*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Breve historia del tapabocas
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 36. Guerreras en la calle
Mónica Díaz Mónica Díaz
La foto de hoy
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89

CUARTA ENTREGA

Cuentos & versos en cuarentena

17.05.2020

MONTEVIDEO (Uypress) - Les presentamos los trabajos de Alfredo Fernández Vicente y Walter Banchero. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.  

 

Los cuentos de este domingo son:

Invierno del 66: Yo ya no lloro, de Alfredo Fernández Vicente

Compañera de viaje, de Walter Banchero

Invierno del 66: Yo ya no lloro

Alfredo Fernández Vicente

La niebla de Montevideo es más inquietante que la londinense. Es húmeda, es agua escondida en el aire, acerca el horizonte tanto que parece entrar en nuestros ojos y mojarnos el alma.

Ahí, detrás de las rocas y del juncal se abre un abismo espantoso, sin color, sin término.

El persistente viento del este fuerza la nube informe y gris contra la piel, penetra todo el cuerpo bandeando ropas como redes tristes y caemos en un abismo de frío intenso, más horadante de huesos que la nieve, que el hielo más afilado.

Aterido por el invierno del sesenta y seis miré en mi billetera y entré al bar universitario, frente a la Facultad de Derecho y a la Biblioteca Nacional. Saludé al mozo y esta vez no iba a pedirle un cortado, quería desafiar al invierno montevideano  con un cognac en copa humeante

Crucé para la explanada universitaria con mi cuaderno de apuntes bajo el brazo y con cada paso me sentía rebotar en el pavimento, caminaba sobre resortes.

Pero al llegar a la escalinata de acceso al viejo portal, con sus escalones de granito rosado, me sentí alcanzado por la ola de resaca. Ya no eran resortes sino grilletes de hierro que arrastraba, mientras se cerraba la niebla en mi entorno bajo el peso opresivo de mis párpados..

Allí fue que decidí desandar la escalinata de acceso y caminar contra el viento que me empujaba y me mojaba la cara. La vereda del Ministerio de Salud Pública me pareció empinada que no lo era y en la esquina siguiente cedí al viento este y bajé hasta la calle Jackson. Al abrigo del viento y arropado contra  paredes y cornisas, fui descendiendo al sur, sin esperanza, sin destino fijo...  ¡Abandona toda esperanza tu que te entregas a descender hacia el abismo gris y frío!

La sierra de Montevideo se extiende como una gran pitón hacia el poniente y por la escollera Sarandí la luz titubeante de su farito le pone puerta al puerto. En noches como esa no hay cerro ni fortaleza ni farola, el mundo termina allí, simplemente en el bajo anegado de niebla helada. Y por todo su costal izquierdo, cualquier camino que se tome lleva al mar. O al río. O al estuario. Un ambiguo engendro de río de una sola orilla, pero en noches como esta ni siquiera la orilla única se veía; el final era la niebla, gris, helada, arremolinada por el viento del este, el que viene del Atlántico Sur, un abismo de agua inconcebible, interminable.

Por el costal bajaba, arrastrando zapatos y con la mente nublada, huyendo de la clase de Derecho Procesal. Cada vez más hundido en el acuario helado, sintiendo la cara rociada por las diminutas gotas, chorros de viento mojado. Ya ni siquiera se veían las paredes, ni siquiera las más cercanas de la vereda en rampa suavemente descendente.

El viento era más fuerte y arremolinado y empecé a sentir el creciente murmullo sordo de la rompiente. La rambla costanera estaba iluminada pero las luces no alumbraban, solamente conseguían difuminar halos irisados en torno a las luminarias. Crucé la calzada desierta y alcé mi rostro, mascarón de proa contra el viento; dejé que las oleadas de niebla impulsada por el viento despertaran mis ojos y lavaran mi rostro como agua lustral. Me dejaba llevar lentamente, subiendo peldaños por la acera de granito rosado, entre la avenida surcada por aislados automotores rugientes que cruzaban sus luces de aviones entre las nubes, salpicando con el roce de sus rodados acelerados. Tan sólo acentuaban la soledad.

Yo ya no lloro, yo ya no lloro, molécula de agua flotando entre la niebla. En mi rostro mojado no son lágrimas, es mi empecinada entrega a la sudestada invernal.

Esa mancha rojiza no parece otro automóvil que se acerca. Demasiado humana para  artefacto mecánico, pero inquietantemente deshumanizada para habitar este lugar. Viene de frente a mí y se va corporizando entre la nubosidad acuosa. Es ya claro que no seguiré solo. ¡Buenas noches para nada bueno!

El prójimo puede aparecérsenos como socio o como enemigo, pero es desconcertante cuando no encaja en ninguna categoría simple y binaria. No es que se sienta miedo es mucho peor, desconcierto que nos hunde en el misterio arrastrados por la fuerza gravitatoria de la curiosidad. Era un hombre viejo, la gran capa roja escondía un cuerpo endeble, pero sus ojos tenían un brillo que no guardaba mesura con esa noche, ascuas entre las aguas.

Hablamos de la soledad y del eterno retorno, del oriente que renace sin medida. No recuerdo si seguimos mi camino o si me plegué al suyo, en realidad no llevábamos destino, en todo caso el oriente estaba aún apagado y el planeta había abandonado todo giro.

Compartimos en no evitar el agua, su flujo venía desde los grandes ríos del oriente, más allá de los desiertos de arena reseca. Tampoco debíamos denigrar al viento, era el único movimiento revelador de que estábamos vivos allí y entonces. Mucho menos al frío, convocante a hibernar como osos  a la espera de otro verano, de otro regreso.

Lo sentí toser, su mano estaba helada y su rostro pálido. Debería usted volver a su casa y dar por terminado este extraño paseo. Lo tomé del brazo ofreciéndome acompañarle. Rehusó, dijo que la sabiduría consiste en no resistirse al arcano porque, aún si nos lleva a abismos impensables, nos traerá de regreso, como el sol vuelve a aparecer por el oriente, sin falta.

Joven, este septuagenario que no tiene hijos ni familia; constructor de estructuras habitadas y de otras inhabitables, ya tiene su testamento otorgado y lo que dejo en préstamo queda, porque regresaré, como el sol, sin falta.

Retiró su brazo, con un estertor tembloroso y se volvió desandando su camino. Temí por él, parecía acompañado de la muerte pero con la confianza indemne de que llevaba el germen de la vida, la brasa hibernando bajo la costra de carbón y cenizas, pronta para el eterno retorno.

Al trepar afiebrado, de regreso, me asaltó un temblor incontrolable. No era la pulmonía que nos unía, era el desasosiego que sigue al despertar de un sueño inquietante, el pánico de imaginar que si hubiera concurrido a clase, donde dulcemente habría dejado caer mis párpados cargados, mi querido profesor Dr. Julio Moretti disimularía el hecho por esa vez. Si hubiera resistido a la rampa hacia la rambla habría perdido mi única oportunidad de encontrarme con el viejo sabio de la capa roja, junto al río  como mar que junta en sus orillas el légamo lejano arrastrado desde el corazón de América por las arterias indianas.-

Humberto Pittamiglio nació en Italia en 1886, se recibió de Ingeniero en Uruguay y fue Ministro de Obras Públicas del Presidente Feliciano Viera entre 1915-1919. La leyenda cuenta que era un ser oculto, fanático de la ópera, de escandalosa homosexualidad para su época, que amasó una gran fortuna y construyó dos castillos esotéricos como alquimista y masón, uno de ellos en la Rambla de Montevideo. De pocos amigos, solía pasearse por las inmediaciones de su castillo en horas de la noche, bajo una gran capa roja. Murió en el mes de setiembre de 1966, soltero y sin hijos. En su testamento, se instituyó heredero de si mismo porque era un mago que no creía en la muerte sino en el eterno retorno del oriente.

Compañera de viaje

Walter Banchero

El hombre sale tarde de un compromiso donde se estuvo bebiendo bastante y no está acostumbrado. No se siente bien, pero decide correr el riesgo de volver a su hogar manejando a pesar de tener alcohol de más en su sangre.

El viaje se le hacía incómodo. 

No acostumbraba a "levantar" personas en la carretera, pero esta señora parecía estar en malas condiciones. Se detiene y permite que suba al vehículo.

Se pone nuevamente en marcha. Cuando mira por el retrovisor central y ve que un camión se aproxima a alta velocidad.

Se pone en alerta para permitir que lo rebase sin inconveniente ya que, en sentido contrario, viene otro vehículo.

El camión continuaba su marcha como si él no existiera.

Pero este imbécil me va a pasar por arriba -Pensó.

Cuando el impacto se hace inminente, maniobra bruscamente sobre la banquina para evitar que el pesado rodado lo embista.

El camión pasa a su lado sin inmutarse ante la maniobra del conductor.

Con dificultad pero sin mayores problemas vuelve a la carretera maldiciendo al camión y su chofer.

La fortuita acompañante le dice lentamente y en voz baja- Es que no somos nada.

El no responde y respira profundamente.

Que sea una carretera típicamente de transporte pesado, no significa que los autos seamos nada, señora. -Rompe el silencio.

La mujer lo mira extrañada, sin entender a qué se refiere el conductor.

No entiendo lo que pasó- Dice la mujer con voz apagada.

Y... ¿A dónde va señora? ¿qué es lo que le pasó? -pregunta el conductor.

Yo venía en el ómnibus, como todos los dias, pero me sentí mal. Tenía ganas de vomitar y por eso me bajé del coche.

Algo que le cayó mal.

Supongo que sí. Estuve en una fiesta y creo que comí demasiado. Responde ella.

¿Y luego?

Me aparté de la carretera y vomité. Cuando regresé a la parada no la pude encontrar. Caminé largo tiempo y nada, la carretera parecía ser otra.

¿No será que caminó en otro rumbo y salió a otra carretera? No olvide que se sentía bastante mal.

Bueno... Eso sería una buena explicación.

¿Y luego?

Luego apareció usted. Gracias a que tuvo la amabilidad de detenerse.

Bien. ¿Entonces a dónde se dirige, señora?

La verdad es que lo olvidé. Hace tanto tiempo que estoy caminando que ya no recuerdo nada.

El hombre está realmente confundido. ¿Estará loca? Se pregunta.

Pasan un largo rato sin hablarse. El hombre tiene cierto temor de comprobar lo que sospecha.

¡A sí! Voy a mi casa. Rompe el silencio ella.

¡Perfecto! Responde el hombre. ¿Dónde vive?

Ella no responde. Luego de unos minutos ella, con vos muy queda, casi susurra como meditando. ¿Dónde vivo? ¿Vivir?, ¿Vivir...? 

El hombre no entiende lo que quiere decir. Pero prefiere callar. Se encuentra incómodo con la situación.

En eso se percata que otro pesado rodado se le viene encima.

Pero ¡Qué mierda! Pierde la paciencia y hace una brusca maniobra para evitar que los arrollen.

Es que no nos ven. Aclara la mujer.

Ya bastante preocupado detiene la marcha. ¿Qué quiere decir con que no nos ven, señora?

Es que no estamos en la misma frecuencia. Contesta lentamente.

En la misma frecuencia. Repite el hombre mientras se pasa la mano por la cabeza como tratando de aclarar sus pensamientos. A ver. Acláreme eso por favor... 

Al tiempo que piensa: ¡Justo dejé que subiera una loca en el auto!

Es como la Radio, vio.

Bien, ahora sí que estoy frito. Piensa

Ok. Como es eso de la Radio, señora. ¡Qué tiene que ver la Radio con esto!

Basta con mover unos milímetros el dial para estar en otra emisora. Le responde.

Entonces, nosotros estamos en otra "emisora".

No. Es peor. Si estuviéramos en otra "emisora". Estaríamos en otra realidad y con los problemas que correspondan a ella. Nosotros estamos levemente "corridos". Somo lo que podríamos llamar "ruido". ¿Me entiende?

No. ¡Claro que no! Pero ¡Mierda! Me está poniendo nervioso, señora.

Ella por primera vez lo mira a los ojos y le dice: Usted no entiende ¿Verdad?

Él siente un escalofrío que le sube por la espalda. Al mirarla a los ojos ve una persona que no parece de este mundo. Son profundamente obscuros, apagados sin vida. Cruza sus brazos en posición defensiva. Ya no está incómodo. Está asustado.

Hacen una pausa y él al fin logra articular una oración.

¿Usted me quiere decir que estamos "muertos"? Pregunta él.

No lo sé. Me parece que yo estoy más lejos que usted. Responde la mujer.

Pero estamos juntos. Dice él.

No exactamente. Usted puede ver el camino y los camiones que parecen atropellarlo. Yo ya no los veo, apenas estoy en contacto con usted. Yo estoy más lejos. Usted todavía está en contacto con este mundo, pero algo desfasado y por eso supongo que puede verme.

¿Alguna vez estuvo en un psiquiátrico? ¿Estuvo en contacto con los que llaman "locos"? Le pregunta ella.

Desgraciadamente sí. Tengo un hermano que está loco por completo. Responde él.

¿Y porqué cree que está loco?

Porque ve personas y cosas que no están ahí...

Entonces usted ahora estaría "loco".

Tiene razón. Estoy enloqueciendo.

O simplemente se desfasó un poco de su realidad. Como en la Radio, vio.

El hombre se quita los lentes se inclina hacia atrás, friega sus ojos y todo el rostro tratando de aclarar su mente. Luego fija su mirada en el techo del auto y respira profundamente.

Dígame señora. Usted me está diciendo que esto es un "tránsito" hacia la locura o la muerte.

No, no. Ninguna de las dos existe. Le llaman locura a lo que no entienden y algo parecido pasa con la muerte.

Pero la muerte sí existe, enterramos los cuerpos cuando la gente muere.

Claro. Porque cuando cambiamos de universo dejamos lo material para emigrar sólo con la esencia. ¿Entiende?

El hombre queda pensativo y luego le responde: Está bien. Digamos que estamos entre dos universos paralelos. ¿Cómo hacemos para regresar?

Usted tal vez sólo con regresar a la carretera. Yo no creo que deba acompañarlo. Responde la mujer.

¿Y por qué piensa que no debe acompañarme?

Porque, tal vez y sólo tal vez, yo lo retenga fuera de "sintonía" ya que estoy más "desfasada" que usted.

Cuando el hombre trata de asimilar lo que escucha, mira por el retrovisor buscando la carretera, no ve nada. Ya no está asustado. Está aterrado.

Mira a la mujer y le dice: Bueno tendré que bajar del auto para ver donde está la carretera, porque desde aquí no la veo.

Ella atina a tomarlo del brazo y le dice: ¡No! No lo haga podría perderse en la oscuridad. Ya me ha pasado.

El siente un escalofrío cuando ella lo toca.

Señora. ¿Qué tiene que ver que me baje del auto?

El auto no pertenece a dos mundos. Mientras esté en él, todavía está en contacto con este mundo. Responde la mujer.

Él trata de tranquilizarse. Apaga el motor y las luces externas. Sólo deja encendida la luz interior para poder observar a su "compañera" de viaje.

El hombre se echa hacia atrás, restriega sus ojos y comienza a entablar una conversación que le cambiará la vida.

Señora, la verdad es que estoy muy confundido con toda esta situación y su conversación me está poniendo cada vez más nervioso.

Tranquilícese todavía usted puede volver, para mí ya es tarde. No entiendo porqué logro tener contacto con usted, pero temo que no será por mucho tiempo. Creo que llegó el momento de que yo me baje del auto para que usted pueda volver, si es que todavía tiene la oportunidad.

Espere señora, creo que ya estamos juntos en esto nos lleve adonde nos lleve. No pienso dejarla sola en semejante situación. Dicho esto, baja del auto y ella también.

La planicie es de color gris neutro casi sin iluminación. No hay nada a diestra ni siniestra. Adelante ni atrás. ¡El auto ha desaparecido!

Entregado y con voz ronca, el hombre comenta: "Bueno tenía razón ya no tenemos el auto". 

Ahora estamos en el "limbo". Susurra la mujer.

Bueno supongo que tendremos que empezar a caminar si queremos llegar a algún lado.

Pero. ¿Hacia dónde? Pregunta ella.

Lo mejor será hacerlo en espiral para cubrir todas las posibilidades e ir ampliando el territorio sin volver al mismo lugar. Total, parece que tenemos todo el tiempo del mundo.

Los dos están entregados al destino y comienzan a caminar y caminar horas y horas si es que el tiempo existe en ese lugar.

El cansancio no parece existir, la entrega sí. Es total, los dos están resignado a su futuro si es que existe.

De repente la mujer rompe el silencio: ¿Qué es aquello? Pregunta señalando un punto distante. 

Parece un farol. Contesta el hombre sobresaltado.

Se miran y no hay otra cosa que hacer. Se dirigen hacia esa tenue luz en el horizonte lejano.

Horas más tarde se acercan a lo que parece ser un túnel de luz.

Se miran asustados. El hombre llega a balbucear: Es como el túnel que describen los que han vuelto a la vida luego de un trauma severo.

Casi al unísono se toman de la mano. Están aterrados pero la curiosidad y la necesidad de respuesta es mayor.

Los dos entran lentamente, pero decididos a ver que hay del otro lado.

En la carretera dos camiones están a punto de cruzarse cuando los dos conductores quedan perplejos. Hay un auto atravesado en medio del camino. No estaba allí, simplemente apareció espontáneamente.

Ninguno de los choferes da crédito a lo que ven, uno de ello carga con todas sus fuerzas sobre el freno del camión cuando su acoplado comienza a deslizarse bruscamente al centro de la carretera.

El otro conductor frena con más precaución, aunque sabe que el choque será tremendo.

En cuestión de segundos el desastre es un hecho. El auto es destrozado, aplastado por los dos enormes rodados.

Alertada la policía, por una conductora que transitaba por el lugar, se encuentra con un paisaje aterrador.

Todos parecen estar muertos.

Uno de los oficiales detecta que uno de los camioneros aún está con vida. Es el que frenó bruscamente, el otro chocó de frente con el acoplado que se deslizó, mientras aplastaban al auto que quedó entre los dos camiones.

Luego de ser revisado pueden ver que las heridas son superficiales, aunque los golpes han sido muy fuertes.

¡Le juro que se apareció de repente! El auto no estaba ahí. ¡Se lo juro oficial!

Tranquilícese ya vamos a ver que es lo que sucedió.

El otro conductor está muerto sin dudas se ve a simple vista.

Tardan horas en despejar la carretera y revisar el auto. Hay dos personas muertas, un hombre y una mujer.

A esa altura están presente varias autoridades de la policía Caminera y de la Seccional de la zona.

De repente el Comisario Russo se sorprende al ver a la mujer. El hombre fue identificado como un empresario que circula asiduamente por esa carretera, pero la mujer nadie sabe de quién se trata.

¿Qué le pasa comisario? Pregunta uno de los oficiales que se percata del asombro.

Esta mujer... ¡Conozco a esta mujer!

¿Es una conocida suya? No me diga que es un familiar.

No. No, no. Es... Es una mujer que desapareció hace como cuatro años y justamente en esta zona.

Estuvimos rastrillando el lugar durante meses. Pensamos que la habrían violado y luego de matarla podrían haberla enterado en estos campos.

¡No puedo creerlo! Expresa con vehemencia el comisario.

Mi comisario puede haber muchas razones...

No. No, no... Se tapa la boca y luego agrega:

Estudié profundamente el caso, recuerdo hasta el último detalle. Está vestida con la misma ropa, los mismos zapatos, la misma cartera, el mismo peinado y hasta con el mismo maquillaje que el día en que desapareció. Hace una pausa y declara en vos alta.

¡Hace cuatro años!

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net