*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
17 tesis sobre el coronavirus
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus condena el terrorismo
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
“Libertad, libertad, sin ira libertad”
Esteban Valenti Esteban Valenti
Que ganas de hablar con el Choche
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Líos en la Baticueva
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Michael Añasco Michael Añasco
Cuando la Iglesia Católica demando a los Vikingos
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Desde este lugar en el mundo. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Jaime Secco Jaime Secco
Chile, ¿ahora qué?
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
La señora Jeanine Áñez
William Marino William Marino
Los problemas del Frente Amplio
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

FACEBOOK, el mayor poder arbitrario en el mundo

Esteban Valenti

14.09.2020

Se perfectamente que Facebook me castigará una vez más por publicar este tipo de notas, mucho más porque lo hago de manera explícita. Son de lo peor que le ha tocado al mundo en materia de comunicación, el sinónimo de la arbitrariedad y la prepotencia, escudada detrás de algoritmos. Una porquería que sufrimos todos. La inmensa mayoría en silencio.

Esperé que me sucediera varias veces, para comprobarlo, cuestionarlo, le envié mensajes a direcciones inútiles que nunca contestan. Lo pensé varias veces, porque levantar la voz contra estos monstruos es arriesgar mucho, pero al final y a esta altura de mi vida y cuando además hay tanto idiota en el mundo "tecnológico" y "periodístico" que se asombran porque este es para mí un "problema" cuando antes nos preocupábamos nada menos que de la revolución. Por eso decidí salir de las redes y dedicarle una nota entera. Y de no detenerme en eso, voy a seguir esta batalla cueste lo que cueste y con los pocos medios que tengo a mi alcance.

Vayamos a los hechos: Facebook manipula y determina las cifras de circulación por su red de cada uno de sus usuarios, de acuerdo a su voluntad. Censura de manera escandalosa y sin explicaciones. Sanciona y levanta sanciones cuando y como le da la gana. En ese año 2020 ya lo hizo con UYPRESS al menos 5 veces. Le enviamos los correspondientes reclamos.

Se cubren censurando o limitando mensajes de personajes destacados, por ejemplo el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, cuando da opiniones sobre la cura para el Covid 19.

En nuestro caso, me tomé el trabajo de leer el supuesto código de conducta que se les exige a sus usuarios-siervos feudales. No encontré un solo caso en que hayamos violado las "tablas sagradas" del monte Facebook y su mentor. No publicamos casi notas policiales, ni que hablar de "color" o que tengan relación con temas sexuales etc. No lo hacemos por su "código" ridículo, sino porque no está entre nuestras prioridades ni estilo.  No les importa absolutamente nada, de la noche a la mañana te bajan el pulgar y te pueden reducir la circulación al 30%, al 40% y hasta el 60% de la media diaria. Y un día deciden volver abruptamente a la "normalidad" Facebook sin ninguna explicación. Y todos callados.

Lo he comprobado, hablando con varios portales en diversos países y se confesaron víctimas de los mismos ataques y arbitrariedades. Como esas prácticas no afectan a Facebook y sus dueños en un céntimo, sobre todo en la bolsa de Nueva York, no les importa absolutamente nada. Ellos siguen gobernando arbitrariamente una parte fundamental del mundo digital global.

El impacto que estas prácticas de censura y manipulación en el funcionamiento de muchas, muchas, muchas empresas puede ser catastrófico. Por ello funciona el silencio, se callan.

Facebook que tiene miles de millones de usuarios y siervos feudales que trabajamos gratis para ellos, aportando el principal valor de su negocio: la información, es decir alimentando sus gigantescas bases de datos sobre orientaciones políticas, gustos en los consumos materiales y culturales, estilos de vidas y datos personales que serán utilizados para su venta a las agencias de publicidad o asociaciones de agencias, grandes empresas, partidos políticos, gobiernos y todo tipo de usuarios, son los responsables de esa manera de la mayor arbitrariedad en el uso de esas gigantescas bases de datos. Nuestros perfiles personales, comerciales, religiosos, empresariales, políticos, culturales, médicos, etc. etc.

 Nadie se atreve a inmiscuirse con esa empresa que comenzó a construirse en febrero del 2004, en Cambridge, Massachusetts, por un equipo encabezado por Mark Zuckerberg  y cuyas oficinas centrales están hoy en Menlo Park, California, Estados Unidos. En el año 2019 tuvieron ingresos por 70.700.000.000 de dólares (más de 70 mil millones de dólares), el PBI de todo el Uruguay fue de 62.900 mil millones en el 2018... Nosotros somos menos de 3.450.000 habitantes (2018) y ellos tienen 52,534 empleados al 30 de junio de 2020.

Hay muchas empresas transnacionales que tienen más personal, más ingresos anuales aunque valen mucho menos en la bolsa y sus dueños ni figuran entre los más ricos del planeta, pero eso no es lo más grave e importante, lo peor de los peor es que Facebook es la cumbre de un sistema que se adueñó de una parte del negocio y de la existencia de la gran mayoría de las empresas y de las personas de todo el mundo. Y que lentamente todos lo hemos aceptado, incluso cuando son parte de la manipulación de nuestra voluntad política y por lo tanto de nuestra libertad.

¿Puede haber algo más arbitrario, más antidemocrático que un puñado de pocas decenas de personas, elegidas por ellas mismas en base a las acciones que disponen de una empresa y puedan manejar las vidas, los consumos, la comunicación en definitiva la vida de miles de millones de personas?

¿Hay algo más repudiable que presentándose con esa cara de angelitos "sabiondos" cuyo único mérito es haber creado una empresita a desde un garaje en sus casas se hayan transformado en los árbitros de una parte de los destinos mundiales y nos utilicen a todos como usuarios-siervos, y además lo hagan en forma gratuita? Peor aún, les paguemos para que manejen nuestras vidas a su gusto.

Publiqué un par de Twitter de protesta la semana pasada, y recibí varios mensajes confirmando que a muchos otras personas les sucedía exactamente lo mismo. Pero no veo que entre los movimientos sociales que existen en el mundo se levanten voces potentes y autorizadas contra estos corsarios y asaltantes arbitrarios de la privacidad y la libertad de miles de millones de sus usuarios.

Siempre estará a mano el argumento de que nadie nos impone utilizar su genialidad, es una opción persona o comercial. Y es falso, asquerosamente falso. Ellos crearon y se deglutieron toda posibilidad de otras opciones. Construyeron un caminito que se transformó en casi la única carretera y los puentes y túneles de esas dimensiones por las que hay que transitar para conectarse. Y eso lo hicieron sin gastar un dólar o un  peso en el tendido de un cable para un sistema propio de comunicaciones. Fue y sigue siendo un mecanismo de esclavitud comercial y cultural. Son ellos o no hay nadie más y si surge un competidor se lo compran.

Y más crecen y más imprescindibles y arbitrarios se vuelven. Esa es su fortaleza inexorable.

En su marcha incontenible, han chocado con naciones, con la Unión Europea, con todo y todos y solo han tenido que pagar una multa que representa una mísera parte de sus ganancias. Usar la plata que nosotros les generamos transformada en información, en bigdata para pagar una milésima parte de sus correrías. Y mientras tanto su sistema sigue agrediendo a millones todos los días.

Lo peor de todo es que sus usuarios, entre los que me cuento, no decimos ni pio. Nos callamos y aceptamos que Facebook tiene la inexorabilidad de la rotación de la Tierra.

Estoy acumulando méritos para que se concentren en mí. Esta nota será leída por sus sistemas de control matemático implacable, sin que nadie intervenga y para que no les venga remordimiento alguno, la borrarán de toda su red y las anexas y lo mismo le sucederá a todos los que quieran sumarse. ¿Para qué, si es inútil? Es luchar contra un poder total, absoluto.

Luego, el medio emisor de este mensaje será colocado en el Index y no necesitarán ni siquiera juntar maderas y brea para la hoguera, un simple mensaje electrónico nos quemará en la lista de los herejes. Porque ellos han construido la peor de las religiones, la que no tiene dios, ni un libro sagrado, ni una moral, solo una historia de 16 años y que cuenta con más fieles y devotos que cualquiera de las grandes religiones monoteístas con varios milenios de existencia.

Una religión que ni siquiera levantó un solo templo como aporte arquitectónico al acervo cultural de la humanidad. Sus templos son pequeñas ventanitas planas de vidrio, distribuidas en miles de millones de bolsillos, de portafolios, de casas, de oficinas. Pero lo peor es su credo, vacío de toda imaginación, limitado a un horizonte miserable y hueco. Una religión que todos practicamos sin siquiera saberlo.

Una religión-negocio que transformó el trabajo y la generación de valor, en los mismos principios de los señores feudales, en solo 16 años del siglo XXI. Siempre queda la posibilidad de protestar, de tratar de levantar una voz en el desierto, aunque para la inmensa mayoría no sea otra cosa que un gesto de desesperación y para otros algo mucho peor, un alarido de envidia, porque su verdadero templo supremo no está en Wall Street, ni en California, ni en nuestros aparatitos electrónicos, está dentro de nuestros cerebros cada día más pobres y prisioneros. Mientras exultamos de la inteligencia de esos genios.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net