*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 25. Del bloque y las bloqueras
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
Esteban Valenti Esteban Valenti
Presupuesto, Estado y reactivación
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Cambiará el viento?
Fernando Gil Dìaz Fernando Gil Dìaz
Manini, los allanamientos ¿y después qué?
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Los virus mutan, las sociedades también. Hegemonía y decadencia de principios ordenadores
Jaime Igorra Jaime Igorra
La salud humana, animal y ambiental, es una sola.
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Encendamos el cerebro
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

Un verdadero ¡Nunca más!

Marcelo Marchese

22.05.2020

Cuando pretendían masacrar a los indochinos con el superior propósito de robarlos, los cultos franceses descubrieron que una manera muy eficiente de limitar la resistencia de aquellas gentes era no devolver los cuerpos a las madres de los muertos en combate, pues eso desmoralizaba a la población.

Los norteamericanos recibieron esa experiencia y la llevaron a la práctica en la Guerra de Vietnam y luego la extendieron cuando asesoraron, financiaron y educaron a los militares que perpetraron horrorosas dictaduras militares en América Latina.

¿Qué pretendían estos astutos asesores, financiadores y educadores imperiales? Destruir el tejido cultural de los pueblos de América Latina, pues el tejido cultural, la cultura, es lo que determina la capacidad de resistencia de un pueblo.

Las madres llamando aquí y allá, recorriendo comisarías, hospitales, morgues, las familias reunidas preguntándose hasta cuándo preguntar o si ya debían dar por muertos a sus hijos, si no sería matarlos del todo, preguntándose si vender la casa para ir a denunciar a un país civilizado lo que venía sucediendo en sus países, y mientras tanto, el vecino llamando a la comisaría cada vez que veía una reunión sospechosa, aquel otro que pensaba que aquellas torturas atroces eran sólo resultado de una imaginación calenturienta, el miedo, el no hablar con el otro, el no decir nada, el taparse la boca, el no contestarle nada al niño que preguntara, no sea cosa que se fuera de boca en algún cumpleaños, todo aquello era desmoralizador y actuaba como un ácido que se vierte sobre un tejido.

Los pueblos tienen largos procesos que cambian su sensibilidad, hasta que viene una dictadura y haciendo todas estas aberraciones, logra, en diez años, destruir el tejido cultural de una manera que, en tiempos normales, llevaría cien años.

Una cosa es que esta destrucción del tejido cultural a base de sufrimiento lo haga un imperio extranjero que luego se lleva todo lo afanado al Louvre o al museo que fuere, y otra cosa es que lo haga tu propio Estado, cuando la función del Estado es protegerte, precisamente, y no desaparecerte y castrarte y violarte y engañarte.

Hasta aquí la cosa es muy clara, pero ahora veamos este asunto de un verdadero ¡NUNCA MÁS!

Existen dos enfoques muy diversos entre aquellos que dicen ¡NUNCA MÁS!

Por un lado están los que denuncian el terrorismo de Estado que sufrimos, pero en absoluto denuncian el terrorismo de Estado si ese terrorismo de Estado lo ejerce China, Cuba o algún otro régimen autodenominado de izquierda. Ahí ya no es terrorismo de Estado para estas gentes de muy dudoso odio al terrorismo de Estado. Si alguien les dice que sí, que es flor de terrorismo de Estado, te lo niegan, tal cual te lo negaban los ignorantes cuando en plena dictadura militar les decías que estaban torturando gente.

Pero aquí no acaba la cosa con estos dudosos amigos del ¡NUNCA MÁS! Si el asunto es enfrentar la destrucción del tejido cultural, que es lo que pretendía el terrorismo de Estado, no es tema de su interés, van y apoyan a cualquier trasnacional que venga a arrasar, contaminar, robar, fundir, hundir, despoblar el campo y limitar nuestra soberanía, siempre y cuando quien habilite a esa trasnacional sea su partido, el partido de los buenos.

¿Entonces qué pasa con estos dudosos amigos del ¡NUNCA MÁS!? Tranzan a escondidas, como todos sabemos, con los terroristas de Estado y los cobijan, los protegen, homologan sus horrorosos tribunales de honor, apoyan los comunicados 4 y 7 y cantan loas a los "militares progresistas" y hacen bochornosos Pactos del Club Naval para arrojar un tsunami de agua helada sobre un ascendente movimiento democrático, pero luego ponen caras graves y participan en las marchas del 20 de Mayo (esta vez privilegiaron la pantomima del Coronavirus) para cumplir con un ritual como cumple con un ritual cualquier religioso, pues se trata de eso, de un ritual religioso donde uno exculpa sus pecados: apoyar trasnacionales que nos destruyen y apoyar a Mefistófeles siempre que puedan, pero lavar las culpas el 20 de Mayo y así poder seguir empedrando el camino del infierno de nuestro pueblo y su cultura.

Por otro lado hay gente que odia el terrorismo de Estado, sea llevado a cabo por los malos o sea llevado a cabo por los que se autodenominan buenos, cuya gran diferencia con los malos, es que los malos admiten que son malos y no te toman por idiota. Te fajan de lo lindo, pero no te hablan de los Derechos Humanos.

Estos que odian el terrorismo de Estado de forma sincera, sospechan que si los buenos hubieran triunfado sobre los malos, se hubieran convertido en poco tiempo en nuevos malos, pues eso es lo que ha venido pasando a lo largo y ancho del planeta a lo alto y profundo del tiempo, y cuando estuvieron en el gobierno lo demostraron, pues fueron de rodillas a suplicarle a UPM que viniera a invertir acá, que les regalaríamos cinco mil millones de dólares, que les entregaríamos un río, que los dejaríamos redactar nuestros planes de estudio y que les dejaríamos perpetrar otras fechorías.

Los auténticos enemigos del ¡NUNCA MÁS! no necesitan participar de rituales religiosos para purgar tristes pecados, y sobre todo, se preocupan del ¡NUNCA MÁS! ahorita, pues el pasado es bastante irremediable, pero la entrega de nuestra soberanía, y la destrucción de nuestra cultura, que para eso vino el terrorismo de Estado de aquí, acá, y acullá, sucede justo ahora, y es algo que debemos enfrentar.

Cada cual sabrá si debe andar limpiando una vez al año sus culpas, o si le preocupan todas las madres, sean de donde sean, a las que los malvados les asesinan los hijos, pues los malvados se disfrazan de esto y aquello, pero sólo son vestiduras para engañar a los tontos, los malvados son malvados y logran su objetivo cuando destruyen nuestra identidad, y últimamente, lo vienen haciendo de lo lindo, y algunos de nosotros estamos dispuestos a enfrentarlos y por eso, no andamos con disparos de armas de fuego que luego despierten a espantosos monstruos, sino que nos plantamos de frente ante nuestra gente y le decimos lo que pensamos, ya que no tenemos nada que esconder, ni financiamientos que cobrar, ni pleitesías indignas que rendir.



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net