*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Ser de izquierda
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 26. Del ladrillo en la Punta. Comienzo del siglo XXI
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Una madraza al Senado
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos comentarios bien de esta época. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
¿Pandemia? ¿Peste? Una mirada histórica
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tejido financiero apropiador, el caso de BlackRock
José W. Legaspi José W. Legaspi
¡Si, Álvaro Villar, Maduro es un dictador!
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Covid 19: más que una política, una ideología
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
El Gobierno y su estrategia comunicacional: Prohibido decir “NO” o usar expresiones negativas
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Descuajeringados
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Con el ajuste en curso el resultado fiscal puede empeorar
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
William Marino William Marino
75 años de la Barbarie Humana
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Luis Fernández Luis Fernández
Juan Carlos I vuelve a ocupar titulares
Gustavo “Tato” Olmos  Gustavo “Tato” Olmos 
Nostalgia del Plan Cóndor
Andrea Burstin Andrea Burstin
Se busca
Michael Añasco Michael Añasco
¿Con quiénes entrenan muchos Departamentos de Policía de los Estados Unidos?
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Nada que perder, un mundo a ganar. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México “intubado”
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
5 argumentos a favor de la educación laica
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Otra vez el método de la infamia, funciona
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Cubano, que tu voz no se quiebre como moneda de oro pobre
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Notas sobre la actual pandemia XVI. ¿Qué otros grupos corren alto riesgo de contagio?
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jaime Secco Jaime Secco
Volver a leer la trenza en la historia nacional
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre mi amigo Jorge, sus padres y los años de la dictadura
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El techo de cristal y la capacidad de las mujeres
Elena Grauert Elena Grauert
URSEC y ANTEL: ¿Y las inhibiciones?
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Entre el bosque y la pradera
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
De cómo des entreverar
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una gran victoria: La Guerra de los Seis Días
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
Guillermo Chifflet y el socialismo libertario
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Enrique Canon Enrique Canon
Reunidos alrededor de la bandera
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Ismael Blanco Ismael Blanco
1º de mayo
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
Álvaro Rico Álvaro Rico
Los desaparecidos ayer y hoy
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

Irracionalidad abrumadora

Marcelo Marchese

27.07.2020

Tuve un amigo que era algo traidor y un poco miserable y al mismo tiempo, a su manera, generoso y sobre todo, como poeta, inusualmente valiente y magistral y sus mejores páginas están a la altura de las mejores páginas de la literatura.

¿Qué conjurara a mis espaldas o robara un libro o un disco para venderlos y comprar alcohol o drogas, desmerece la calidad de su poesía? En absoluto. Sólo un tonto dejaría de entrar a una casa porque su arquitecto fuera nazi o sionista.

Mirada de cerca la vida de los artistas que admiramos, en muchos casos, muchísimos, resultará aterradora. El artista, en general, es un ególatra, cuando no un obseso. Primero está él, luego él y en tercer lugar él. Esto no quiere decir que no ame a la humanidad. Si el amor a la humanidad fuera un instinto, ese instinto lo tiene desarrollado de una manera superlativa, sólo que es un amor a la humanidad que pasa a través de él mismo. El artista se reconoce a sí mismo en la humanidad y reconoce a la humanidad en sí mismo.

Si es un artista que de verdad conmueve y no un mero adorno, con certeza habrá trasmutado su dolor en arte, como si se tratara de un alquimista, y si ha trasmutado su dolor en arte es porque ha sufrido bastante y con certeza ese sufrimiento lo ha dejado abollado, condición que define a los artistas conmovedores que admiramos, acerca de los cuales, si fuéramos suficientemente sabios, además de admirarlos, sentiríamos piedad.

En el cielo hay ángeles, al parecer, y en el infierno, según dicen, hay demonios. Aquí, a mitad de camino estamos nosotros, los hombres, llenos de defectos y virtudes...

 

-No estarás justificando a Daniel Viglietti ¿verdad?

-De momento estoy presentando hechos.

-Los hechos deberían incluir la violación que salió a luz.

 

-La acusación parece sólida, aunque sé bien de bien y por experiencia propia que las cosas que se dicen de uno a veces son ciertas pero no siempre son ciertas: llegaron a mí noticias de cosas que hice que sé mejor que nadie que no hice, así que conviene, por excepción, detenerse a pensar.

Lo interesante es cómo algunas personas de izquierda negarían los hechos aunque vinieran por añadidura con pruebas contundentes. En esto no difieren en absoluto de algunas personas de derecha, pues a unos y a otros les importan más los dogmas que las verdades. A nadie le gusta que se altere un mito o la imagen de un prócer, sea Jesucristo, Artigas o Viglietti, una suerte de apóstol de la izquierda, pues uno deposita cosas de sí en los mitos y en los próceres. Al mismo tiempo, los que tengan motivos políticos para odiar a Viglietti creerán a pies juntillas la acusación. La verdad, de esta manera, no habrá avanzado un centímetro.

 

En cuanto a los hechos hay algunos puntos a considerar.

 

Se equivocan los que plantean que la denuncia es falsa pues en caso contrario la víctima hubiera hablado hace cincuenta años. Las personas que piensan así no se han preguntado por qué una niña guarda el secreto ¿Si a ti te violaran lo divulgarías a los cuatro vientos?

Si bien el post de Nelson Diaz acusa a Viglietti de violaciones a menores, el post de la sobrina de Viglietti habla de un abuso. Una cosa es una violación, que es algo horrible, y algo diferente es violaciones. Luego, la sobrina habla de abuso, y si bien una violación es un abuso, también existen abusos igualmente condenables que no llegan al grado de violaciones, así que aquí tenemos un problema con el término.

Lo que sí está comprobado es que para la familia de Viglietti, o para parte de su familia incluyendo a su medio hermano, cometió un abuso, y ese relato familiar llegó a nosotros. Casi siempre estas acusaciones son ciertas, pero no en todos los casos son ciertas. Vi de cerca cómo alguien se comió una acusación falsa de abuso, acusación hecha por la madre de la víctima, pero llamada a declarar la víctima la acusación se derrumbó y el abusado a la postre, a causa de la acusación falsa y reveladora de un deseo oculto de la madre, fue el acusado. También, como muchos otros, conocí de cerca un caso de abuso y sé lo difícil que es denunciarlo.

Así que si queremos juzgar, las pruebas por ahora apuntan contra Viglietti, pero, como sabemos, en un juicio que se precie de buscar lo justo, no alcanza con que las pruebas apunten, hay que confirmarlas y escuchar directamente a la víctima. Uno puede tener su casi total certeza, o su intuición, pero no alcanza con eso. Se dijo que una esposa de Viglietti se separó apenas se enteró del caso, pero también se dice, y lo dice alguien muy confiable, que se llamó a esta esposa y que niega tal cosa. En suma, y esto no deberíamos olvidarlo nunca: una cosa es ser acusado y otra cosa es ser hallado culpable.

 

Hay algo que creo no se evaluó ¿Nadie pensó en la posibilidad de que Viglietti cometiera ese crimen y luego se arrepintiera sinceramente?

 

El arrepentimiento no corrige el daño causado a la niña, aunque supongo que en parte la ayudaría. No corrige el pasado, ahora, corrige el futuro. No digo que se haya arrepentido y tampoco digo que haya abusado. Sólo digo que hay cosas que nos faltan por saber, y también digo, como es evidente, que la inmensa mayoría de los casos de abusos y violaciones quedan soterrados, y que nuestra sociedad sufre este mal, y que estamos a mil millones de kilómetros de distancia de remediarlo. El pudor de la víctima, su honra, y otras cosas muy complejas que nadie nunca menciona y así estamos analizando la vida con medias verdades, son las principales armas del abusador.

Hace tiempo, cuando conocí a Dostoievski, pensé que en su juventud había hecho una gran macana, y concretamente pensé que en su juventud había llevado a cabo una violación. Un famoso crítico y traductor de Dostoievski pensaba lo mismo. Luego pensé que su culpa, la obvia culpa que sentía, podía ser resultado de otro acontecimiento donde hubiera entrado en juego de forma más tortuosa: Dostoievski asistió al asesinato de su padre por parte de sus siervos, y todo aquel que haya leído los Kamarazof sabe que este asunto de desear la muerte del padre no es algo muy alejado de los hombres, o al menos, de Dostoievski, Shakespeare y Sófocles.

Sea el primero o el segundo caso, el sentimiento de culpa de Dostoievski lo impulsó a escribir su obra y acaso fuera una manera de redimirse ante un pecado, un horror, o acaso fuera un producto de la imaginación, pues una cosa que al mismo tiempo se deseaba y no se deseaba, se concretó.

Un artista no debe ser juzgado por su vida privada, aunque fuera la vida del más perverso de los mortales, debe ser juzgado por su arte, y si alguien ahora dejara de emitir canciones de Viglietti por esta acusación, estaría actuando de forma igualmente perversa.

Esto no quiere decir que si la víctima quiere o puede hacer la acusación, alguien se oponga a que la verdad salga a luz. En estos casos los silencios no son condenables pues tienen sus razones.

Volviendo a Viglietti, era un tipo solidario que iba a brindar sus canciones gratuitamente donde se lo necesitara. También era alguien altanero, que se creía a sí mismo una institución. Tal vez su altanería oficiaba de escudo por una macana del pasado, o tal vez fuera resultado de otra cosa. Nuestros héroes son lo que nosotros queremos que sean, no lo que fueron, y esto también aplica a los que odiamos.

Así que asombra este cubrir "a uno de los nuestros" y asombra este juzgar al vuelo sin dar lugar a la mínima defensa. Unos para aquí y otros para allá -el Coronavirus lo ha demostrado hasta el hartazgo- gozan con ser llevados de las narices. Una vez más el diagnóstico es preocupante, pero el debate generado permite formular algunas preguntas ¿Por qué necesitamos héroes? ¿Por qué alguien viola o abusa de una niña? ¿Qué hechos de su vida hicieron que torciera el rumbo de esa manera? ¿Alguna persona cree que con más prisión se resolverá esto? ¿En la condena a la violación, y acá hacemos una pregunta prohibida, el único componente es el odio a la violación o hay algo más? ¿Estamos cerca o cada vez más lejos de corregir el mundo para que nunca más nadie se pierda de esta manera?



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net