*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Mónica Díaz Mónica Díaz
Vos sabés
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 35. Patrón Navaja, la puta vida y otres
José W. Legaspi José W. Legaspi
Un voto por Álvaro Villar, un “voto útil”
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El mito del eterno retorno
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La necesidad de recomponer la esperanza
Luis Fernández Luis Fernández
"Se acabó el recreo"
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Andrea Burstin Andrea Burstin
Más que dinero, conocimiento
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Álvaro Rico

El honor militar en los años 60

Álvaro Rico

05.09.2020

En la institución militar arraiga un acendrado sentido del honor; contradictoriamente, no tiene héroes ni relatos épicos a invocar en democracia.

 

Quedaron lejos en el tiempo los ejemplos del pionero Tydeo Larre Borges o la hazaña del "alférez Cámpora". Los héroes ya no son de carne y hueso sino de bronce, mitos del origen de la Patria, caudillos y batallas históricas, que se unifican en el culto al prócer, José Gervasio Artigas, como fundador de la nacionalidad.

El honor militar está ligado originalmente al honor de la caballería y el caballero, la guerra y el guerrero, y a un prototipo de héroe homérico. Las situaciones de paz y los "buenos modales" democráticos neutralizan el ideal épico, y transfieren el honor del campo de batalla al orgullo de vestir el uniforme, al juramento de fidelidad a los símbolos patrios, a la lealtad y el espíritu de cuerpo, al vitorear del compromiso social (atender ollas populares, refugios en cuarteles) o al cumplir funciones policiales en el país y el exterior (contra el abigeato en fronteras, guardia perimetral en cárceles, el orden público en misiones de paz). Todas acciones necesarias que resaltan un prototipo de sacrificio cotidiano radicado en la tropa pero alejado del Campo de Marte.

La década de los años 60 del siglo pasado (y principios de los 70) fue muy distinta. El honor se constituyó en un valor estructurador de identidades y culturas ligadas al carácter épico del período histórico. Matar o morir devino objeto de la política, y ello no solamente difuminó el límite entre la vida y la muerte, sino que posibilitó que el Estado social uruguayo, devenido autoritario, reivindicara como parte de la soberanía interna aquella potestad de los monarcas absolutos: el derecho a la vida de sus conciudadanos.

La exacerbación de la honra y el culto de la acción directa fueron acompañados por una alta moralización de las conductas personales e institucionales que permitieran diferenciar entre amigos y enemigos, héroes y cobardes, comprometidos y pancistas. El brillo del honor y los actos de valentía encandilaron la oscuridad de las conductas deshonrosas, sin distinguir estamentos: los empresarios implicados en ilícitos económicos deshonraron la probidad del comerciante; la corrupción política deshonró la función de servicio y la palabra pública. La "infidencia" como conducta desleal fue la metáfora que atravesó la época.

Muchos sujetos del honor en la izquierda también forjaron su identidad en la épica de la guerra; se tomó prestado de la organización y la simbología militar una parte de sus referencias y metáforas más usadas:militar-militancia, los "fierros", los "cuadros" como los oficiales del movimiento popular, el "estado mayor" del partido, el "destacamento avanzado".

Los políticos primero se injuriaban, y ofendidos se batían luego a duelo, una especie de combate formalizado entre caballeros, una "guerra en miniatura" en la que los padrinos y directores del lance eran militares. Quién recuerda hoy que el futuro adalid del "cambio en paz" se batió a duelo con su correligionario, Manuel Flores Mora, y no se reconcilió. El propio Óscar Gestido pidió licencia a la Presidencia de la República para batirse a duelo.

Los militares en esa época condujeron una "guerra interna" declarada por el Estado uruguayo contra ciudadanos estigmatizados como "enemigos internos". "A los vencedores no se les pone condiciones", decía un gallardo general; pero esa victoria no nombra guerreros ni describe hazañas, apenas se puede invocar en democracia. Quizás, en su fuero íntimo, José Gavazzo y Gilberto Vázquez por medio de su saña descriptiva quisieron reafirmar las cualidades del guerrero-soldado para matar, recordándoselo a generales que nunca estuvieron en el "campo de batalla" ni en la lucha "cuerpo a cuerpo".

Aquella guerra antisubversiva fue también una "guerra sucia". La lógica bélica en su despliegue no sólo sobrepasó el límite de lo legal-ilegal, sino que traspasó los límites civilizatorios, la distinción ética entre el bien y el mal, lo humano y lo inhumano. Todo se justificó en el accionar de los institutos armados. El concepto militar de "obediencia debida" terminó por separar el contenido de la orden del imperativo ético de quien la cumple, llevando al extremo la lógica burocrática y despersonalizada de "atenerse al expediente", que tanto horrorizó a Max Weber. El enemigo era un "irregular", no reconocido como combatiente sino como "delincuente común", "traidor a la patria", "mal nacido", degradando su estatus de persona.

Por si fuera poco, la estrategia militar consideró que el éxito en el combate a la subversión pasaba por "clandestinizar" a la institución: centros clandestinos de detención y enterramientos, tumbas NN, vuelos de la muerte, traslado ilegal de prisioneros, secuestros por detenciones, juicios sumarios, adopciones de bebés fraudulentas, comandos paraestatales, mentira institucional sistemática. Y aquellos decretos que en los años 60 reglamentaban puntillosamente el uso del uniforme militar que se debía lucir con "garbo y brillo", con porte de "armas a la vista", los "carnets de identificación" de los oficiales y "distintivos" de las Armas, se transformaron en el traje de paisano, la falsificación de documentos, el nombre de guerra y los seudónimos ("Óscar" para operar, "India" para interrogar).

El exacerbado sentido del honor de la corporación militar fue directamente proporcional al poder del Estado uruguayo para ejercer la violencia moral, deshonrar a las personas y sus cuerpos, la sede del honor: cuerpos fusilados, torturados, encerrados, torturados, violados, expulsados, mutilados, descabezados, apropiados. El cambio de la identidad por el buen nombre familiar, el apellido por números de presos, el epitafio sin nombres. Monopolio institucional para ultrajar, ofender, avergonzar, estigmatizar, discriminar; un sistema de violencia moral serial que integró el sistema de castigos físicos y psíquicos. El detenido-desaparecido, sin cuerpo encontrado ni sepultura a la vista, es la parábola en democracia de aquellos crímenes y deshonras de la dictadura que la ley de impunidad legó a esta sociedad, que todavía se asombra.

Publicada en La Diaria, el sábado 5 de setiembre

Álvaro Rico es docente en la Universidad de la República.

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net