" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Esteban Valenti Esteban Valenti
Uruguay: los tupamaros
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Un Presupuesto Nacional “que aleja” al Estado, de la gente
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Sanguinetti me tapó la boca y me cierran el libro
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

El tirano fue más barato

José Antonio Vera

02.07.2020

El  tan sobado "secreto a voces", utilizado hasta el aburrimiento cuando se habla de la corrupción en Paraguay, está cansado, obsoleto.

A tal punto que no se molesta para nada que lo sustituyan leves relámpagos de clarificación en temas importantes para el país, como es la recién aplicada Declaración Jurada de Bienes y Rentas (DDJJ), de cada funcionario estatal en actividad, cuyas confesiones deben dar envidia a los más célebres ladrones que registra la historia, como John Dillinger, aunque éste robaba bancos.

Tras varios meses de cabildeos y negociados en sordina, con  tozuda resistencia al proyecto de ley en ambas cámaras parlamentarias, desde donde se ejerció sostenida presión al Poder Judicial, finalmente la adormilada Corte le estampó su rúbrica la pasada semana, en una acción sorprendente y muy distante del accionar del Banco Central, de la Fiscal General Sandra Quiñones, y de la Contraloría, del Servicio contra el lavado de dinero, Tribunal de Cuentas, Subsecretaría de Tributación, y la Secretaría de Estado contra la corrupción que existen en una nebulosa opacidad e impunidad sistémica.   

Quiñones, consagrada en la represión de la militancia social, en particular de luchadores campesinos, acaba de eximir de varios delitos al exsenador Oscar González Daher, quien declaró un aumento en su multimillonario patrimonio de cuatro mil 600 por ciento en seis años. Estuvo preso varios meses, junto a un hijo, ambos sin condena, al igual que su hermano Ramón, un conocido usurero que, con títulos falsos de propiedad, ha arrasado con rancheríos de cientos de familias muy pobres, hasta tiempo atrás alto dirigente de la CONMEBOL, y con grueso expediente en la malversación de fondos de clubes de fútbol. Negoció con Hacienda y por seis millones de dólares, según su confesión, quedó libre.

Decisión similar de la fiscalía benefició días atrás al senador Zacarías Irún, también imputado por enriquecimiento ilícito, un personaje que por varios años se irguió caudillo de Ciudad del Este, en reemplazo de otros delincuentes colorados longevos, en el mayor centro del contrabando en Paraguay, triangulando fronteras con Brasil y Argentina.  La municipalidad, cueva de hamponaje comprobado, ha estado copada durante década y media por su esposa, expulsada por la presión ciudadana.

CUANDO LA CONFESION ES DESPROLIJA CREA COMPLICIDADES

El primer informe público de las DDJJ, extirpado a fórceps por algunos periodistas y activistas sociales a la Contraloría General de la Nación, ha sacudido emocionalmente a la población, que nunca había imaginado el  portentoso grado de enriquecimiento ilícito de conocidos políticos que administran el Estado, sin que figure el escandaloso incremento del último año, cobijado por el caos de la Covid19 que permite estafas por millones de dólares,  en amagues de compras de medicamentos y equipos hospitalarios, y un par de promesas de obras públicas, que profundizan la miseria de dos millones de paraguayos, casi un 40 por ciento de la población total del país.

Los hospitales están vaciados de todo, en una situación calamitosa, peor que antes de irrumpir la pandemia. El sector vive de las donaciones, como una que llegó esta semana de Turquía y otra de China días antes, en medio de una generalizada improvisación en la mayoría de los servicios y de un clima de visible inseguridad y alta emotividad entre el personal sanitario y pacientes. Ayer martes, y después de casi cuatro meses, llegó un cargamento comprado de 25 toneladas de insumos hospitalarios.

El país, no obstante, es un fenómeno inexplicable porque dada su desprolijidad sanitaria, es uno de los que menos bajas registra en el mundo por la Covid19, con 19 fallecidos y 2.260 contaminados hasta este uno de julio, aunque hay alerta médica porque ya está ocupado el 40 por ciento de las camas de terapia.

La lectura de las DDJJ, que diversas fuentes valoran, ha sembrado  la convicción de que no recoge, por complicidad, trampas  o engaño, lo más gordo de las fortunas personales malhabidas, que la masiva parentela y el entramado familiar y vecinal, posibilita comprobar que esconde cuantiosas posesiones regadas en  todo el territorio nacional en miles hectáreas de tierra, mayorías alquiladas al complejo industrial del agronegocio transnacional, y en viviendas, vehículos, universidades privadas, hay 50 contra ocho públicas, y en cuentas bancarias en Estados Unidos y Suiza, entre otros nichos de los abundantes paraísos del saqueo de los pueblos.

La última declaración jurada de algunos de los funcionarios estatales más visibles, muy raquítica por cierto, consigna datos hasta el año pasado, desde el 2012, el mismo año del retorno al gobierno del binomio Partido Colorado-Partido Liberal, que lo hicieron porque ambos necesitaban exhibir buena letra tras consumar el   Golpe de Estado parlamentario contra el exObispo Fernando Lugo, cabeza de un proceso que, cuatro años antes, había interrumpido parcialmente la administración colorada de 70 años y que sirvió, por traición, para truncar el posible inicio de un proceso de democratización del país, doblemente fracasado en las tres décadas de transición. 

En la lista de personajes que saltaron de la modestia económica a una riqueza ofensiva, destaca una mayoría de colorados, pero seguidos de cerca por capangas liberales, tales los senadores Silva Facetti y Blas Llano, Presidente del Senado hasta este 30 de junio, y Federico Franco, el exVicepresidente ungido en 2012 Presidente inconstitucional, por decisión de la derecha interna más rancia, consorcios transnacionales del extractivismo y Estados Unidos, a través de su Embajadora Eliana Ayalde y la sucursal local de la USAID, según testimonios de civiles y militares presentes en las reuniones preparatorias del golpe de estado contra el gobierno menos malo en los últimos 70 años.

STROESSNER SUPO ROBAR PERO MENOS

En los ocho años que lleva el retorno colorado a la presidencia, con claro predominio del billonario Horacio Cartes, quien compró el partido y se hizo elegir presidente en el 2013, y la agresiva imposición de la narcopolítica y de los consorcios empresariales y bancarios, el incremento de la corrupción es de una insuperable crapulosidad. Pedagogía del FMI, empleada por Mauricio Macri y Sebastián Piñera, en esta academia suramericana del latrocinio y el despilfarro.

El gobierno de Mario Abdo Benítez aún no llega a dos años, pero ha duplicado  el endeudamiento del país, que avecina los 15 mil millones de dólares, más del 30 por ciento del PIB. En sólo tres meses de cuarentena, desde marzo a junio, el Estado recibió cerca de tres mil millones de dólares, préstamos, bonos, donaciones, pero la ciudadanía ignora dónde ha ido a parar semejante suma, a tal punto que aparecen pasacalles y carteles preguntando "dónde está la plata?". Salud recibió apenas 94 millones pero la información oficial señala que sólo cuatro millones fueron invertidos, sin que ningún responsable informe dónde fue el resto.

Ayer, uno de julio, en el habitual informe anual que rinde la presidencia al parlamento, el mandatario habló de que la recuperación exigirá más sacrificios "a todos", mensaje que provoca descreimientos y hasta burlas,  porque se vive en una hecatombe administrativa que Hacienda agrava con el anuncio de que ´negocia otros 400 millones para combatir la Covid19 y que, para preparar la recuperación post pandemia, que nadie sabe cuándo podrá ser, otros 2.500 millones serán necesarios, en la espera del estudio de un préstamo por 20 mil millones, con garantía de los derechos paraguayos en la explotación de la hidroeléctrica binacional de Itaipú, con Brasil de socio mayor y aprovechador al máximo de la energía producida desde hace 40 años.

Para el pueblo paraguayo, que en definitiva es el que paga todas las deudas contraídas por quienes dicen representarlo, mirando los números, le está resultando mucho más barato el general Alfredo Stroessner, quien legó una deuda externa de 2.700 millones tras 35 años de poder cleptómano absoluto. Un personaje repulsivo y  terrorífico, desplazado en 1989 por orden de Washington, que lo hizo miembro del genocida Plan Cóndor que desangró Suramérica entre 1964 a 1989, descabezando una insuperable generación rebelde en su entrega de vida en el compromiso de construir un mundo de justicia y equidad, muy distante al actual.

Muchos que han participado en las DDJJ, entre las excepciones destaca el Ministro de Hacienda Benigno López, hermano del presidente, quien dice que "nadie ni nada lo obligará a confesar" los números de su fortuna personal, sobresale el caso del actual Vicepresidente de la República, Hugo Velázquez, quien  consigna un aumento de su patrimonio superior a mil 200 por ciento en apenas seis años. Suma, a esos saqueos al pueblo, el nepotismo, practicado por todos los altos jerarcas, que acostumbran contratar, con generosos salarios, de los que se embolsan una comisión, a familiares en puestos de responsabilidad, sin la menor capacidad ni méritos comprobados.

En Paraguay "todo se sabe", te dice cualquier vecino, pero hasta ahí nomás va la confesión de este pueblo mayoría católico, acostumbrado a silenciar sus opiniones por miedo a la represión ejercida por la mayoría de los gobiernos que se han sucedido en los últimos 130 años, con absoluta predominancia de los colorados cuya mayor expresión de exterminio la protagonizó Stroessner desde 1954, dejando una impronta de persecución ideológica anticomunista y de las otras, y una prostitución administrativa que sus actuales herederos le expresan lealtad con empecinado afán por superarlo.

La corrupción, placenta del sistema capitalista, es exhibida sin pudor alguno por el gobierno paraguayo que ha convertido la Covid19 en un formidable negocio  para el poder político, despreocupado totalmente por la situación social y la oscura perspectiva que está planteada en la economía y los servicios sociales en general, respeto a los cuales no asoma el menor estudio estatal, dejando que la improvisación, la inoperancia y el desgano, sea la característica más saliente en todos los rubros ocupados por un clientelismo electoral de 350 mil funcionarios, 80 por ciento con el único mérito de su pertenencia partidaria.

La producción nacional  está absolutamente desatendida, con abusivo predominio de empresas transnacionales que continúan facturando hacia el extranjero sin pagar impuestos, el campo productor de alimentos ruega por los créditos bancarios prometidos que nunca llegan. El empleo, con el 40 por ciento de las empresas mipymes quebradas, que ya han arrojado a la calle a  millares de personas que se suman al millón y medio de trabajadores informales existentes antes de marzo. El sistema educativo paralizado y absolutamente desnorteado, con un Ministro y adjuntos, oscurantistas, misógenos y chovinistas, con el nivel cultural de cualquier comisario de barrio.

Josè Antonio Vera



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net