*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Mónica Díaz Mónica Díaz
Vos sabés
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 35. Patrón Navaja, la puta vida y otres
José W. Legaspi José W. Legaspi
Un voto por Álvaro Villar, un “voto útil”
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El mito del eterno retorno
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La necesidad de recomponer la esperanza
Luis Fernández Luis Fernández
"Se acabó el recreo"
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Andrea Burstin Andrea Burstin
Más que dinero, conocimiento
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89

OCTAVA ENTREGA

Cuentos & versos en cuarentena

12.06.2020

MONTEVIDEO (Uypress) - Les presentamos los textos de Cristiano Martínez y de Alfredo Fernández Vicente. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.  

 

Los textos de este viernes son:

Poemas, de Cristiano Martínez

Te cuento, de Alfredo Fernández Vicente

Poemas

Cristiano Martínez

Profanarte

Escucho tu oración temblorosa y muda

la esperanza ha muerto en ti desnuda,

no sientes por ningún hombre atracción,

de desnudarte la piel y entregarte a la pasión.

Cargas una sombra que te cubre el alma

y todas las noches te acompaña en calma

es fría y consume años

alimentándose de los engaños.

¿Si supieras que sueño con desatar el hábito,

descubrir tu piel, deslizar el manto,

para así profanar tu cuerpo santo?

Beber de tu oculta seducción

el vino en tu copa cual prisión

ese, que has guardado en oración.  

Mujer lobo

Se oscurece tu mente desdichada

enrojeces con sangre la mirada

la séptima carne destinada,

desgarras tu vestido desesperada.

Se cubre de pelaje oscurecido

tu suave piel de semblante palidecido

desgarras la noche con triste aullido

tu cuerpo de sepulcros es nutrido.

¡Luna llena infernal oscura!

Despiertas la más aguda locura

portas la más cruel tortura,

cubres cualquier estructura.

¡Mujer lobo! Sepulcral misteriosa

nadie te ha cantado oscura rosa

la séptima hermana más hermosa

diferente a todas, de mirada dolorosa.

¡Déjame beber tu femenina esencia!

Antes de que cambie tu apariencia

¡Quién sabe! Si así no me sumo a tu sentencia

como lobos los dos juntos sin conciencia.

Sofía

Bosque tenebroso y pálido

de tu sentir inhóspito y quebrado

se refleja tu mundo olvidado

y tu rosal se abre perfumado.

El recuerdo del deseo has invocado

se enciende en ti el instinto desatado

la esencia de vida has reclamado

sobre la mentira, tu verdad se ha proclamado.

Tu alma hambrienta de carne ha despertado

de su sueño mortuorio y sepultado

de su cárcel tu cuerpo encadenado

y de la tierra sepulcral se ha levantado.

Desde el umbral del infinito te has alzado

con sus huesos los muertos te han honrado

diosa oscura, desnuda y sin calzado

es tu carne el deseo más soñado.

Mujer de cementerio te han llamado

pero sé que Sofía te han nombrado

me lo confesaste sobre lúgubre satén morado,

cuando en la noche, me transformé en tu enamorado.  

El piano

Cual cuervo musical y oscuro

es tu piano, sinfonía de conjuro

cantan a las nocturnas madrugadas

tus finas e inquietas manos hechizadas.

Embriagada por la magia misteriosa

caminas hacia el piano silenciosa

has escapado de la oscura sepultura

para ofrendar a la noche repetida partitura.

Tus pies desnudos juegan con la alfombra

y son besados dulcemente por la sombra

cual araña gigantesca tu perfume

en sus redes infalibles me consume.

Oscura seda cubre tu blanca piel

mis labios beben tu dulce miel,

mis manos cual espada fiel

rompen tu pequeño broquel.

¡Abre tus alas sobre el piano!

Recorreré tu deseo con mi mano

sobre mi cuerpo escribiré la partitura

que tus manos tocarán con fiel locura.

Te cuento

Alfredo Fernández Vicente

La sombrilla es una cuchareta boca abajo con gajos de naranja cara al cielo. Se mece en la brisa de la tarde, llovida de sol, mientras sueña con ser flor. En realidad no nos importa su sombra, sino su florecer colorido sobre la arena. La sombrilla es una flor pero, sobre todo, es el lugar donde pedirle a Papá que nos cuente cuentos.

Era un niño a la orilla del mar con un baldecito azul y una palita. Recogía agua de mar entre los pedacitos de olas venidos de la rompiente arenosa que le cubrían ya los pies, ya las rodillas. De pronto abrió muy grande la boca y los ojos, soltó el balde y vio poco más allá de la rompiente, casi a caballo de la ola, un alga, una flor, un juguete inflable colorido, una espuma brillante o una nube caída del cielo?

Lo miró con una mirada profundamente azul, sacudió su melena dorada y se sumergió como si un patito biguá fuese, pero era una sirenita. Fue entonces, dijo Papá, que desde la segunda rompiente de olas más grandes y más fuertes, apareció flotando el agua viva de tentáculos violetas aproximándose fatalmente a la despreocupada sirenita. La medusa captura la presa con sus filamentos ácidos y la engulle alimentando su masa gelatinosa. Qué horror!

Papá hizo un gesto con las manos como borrando imágenes del pizarrón y contó que, de improviso, una gran corvina negra emergió de las aguas oscuras y se comió al agua viva. Ahora era una agua viva muerta en la panza de la corvina.

La gaviota suspendida en lo alto, ni piaba, con los ojos muy abiertos mirando la sombrilla colorida, al niño y al Papa. Silencio.

Papi, contámelo de vuelta, pero sin corvina.

Casi se confundían, ya, los filamentos gelatinosos con los cabellos de sol de la sirenita, cuando algo se movió rápidamente bajo el agua y una aleta emergió cortando la superficie raudamente. El tiburón se comió a la medusa y la sirenita ni se dio cuenta del peligro corrido. La gaviota planeó posándose en la arena mojada y se quedó muy quieta mirándolos con la cabecita muy parada sobre su largo pescuezo emplumado. Se sentía el silencio del viento aquietado.

Papi, contámelo de vuelta, pero sin tiburón.

La sirenita curioseaba la playa y hacía la plancha con los ojos cerrados al sol mientras los filamentos violetas y cáusticos empezaban a envolverla. Fue entonces que llegó superpapí, anudó los tentáculos formando una pelota de gelatina traslucida y la arrojó muy alto y lejos hasta lo propia cima del médano y rodó cuesta abajo enarenándose como si fuera una milanesa de pelota. La milanesa rodó espantando a la gaviota que dio un brusco volido y bajó un poco más allá.

Pero no me pidas que te lo cuente de vuelta sin superpapí. Eso no es posible, porque mientras Papá miraba la pelota de medusa picar y correr por la playa, apareció por su espalda una ballena y se lo comió. Oh, a Papá?! Si, a Papá. Por lo que si quieres contarlo de vuelta tendrás que contarlo tu.

Entonces, se recostó al mástil de la sombrilla colorida y, mientras con la palita llenaba el balde de arena, empezó a contar.

Era un niño que estaba solo en la orilla del mar con un baldecito azul y una palita. Recogía agua de mar entre los pedacitos de olas que venían de la rompiente arenosa y le cubrían ya los pies, ya las rodillas. De pronto abrió muy grande la boca y los ojos, soltó el balde y vio poco más allá de la rompiente, casi a caballo de la ola, un alga, una flor, un juguete inflable colorido, una espuma brillante o una nube caída del cielo, una sirenita, un Papá, medusas, corvinas, tiburones o ballenas? La gaviota se acercó a la sombrilla cautelosamente, se detuvo a distancia prudencial, y quedó atenta, escuchándolo.

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net