*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre

Jorge Ángel Pérez

22.07.2020

Sobre los campos de concentración para homosexuales, UMAP, y la “depuración” en las universidades

Estudio de Radio Reloj (Foto de la radio)

Alguna vez soñé que perdía la voz y desperté aterrado, empapado en sudor. Me resultaba horrible tener que admitir que mi aparato fonador se había dañado, y peor aún fue suponer que no me serían devueltas esas resonancias que tenía antes de acostarme, que en lo adelante no podría entusiasmarme con un palique y con los amigos que prefiero. Y es que conversar es, sin dudas, una de las más grandes satisfacciones que asiste al hombre. Bien que recuerdo aquel sueño, bien que recuerdo la angustia por una vida que supuse llena de silencios, una vida retenida en la garganta, "reservada", plena en discreciones, en mutismos, un horror de vida.

Y es que la palabra, el discurso, puede salvar y también hundir a cualquiera, y quien lo dude que piense en aquella película de Wajda, que recuerde a aquel Dantón que se va quedando mudo en medio de todos aquellos hombres que lo están calificando, que lo enjuician para condenarlo luego. A Dantón se le fueron perdiendo las palabras, los sonidos, y no se pudo defender. Dantón se quedó casi mudo delante de todos aquellos hombres dispuestos a juzgarlo. Dantón se quedó sin palabras y terminó guillotinado; sin dudas el discurso puede conseguir la salvación, o poner un cuello debajo de la guillotina, y cercenarlo.

Una cabeza puede rodar si no se es capaz de defenderla; un discurso puede ser la salvación de una cabeza, un discurso bien hecho, bien pronunciado, podría resultar la salvación de una vida... Y si hilvano este discurso, si lo escribo, es porque algo sucedió en La Habana hace apenas unos días. Ya se dice que todo salió de la lengua de Otaola, que todo empezó con su discurso, con su denuncia. Se dice que él quiso hacer justicia, denunciar algo que sucedió hace un rato, que podrían ser dos años y que ahora ganó tintes de "hecatombe". Otaola provocó la furia de Miami y de La Habana, como acostumbra, y muchos aplaudieron su acusación, yo entre ellos.

Otaola hizo hervir a Miami y a La Habana, esas dos ciudades que son capitales de esta isla, cuando invitó a escuchar un audio en el que Yusimí González Herrera, directora de comunicación del ICRT, juzga a un tipo de voz a la que ella, y muchos otros en la radio, llaman: una "voz platinada", para explicar luego que esa voz platinada es esa que se distingue por su "suavidad", por su "blandura", por su "amaneramiento". Según esta señora esas voces no son creíbles, porque distorsionan el mensaje, porque no son profesionales y con ellas no se puede convocar a una marcha, y supongo que tampoco a una zafra, a un acto de repudio...

Esas voces platinadas, esas voces suaves, amaneradas, esas vocecitas con retintín, no sirven para un país de machos que hicieron guerras en África, de enérgicos constructores de voz ruda que usaron sus enseres de albañilería para golpear a las "locas" y a los "gusanos". Al parecer esas vocecillas salen de bocas trastocadas que dan besos traicioneros, besos que son enemigos de la revolución y del partido... Y ya muchos creían, atendiendo a los discursos de Mariela y del poder comunista, que esas vocecillas ya no eran un peligro, que podían ser, incluso, parte del poder, y entregarse a las arengas políticas, pero ahora la casualidad, y la aparición de un audio, nos devuelven al punto inicial, a la verdad.

La intolerancia de esta señora de la radio, y su maldad, nos advierten que "la cosa" anda igual que antes, como en aquellos días en los que Fidel Castro se exaltara con los "fenomenitos" en La Rampa y en los alrededores del hotel Capri, un poquitín antes de que él mismo creara las UMAP para recluir y castigar a esas voces blandas, a las voces platinadas, esas de "florecitas y colores". Sin dudas, esa es una política de la dirección política del país, un dictado a quienes dirigen la televisión, la radio, el cine, para que tengan bien claro que las cosas no cambiaron, que "el cuartico está igualito".

Para los comunistas, el tono de voz es también sinónimo de ideología, de capacidad de enfrentamiento al enemigo, y mucho más en estos días de pandemias y hambrunas, de represiones y muertos, de colas infinitas, y otra vez muertos. Estos son días en los que los cubanos temen a ser el próximo que reciba un tiro y que luego diga; la televisión, la radio, la prensa escrita, que el muerto era un delincuente, o simplemente un tipo con voz "platinada". Eso es lo que propicia un comentario como ese, de una mujer con un puesto importante en el ICRT, una mujer, de quien se dice, que es diputada a la Asamblea Nacional. Y ya dejé claro, en un comentario en Facebook, que por culpa de gente como Yusimí González Herrera se crearon las UMAP.

Ya advertí que por culpa de gente como Yusimí se crearon esos campos de concentración para homosexuales, y se depuraron las universidades. Gente como ella fue la responsable de aquella "Noche de las tres p", aquella noche oscurísima en la que encerraron a Virgilio Piñera en el "Castillo del príncipe". Por culpa de gente como Yusimí la policía hace redadas en el bosque de La Habana y la playa del chivo, aun cuando muchos de esos policías vayan también a la "caza del jabalí" de vez en cuando; por placer o por dinero.

Por culpa de gente como Yusimí hay quienes temen a su propia voz, y fingen, y mienten, para que no les sea descubierto el "defectico". Por culpa de gente como Yusimí asesinaron a mi amigo Albertico Yáñez en La Habana, y a La Eterna en Pinar del Río, y a muchos más, en muchos puntos de la geografía cubana. Grandísima es la culpa de esta bruja, y sí, escribí bruja, porque nos gusta esa palabra a quienes no tenemos una voz "rotunda". Ella es culpable, como culpable es Mariela Castro, quien no vivió jamás en la piel de un "maricón", y dice defenderlos, aunque bajara la cabeza en aquella farsa del matrimonio entre homosexuales.

Culpable es esa mujer de la radio. Culpable es esa señora maléfica, incluso, de ese chiste que asegura que en una voz rotunda hay siempre, y por detrás, alguna ofrenda de varón. Y si ese chiste tuviera algo de razón, que revise ella su "plantilla" de locutores. Y ahora no queda más remedio que exigir que la pongan de paticas en la calle, para que no vuelva con esa tontería de que la radio necesita voces rotundas, voces de macho, y para que se reconozca la tremenda homofobia de muchos centros de poder en Cuba, de casi todos, de todos..., para, como escribiera Shakespeare: "que tu voz no se quiebre como una moneda de oro pobre".

Jorge Ángel Pérez nació en Cuba, en 1963, es autor del libro de cuentos Lapsus calami (Premio David); la novela El paseante cándido, galardonada con el premio Cirilo Villaverde y el Grinzane Cavour de Italia; la novela Fumando espero, que dividió en polémico veredicto al jurado del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos 2005, resultando la primera finalista; En una estrofa de agua, distinguido con el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en 2008; y En La Habana no son tan elegantes, ganadora del Premio Alejo Carpentier de Cuento 2009 y el Premio Anual de la Crítica Literaria. Ha sido jurado en importantes premios nacionales e internacionales, entre ellos, el Casa de Las Américas



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net