulado minuciosamente ha sido difundida sin un Mensaje en el cual se fundamente el Proyecto de Ley desde una perspectiva de largo plazo, vinculada con valores más que con los artículos en sí que propone. Sin ese tipo de Mensaje y una expresión consecuente del presidente electo, esa Ley correrá una suerte peor de la que aquella que tuvo la "Concertación" Programática del 85. Será agraviada y desmerecida por las corporaciones afectadas mínimamente por sus disposiciones. No habrá pasión ni apelación a las creencias y deseos de los ciudadanos más capaces de comprender su utilidad en el largo plazo y sólo se la analizará desde las dificultades de una inversión de corto plazo. La advertencia de Tocqueville sobre la incapacidad de las grandes mayorías de resignar ganancias de corto plazo frente a la utilidad de reivindicar valores será manejada con mucha facilidad por esas corporaciones y una "izquierda" que imposibilitada de crear sus propias pertenencias, utopías y esperanzas actuará necesariamente por oposición.

Esa carencia que ya demuestra ese Proyecto sin alma y apelación a la esperanza es la mayor preocupación asociada a lo escrito más arriba. ¿No alcanzó la experiencia del macrismo o lo que ha sucedido en Chile para que nuestros representantes honestos entiendan que el éxito de los ajustes o la inversión de largo plazo son dependientes esencialmente de la capacidad de explicarlas por la positiva, ligadas a la creación de una gran esperanza popular?

Madre mía! Expliquen, seduzcan, alienten lo mejor de la gente, anticípense al desagrado y el miedo natural. Los orientales honestos los vamos a ayudar en esa perspectiva o los condenaremos si desestiman esa obligación previa. Lo haremos porque más allá de la necesidad y calidad de los ajustes, un fracaso arrastraría otra vez, ahora en este país, el ya escaso potencial de la esperanza popular que nos queda.

 

*Toqueville citado por Jon Elster en Piscología Política Ed. Gedisa 1994.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net