*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Esteban Valenti Esteban Valenti
Global e interminable
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 34. Beatriz la Vice
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Affaire Navalny ¿Cui bono?
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La necesidad de recomponer la esperanza
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Dos medallones, con yapa, en mi Uruguay. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Luis Fernández Luis Fernández
"Se acabó el recreo"
William Marino William Marino
Tres elecciones en América
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De aquel honor no queda nada
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La cría es la clave
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Mujeres de Papel
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Andrea Burstin Andrea Burstin
Más que dinero, conocimiento
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Michael Añasco Michael Añasco
Lesotho la potencia marihuanera africana, quiere unirse a Sudáfrica... más o menos
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Presupuesto Nacional: El papel del Estado es la cuestión
Daniel Vidart Daniel Vidart
Cavernas, cavernícolas y cavernarios
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Ismael Blanco Ismael Blanco
Para que supieras
José W. Legaspi José W. Legaspi
Cabildo Abierto “empuja” a sus aliados del gobierno hacia la desmemoria y el fascismo: ¿Hasta cuándo?
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Dr. Guillermo Chiribao Dr. Guillermo Chiribao
El Covid-19 dejó al descubierto cosas muy complicadas
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Política

ESPAÑA

No a la monarquía, sí a la república

13.08.2020

MADRID (Other News/Fernando Luengo y Marià de Delàs – Público.es) - A menudo se utiliza la expresión «ventana de oportunidad» cuando existe la posibilidad de cambiar, para mejor, una dinámica que hasta ese momento parecía difícil o imposible de revertir.

Foto El Mostrador

Esta expresión puede muy bien utilizarse en relación a la institución monárquica, enfrentada a una crisis histórica con la salida/huida del país de Juan Carlos I, acosado por gravísimos episodios de corrupción, de los que, quizás, sólo atisbamos la punta del iceberg.

Las prácticas de enriquecimiento ilegal y de acumulación secreta de fortuna han estado plenamente instaladas en la Zarzuela y se realizaban con el mayor desparpajo. Todo ello era conocido, pero el consenso con el que se desarrolló la transición política -que reunió tanto a los partidos de la derecha como a la mayor parte de la izquierda- ocultó e incluso lo justificó hasta el día de hoy. Había que proteger la institución monárquica, pieza clave del orden de cosas que sucedió al franquismo y de una transición nada ejemplar, y también preservar los intereses económicos y políticos enquistados en la misma.

Pero recientemente diferentes investigaciones y testimonios han puesto contra las cuerdas al Borbón corrupto, hasta el punto de empujar a su heredero, Felipe VI, y al círculo de poder dominante, a encontrarle una salida fuera del territorio español. Se intenta de esta manera situar al padre lejos de los focos mediáticos y judiciales, en un retiro dorado, para que siga disfrutando allí del dinero robado, bajo la protección del Estado, tal como ha reconocido el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. Un escándalo mayúsculo propio de un régimen hecho a medida de los intereses de unas élites económicas y políticas que operan fuera de todo control.

El indecente intercambio de declaraciones entre padre e hijo, publicadas en un comunicado de la Casa Real, es todo un ejemplo de hasta dónde puede llegar la miseria moral de ambos y del intento de dotar a la operación de un relato cínico y mentiroso, destinado a eludir las responsabilidades de ambos.

En esa nota oficial, el emérito justificaba su cambio de residencia con una mención a acontecimientos de su «vida privada». Tal como explicó en un reciente artículo el jurista Gerardo Pisarello, «si los cobros de comisiones, los blanqueos de capitales y los fraudes fiscales que se le imputan eran actos privados, ajenos a su función constitucional, hay buenas razones para sostener que no se encontraba amparado por la inviolabilidad contemplada en el artículo 56.3 de la Constitución».

No resulta menos escandaloso que la mayor parte de nuestros gobernantes, de la clase política y de los medios de comunicación hayan cerrado filas, casi sin fisuras, con argumentos en defensa de la institución monárquica, poniendo sobre la mesa un planteamiento que bendice el papel del rey emérito en la transición política y también su «generosidad» a la hora de aceptar el «autoexilio»; los más críticos, siempre con letra pequeña, hacen referencia a sus excesos, insistiendo en que, en todo caso, sigue a disposición de la justicia.

En paralelo, aparece también el consenso a la hora de destacar el papel jugado por la Casa Real, y en particular por Felipe VI, que, separando, dicen, a «uno de sus miembros», como si se tratara de un familiar cualquiera, habrían actuado con diligencia, honestidad y contundencia, para contribuir de este modo a la regeneración política y a la transparencia institucional. El objetivo a conseguir es que esta crisis no arrastre a la institución monárquica, ya muy desacreditada, sino que, más bien, salga fortalecida.

Aunque se quiere presentar al «bribón» Juan Carlos como una anomalía, como un «garbanzo negro», en realidad simboliza, de manera ciertamente grotesca y escandalosa, una institución, la monarquía, que ha funcionado sin el debido control. A cualquier persona razonable le debería parecer evidente que hay que perseguir al delincuente Juan Carlos de Borbón con todo el peso de la ley y que se le debe privar de las prebendas institucionales que todavía hoy le colocan en una situación privilegiada; muchísima gente lo está pasando mal y es socialmente insoportable que un personaje sin escrúpulos siga disfrutando de una enorme riqueza atesorada ilegalmente, sin el castigo que se merece.

A pesar del bloqueo mediático y político, como expresión del consenso al que antes nos referíamos en torno a la voluntad de «pasar página cuanto antes», con la presentación de un monarca renovador e intransigente con la corrupción de su entorno más próximo, ha empezado a entrar en nuestras casas la voz de quienes consideran imprescindible la introducción de un riguroso procedimiento de rendición de cuentas, la de quienes reclaman austeridad en el presupuesto de la Casa Real. Y también la investigación y el desmantelamiento de las tramas público-privadas, articuladas en espacios opacos, que tan activamente ha promovido la monarquía; tramas que alimentan un continuo flujo de favores, recursos y privilegios y que están en el origen del enriquecimiento de quienes participan en ellas.

Pero por la ventana de oportunidad que se ha medio abierto debería entrar mucho más aire fresco y renovado, antes de que alguien la cierre, porque hay muchos y muy poderosos intereses en juego.

Hay que exigir, ahora más que nunca, la celebración de un referéndum, dar la voz a la ciudadanía, para que pueda decidir entre monarquía o república. Y convertir esa exigencia en una amplia movilización ciudadana, tan masiva por lo menos como la protagonizada hasta hace bien poco por millones de personas de la sociedad catalana.

Se trata de explicar a los cuatro vientos, pese a quien pese, que la institución monárquica es el legado del franquismo, que se hereda de padres a hijos, que disfruta de un sinfín de privilegios y que la celebración del referéndum es un ejercicio de soberanía incuestionable. El problema no está en Juan Carlos o Felipe sino en la institución, en la existencia misma de la Casa Real.

Recogidas de firmas en favor de tal referéndum y de la retirada del título de rey a Juan Carlos de Borbón, como las que impulsa este diario, son del todo necesarias, pero a nuestro entender es preciso que quienes defienden los valores republicanos lo hagan también en la calle, de la manera más explícita posible en las actuales circunstancias.

Habrá quienes desde la moderación se opongan a cualquier voluntad de ruptura con el modelo de jefatura del Estado que perpetuó Franco, pero el arranque de cualquier mejora política y social exige cambios de raíz y horizontes de esperanza como los que se abrieron con la proclamación de la II República. Cambios que favorecieron sin lugar a dudas a la gente normal.

Hace falta ilusión en la posibilidad de vivir en auténtica democracia, política y económica. Entusiasmo social como el que existió cuando gran parte de la sociedad española se movilizó contra la dictadura, a finales de los sesenta y principios de los setenta. Vimos entonces cómo muchos colaboradores del régimen pasaron a considerarse «demócratas de toda la vida».

Si crece ese anhelo, muchos de los que hoy aplauden al rey y blanquean la imagen de la corona recordarán en la práctica que son «republicanos de toda la vida».

Se trata de darnos los medios para gestionar y superar realmente las crisis económica y social. Una salida favorable para las clases populares exige poner en el centro de la agenda pública la justicia social y la intervención de la ciudadanía. De eso va precisamente el cuestionamiento de la institución monárquica, de redistribución y de democracia.

——————

(*)Fernando Luengo es economista y Marià de Delàs es periodista.



Other News

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net