*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Breve historia del tapabocas
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 36. Guerreras en la calle
Mónica Díaz Mónica Díaz
La foto de hoy
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Dr. Guillermo Chiribao

El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas

Dr. Guillermo Chiribao

03.04.2020

¿Quiénes deberán ser los protagonistas principales y quiénes los de reparto? ¿Quién protege a los que nos intentan proteger?

 

Seguramente a todos nos está costando mucho pensar de forma serena y clara en estos días.

Las cuarentenas por orden médica o las voluntarias han desatado cuestiones bastante embromadas. 

Tanto en los medios tradicionales de comunicación como en las redes sociales, con la misma velocidad de propagación de la pandemia, se ha desatado un clima de violencia preocupante.

A uno que por vocación y profesión los conflictos no le son ajenos, no debería llamarle la atención la existencia de los mismos. 

No todo el mundo comprende el sentido profundo del concepto conflicto a pesar de que seguramente todos, en mayor o menor medida, los padecen a diario.

Es normal que la gente diga, "no me gustan los problemas" y si noto algo complicado "me aparto porque no quiero meterme en líos", aunque, claro está, la vida siempre es conflicto y lucha para la mayoría de los mortales en forma independiente a su edad o condición social.

Por tanto nada de lo que pasa podría asustarnos, llegado el caso.

Pero, ocurre que estos conflictos que vemos a diario en los medios y redes, parecería que responden a otras cuestiones ya mas complicadas.

Seguramente un psiquiatra, o quizá un analista psicológico, pueda explicarnos con claridad el asunto. Pero da la impresión de que este tema de la pandemia nos agarró desarmados y nos aterrorizó.

En Tacuarembó siempre bromeaban que, si por ahí, se terminaba el mundo (hecho anunciado muchas veces incluso con fechas ciertas), la gente se iría para "Paso del Borracho", lo que hoy es Villa Ansina. 

Una buena forma de disparar de la realidad y mantenerse a salvo.

Pero ocurre que hoy internet nos acorrala y nos encuentra incluso en Paso del Borracho en forma rápida, al igual que el Covid-19.

Lo que pasó en China a fines de diciembre llegó puntualmente acá junto con una Señora de nombre Carmela y con varios más. 

Entonces, a todos nos dió un miedo casi que paralizador, porque ninguno conocía a doña Carmela, pero muchos seguramente conocíamos a algún bailarín del casamiento, al mozo, o a los empleados, o amigos de ellos, etc. 

Y nos perseguimos. Nos volvimos paranoicos con o sin razones o fundamentos valederos.

Muchos, al ver como más o menos venía la mano, nos quedamos quietitos como gurí "ensuciado". 

Pero otros, ¡ahhhhhh! otros salieron a demostrar su valentía y atemorizada guapeza. Al grito de ¡"esa gripecita" a mi no me jode!, porque estudié con Rocky, Tarzán y la Mujer Maravilla y ademas soy uruguayo de Obdulio, salieron a desafiar al vecino, e incluso a reírse, del o de la que, legítimamente, tenía miedo.

Se leyeron hasta convocatorias a mateadas en plazas y de hecho se vieron mateando o chupando cerveza del pico en parques y plazas de todo el país. 

Algunos comenzaron a desarrollar las clásicas teorías conspiranoicas y con paternal "sabiduría", nos invitaban a resistir al gran poder económico mundial y a los poderosos.

Entonces, decretada que fue la Emergencia sanitaria, que mejor que desafiar a la autoridad. Y llegado a ese punto la cosa se ha complicado, y bastante, a mi modesto entender.

Se identificó autoridad sanitaria con Gobierno de un partido o coalición. Pero peor aún, se identificó autoridad sanitaria con ideologías políticas e incluso filosóficas. 

Y bien, la cuestión explotó de la peor manera.

Un Senador cuyo desafuero fue pedido incluso antes de que asumiera como tal, larga el primer misil, "NO A LOS AUMENTOS DE TARIFAS".

Y a partir de ahí, salen un Ministro a "pegarle" al anterior Presidente de la República, otro Ministro a pegarle a un sub secretario por declaraciones de hace 2 meses, un sindicalista a tildar de hijo de puta al Presidente, un ex intendente que no puede salir de su casa por la cuarentena, pidiéndole al sindicalista que venga a domicilio a pelear, otros políticos de segunda o tercera línea, dándole duro a la Ministra de Economía o al del MSP o al que sea del gobierno ("oligarca p..") y un sinfín de síntomas que indican, claramente, que además del Covid-19 apareció un letal virus pisco-político letal.

Pero hay más: ¿quienes son los internautas para quedar afuera de la historia?. Claro, hay que ser protagonistas, demostrar el compromiso con la sociedad en tan duro momento y salir a apoyar a tales figuras. 

Rápidamente el virus pisco-político se apoderó del 100% del cuerpo de las redes sociales. Y se anda utilizando munición letal. Hay que matar a todo el que se mueva, que parezca que es "del otro bando" pero aunque no lo parezca igual, porque no se define del nuestro.

Terrible realidad que genera violencia.

Peor esa violencia sumada a la que ya veníamos soportando, en estos momentos, es peor que el Covid-19.

¿Por qué? Y bueno, porque seguramente se va a volcar en pocos días en quienes serán los principales soldados en la lucha por nuestra sobrevivencia y la de nuestros seres mas vulnerables y queridos: EL PERSONAL DE LA SALUD.

Todos seguramente hemos tenido problemas más o menos graves con los prestadores de servicios de salud, desde una demora insignificante de la emergencia para un caso insignificante, a una operación en que existió mala praxis, y provocó un daño grave, e incluso una muerte, pasando por las demoras en atenciones de especialistas e incluso malos tratos intra hospitalarios, etc., etc.

O sea, seguramente todos nos calentamos bastante con la gente de la salud.

Pero ocurre que ante una situación como esta si o sí, debemos dejar de lado todo eso y decirles: gente a la cancha, Uds son los protagonistas ineludibles del momento.

¿Y qué debemos hacer? Darles la mayor confianza a la autoridad sanitaria y acatar sus directrices fundamentales.

Pero mas aún, debemos apoyar a los médicos, personal de enfermería, auxiliares, acompañantes, choferes, etc, que ya están saliendo a jugársela todos los días y enfrentar ese desgraciado "bicho".

Entonces, es momento de preguntarnos, serenamente, cómo se hace para brindarles ese apoyo, y qué requieren ellos, además de la confianza y el respaldo.

Sinceramente creo que ahí estamos en el problema más grave de todos.

Por charlas con amigos médicos que hoy están o estuvieron ya, en cuarentena preventiva por padecer síntomas, y otros, que están comandando operativos departamentales o en las emergencias médicas, parecería que hay carencias importantes. 

Y preocupantes.

No ha llegado aún el frío, no hay saturación de emergencias, hay camas y camas de cti apropiadas disponibles. Pero todo indica que la cosa se agravará cuando la temperatura baje aproximadamente 10 grados.

Todos son conscientes de que ahí empieza el partido clásico. El Peñarol-Nacional de la medicina nacional del último siglo.

Y ellos saben que no solo deben mostrar conocimientos científicos, sino que la cuestión psicológica y el temple serán fundamentales. El cansancio, el stress, la depresión, la angustia y la desesperación parece que van a ser sus terribles compañeros de tareas. Ojalá que no, pero no podemos desconocer las experiencias mundiales. 

Es más, redes sociales mediante, muchos de nuestros profesionales están en contactos con colegas de Europa, por ejemplo. Y muchos de ellos han oído los llantos de impotencia de sus colegas. Y saben que por acá, con menos medios, la cosa será jodida. 

Muy jodida.

Entonces uno, en forma inocente, les pregunta: "ché ¿tu patrón te está ofreciendo a ti y a tus compañeros algún tipo de contención psicolaboral, algún respaldo serio comprometido con el que se pueda contar? ¿se han dado charlas sobre el tema del trabajo a máxima presión psicológica? 

La mayoría de las respuestas, salvo el de una profesional de Montevideo de una mutualista, ha sido: NO, NADA.

Pero peor aún, todos sabemos que el grado de violencia de la sociedad ha llevado a que muchas unidades de emergencia en los últimos tiempos no hay logrado entrar en forma pacífica a algunos barrios o que algunos familiares angustiados, desesperados e impotentes de personas que han fallecido en actos violentos han atacado personal médico en hospitales y destrozado instrumentales costosos, etc., etc.

Entonces si nos ponemos a pensar que ya de varios inviernos a esta parte muchas ambulancias han quedado horas en la vuelta de los centros con pacientes dentro por la saturación de las emergencias hospitalarias, seguramente deberíamos tener en cuenta que en una situación como la que se anuncia la cosa será mucho mas embromada.

No es nada descabellado pensar que aquél grado de violencia iniciado por irresponsables políticos, y actores sociales y públicos, y rápidamente irradiado a las redes, se volverá directamente en contra de ese personal de la salud que tendrá la embromadísima tarea de cuidarnos. 

Y ahí la otra pregunta al amigo médico: "che ¿a Ustedes les han proporcionado un respaldo jurídico legal para enfrentar el tema? ¿a Uds se les ha proporcionado abogados de respaldo? ¿Han coordinado acciones con la Polícía, Fiscalía y Jueces, ante la eventualidad de tener que tomar acciones judiciales? ¿Conocen el marco legal del estado de emergencia sanitaria, los derechos y obligaciones legales de los usuarios, pacientes y prestadores de servicios de salud? 

Idéntica respuesta que la anterior: NO, NADA.

Al menos en mi caso el miedo se ha multiplicado. Porque en voz baja me dicen: ESTAMOS REGALADOS.

Y si ellos están regalados, los que deben cuidarnos y protegernos, ¿nosotros qué? 

Y no entremos en el asunto de material médico específico tales como las mascarillas N94 o 95 o cosa por el estilo, porque no es un tema sencillo, pero parecería que de eso también poco y nada hay por ahí, según dicen.

Y no bien amaga bajar la temperatura, han muerto 4, hasta ahora. 

¿Hay tiempo para que los soldados de la salud puedan arroparse y tener la seguridad de que la sociedad, de verdad, los va a cuidar de la mejor manera? Y si, claro que hay. 

Pero para eso, lo fundamental es que los principales actores políticos se dejen de "joder" y se dediquen a lo importante.

Y lo importante es que deben darse cuenta de que no les pasará nada grave si dejan de sentirse protagonistas y transfieren ese protagonismo a los que si deben tenerlo, EL PERSONAL TODO DE LA SALUD.

Y si no lo hacen, lamentablemente, si les pasará algo muy grave.

Peor aún, nos pasará a todos algo muy grave.

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net