*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Entre autocríticas y embarradas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Desde este lugar en el mundo. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Jaime Secco Jaime Secco
Chile, ¿ahora qué?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Al avión! Al av…
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
La señora Jeanine Áñez
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Cómo derrotar la estafa mundial
William Marino William Marino
Los problemas del Frente Amplio
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Emir Sader Emir Sader
El Segundo Ciclo Antineoliberal en América Latina
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 37. A la vuelta del corredor de la puta vida, al encuentro de la puta muerte
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Aldo Mazzucchelli

CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1

Aldo Mazzucchelli

02.04.2020

CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1

 

Hasta aquí me he dedicado básicamente a traducir artículos académicos o de fuentes calificadas sobre el COVID-19, pensando que con ello contribuía a profundizar la calidad de la información sobre el tema. 

Creo que llega el momento de hacer una suerte de balance de en qué situación estamos. Me voy a referir a un campo cercano a mis calificaciones, como el de la información/periodismo. En mi balance no abro opinión médica, para la que no estoy calificado, sino que cito y reúno la mejor información que he sido capaz de encontrar e interpretar, a efectos de poder abrir juicio sobre la cobertura mediática que estamos observando.

LA COBERTURA MASIVA

Hoy es 1 de abril. Independientemente de la apreciación que se tenga sobre las medidas tomadas respecto de la alegada epidemia de coronavirus, lo que sugiero en esta observación es que la estructura de la información que se está brindando masivamente no pasaría una prueba seria en cualquier escuela de periodismo.

Examinemos lo que se informa, y lo que no se informa, simplemente. 

Para armar un producto informativo, lo primero es comprender el problema sobre el que uno pretende informar. Entender cuáles son los conceptos clave que definen el problema, y seguir el desarrollo del problema para entender cuáles conceptos nuevos aparecen, o qué nuevas visiones rompen con los conceptos vigentes, e ir informando de todo eso a medida que ocurre. También es preciso educar al público en esos nuevos conceptos, formarlo para que se los apropie, los entienda, y los pueda interpretar correctamente. De ese modo se permite al público entender la estructura del problema, mantenerse actualizado, y hacer juicios informados sobre el asunto de que se trate.

Esa forma ideal de proceder está siendo violada todos los días, desde el primer día, con el coronavirus. 

Afirmo que la estructura de información que estamos viendo respecto del coronavirus es la negación de la estructura del problema, y en cambio el oscurecimiento del mismo en base a la aceptación acrítica de conceptos no probados.

¿Cuál es, pues, la estructura del problema del coronavirus, según nos la presenta la prensa masiva de todas partes?

* hay un virus mortífero, el Covid-19, o SARS Cov-2, que está atacando a la población mundial

* una cantidad extraordinaria de gente está muriendo por ese virus

* Todos los días aumenta el número de casos reportados, y el número de muertes, y esto es extremadamente alarmante

* si no se toman medidas extremas cuanto antes, muchísima gente, decenas de millones de personas, morirán en toda la tierra

* sea cual sea la letalidad del virus, y pese a que enferma gravemente, aparentemente, solo a una pequeña parte de la población debil y anciana, esas medidas deben tomarse para controlar a lo largo del tiempo la demanda de camas en Centros de Tratamiento Intensivo, de modo de no hacer colapsar los sistemas de salud

Creo que no exagero ni falto a la verdad si digo que esa es la narrativa principal. Puntos secundarios de la narrativa son: 

Los sistemas de salud de Italia y España ya han colapsado, algo que se debe exclusivamente al coronavirus, y nunca ocurrió antes; Nueva York va camino de lo mismo. Otros lugares de la tierra seguirán luego, a medida que la situación italiana se instale en todas partes.

El creciente número de infectados en todo el mundo demuestra la magnitud de la amenaza, y justifica las medidas.

Si bien la mayoría de las muertes son personas muy débiles por distintas causas, también muere gente joven y sana por coronavirus..

Etc.

LOS CONCEPTOS CLAVES ELUDIDOS POR LA COBERTURA MASIVA

Ahora bien, esa estructura de la información no presenta el problema tal como es, porque omite comunicar a la población los conceptos fundamentales del mismo. 

¿Cuáles son esos conceptos?

1) TASA DE LETALIDAD POR INFECTADO (me refiero al concepto de Infection Fatality Rate, que no debe ser confundido con otros cercanos como Case Fatality Rate o Mortality Rate; el significado de todos estos concepto puede consultarse en wikipedia o lugares semejantes) de un virus, en particular de Covid-19

2) TASA DE REPRODUCCIÓN o Ro de un virus, en particular de Covid-19

3) Formas DISTINTAS en las cuales los distintos países realmente han reaccionado ante este nuevo virus, y QUÉ RESULTADOS DISTINTOS han obtenido

4) CÓMO SE REGISTRAN LAS MUERTES que se atribuyen oficialmente al coronavirus (es decir, qué significa "1 muerto más de coronavirus".

5) QUÉ SIGNIFICA ESE NÚMERO, CÓMO SE CONTEXTUALIZA ese número de muertes atribuidas al coronavirus, en relación a las muertes que normalmente ocurren por enfermedades respiratorias y similares.

6) HASTA AHORA, ITALIA ES UNA EXCEPCIÓN MUNDIAL, NO LA REGLA; por tanto, hay que discutir qué otros factores pueden estar incidiendo en el fenómeno italiano

Ninguno de estos seis puntos, que son algunos de los principales que habría que tener en cuenta para hacer un análisis serio del problema, existen centralmente en la preocupación o cobertura de la prensa masiva hasta el momento. 

Sí que existen en las visiones críticas de expertos independientes, de alto prestigio, que han alzado su voz en varios países. Pero esos expertos no aparecen en la televisión.

La televisión, y las grandes cadenas internacionales, más los grandes diarios, están entregados sobre todo a reproducir un discurso único global, sin exhibir gran capacidad crítica respecto del mismo.

En algunos medios de la prensa escrita (he revisado especialmente la publicada en inglés, la española, y algo mínimo de la alemana), y en muchos portales de internet, sí hay espacio para la crítica. Pero es a menudo un espacio menor, y los grandes medios están alineados en la narrativa central descrita al principio.

Aclaremos, a partir de la información que está disponible en trabajos científicos y en entrevistas y piezas de opinión de expertos mundiales (se puede encontrar con cierta facilidad todas las referencias a ellas en mis múltiples posteos durante las últimas dos semanas), por qué los conceptos anteriores son clave para entender la situación.

(1) Tasa de letalidad por infectado: es la cantidad de personas que muere a causa de una enfermedad determinada, en relación a la cantidad total de infectados, es decir, la gente que contrae efectivamente el virus (no la gente a quien se le hace la prueba y se diagnostica oficialmente como infectado, pues por cada uno de ellos hay muchos más que nunca llegan a hacerse el test, son asintomáticos, etc.). 

Esta cifra es fundamental para medir la importancia de la aparición de un nuevo virus. Si no se tienen cifras más o menos certeras sobre esto, es científicamente imposible fundamentar la toma de medidas extremas como las que se están tomando, puesto que no se sabe si se está ante una enfermedad extraordinaria, o muy grave, o ante una simple variante, más o menos intensa, de las infecciones pulmonares con las que convivimos habitualmente.

Esta información aun no se tiene para el Covid-19. Para tenerla, habría que realizar muestras probabilísticas de la población, representativas del total, y someter a esas muestras a tests que revelasen si están infectados, o si ya lo estuvieron y se curaron. La estrategia seguida hasta ahora por la gran mayoría de países, sin embargo, no es ir prioritariamente en la dirección de evaluar la letalidad científicamente, sino presumir lo peor a partir de modelos (sobre todo el del Imperial College, de Londres) corridos a partir de estimaciones tempranas de la OMS -que por lo demás ya han sido rebatidas, o ajustadas a la baja.

Además, la cantidad efectiva de muertes que acarree un virus está relacionada a la cantidad de casos. Eso nos lleva al segundo concepto:

(2) Número básico de reproducción, o ritmo reproductivo básico, o R0 (R sub cero) de un virus. Es el número promedio de casos nuevos que genera un caso dado a lo largo de un período infeccioso. En palabras llanas, indica qué tan contagioso es efectivamente un virus. Si R0 es menor a 1, cada infectado no es capaz de pasar la enfermedad ni siquiera a otra persona en promedio, y eventualmente el número de casos desciende. Al contrario, si el número R0 es igual o mayor a 1, entonces por cada infectado habrá al menos uno más, o más, y la epidemia se propagará. Este dato tampoco se conoce para el coronavirus. 

También la realización de estudios probabilísticos serios en las poblaciones permitiría acercarse a él. Pero no parece prioridad hacerlos. (Hoy, 1 de abril, el Dr. Fauci, responsable principal de la estrategia de salud en Estados Unidos, contestando a una pregunta en conferencia de prensa, confirmó exactamente esto: que sí, que les gustaría tener esa cifra, pero que ahora tienen cosas más importantes que hacer y que no es prioridad. Que por ahora van a dedicarse a testear al personal de salud y a los sospechosos, etc.).

De la comprensión cabal de 1 y 2, como mínimo, se deduce ya una cosa fundamental respecto de la actual pandemia de coronavirus. Esta observación está siendo puesta de manifiesto desde el principio por parte de expertos independientes en distintos lugares del mundo. En breve, esta observación es:

**************************************************************

debido a que en la mayor parte del mundo se están aplicando tests solamente de modo sesgado (a personas ya sintomáticas, o sospechosas de haber contraido el virus), y que son un número ínfimo de casos en relación a la población, y debido al porcentaje de casos asintomáticos que se ha verificado existen (en Alemania, por ejemplo, un 50% de los testados positivos son asintomáticos), se sabe que HAY MUCHOS MÁS INFECTADOS QUE LOS NÚMEROS OFICIALES REPORTADOS. Por tanto, la letalidad/gravedad por infectado del coronavirus ES MUCHO MENOR a la que se suponía al principio -y en base a la cual se ha movilizado toda la tierra.

**************************************************************

En efecto, y aunque la narrativa central normalmente no menciona nada de esto, no hay duda entre la comunidad científica acerca de que hay muchos más casos de infección en la tierra que los actualmente detectados. 

Cuánto más baja es la letalidad por infectado, no se sabe. Pero todo va indicando que es muchos órdenes de magnitud más baja. 

¿Por qué es importante esto? 

Porque cuando se elaboraron las proyecciones que llevaron a muchos países a cerrarse y detener su vida y su economía, esas medidas se tomaron pensando que, si no se tomaban, iba a morir un porcentaje muy significativo de la población, debido a la letalidad del virus y su supuesta velocidad de reproducción, mezclada con las supuestas consecuencias de saturación de los sistemas de salud. El modelo de Imperial College, por ejemplo, estimaba originalmente una letalidad de 0.9% para Gran Bretaña, y estimaba que un 4.4% de los infectados deberían ser hospitalizados, y 30% de éstos requerirían CTI.

La saturación de los sistemas de salud no se produce salvo que el virus genere una proporción muy alta de casos graves, y mortales, entre quienes lo contraen. Es por esto que la letalidad por infectado está en la base de todas las proyecciones alarmistas que informaron la respuesta de los gobiernos.

(3) Si bien la prensa menciona a veces el caso de Corea del Sur como ejemplar, ese caso no se analiza. Lo que se dice, vagamente, es que Corea del Sur "testeó masivamente", lo cual es bastante cierto, dentro de números relativos. Pero no se dice en general que Corea del Sur nunca cerró su economía, ni clausuró los centros educativos por tiempo indeterminado como se ha hecho en Occidente. Sin embargo, Corea del Sur frenó y eliminó la epidemia. Japón es un caso parecido, donde tampoco se tomaron el tipo de medidas que se tomó en Occidente. Esto no es informado cabalmente. Al contrario, se sugiere que los países occidentales "no podrían" implementar políticas como las de esos países. Nadie dice bien por qué. 

Ejemplo en contrario, Italia, que implantó una cuarentena obligatoria a partir del 10 de marzo, ha tenido los peores resultados de la tierra. España, también en cuarentena, lo sigue en el nivel de peores resultados oficiales. El argumento que se ha creado aquí es que estos países implantaron sus medidas "demasiado tarde". Pero nadie sabe cuándo es tarde o temprano, en la medida en que no se conoce el nivel de infección en la población, puesto que no se lo estudia específicamente. ¿Cuántos infectados había en Italia el 20 de febrero, el 1 de marzo, el 10...? ?Y en Estados Unidos, en Francia, en Alemania...? Por ejemplo, durante el mes de diciembre de 2019, cuando el virus se supone estaba circulando libremente en Wuhan, viajaron UNAS DIEZ MIL PERSONAS de Wuhan a Estados Unidos.

Es probable que cuando Italia y España implantaron sus medidas, ya un porcentaje muy significativo de la población estuviese infectado, y lo mismo es verdad para los demás países, de los que tampoco se conoce Ro. Por lo tanto, se están haciendo inferencias sin conocer el número de infectados en cada caso. Tampoco se sabe cuánto puede haber avanzado la inmunidad general en cada lugar, porque no se implementan testeos para saberlo, que son posibles.

(4) Este es un punto gravísimo, probablemente el más importante de todos. La OMS emitió una directiva para que el Covid-19 se convierta en una enfermedad que debe ser reportada, esto es, que cada paciente que recibe un test y da positivo, debe informarse oficialmente. Esto hace que, al reportar los casos de muerte hoy en el mundo, si el paciente ha sido positivo a un test de coronavirus, o incluso si los médicos estiman que el paciente parece tener coronavirus, aunque no lo sepa en base a un test clínico, el coronavirus aparecerá ligado a la muerte de ese paciente. 

Esto puede hacer que muchos casos de enfermos teminales, o muy ancianos, o debilitados fuertemente por cualquier causa, que además contrajeron coronavirus, y murieron, sean contados como muertos POR coronavirus. 

Dije mal, no "puede" hacer: sabemos que es la norma. 

En efecto, el Dr. Walter Ricciardi, asesor científico del Ministerio de Salud de Italia, ha declarado que, del total oficial de muertos "por" coronavirus que reportó oficialmente Italia, solo un 12% había muerto "de" coronavirus (exceso de mortalidad por coronavirus), mientras que el restante 88% tenía al menos una, y normalmente dos o tres enfermedades que fueron las causas principales de muerte. 

En Alemania, el Robert Koch Instituts confirmó también que, en ese país, se reportan como muertos por coronavirus todos los muertos que portaban el virus, sin más.

En Estados Unidos, las directivas del CDC son claras en favorecer que se reporte como muerte "por" coronavirus, incluso cuando no existe test que lo confirme, bastando la presunción médica de que la enfermedad ha estado presente, aunque sea entre otras condiciones más graves incluso. 

Estos tres casos son ejemplares, probablemente, de lo que está pasando en muchos lugares del mundo, y está arrojando las cifras oficiales de muertos "por" coronavirus que, en el mejor de los casos, son solamente muertos "con" coronavirus. Esas cifras son el pilar del discurso alarmista descontextualizado elegido por los grandes medios. 

La diferencia entre morir "de" o meramente "con" coronavirus es sustancial, y no aparece discutida en la gran prensa, ni en el discurso oficial.

(5) Contexto. El contexto está completamente ausente de la estructura informativa dada a la epidemia por la  mayoría de la prensa masiva en todas partes.  

No se reporta comparativamente cuánto pesaría determinada cantidad de muertes dentro de lo que es normal estacionalmente por enfermedades infecciosas del aparato respiratorio. No se hacen series históricas. No se entiende si 4.000 muertos en los Estados Unidos desde febrero a abril son una cifra importante, o no, y en qué sentido. No se informa que en la temporada 16/17 murieron en Italia 24.800 personas de gripe estacional. No se advierte que parte de los sistemas de salud de España e Italia colapsan casi todos los años durante el invierno. Una cifra es grande o chica, depende comparada a qué. Se prefiere periodismo sensacionalista, anecdótico, dramatizador y sin contexto o perspectiva alguna.

(6) El fenómeno italiano tiene una serie de factores coadyuvantes que han sido mencionados repetidamente: 

* un sistema de salud con un número bajo de camas de CTI por habitante (1/3 del de Estados Unidos, por ejemplo), que por lo demás ha colapsado ya antes, sin la presencia de coronavirus* .

* el peor aire de Europa, con una incidencia enorme de enfermedades pulmonares, especialmente entre la población más vieja. 

* la medida tomada al principio de ingresar rápidamente a mucha gente que en otros contextos no se habrían ingresado (enfermos no graves), lo que propició el contagio hospitalario, tanto de personal de la salud como de otros pacientes, ya internados por otras causas y ya debilitados. 

* el modo de conteo adoptado, donde todas las muertes de enfermos con un test positivo son atribuidos al coronavirus. 

* un estilo de vida en donde muchos más ancianos viven con familiares más jóvenes en la misma casa de lo que es la norma en otros países. 

Aun así, salvo en lugares puntuales, las cifras de muerte de este invierno aun corresponden a los de una temporada de gripe fuerte. En la temporada 2016-17 murieron en Italia 24.800 personas de gripe (esta cifra es menor a la realidad, puesto que la gripe no se reportó nunca con tanta dedicación como este coronavirus). 

EN RESUMEN

Si la prensa sigue sin informar los contextos y los conceptos antes expresados, como mínimo, en lugar de estar informando, está desinformando. 

En lugar de estar contribuyendo a la verdad y a las mejores soluciones, está dedicándose, incluso de modo bienintencionado, a crear y divulgar un tipo de "esquema único" que inhibe, no ya la disidencia, sino el pensamiento mismo. 

El Uruguay, si se pretende aun una nación soberana, podría intentar conocer (como lo está intentando con admirable esfuerzo, por ejemplo, Islandia, otra nación muy pequeña) cuáles son las cifras reales de su epidemia, y tomar medidas respecto de su economía que sean proporcionadas a ello. 

Lo contrario es destruir vidas y economías para seguir un modo de respuesta en manada impulsado por algunas naciones centrales, que no está apoyado en información científica suficiente, y que al revés, contradice la opinión de una gran cantidad de científicos prestigiosos e independientes. 

En las próximas semanas continuará la retahíla de números de muerte, números de "infectados" que son en realidad números de testeados. Se seguirá creyendo que un aumento en ese número de "infectados" es una mala noticia, cuando en realidad es una señal de que hay países que son capaces de hacer muchos tests.

Mientras tanto, la destrucción de la economía y el sufrimiento seguro, actual y futuro, de los más débiles, se agudiza con cada hora que se prolongan las medidas extremas que, por una evidente razón de emulación política -y para no permitir que las oposiciones hagan su cosecha de esta situación acusando a los gobiernos de negligencia-, se han tomado en todas partes.

 

Aldo Mazzucchelli



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net