*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Selva Andreoli

¡Presente!

Selva Andreoli

Los escucho y repito con ellos, año tras año… PRESENTE!

Conocí a algunos de ellos, pero todos me interpelan desde las pancartas, sus miradas parecen decir: luchamos por ustedes, pero no tuvimos suerte, no pudimos escapar al terrorismo de estado.

Y no puedo evitar recordar mi juventud, los compañeros que fueron torturados, algunos desparecidos, el miedo que nos acechaba todos los días pero no nos inmovilizaba- aquella fue una época triste, gris y dura - y  el cinismo de algunas respuestas de aquel entonces: "señora,  seguro se fue con una mujer a otro país, aquí no está" ; así le respondían a mi ex suegra - cuartel tras cuartel-, cuando preguntaba por mi cuñado, desaparecido por más de 4 meses, y por fin hallado, como una sombra de lo que fue, en el Batallón de Artillería de La Paloma.
Pero... ¿y los que nunca aparecieron?, ¿los que surgen -aún hoy- como fantasmas en el recuerdo de su familia, de sus amigos?  Durante los primeros años, tuvieron la expectativa de que quizás estaban en algún rincón, presos, aún vivos. Luego, con esa esperanza desgastada, y la necesidad de hacer el duelo con un cuerpo, aunque sea, con unos huesos, se acostumbraron a la ausencia teñida con  la  angustia de no saber, ¿dónde están?, ¿cómo fue?, ¿qué pasó para que se ensañaran tanto como para matarlos y desaparecerlos, cuando algunos eran apenas adolescentes con responsabilidad de adultos?


Porque eran - en  su gran mayoría - jóvenes, idealistas, pasionales,  siempre rebeldes frente a la dictadura, sin más pecado que ése: su convicción de que era preferible luchar que ser sumisos ante el poder militar.
Hasta ahora - al cabo de más de 40 años-, la inmensa mayoría de esos casi 200 uruguayos, permanecen ocultos en las tinieblas del silencio de sus victimarios. Y hemos hecho poco. Hay que decirlo con vergüenza. Hemos podido, y no hemos querido avanzar más. Hemos perdonado a varios, sin arrepentimientos y sin que reconocieran sus culpas. Siguen cobrando sus jubilaciones privilegiadas, en algunos casos presos en casas con piscinas, y en otros apenas señalados, pero no juzgados como corresponde.


Y ahora, que pasó tanto tiempo, algunos se preguntan: ¿por qué no dar vuelta la página?, ¿por qué no enterrarlos de una vez en el olvido? Y esa sería la mayor afrenta a esas vidas generosas. Que hoy, nos olvidáramos de ellos; por comodidad o por miedo, o por simple decisión de no mirar atrás,  y no rescatáramos su memoria.


Este 20 de mayo fue distinto, porque no hubo marcha; interminable marcha que se hace desde hace 25 años - con frío, con lluvia, o con calor -, convocando a todas las generaciones, a gente de diversos partidos que entendió que ésta es una causa nacional, a personas en silla de ruedas, a familias con sus bebés a cuestas, y con ese silencio ensordecedor, que llenaba 18 de julio. A veces, llegando a la intendencia ya comenzábamos a escuchar los nombres, a cantar el himno, porque la multitud había colmado la avenida y no podíamos avanzar hacia la plaza.

Cuando esto comenzó, hace 25 años, éramos apenas un grupo de uruguayos que dábamos la vuelta a varias manzanas en fila de a uno, silenciosos, para converger con una flor en la Plaza Libertad. Al paso de los tiempos, se convirtió en la mayor marcha popular, la más heterogénea, la más emotiva, y también la que - lejos de desunir a los uruguayos-,  los convoca a una reflexión: para que haya un NUNCA MAS, tiene que haber memoria, y  tiene que haber respuesta al reclamo justo, pero no cumplido: ¿dónde están?

A menudo me pregunto, ¿cuántos de estos asesinos han vivido todos estos años a la sombra del silencio cómplice, a todos les  hemos pagado su sueldo sus jubilaciones, han ascendido en sus carreras militares, y quizás han brillado en algunos gobiernos?; cuando no fueron más que unos cobardes, torturando, violando y matando  a gente indefensa.

Muchas veces me pregunté, ¿por qué no hablaban?, incluso cuando se les dio la oportunidad de que lo hicieran en el anonimato, y procuraran un descanso ante tanta angustia de padres, hijos, parejas, amigos, que buscaban la verdad. Ni un gesto de arrepentimiento.

¡Cuántos jóvenes, en el comienzo de sus vidas, fueron arrebatados a sus familias, a sus sueños, a sus esperanzas! Confiados de que lo que hacían serviría a todos los uruguayos para derrotar a quienes ofendían los símbolos patrios, el uniforme militar, la tradición democrática de nuestro pueblo.

Y nosotros hoy, no podemos más que honrarlos. Porque lo peor sería que los hagamos desaparecer una vez más con nuestro olvido, con cerrar la herida que no sanó,  y va a seguir supurando.

Confieso, no espero gran cosa de esos militares deshonestos, que fueron capaces de cualquier atrocidad en aquellas épocas oscuras en que se creían impunes. Pero no podemos bajar los brazos, y por un mínimos de respeto ante tanto sacrificio, ante tantos compatriotas vencidos en mala ley, claudicar y no seguir diciendo: presente! , y reclamando:  ¿dónde están?

Aquí estamos, porque sin memoria no podremos mirarnos al espejo y contarles a nuestros hijos, a nuestros nietos, que alguna vez también nos jugamos la libertad y la vida, pero tuvimos suerte. A ellos, nuestro recuerdo por siempre.



Lic Selva Andreoli Directora Grupo Publicitario PERFIL

 

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net