(2019) se profundiza en un concepto que me parece de particular importancia analizar en estos momentos. Considerando las urgencias políticas y epidemiológicas actuales, puede parecer un delirio, pero de tanto mirarnos la punta de los zapatos podemos terminar caminando hacia atrás, o a lo sumo clavados en el piso.

" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Esteban Valenti Esteban Valenti
Global e interminable
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 34. Beatriz la Vice
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Affaire Navalny ¿Cui bono?
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La necesidad de recomponer la esperanza
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos medallones, con yapa, en mi Uruguay. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Luis Fernández Luis Fernández
"Se acabó el recreo"
William Marino William Marino
Tres elecciones en América
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De aquel honor no queda nada
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La cría es la clave
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Mujeres de Papel
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Andrea Burstin Andrea Burstin
Más que dinero, conocimiento
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Michael Añasco Michael Añasco
Lesotho la potencia marihuanera africana, quiere unirse a Sudáfrica... más o menos
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Presupuesto Nacional: El papel del Estado es la cuestión
Daniel Vidart Daniel Vidart
Cavernas, cavernícolas y cavernarios
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Para que supieras
José W. Legaspi José W. Legaspi
Cabildo Abierto “empuja” a sus aliados del gobierno hacia la desmemoria y el fascismo: ¿Hasta cuándo?
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

El capitalismo ideológico

Esteban Valenti

10.08.2020

En el último libro de Tomás Piketty"Capital e ideología" (2019) se profundiza en un concepto que me parece de particular importancia analizar en estos momentos. Considerando las urgencias políticas y epidemiológicas actuales, puede parecer un delirio, pero de tanto mirarnos la punta de los zapatos podemos terminar caminando hacia atrás, o a lo sumo clavados en el piso.

Si su anterior libro "El Capital en el siglo XXI" era un compendio impresionante y muy documentado de cifras y datos (que no terminé de leer, lo calé y lo tengo como material de consulta), el nuevo  "Capital e ideología" requiere de una constancia muy grande y tiene una diferencia fundamental con el anterior, contiene propuestas, ideas y tesis que lo hacen mucho más polémico e interesante.

Su tesis central es que la desigualdad entre las personas y entre los grupos, que existieron en todas las sociedades y son caracterizadas por la forma como se afrontan los problemas de la política, de la propiedad y de las fronteras son fundamentalmente fenómenos de carácter ideológico-político y no económico y tecnológico,  pues existe "una substancial autonomía de la esfera de las ideas, que es la esfera ideológico-política" y subraya que en "el reino de las ideas, la esfera político-ideológica es realmente autónomo"

Es fácil deducir y el autor lo expresa de manera explícita, que las desigualdades y las injusticias se derrotan primero en el plano ideológico, de la ideas. Es decir que la ideología moderna que justifica y promueve el propietarismo es la que en su versión extrema se transforma en el capitalismo.

"El propietarismo es la ideología política basada en la defensa absoluta de la propiedad privada y el capitalismo como la expresión del propietarismo en la era de la gran industria, de la finanzas internacionales y hoy de la economía digital" Esa es en una cita muy precisa y concentrada la visión de Piketty desarrollada en 1.200 páginas.

Es coherente con su visión expresada en el "Capital en el siglo XXI" en el que define el capital como el valor de mercado de la riqueza en su conjunto, de los bienes financieros, inmobiliarios y mobiliarios y por lo tanto a los derechos de propiedad de la riqueza. De esta manera la historia del capitalismo se transforma en la historia de la propiedad, según el autor francés.

Es una posición muy discutible, sobre todo analizando estudios muy actuales que confirman y reafirman que el capitalismo es una economía basada en empresas y el rol fundamental no lo desempeñan hoy los capitalistas en el sentido tradicional, es decir los propietarios de los medios de producción, sino quienes dirigen el proceso productivo y controlan las relaciones con los trabajadores y con toda la estructura empresarial. Los managers en sus varias denominaciones. Naturalmente que de acuerdo a cualquiera de estas dos definiciones, las opciones alternativas al capitalismo difieren radicalmente.

La definición de Piketty la considero extremista y unilateral, llevando lo ideológico a un extremo que incluso camufla el fenómeno económico, tecnológico y por ende social.

La historia está llena de procesos que desmienten esta visión ideológica absoluta, por ejemplo el surgimiento de la acumulación del capital se corresponde con la revolución industrial, es decir con el uso de los combustibles fósiles - en ese momento el carbón como elemento fundamental - tanto en la producción industrial como en el transporte, que tuvo además una influencia determinante en la creación de regímenes políticos e ideológicos basados en el control territorial a nivel global. El dominio territorial, disputado incluso mediante terribles guerras mundiales y coloniales, tenía un objetivo principal: el control de los recursos materiales finitos por naturaleza (por ejemplo los combustibles fósiles) existentes en esos territorios y por lo tanto imposibles de democratizar.

Paul Krugman ofrece suvisión, la ideología dominante a nivel de los economistas actualmente es que "en estos tiempos, atribuir la desigualdad principalmente a las fuerzas ineluctables de la tecnología y de la globalización pasó de moda"  https://www.nytimes.com/2020/03/08/

En toda su obra Piketty afirma que en cada lugar y tiempo una fuerza socio-económica triunfa o pierde en el terreno de las ideas. La evolución de las variables distributivas es determinada por lo tanto, por la evolución de las ideologías. Y las ideologías son la capacidad de darle un sentido a los propios comportamientos, es decir de parte de un bloque distributivo o redistributivo de "justificar las desigualdades". El capitalismo, en esta perspectiva, es la realización extremista de la ideología propietarista. Si una formación político-social quiere expulsar al capitalismo del predominio mundial, tienen en primer lugar que desmantelar el propietarismoen el terreno de las ideas".

Cuando lo logre, puede de esa manera modificar la estructura de la propiedad y el patrimonio, con intervenciones a favor de la propiedad temporal y social. Esta es una posición muy en boga hoy en día en el debate ideológico sobre todo a nivel de la economía, pasando del examen de las relaciones conflictivas entre las personas y las clases en las instituciones, llevándola al plano de la lucha de las ideas, por lo tanto con un papel determinante de los sectores intelectuales.

Piketty se transforma en el adalid de una posición ideológica, en la que alcanza con que una elite intelectual elabore e imponga ideas de izquierda y logre de esa manera la derrota de las ideas de derecha, para poder derrotar el capitalismo. No se puede decir que no sea una idea tentadora para determinados sectores intelectuales, de reducir todo a una batalla cultural e ideológica.

Pero seríamos injustos si no incluyéramos las tesis políticas incorporadas en la obra de Piketty, en particular en su último libro y la tesis política derivada es que para que la izquierda europea reconquiste la hegemonía es necesario y suficiente un relanzamiento ideológico basado en cuatro medidas: el derecho al voto en las empresas por parte de los trabajadores; los cambios en la estructura de la propiedad; el acceso a la educación y la permeabilidad de las fronteras nacionales. Obviamente todas cosas que corresponden a las naciones. En síntesis un relanzamiento reforzado del programa de la socialdemocracia. Considerando la actual ofensiva del neoliberalismo su apuesta es a un cambio muy importante y radical.

Pone particular atención en la disminución de la desigualdades y en el avance hacia la redistribución de la riqueza, replantea el modelo socialdemocrático participativo, que se apoya en superar el actual sistema de la propiedad privada por la propiedad temporal y social.

La propiedad se transforma en temporal evitando la excesiva concentración de la riqueza, a través de impuestos progresivos sobre el rédito y sobre las herencias. El capital no se fosiliza sino que circula socialmente mediante un sistema fiscal integrado de un impuesto progresivo anual sobre el patrimonio para financiar una dotación universal de capital, que recibiría cada persona al ingresar a la edad adulta (él calcula que en Europa sería de aproximadamente 120.000 euros) para que cada beneficiario la destine a inversiones a creación de empresas y proyectos productivos y comerciales diversos.

La propiedad se transforma en social porque en las grandes empresas la mitad de los cargos en el directorio corresponderían a los trabajadores y empleados o limitando drásticamente los derecho de voto de los grandes accionistas que posean más del 10% del capital de las empresas. El carácter temporal de la propiedad y la distribución del capital social determinarían que la riqueza no se concentrará cada vez más en las mismas manos, acumulándose incluso más de lo que crece la economía, a lo que se agrega que en las empresas también se exprese la opinión de los trabajadores.

El tercer cimiento de este programa socialdemocrático avanzado, es el derecho igualitario a la instrucción, que todos los niños tengan derecho al mismo gasto en educación y que exista un sistema democrático para promover a los mejores a los más avanzados niveles educativos y no sea determinado por razones socio-económicas.

Su propuesta se completa con un "social-federalismo" donde las relaciones entre los estados deberían estar sujetas a objetivos comunes en materia de justicia social (salario mínimo y otros derechos para los trabajadores), fiscales (descriptas anteriormente) y ambientales como el control sobre objetivos verificables en las emisiones de carbono.

Alguno, en estos tiempos de pragmatismo tierra-tierra, capital-capital, estas propuestas pueden resultar delirantes, pero que alguien se atreva y piense en estos temas casi tabú, es bueno conocerlo y discutirlo.

Hay otros flancos muy débiles en el planteo de Piketty sobre una sociedad soñada. No es justo reducir todo a los aspectos discutibles y a los impactos de los impuestos progresivos en la productividad de las empresas y del conjunto de la sociedad y tampoco sobre la posibilidad de los impuestos sobre el patrimonio que ya hacen insurgir a la derecha. Este post-capitalismo basado todo en una redistribución dirigida desde el Estado, mientras que lo que sucedería en la esfera productiva y reproductiva de la sociedad, no le merece al autor mucha atención. Tampoco la división del trabajo y los riesgos sociales de estas medidas no vienen tampoco consideradas, o las consecuencias de darle el voto no a los trabajadores en abstracto, sino a las jerarquías sindicales.

El factor determinante de todo este programa socialdemocrático es que todo viene desde arriba, es jurídicamente uniforme y requieren a una capacidad estatal, administrativa y fiscal enorme.

Piketty lo llama "socialismo participativo" pero se parece demasiado al llamado capitalismo de Estado. Pero sería un grave error reducirlo todo a la tradicional disputa de "ismos" o de paquetes cerrados y con grifa, hay que abrir mucho más el debate en serio sobre el presente y el futuro.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net