*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Emir Sader Emir Sader
El Segundo Ciclo Antineoliberal en América Latina
Esteban Valenti Esteban Valenti
Día Nacional de la Construcción, una ventana al futuro
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 37. A la vuelta del corredor de la puta vida, al encuentro de la puta muerte
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte

Luis Anastasia

17.06.2020

Recuerdo la anterior pandemia, la llamada gripe porcina, gripe A H1N1 o, en este caso, una mutación de un tipo de influenzavirus que se trasmitió de los cerdos a los humanos. Esa pandemia afectó entre 700 y 1.400 millones de personas con una estimación de 575.000 fallecidos.

Esa pandemia, declarada como tal por la OMS en junio de 2009, unos 5 meses después de que el virus ya circulara en la población, no provocó que se cerraran ciudades o países enteros, ni mucho menos que se detuviera la economía.

En la pandemia de 2009 Uruguay fue reconocido internacionalmente por la gestión realizada y sus resultados. Pero si cavamos más profundo en la historia, cuando la epidemia de la mal llamada gripe española se desarrolló en una situación mundial catastrófica al final de la primera guerra, con menos conocimientos y recursos de medicina que los actuales, mató a un estimado de 40 millones. Pues en ese entonces Uruguay también desarrolló estrategias para prepararse y responder a esa coyuntura sanitaria, social y política con resultados ejemplares, como está expuesto en la investigación histórica de Víctor Serrón[1]

Al día 14 de junio, de acuerdo a las cifras oficiales reportadas por cada país, en todo el mundo hay un total de 7,98 millones de casos positivos provocado por coronavirus 19, 4,1 millones recuperados y unos 4,4 millones cursando la enfermedad de forma leve. Se registran 0,4 millones fallecidos por o con Sars-Cov-2[2]. Estas cifras se dan en una población total de 7.800 millones de habitantes. El porcentaje de muertes sobre la población total es de 0,005 %, una relación extremadamente baja.

Ahora comparemos los números vinculados a esta pandemia con el total de las muertes por enfermedades contagiosas más las de la influenza, sin contar enfermedades de transmisión sexual; en lo que va del año son 6,1 millones. Pero no tenemos cuarentena por enfermedades transmisibles, solo por coronavirus. Por HIV hay 42 millones de infectados, con 0,8 millones de muertos desde el primer día de  este año, pero no tenemos cuarentena sexual.

Desde finales de marzo, intrigado por lo que ocurría que provocó la declaración de pandemia y las cataratas de noticias vinculadas, reuní información intentando buscar respuestas a las preguntas que me surgían. Básicamente, todo el foco de atención en lo que se divulgaba estuvo en lo ocurría en Italia. ¿Pero era en toda Italia? No, era solo en una región del norte. Entonces investigué lo que ocurría en otras zonas de ese país, el resultado fue que no pasaba nada o casi nada.

Casi en simultáneo, comenzaron a aparecer en las noticias lo que ocurría en España, en particular Barcelona y Madrid. En esos lugares específicos de Italia y de España había saturación hasta el colapso del sistema sanitario, muertes a miles, médicos y enfermeros estresados, hasta suicidios, imágenes de pasillos de hospitales repletos de pacientes incluso mostrando camillas con pacientes fallecidos. Las redes sociales explotaron con esas imágenes. Lo que quedaba era investigar lo que ocurría en el pasado. Para mi gran sorpresa encontré que sucedió lo mismo en los años anteriores en los mismos lugares, especialmente durante la temporada europea de influenza  de 2017-2018, en los que se narraban la misma situación. Lo único que faltaba en esos artículos era la palabra coronavirus 19.[3]

El factor común en esos sitios es que, si bien normalmente se satura el sistema sanitario en la influenza estacional, con la sicosis generada por los anuncios de las consecuencias del efecto del coronavirus hubo una sobre demanda de asistencia sanitaria de pacientes que experimentaban los primeros supuestos síntomas relacionados a la enfermedad Sars-Cov-2. El resultado era inevitable, concentrando una enorme cantidad de personas justamente en el mayor lugar de infección. No solo expuestas a la infección del coronavirus sino a cualquier otra enfermedad hospitalaria. Obviamente, se aceleró el proceso por el cual los individuos con comorbilidades, vulnerables en general, quedaron expuestos a un aumento de probabilidad de muerte.

Con el tiempo se han revisado las cifras en Italia llegando a la conclusión de que el número de muertes con causalidad por coronavirus era el 12 % del total registrado[4].

En Europa se lleva el registro de las muertes por influenza estacional, pandemias y otras amenazas a la salud pública. La información se actualiza semanalmente, aportada por 24 países. En la semana 21 de este año se registró un exceso sobre el promedio anual de unas 168.000 muertes[5]. Lo que no se puede determinar es cuanto de ese exceso se puede atribuir a las medidas adoptadas para disminuir los efectos pronosticados por la pandemia de coronavirus.

El foco de atención derivó luego al desarrollo de la pandemia en Estados Unidos, en particular con el conteo diario de muertes en Nueva York por pacientes supuestamente afectados por coronavirus. De nuevo, Estados Unidos es un caso claro en el cual las estrategias adoptadas no tienen una relación directa con el resultado para evitar muertes o reducir el contagio. En los estados en los que se adoptaron medidas blandas sin imponer la cuarentena, el resultado es que tuvieron un menor número de muertes. En Nueva York fue lo contrario, cuarentena obligatoria pero además con medidas adoptadas que resultaron claramente equivocadas. En esa ciudad se montó un hospital especializado en el Javits Center y además se contó con un barco hospital, el USNS Comfort. Lo más atroz que encontré fue una decisión letal de obligar a los hogares de ancianos con pacientes extremadamente vulnerables a admitir pacientes COVID en recuperación, probablemente aún contagiosos, a pesar de que el Centro Javits y el USNS Comfort tenían unas 2.000 camas disponibles[6]. Lo más ridículo que hallé en Estados Unidos fue la declaración de quiebra de hospitales por estar vacíos de pacientes.

En Uruguay el gobierno desde el inicio, el 13 de marzo, optó por una estrategia apelando a la responsabilidad individual y social cuando se declaró la emergencia sanitaria en el país por decreto 93/020. Se cerraron centros de educación, lugares en los cuales podía darse aglomeraciones. Al final, por un tiempo, casi todo se detuvo. Cerraron empresas, comercios, se suspendieron tratamientos, se cancelaron unas 12.000 intervenciones quirúrgicas programadas estimando ahora que al reiniciar las operaciones tienen que hacerlo con un 20 % de más durante 18 meses para estar al día; se detuvo el funcionamiento de instituciones nacionales y departamentales como intendencias y ministerios con las puertas cerradas sin atención al público, se limitó el transporte público. Algunos pocos en las instituciones siguieron trabajando modificando la rutina al atender las recomendaciones del gobierno. En el sistema de salud también, por supuesto, con un vacío grande de pacientes y de camas que no se usaron. Como mencioné en el artículo anterior el máximo número de personas con resultados positivos a pruebas de portar el virus ocurrió el 29 de marzo. Eso sucedió 16 días después de la declaración de emergencia sanitaria. Se llegó a una meseta en la curva hasta el día 4 de abril. Desde entonces la tendencia de casos positivos es claramente negativa, con algunas variaciones sin modificación significativa[7].

En las primeras 2 semanas se adoptaron medidas preventivas y proactivas. Pero luego se optó por estimular el reinicio de la actividad en la construcción lo que además provocó el aumento de movimiento por derrames de demandas. Eso fue el lunes 13 de abril. Las personas viajaron aglomeradas en los escasos medios de transporte colectivo que circulaban. Era de esperar que si algo iba a ocurrir por dispersión del virus y aumento de casos se observara en la semana 17 y 18. Nada pasó. Ni tampoco ocurrió en las semanas siguientes cuando cada vez más hubo más circulación de personas. La evidencia indicó que la propagación del virus en Uruguay es extremadamente baja. El gobierno entonces decidió disminuir las restricciones promoviendo el reinicio de otras actividades pero siguiendo ciertos protocolos que se fueron emitiendo. Cada gremio, institución o lo que fuera intentó imponer protocolos de distanciamiento social,  de comportamiento individual y de uso de la máscara facial. Semanas después que quedara demostrado que las personas podían desplazarse a sus trabajos sin que ocurriera ningún efecto se les ocurrió que tenían que usar de forma obligatoria las mascarillas. Incluso las de diseño casero utilizando viejas telas de algodón. Son inútiles, o peor, menos que inútiles pues generan un efecto contrario.

Se argumenta que es para evitar la dispersión de micro partículas potencialmente transportadoras del virus. Sin embargo, una máscara que realmente pueda tener ese efecto, aunque reducido, debe estar ajustada al rostro. El diseño de las máscaras que se ha masificado su uso deja un considerable espacio entre el puente de la nariz y las mejillas, forzando a que el flujo de la respiración siga ese trayecto, humedeciendo no solo la parte interior de la tela sino también la parte superior del rostro, generando un ambiente óptimo para desarrollar un spa de patógenos. La inutilidad de uso de máscaras comunes de tela ya se conocía incluso desde la epidemia de 1918.

De acuerdo a estudios realizados se concluyó que quien usa máscaras de tela como protección tiene 13 veces más de probabilidad de contraer enfermedades respiratorias tipo influenza que quien usa máscaras médicas. Es más, estudios recientes encontraron que las máscaras médicas de más alta capacidad de filtrado, FFR N95, ofrecían una mayor protección contra la enfermedad respiratoria clínica y las infecciones bacterianas confirmadas por laboratorio, pero no infecciones virales o enfermedad similar a la gripe.

"Si las máscaras hubieran sido la solución en Asia, ¿no deberían haber detenido la pandemia antes de que se extendiera a otros lugares?"[8]

Otra de las medidas infaltable en todo protocolo que se precie como tal es el tomar la temperatura a las personas con termómetros digitales, a menudo inapropiados y falibles, pues parece que todos culpables de portar el coronavirus a menos que demostremos nuestra inocencia. ¿Qué ocurre si le registran una temperatura mayor a 37 °C? Lo envían a ver un médico, pierde un día de trabajo por lo menos, y resulta que no era nada, pero se genera la alarma para él y quienes estuvieron en contacto.

Al 14 de junio en Uruguay hay 40 personas cursando la enfermedad, con tendencia negativa desde el día 29 de marzo con el máximo de 303 casos positivos. Es muy baja la circulación del virus, sin embargo nos imponen estos protocolos, que no debemos confiarnos, previendo que puede venir una segunda ola. ¿Vendrá una segunda ola cuando ni siquiera existió la primera?

Se supone que el virus ya estaba circulando en nuestro país casi unos dos meses antes que se empezaran a aplicar las medidas. ¿No habremos aplicado un remedio peor que la enfermedad?

Por cierto, "(...) el mismo Neil Ferguson que en 2005 predijo que 150 millones de personas morirían de gripe aviar. Las muertes totales, en los últimos 15 años, resultaron 455. Este es el mismo Neil Ferguson que en 2009 predijo que 65.000 personas podrían morir en el Reino Unido de gripe porcina. El número final terminó siendo 392. Ahora, en 2020, predijo que 500.000 británicos morirían de coronavirus."[9] Las muertes británicas ahora registradas son 41.700 con 295.800 casos totales de contagio con casos nuevos en tendencia negativa desde el máximo registrado el 10 de abril.

 

Luis Anastasía



[1] https://www.scielo.br/pdf/hcsm/v18n3/06.pdf

 

[2] https://www.worldometers.info/coronavirus/

[3] https://elpais.com/ccaa/2019/01/16/catalunya/1547643754_015186.amp.html

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180114/epidemia-gripe-sufre-medico-urgencias-colapso-sistema/275723054_0.html

https://elpais.com/ccaa/2019/01/10/madrid/1547137344_621037.amp.html

https://www.epicentro.iss.it/ben/2019/luglio-agosto/sorveglianza-integrata-influenza-2018-19

https://www.infodata.ilsole24ore.com/2019/08/22/andata-la-stagione-influenzale-tutti-numeri-italia/

[4]  https://www.nationalreview.com/corner/the-catastrophe-in-italy/

 

[5] https://www.euromomo.eu/

[6] https://wattsupwiththat.com/2020/05/25/prioritizing-climate-over-pandemics/

 

[7]  https://www.worldometers.info/coronavirus/country/uruguay/

 

[8] https://www.cidrap.umn.edu/news-perspective/2020/04/commentary-masks-all-covid-19-not-based-sound-data

 

[9] https://extramurosrevista.org/como-el-miedo-y-el-pensamiento-de-grupo-han-causado-encierros-globales-innecesarios/

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net