*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89

Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?

Carlos Vivas; Homero Bagnulo

21.07.2020

a.      Los ciudadanos que se deben desplazar en medios de transporte colectivo

De acuerdo a lo aprendido en esta pandemia, es menester acompañar la ganancia en conocimientos que nos permitirán desarrollar medicación específica, e incluso vacunas, con la adopción de estrategias sanitarias que derrumben tanto las hipótesis más catastróficas como   la inadecuación de medidas pseudoprotectoras.

Va quedando claro cuál es el papel óptimo de las máscaras faciales, en qué nos beneficia el distanciamiento social, y qué medicamentos en vez de protegernos nos amenazan. Salir de esta situación social, avanzar en la mal llamada nueva normalidad, es una aventura humana más, que como tal, no está exenta de riesgos. Uruguay es un país que se caracteriza por tener una muy baja tolerancia a la incertidumbre. Nos angustia estar en la línea de tiro de un enemigo al cual no vemos. Sin embargo, negar la importancia y el riesgo del COVID-19 no es la solución. Tenemos herramientas para comenzar a retomar nuestras actividades habituales, pero debemos tomar precauciones. Persistir anclados en las mismas estrategias que nos fueron útiles amenaza nuestra capacidad de enfrentar económicamente los desafíos de esta pandemia. El hastío de sentirnos amenazados hace que los uruguayos tengamos acceso a toda una colección de narices (algunas muy bonitas) como consecuencia de usar mal las máscaras faciales. La manipulación reiterada de estas máscaras no solo es una amenaza a la barrera sino que se convierte en un ritual carente de sentido. ¿Qué decir del contrasentido de que para entrar a un supermercado se exija lavar el carro y las manos, amén del omnipresente tapabocas bien colocado, pero para viajar en ómnibus cada pasajero haga lo que quiera, sin el que el personal le recuerde cuáles son las medidas acordadas con el Ejecutivo y las Intendencias. No hace falta remontarse en el tiempo, sino que alcanza con recordar el invierno pasado cuando los guardas rezongaban a los escolares y liceales por no tener a la vista su identificación, incluso llegando a hacer bajar del ómnibus a los liceales a los que les faltaba alguna monedita para pagar el boleto. Ni que hablar del cumplimiento estricto de la prohibición de fumar a bordo. No obstante su respeto con las normas empresariales, la presencia del COVID-19 tuvo un efecto paradójico en el celo de estos funcionarios, volviéndolos mucho más sensibles a la antojadiza ausencia de tapabocas por parte de sus pasajeros. Por supuesto que esta falta de cumplimiento con las normas se hace particularmente notorio en los viajes interdepartamentales donde no solo se cumple a medias con el uso de mascarillas faciales sino que el número de pasajeros autorizados para viajar parados varía con el kilometraje.

a.      Los ciudadanos que deben consultar y/o ser internados en las instituciones de salud

En particular preocupa sobremanera la aceptación pasiva del incumplimiento de las medidas higiénicas que se constata en el personal de la salud dentro de las instituciones. Como era de esperar no hay distingo alguno en la actitud entre las diferentes profesiones y tareas que desempeñamos en dichas instituciones respecto al uso inadecuado de las medidas de higiene personal y del paciente. Al ya doloroso aunque característico no lavado de las manos antes y después de entrar en contacto con un paciente, o cuando se prepara material de destino asistencial se suma el no uso o el mal uso de los tapabocas, compartir el mate, no guardar distancias y hablar a los gritos. ¿Esta actitud es homogénea? Por suerte,  y por la conciencia profesional de la mayoría no, pero como diría un entrenador de futbol "estamos dejando cachones" por todos lados.

Varios especialistas, entre ellos el Grupo de Medicina Basada en la Evidencia de la Universidad de Oxford rechaza el concepto de una segunda ola del COVID. Es más, en una investigación historiográfica de las últimas pandemias, concluyen que el modelo de la gripe es el que se ha impuesto como regla aunque estemos enfrentando un germen diferente. Más que segunda ola, lo que han visto son incumplimientos de los cuidados sanitarios, por exceso de confianza, por considerar que "a mí no me va a tocar", por hastío, y por no poder soportar más ser víctimas de una amenaza.

b.     Los ciudadanos que viven en las fronteras

Vivir en una frontera, sea cual sea los países de los que se trate, tienen muchos aspectos en común. Se tiene la ventaja de convivir con otra cultura, a veces incluso con otra lengua, se consigue rápido refugio político, y se tiene incorporado en el día a día las ventajas cambiarias. La protección financiera no es un aspecto para nada secundario, en especial en una sociedad capitalista donde los precios se componen de los costos de materias primas, costos de producción, mano de obra, y gastos sociales, a los que hay que sumar la estrategia recaudadora de la política tributaria. Esta situación se ve agravada en aquellos ciudadanos que aún gozando teóricamente de la protección de las medidas públicas deben recurrir a la compra y eventual reventa de artículos de primera necesidad que adquieren del otro lado de la frontera. Si bien esta actividad es característica de las fronteras secas y tolerada por las autoridades aduaneras, los países que comparten ríos o cuerpos de agua no son ajenos a esta realidad. Sin caer en el dramatismo del film "Un puente demasiado lejos" es claro que estas actividades de traslados de mercaderías y bienes a través de las fronteras no expresan, al menos en su mayoría "vivezas criollas", sino que son recursos de necesidad que expresan formas de paliar la situación de penuria económica y social de varios compatriotas. Para esta población obligada a un estilo de vida trashumante es imposible aplicarle medidas estrictas de control sanitario a nivel aduanero. No es posible desconocer su necesidad vital de tomar riesgos legales al dedicarse a esta actividad "borderline", pero no es dable su bloqueo en tanto de ello depende su sobrevivencia, en el significado otorgado por el Diccionario de la Lengua Española.

Volviendo al centro medular de esta columna, es menester hacer énfasis político y social en los grupos que corren más riesgos al incumplir con las medidas de distanciamiento social más férreas, pero tampoco se trata de mirar para el costado cuando otros grupos sociales no gozan de las mismas estrategias para enfrentar con éxito y dignidad la presente amenaza a la salud pública.

Para finalizar esta nota queremos compartir una reciente declaración de la Dra. Devi Sridhar, asidua "invitada" en nuestro espacio, quien con solo 34 años ocupa la cátedra de Salud Global del la Universidad de Edimburgo: "Estimados participantes del Foro Económico Mundial 2020: En mi opinión, la clave para enfrentar esta pandemia es que no es necesario poseer conocimientos médicos tan profundos que sólo sean accesibles a los iniciados. SARS-CoV-2 requiere un huésped para vivir. Además necesita otro huésped para poder transmitirse. De modo que si impedimos que pueda acceder a otro huésped susceptible a través del aislamiento selectivo de los infectados y de sus contactos, lograremos agotar su capacidad de sobrevivir. Es así como varias epidemias se han podido limitar. Varios países en el Lejano Oriente han aprendido a través de su historia que la opción menos mala es "eliminar" el virus bloqueando su transmisión entre huéspedes y desplegando un adecuado control de fronteras. Eso permitió a varios países recuperar espectáculos deportivos con espectadores, reuniones sociales, facilitar el retorno seguro de los niños a sus escuelas así como a su imprescindible vida social.

Los gobiernos deben decidir si siguen jugando a las escondidas mientras cruzan los dedos para que el virus desaparezca por arte de magia a través de insistir en medidas sanitarias no probadas, o desquiciantes períodos alternativos entre cuarentenas militares y aperturas a tontas y locas, o incluso actuando "a la sueca", esto es, dejar circular libremente al virus hasta alcanzar la protección de rebaño, aunque implique un exceso de muertes entre los ancianos y los más frágiles. Estas estrategias, mal llamadas "nueva normalidad", en realidad son subterfugios semánticos a través de los que se pretende esconder las miserias económicas, psicológicas y la desatención sanitaria de otras afecciones que son consecuencias de políticas insensatas. La velocidad de aparición de nuevos brotes nos ha enseñado, a quien quiera entenderlo, que es impostergable un cambio radical de la estrategia. Debemos pasar de una política de mitigación, que fue razonable al inicio de la pandemia, a una política de supresión. ¿En qué consiste esta estrategia de supresión? Testear, identificar cuanto antes a los nuevos infectados y a su círculo de contactos, y aislamiento selectivo de los mismos. Estas medidas deben ser acompañadas por estrategias sanitarias comprobadas desde hace 1 siglo: el lavado correcto de manos y el distanciamiento social siempre que sea posible. De esa manera, si en Escocia sabemos que tenemos 20 casos confirmados, es altamente probables que el número de casos posible sea 10 veces mayor, pero aplicando las medidas mencionadas es posible establecer una vida de relación que sea aceptada por la sociedad en su conjunto, tanto por su beneficio psicológico como por razones económicas. Nueva Zelanda marcó el camino, pero también Alemania y Corea del Sur lo han hecho con un éxito aceptable, aunque no libre de críticas tanto por quienes adoptan posturas libertarias como por quienes sienten pavor y exigen un imposible riesgo cero.

Solo así lograremos salir de este Purgatorio Sanitario"

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Uypress responde

Estimados lectores, nuestro compromiso con la verdad nos lleva a establecer que sólo responderemos aquellas preguntas que tengan respuestas respaldadas por evidencias firmes. Les recordamos que quienes estén interesados en enviarnos sus dudas deben hacerlo a través del mail dudascoviduypress@gmail.com.

P_Autopsias alrededor de todo el mundo muestran que los pulmones de las víctimas fatales del COVID19 tenían cientos de microcóagulos en su interior en lugar de lo que suelen ver cuando tratan una neumonía. ¿En Uruguay se está estudiando esos hallazgos? Y así tratar a los contagiados correctamente?

R- Es una realidad que la descripción de los hallazgos en autopsias del daño pulmonar causado por el virus SARS-Co- 2 ha logrado ser cabecera de los medios informativos. Sin embargo, es un hecho usual que en los pacientes fallecidos por distress pulmonar agudo del adulto se hallen micro-coágulos. Incluso en nuestro país este hallazgo en autopsias fue publicado en la década de 1970.

 

P_ Un paciente regresó de un crucero el 22 de febrero con síntomas respiratorios similares a la virosis. Curó luego de 15 días con reposo, penicilina y claritromicina. Utiliza broncodilatadores y corticoides en aerosol (fenoterol y fluticasona). Al momento de los conocimientos actuales, se justifican estudios?

R_ En el momento que presentó el cuadro era absolutamente necesario en el contexto de la actual pandemia haberle realizado el test por PCR. Además hubiese sido oportuno realizarle tanto al paciente como a sus contactos cercanos un test de anticuerpos para saber si tuvo/tuvieron la enfermedad,  Ahora es opinable, dependiendo del lapso que haya transcurrido entre la desaparición de los síntomas y la fecha de la eventual consulta.

 



Dres. Homero Bagnulo; Carlos Vivas


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net