*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Breve historia del tapabocas
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 36. Guerreras en la calle
Mónica Díaz Mónica Díaz
La foto de hoy
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89

DUODÉCIMA ENTREGA

Cuentos & versos en cuarentena

10.07.2020

MONTEVIDEO (Uypress)- Les presentamos los textos de Marilena Pereira y de Alfredo Fernández Vicente. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    

 

Los textos de este viernes son:

"Costos de la Cuarentena", de Marilena Pereira

"Nunca más volvió", de Alfredo Fernández Vicente

 

Costos de la Cuarentena

Marilena Pereira

Tardó un poco en elegir la música que ahora hace oscilar la llama de la vela y el vapor perfumado que emana del agua de la bañera. Hundida hasta las mejillas, deja que la espuma juegue con las comisuras de su boca. Sus músculos y sus neuronas se relajan en la caricia de ese líquido amniótico en la penumbra de un útero de mosaicos.

-¿Puedo entrar? 

-No -siente que su columna vuelve a ponerse rígida-¿No dormías? 

-Sí, pero me desperté y no estabas en la cama. Te dije que vinieras a dormir la siesta conmigo -tantéa el pestillo- Quiero entrar.

-No. El baño de abajo está libre.

-¿Qué hacés?

-Me estoy bañando.

-Quiero bañarme contigo.

-No, necesito un rato a solas -vuelve a sonar el pestillo en intentos impertinentes. 

Siente como uno de los tentáculos intenta colarse por debajo de la puerta. Su mente ve como crecen más y más tentáculos gelatinosos y adhesivos de la espalda de su esposo.

-¿Un rato sola? ¡Eso es ridículo! ¡Sos mi mujer! ¡Quiero entrar a esa bañera contigo, o que tomemos algo juntos en la cocina, o que mires la tele conmigo, o que leas mientras yo lo hago! -Un golpe de diez tentáculos al unísono en la puerta que tiembla al igual que el agua que pierde ternura.

-Por favor, dame un poco de espacio.

-¡Espacio! ¿Eso es lo que querés? ¿Sola querés estar?

Silencio en la puerta del baño. Un golpe en la puerta del frente. Salta del agua. Viste el albornoz. Huellas mojadas de pantuflas corren en la cocina buscando guantes y tapabocas. Saltan al jardín. Alcanzan la vereda. La mano sobre la tela que cubre la boca corta un grito. Alcanza a ver los mil brazos del pulpo atados a su espalda. La mano de uno de los vigilantes de la cuarentena bajando la cabeza de su esposo para introducirlo en el patrullero.

Levanta un brazo que se encuentra con los ojos del segundo vigilante y la orden de entrar.

 

El brazo baja lentamente mientras se ve en la cocina llenando la copa de vino que olvidó llevar cuando antes preparó su bañera. La vela aún encendida. La música aún sonando. La cascada de agua caliente.

Siente el frío colándose en las pantuflas húmedas y el motor del patrullero que la urgen a entrar.

Una noche a solas. Una multa a pagar mañana. Un pulpo que haya dejado algunos  tentáculos en su noche de celda, o tal vez no.

"Nunca más volvió"

Alfredo Fernández Vicente

-Gianni Scarpa. Gianni con doble ene, así laS escribimos y así las pronunciamos Giannnni...-

El agente tecleó con cuidado de redoblar la tecla de la ene y le preguntó por el motivo de su denuncia.

Treinta años después de la caída del Duce se sentía cada vez más fascista por lo que no vaciló en correr a la Comisaría para denunciar al tupamaro. Lo había visto subir a la azotea disfrazado de funcionario de la compañía telefónica estatal y repetir esas visitas. Giannnni confirmó su sospecha al tomar vista de la cajita plástica adherida al borne del cable telefónico del vecino.

-Deben ser tupamaros, Oficial. Partisanos comunistas colocando grabadores clandestinos!

Pero Eugenio no era tupamaro, era un simple funcionario de Antel, padre de familia, ciudadano oriental. Por eso, cuando el Comisario Colombo se presentó en su casa a pedirle el favor ciudadano, no había vacilado. La policía federal argentina necesitaba interferir ese teléfono sospechado de pertenecer a una red de narcotraficantes. Sólo se trataba de colocar el aparato que le traían y periódicamente cambiar las pilas y retirar los cassettes de las grabaciones.

Cuando Eugenio fue conducido a la comisaría seccional ingresó con tranquilidad  confiado en su buena acción de ciudadano colaborador con su policía en la lucha contra el narcotráfico. Pero ignoraba la desconfianza de los policías argentinos con la policía uruguaya en materia de drogas en esa dura y larga década de dictadura cívico-militar.

Si, nadie sabía nada. No fue necesario profundizar técnicas de interrogatorio porque trasparentaba sinceridad y voluntad de colaborar con la investigación. Preguntado, contestaba enseguida como in-hábil declarante.

-¿Recibió algún dinero por su trabajo? 

-Sólo para comprar pilas y pagar el taxi. 

-¿Cuánto?- Cincuenta pesos. 

-¿Cuánto gastó en pilas y taxi?- Treinta y siete pesos. 

-¿Qué hizo con los trece pesos restantes?- Y ... me los quedé.

Ah! Entonces el delito indagado no era una simple interceptación de noticias telefónicas. Si el funcionario público se apropia de dinero poseído en razón de su cargo perteneciente al Estado o a particulares, es peculado. La pena es de penitenciaría e inhabilitación especial para su empleo público.

Así que marchó a la cárcel y perdió su añoso empleo. Su esposa en la vieja casa con zaguán y patio de claraboya en el barrio del Arroyo Seco, se convirtió en una virtual viuda temporal.

 

La así "temporalmente enviudada" llegó a mi Estudio. El comisario argentino le había admitido que no habían enterado a la policía uruguaya por sospecharla implicada. Como se lo habían ocultado a Dupetit se sintió responsable y de su propio bolsillo, quizás, dio alguna ayuda a la familia, lo que incluía para que pagaran a un abogado barato.

La pena tenía un máximo de seis años de penitenciaría lo que la hacía por entonces inexcarcelable. Procesado por eso, permanecería en prisión cautelar sujeto a un largo proceso; mientras tanto, preso sin pena determinada. Pero como la pena mínima era de un año de prisión, podía confiarse en que en algún momento la pareja oficial conformada por Fiscal y Juez, entenderían buenamente bastante la prisión cautelar para sustituirla por una libertad provisoria. Así la prisión efectiva no amenazaba ser de años sino de meses, aunque el empleo público parecía irremediablemente perdido para este veterano funcionario.

Hasta aquí todo usual y con arreglo a la burocracia judiciai penal corriente.

Pero el teléfono resonó estridente profanando la rutina de mi escritorio de joven abogado artesanal. El aparato me habló con tono altivo y cautivante. Enterado de que tengo la Defensa de Dupetit, el famoso penalista hace el planteo a su colega menor. En realidad no era un especialista en el sentido académico, ni relevancia docente ni en trabajos doctrinarios, pero si penalista mediático, de esos que salen seguido por televisión defendiendo casos importantes y haciendo declaraciones resonantes. Eso sí, un hombre rico.

-Colega, la policía argentina me ha encargado un informe sobre ese caso y como sé que usted tiene la defensa le ofrezco compartir los honorarios. Sólo se trata de que me saque el expediente en confianza del Juzgado para fotocopiármelo. Yo hago el informe, me pagan dos mil dólares, mil para usted.

Le contesté como esperaba ser contestado y lo agendé para que viniese a mi Estudio el martes siguiente a las 18:00 por el tal trato.

La transitoria viuda del defendido me trajo el teléfono del Comisario Colombo y lo llamé a Ezeiza. 

-¡No se lo vaya a dar que es el abogado de los traficantes!- Por supuesto.

Y me fui despacito para San José y Yi, el edificio sede de la Jefatura de Policía de Montevideo. Entré por la escalinata de Yi y subí por pasillos oscuros hasta el despacho del Inspector Castiglioni. Por más que me anuncié y me atuve al té de banco de rigor, no conseguí ser recibido, así que volví al Estudio y lo llamé por teléfono.

Tuve la experiencia de escuchar la voz del célebre corrupto represor. Me contestó: -¿Y Usted qué va a hacer?. 

-Pues lo que estoy haciendo. Mándeme un policía el martes a las 18:00 para que esté tras la puerta del baño de mi oficina, sólo eso. 

-Bueno, veré que hacemos, luego lo llamaremos.

Por cierto que nunca me llamó y el colega penalista famoso nunca más volvió.-

 

El nombre del colega famoso no interesa al cuento, ni que veinte años después terminó procesado y penado por su involucramiento con los narcotraficantes en el lavado de dinero.

Medio siglo después, más o menos, hubo polémica por la restitución y posterior retiro del retrato de Víctor Castiglioni y la placa recordatoria de su paso por la jerarquía policial.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net