*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Guillermo Chifflet y el socialismo libertario

Fernando López D’Alesandro

23.05.2020

Para la generación 83 y para tantos militantes de la izquierda siempre llamó la atención el estilo tan radical y principista de Guillermo Chifflet.

Guillermo y Fernando. Foto del autor

Los más cercanos sabíamos de su irreverencia a las formas y las maneras de la sociedad y de tantas organizaciones y personas preocupadas por la apariencia y la simulación. Y fue su irreverencia lo que sedujo a tantos, mientras que en otros generaba un profundo rechazo, especialmente entre aquellos atados a la imagen y no a los contenidos, más preocupados por el acartonamiento del poder que por la intención real de cambiarlo. 

Chifflet atraía por todo esto. La admiración del presidente Luis Lacalle Pou y ese vínculo tan singular entre dos polos tan disímiles, fue el resultado de la franqueza; Luis era lo que era, sin falsedades, y Guillermo Chifflet también. La relación, al fin y al cabo, habla bien de los dos. 

En esa forma de ser también se escondía una concepción libertaria, enraizada en lo más profundo de la historia del socialismo uruguayo. El vínculo con los anarquistas -Emilio Frugoni empezó su militancia con ellos- y con la izquierda no comunista, inevitablemente tiñó el discurso y las opciones de esa manera de entender el socialismo y la militancia de izquierda en Uruguay. Guardo en mi biblioteca varios libros de Chifflet, donde destacan los de Luce Fabbri y los de su padre, Luiggi, subrayados y anotados con esa letra exacta de Chifflet. Kroptkine y Bakunin tenían también un lugar en sus estantes, al igual que la historia de la CNT española, y la biografía de Buenaventura Durruti. No fue casual que sumara sus esfuerzos y su pluma al proceso de radicalización del socialismo en la década de 1950, y asumiera para siempre, coherente, todas las consecuencias de esa opción. 

El derrotero de la revolución

Ese socialismo era libertario por sus influencias, pero democrático por su concepción. Y Chifflet asumió esa "idea", casi como un dogma.  El "decir lo que se piensa y hacer lo que se dice" fue para él un paradigma, mucho antes de que Líber Seregni popularizara la frase. Y por ello, también, pagó costos políticos, muchas veces injustos, especialmente en la interna. El Flaco asumió la revolución socialista y el antimperialismo tercerista sin ambigüedades, entendiendo la revolución como una opción radical, no por gritar más fuerte, sino por ir a la raíz de las causas de las injusticias. Caminó la ruta del antimperialismo tercerista desde sus inicios en la década de 1950 y, luego, bajo el impacto de la Revolución Cubana, con la que fue solidario e incondicional siempre. Así, la opción revolucionaria, marcada por la impronta leninista, tenía en el azar del devenir histórico, en la llegada de ese instante que puede ser dificil de ver para el común de la gente, el momento visagra que hace viable lo imposible. Sus afectos y lealtades, mantuvieron el vínculo con Raúl Sendic, Arturo y Pedro Dubra, Julio Marenales, Fernando Rodríguez y tantos otros, que lo hicieron ver como "pro tupa" entre aquellos que poco entendían de coherencias con las ideas. Mientras su partido entraba en un laberinto inentendible -en aquella época, claro- Chifflet se mantuvo, obviamente, en las visiones terceristas y socialistas que había ayudado a construir desde 1950 sin virar hacia un alineamiento pro soviético tan incomprensible como asombroso. 

Luego de la debacle de su partido en 1973, pocos quedaron en una estructura diezmada, uno de ellos fue Guillermo Chifflet, que siguió toda la dictadura uniendo pedazos, pensando y diciendo. "Hice todo el daño que pude", decía cuando le preguntaban cómo fue su vida en aquellos años negros. Me consta. Sus escritos de ese entonces, muchos publicados en el extranjero, y sus trabajos sobre la crisis del comunismo en Polonia y en Afganistán, hicieron renacer una visión histórica del socialismo nacional en su crítica al modelo soviético, que se había perdido en el laberinto del marxismo leninismo y de las alianzas férreas con concepciones ideológicas que terminaron por desperfilar para siempre a su partido. Quizá en esos trabajos resuene el eco lejano de su estadía en Yugoslavia a principio de la década de 1960, donde vivió la experiencia de la autogestión y de un camino alternativo al soviético. 

Su resistencia al Pacto del Club Naval le hizo rechazar la candidatura a la Cámara que todos intentamos que aceptara. No hubo forma, ni ruegos, no amenazas de sanción, ni pedidos solidarios. En 1984 decidió construir desde otros ámbitos el camino de la revolución. Hasta que se dio cuenta de cuánto había cambiado la izquierda y también el partido al que pertenecía. 

Finalmente fue diputado en 1989, cuando el Frente ganó por primera vez la Intendencia de Montevideo. Estábamos exultantes, para otros fue un mal necesario, algo políticamente inevitable debido al peso y al prestigio del protagonista. No estar en determinadas roscas tiene su costo y su cuota de rechazo. 

No le dieron mucho margen de protagonismo, pero su papel en la Comisión de Derechos Humanos fue determinante en varios aspectos, especialmente en la dignificación de las cárceles y de los detenidos. Su presencia, junto con Gervasio Guillot en los motines de los complejos carcelarios es legendaria. 

Intervenía en todos los ámbitos de la vida parlamentaria, porque era un militante incansable y su capacidad de estudio estuvo al servicio de esa militancia. Tanto cuando fue edil en la década del 50, junto a Prato, Jaurena, Cultelli y Damonte, como en el parlamento, sus propuestas fueron programáticas y sus discursos dieron, siempre, el tono de tribuna que el parlamento tuvo para la izquierda. Sus debates, dentro y fuera de la cámara, fueron famosos y reconocidos, inclusive por los adversarios más enconados. 

Su salida del parlamento fue de la manera menos querida. Su discrepancia con el mantenimiento de tropas en Haití era conocida y las alternativas para el cambio de su posición fueron infructuosas. El tiempo le dio la razón. Para muchos su renuncia fue un golpe, para otros un alivio. Si bien el Flaco no había perdido aún su tradicional sentido del humor, entre ácido y sarcástico, algo se había roto definitivamente. El tiempo y los hechos profundizaron la herida. 

No es el momento ni el lugar de analizar los acontecimientos entre su renuncia y su partida. Tristeza y decepción se unieron para llevarlo a silencios íntimos y a opciones políticas que reflejaron el hartazgo ante el uso y el abuso. Su apoyo a la candidatura de José Mujica en 2009 y a Constanza Moreira cinco años después fueron señales de hastío y también de decepción. 

Siempre se pone el acento en la dimensión ética de Chifflet, algunos lo hacen por admiración, otros para desperfilar el lado político, que hace ruido en ciertas conciencias. Ciertos homenajes quieren colocarlo en el "socialismo romántico", tal vez intentado empezar un proceso de canonización que lo limpie de sus vetas más incómodas para el establishment, escondiendo lo obvio. Chifflet fue un revolucionario en el sentido más amplio del término, en sus actitudes, pero también en su propuesta. Sus dos libros, El Crimen del Señor Bush y De la Discusión Nace la Luz, sobre Emilio Frugoni, ponen en evidencia su visión política. El primero estudia la invasión a Panamá y condena el imperialismo, en una época donde cierta izquierda dudaba de su existencia; el segundo rescata al Frugoni maestro y revolucionario, al luchador "antisistema", jugado al cambio radical a pesar de todo y contra todos. 

Guillermo Chiffelt ya no está, y su tiempo tampoco. Fue un actor militante en una época heroica, con sus contradicciones, con sus glorias y sus fracasos. Se negó a ser un simple testigo y fue, siempre, un actor de primera línea. Ojalá que su legado, su rebeldía, su irreverencia, su sentido del humor, su chispa inacabable, perduren en aquellos que apostamos al cambio social y humanista, pero rescatando una actitud que siempre fue cercana, contraria al formalismo, a la hipocresía. En un tiempo, como nos pasará a todos, ni siquiera quedará su recuerdo, en un mundo muy distinto al que soñó construir. La utopía de Chifflet está muy lejos aún, en décadas, tal vez en siglos. Las luchas, entonces, continuarán. Quizás en esas luchas del futuro habrá un joven que se rebele, una mujer que luche por sus derechos, un trabajador que se oponga al abuso. Ellos no lo van a saber, pero en sus rebeldías habrá un gramo, una molécula, un átomo tal vez, de lo que Guillermo Chifflet sembró a lo largo de su vida. Si fuera sólo por eso, su vida mereció ser vivida y algunos podremos comentar con orgullo que caminamos un trecho a su lado.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net