*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Breve historia del tapabocas
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 36. Guerreras en la calle
Mónica Díaz Mónica Díaz
La foto de hoy
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89

Notas sobre la actual pandemia XV. Desórdenes nutricionales. Otra herencia maldita del COVID

Carlos Vivas; Homero Bagnulo

09.07.2020

El distanciamiento social y en especial la desestructuración de la jornada de quienes se ven obligados a mantenerse aislados, tienen una severa repercusión sobre la posibilidad de mantener una relación saludable con su alimentación.

Al conjunto de situaciones clínicas caracterizadas por una relación inadecuada con los alimentos recibe el nombre de Desórdenes Nutricionales. La situación con mayor reconocimiento histórico es la obesidad, que se define como una enfermedad crónica multifactorial que se caracteriza por la acumulación de tejido adiposo visceral y subcutáneo. La obesidad no se limita al aumento de peso sostenido y creciente, sino que está vinculada etiológicamente con un amplio conjunto de afecciones denominadas comorbilidades. La clasificación del grado y severidad de la obesidad depende de la relación matemática entre la altura y el peso de la persona, que se conjugan para definir el llamado Índice de Masa Corporal. Cuando el índice se sitúa entre 25 y 29,9 se dice que la persona tiene sobrepeso, entre 30 y 34,9 obesidad clase I, entre 35 y 39,9 obesidad clase II y para valores superiores a 40 obesidad mórbida. No solo importa el índice, sino que la disposición del tejido adiposo está asociada a un mayor riesgo vital. Así, la llamada obesidad "alta", alrededor de los flancos y de la cintura (circunferencia abdominal superior a 102 cm) expone al paciente a un mayor riesgo de muerte. Lo mismo ocurre en aquellas personas cuya acumulación de tejido adiposo se dispone en torno a sus vísceras y no tanto a nivel subcutáneo. Como se ha mencionado, esta enfermedad tiene múltiples orígenes, destacándose los factores genéticos, del entorno socio-cultural y conductuales.

Tanto los factores favorecedores de la obesidad, como la dificultad emocional y la restricción de practicar ejercicios explican que una de las poblaciones que más riesgos enfrenta durante esta pandemia sean los obesos. Las razones que aportan los investigadores sobre qué factores predisponen a la obesidad en la actualidad son las ya conocidas ansiedad y depresión, a los que se suma la restricción de la movilidad y la presión psicológica determinadas por la cuarentena.

 En un estudio reciente publicado por la Universidad de Texas, se destaca que el 70% de los pacientes obesos encontró dificultad para bajar de peso durante el aislamiento al tener que restringirse a su domicilio, un 60% reconoció un incremento de su necesidad de comer ante el estrés psicológico y el 56% señaló que había aumentado su almacenamiento de alimentos (Clin Obes 2020 Jun 9; e12386)

Las consecuencias sanitarias secundarias al aislamiento social estricto disparan respuestas conductuales inadecuadas. Cuando una persona se enfrenta a una amenaza sostenida para su salud, por ejemplo una enfermedad crónica, el organismo se defiende a través del desarrollo de cambios conductuales adaptativos, esto es, modificaciones del patrón de sus respuestas que le permiten enfrentar con una mayor chance de lograr el éxito.

A las respuestas inadecuadas, el estudio citado encontró que se le sumó la influencia de medidas sanitarias administrativas. Al respecto señalan que la cancelación de las intervenciones programadas de cirugía bariátrica (o "de la obesidad"), tienen un mayor impacto en quienes se estaban preparando emocionalmente. Las personas encuestadas para esta investigación tenían una edad promedio de 51 años, el 82% eran mujeres, el 50% blancas y un 30% afroamericanas. Mientras que aproximadamente la mitad había finalizado los estudios secundarios y tenía un ingreso anual de por lo menos U$S 75.000, el 10% señaló que desde el inicio de la pandemia había perdido su trabajo.

Casi todos quienes integraron esta muestra sufrían de obesidad mórbida y solo la tercera parte había sido sometida a una cirugía bariátrica. Como otro factor de riesgo cardiovascular se destaca que el 67% sufrían de hipertensión arterial, el 50% apnea del sueño y el 30% eran diabéticos.

El impacto de la cuarentena sobre el ejercicio físico en esta población de riesgo se ve en el hecho que el 87% solo salió de su casa por razones de extrema necesidad. Menos de la mitad señaló que salía solo para caminar mientras que el 60% disminuyó los ejercicios. Las conductas alimentarias se vieron alteradas en toda la muestra. El 60% reconoció comer de más por su ansiedad y el 64% dedicó más tiempo a preparase comida.

Este estudio, aunque no pretende ser representativo de la población global que sufre obesidad, resalta las graves consecuencias que tiene la adopción de medidas sanitarias sin evaluar su impacto negativo. Es correcto disminuir el riesgo de contagio a través de desestimular la concurrencia a hospitales y a policlínicas, del mismo modo es una medida impostergable asegurar la disponibilidad de camas de cuidados convencionales y de cuidados críticos. Sin embargo, estas medidas deben contemplar tanto el riesgo potencial que corren los pacientes como el riesgo real por no poder acceder a servicios sanitarios. No todos los pacientes pueden ver postergados sus cuidados por períodos indeterminados. El riesgo real que corren personas con obesidad mórbida, al igual que quienes esperan un trasplante o una terapia oncológica es muy alto como para suspenderle sus cuidados.

Otras situaciones clínicas nutricionales que se ven expuestas a mayores riesgos determinados por el aislamiento y su correlato emocional son la bulimia y la anorexia. La bulimia se caracteriza por la ingesta episódica e incontrolada de grandes cantidades de alimentos seguida de "conductas reparadoras" a través de vómitos inducidos, uso de catárticos y de diuréticos, ayunos prolongados y ejercicios vigorosos. En varias encuestas se comprobó que afecta hasta al 19% de los adolescentes, sobre todo mujeres de raza blanca y nivel socio-económico medio-alto. Por su parte la anorexia, es una visión distorsionada de la auto-imagen corporal asociada al intenso temor de la obesidad. El descenso del Índice de masa corporal suele ser un 15% inferior al esperado.

Como analiza una nota recientemente publicada por el periódico norteamericano The New York Times, (Disordered Eating in a Disordered Time, June 5, 2020), estos pacientes son una de las más claras consecuencias negativas que el aislamiento prolongado ejerció sobre una sana relación con la alimentación. Perder contacto con terapeutas, descontrol del régimen reglado de alimentación, no poder mantener clases de ejercicio en grupo son elementos negativos. No obstante, lo que señalan los pacientes es que tal vez lo peor sea estar en contacto estrecho con placares o refrigeradores llenos de alimentos no perecederos, ricos en calorías y con menor calidad nutricional, en tanto que la restricción para hacer las compras restringe la posibilidad de contar con alimentos frescos. Otra opinión que comparten quienes sufren de bulimia o anorexia es la pérdida de la capacidad de vivir solos. Como muchas son estudiantes universitarias que viven en campus, sus terapeutas se apoyen en esta "soledad deseada" para ayudarlas a construir un nuevo cronograma que contemple tanto sus horarios de estudios, de actividades sociales y una nueva conducta alimentaria. Al cerrar los campus, varias debieron retornar a sus hogares donde se sienten controladas, "guiadas", de forma tal que suelen perder su recién reconstruido estilo de vida personalizado con la consiguiente alteración de su alimentación y de su imprescindible evaluación  introspectiva.

Como hemos señalado desde estas columnas, el distanciamiento social es una medida razonable para enfrentar una amenaza desconocida. Sin embargo, debemos ser conscientes que hay subgrupos que tienen muchas menos posibilidades de soportar el distanciamiento. Hoy presentamos a la consideración de los lectores una revisión de los riesgos de los trastornos nutricionales durante la pandemia, así como en una columna previa vimos la consecuencia que debieron asumir los ciudadanos añosos, que fueron abandonados cruelmente por sociedades que se precian de constituir el primer mundo y ser pilares del estado del bienestar.



Dres. Homero Bagnulo; Carlos Vivas


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net