*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Esteban Valenti Esteban Valenti
Uruguay: los tupamaros
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Un Presupuesto Nacional “que aleja” al Estado, de la gente
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Sanguinetti me tapó la boca y me cierran el libro
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Una nueva iconoclasia recorre el mundo

Luis C. Turiansky

23.06.2020

La nueva onda parece ganar adeptos en todas partes: la deshonra espontánea, el retiro civilizado o la destrucción rabiosa de monumentos erigidos en honor a próceres caídos en desgracia en la vorágine de los nuevos tiempos.

Los casos más notorios actualmente están relacionados con las protestas mundiales contra el racismo, provocadas por la trágica muerte del afrodescendiente George Floyd, ahogado con la rodilla por un policía blanco en Minneapolis, EE.UU. En el marco de algunas de estas acciones de justificada cólera, la multitud reunida se cobró viejas deudas y varios eminentes ciudadanos que en vida se habían dedicado a la trata de esclavos fueron derribados y más de uno tirado al fondo del río más cercano.

Le tocó incluso a Cristóbal Colón, de quien no se tiene noticia de que haya propiciado la esclavitud, aunque sí es cierto que, además de otras muestras de las Antillas (que él seguía sosteniendo que era la India), llevó de regreso a Europa a varios "indios" vivos, para mostrarlos como prueba en la corte de los Reyes Católicos.

Pero el ejemplo cunde y algunas personas con "cola de paja", como siempre más papistas que el papa, se apresuran a dar pruebas de amor por las buenas causas y sacaron por ello de los archivos de Hollywood todas las películas en las que se vilipendia a los indios y ridiculiza a los negros y mexicanos. Lamentablemente, algunas eran verdaderas obras de arte, pero las buenas causas también reclaman sacrificios, como es bien sabido.

La dirección de un museo de historia natural decidió que había que sacar de su pedestal la estatua ecuestre del presidente Theodore Roosevelt, al que alaban, a pie y desarmados, un negro y un indio, una postura que, ¿quién lo duda? denota sumisión y humilla a las respectivas comunidades étnicas.

Pero esta lucha contra los símbolos del oprobio materializados en el bronce para la posteridad se extendió, gracias a la solidaridad, a otros continentes, donde son otras las motivaciones y otras las broncas. Las figuras de sir Winston Churchill, por ejemplo, en Londres y Praga, aparecieron de pronto pintadas con la consabida inscripción "Black lives matter" y alusiones a su racismo y sus actitudes imperialistas. El caso de Praga es particularmente sintomático por ser un monumento de "la nueva época", situado en una plaza que fue rebautizada con el nombre del difunto primer ministro británico y cuyo principal edificio es la sede de los sindicatos, movimiento del que el homenajeado fue un enemigo acérrimo.

Pero sigamos con los checos. Poco antes del incidente que causó la muerte de George Floyd, el alcalde de un distrito de Praga resolvió que había que eliminar el monumento erigido en su zona al mariscal soviético Iván Stepanovich Konev, comandante de la operación de liberación de Praga en mayo de 1945, con la que culminó su campaña de la segunda guerra mundial, que entre otras cosas incluyó también la liberación del campo de concentración más famoso, el de Osvietim o Auschwitz en Polonia y casi toda Checoslovaquia. El motivo declarado era que, once años después estos sucesos, dicho jefe militar dirigió las operaciones de las fuerzas soviéticas que intervinieron en Hungría durante el levantamiento popular de 1956, por lo que sería responsable de la masacre producida. Sea como sea, el monumento en cuestión respondía a un motivo específico, relacionado con la liberación de Checoslovaquia y no lo sucedido después. Por lo demás, tampoco era propiedad de un barrio, sino que había sido erigido por las autoridades del Estado en nombre de toda la nación. Sin embargo, un buen día el mencionado alcalde organizó discretamente el retiro de la estatua y su desplazamiento a un depósito, aprovechando el estado de emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19, a raíz de lo cual quienes estuvieran en desacuerdo no hubieran podido venir a protestar.

El alcaldecito de marras tampoco puede vanagloriarse de ser el inspirador del movimiento de ruptura de otros fetiches de la historia. En la mayoría de los casos, los participantes persiguen otros objetivos, más actuales y justificables.

También en el pasado ocurrieron sucesos semejantes. En 1871, los comuneros de París derribaron la columna imperial de la Plaza Vendôme, restaurada posteriormente. Cuando el Perú estuvo gobernado por un régimen militar progresista, entre 1968 y 1975, el presidente Juan Velasco Alvarado hizo retirar el monumento al conquistador Francisco Pizarro, célebre por sus métodos sanguinarios y tiránicos. Una vez desplazado Velasco del poder, sus sucesores restauraron el monumento.

Pero hay ejemplos totalmente opuestos de tales actos de iconoclasia política. En 2001 los extremistas islámicos en Afganistán destruyeron a cañonazos el conjunto de estatuas de Buda en el acantilado de Babiyán, una reliquia de incalculable valor cultural e histórico. En 2015, el mismo fanatismo religioso que operaba en Siria ocupó las ruinas de la antigua ciudad de Palmira y las fuerzas del "Estado Islámico" se dedicaron a destruir sistemáticamente todas las esculturas, solo porque la interpretación fundamentalista de su fe prohíbe toda representación figurativa.

Menciono expresamente estos ejemplos de ambos extremos, porque sirven para ilustrar la exasperación creciente que domina los espíritus de la gente en todas partes, a su vez producto de la falta de perspectivas.

Casi todas las revoluciones han pasado por estas situaciones y mucho después, sus actores o sus descendientes se arrepintieron. El resultado suele ser triste y por eso lo señalo hoy aquí, para prevenir la nueva barbarie. La historia no debe corregirse, hay que estudiarla y sacar de ella enseñanzas, pero es inútil tratar de borrarla, como hacían los personajes de "1984" de George Orwell en la fábrica de la verdad. No es destruyendo el fetiche que el mal desaparecerá.

 

Luis C. Turiansky



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net