*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Uruguay vota
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 35. Patrón Navaja, la puta vida y otres
José W. Legaspi José W. Legaspi
Un voto por Álvaro Villar, un “voto útil”
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El mito del eterno retorno
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Mi desafío. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Affaire Navalny ¿Cui bono?
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
La necesidad de recomponer la esperanza
Luis Fernández Luis Fernández
"Se acabó el recreo"
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
De aquel honor no queda nada
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Andrea Burstin Andrea Burstin
Más que dinero, conocimiento
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Daniel Vidart Daniel Vidart
Cavernas, cavernícolas y cavernarios
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Mónica Díaz Mónica Díaz
Los desconocidos
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Rubén Flores Agreda Rubén Flores Agreda
FAO: El mejor camino a una ecuación entre alimentación, salud y ambiente
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Alfonso Blanco Bonilla Alfonso Blanco Bonilla
Pandemia y esperanza en un cambio de época
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total

Héctor Musto

15.09.2020

En esta nota, que intentaré sea breve, me quiero dedicar a un aspecto de lo que pide la Universidad de la República (Udelar), y no nos van a otorgar (de acuerdo a lo que envía el Poder Ejecutivo), pero centrándome solamente en un aspecto: el régimen de Dedicación Total (DT).

Empecemos por el principio. Los docentes universitarios accedemos a nuestros cargos, siempre, por llamados abiertos. Y concursamos para acceder a los mismos. En la Udelar, existen cinco grados: grado 1 (Ayudante), grado 2 (Asistente), grado 3 (Profesor Adjunto), grado 4 (Profesor Agregado) y grado 5 (Profesor Titular, llamado a veces, catedrático). Siempre los cargos se llaman en forma abierta y se pueden presentar a los mismos tanto uruguayos como extranjeros. Y para acceder a los mismos, se nombra un Tribunal (o Comisión Asesora) que juzgan los méritos de los aspirantes, y a veces (obligatoriamente para los grados 1 y 2) para acceder en forma efectiva a los cargos, hay que pasar por una instancia de oposición. En muchas oportunidades, para los cargos de grado 3, 4 o 5, si uno o más aspirantes tienen méritos razonablemente equivalentes, también hay una instancia de oposición. O sea, siendo breve y simplificando, cualquiera se puede presentar para cualquier cargo, y depende de los méritos (y si es necesario, de una instancia de oposición) para "entrar" a la carrera docente. Con los defectos que pueda tener (nada es perfecto en la vida) creo que no hay insitutución estatal en que tanto el ingreso como el acceso a cargos superiores sea más transparente que en la Udelar. Aclaro además, por si fuese poco, que cuando hay oposición, las exposiciones de los postulantes son públicas, o sea, cualquiera puede ir y escuchar lo que dice cada postulante, lo que vuelve aún más transparente el proceso.

Dicho esto, digo que además, los cargos se llaman con diferentes cargas horarias. O sea, se puede postular, digamos a un grado 3 con 20 hrs. semanales, con 30 hrs. semanales o con 10. Depende de cada Facultad, y de cada llamado.

Otro aspecto es que las obligaciones que tiene cada docente dependen de su grado. Por ir a los extremos y "al medio", se asume que un grado 1 es un cargo de formación (muchas veces estos cargos son ocupados por estudiantes avanzados) y su obligación es colaborar con las tareas docentes del sitio en el que tiene el cargo, pero siempre teniendo en cuenta que es alguien en formación. Un grado 3 es el primer cargo que lleva el título de Profesor, y se asume que quien llega a este nivel ya es alguien formado en el área a la que se postuló (muchas veces se requiere nivel de Doctorado -o formación equivalente-, puede ser responsable de cursos, y se encamina a ser un investigador independiente (aunque no es obligatorio), y debe formar recursos humanos, o sea, ser responsable de la formación de los grados 1 y 2 (y de estudiantes de grado que se empiecen a formar). El grado 5, Profesor Titular, como cargo máximo, debe necesariamente ser responsable de un grupo, tener una línea de investigación propia, y además, por ser extremadamente breve, se tienen responsabilidades de administración y cogobierno. A título de ejemplo, la Ley Orgánica establece que en cada consejo de cada Facultad, de los cinco delegados docentes al menos tres deben ser grados 5; para ser Decano/a hay que ser grado 5 de la Facultad correspondiente, y para ser Rector/a, hay que ser (o haber sido) grado 5 de alguna institución universitaria. Naturalmente, esto que dije es un resumen, y hay más complicaciones, pero no quiero ser demasiado largo y no voy a entrar en detalles que no le hacen al fondo de lo que quiero ir.

Decía más arriba que los docentes, en cualquier grado, pueden tener distinta obligación horaria semanal. Pero un aspecto importante, es que cada docente, más allá de su carga horaria y de su grado, tiene tres tareas mínimas que cumplir. Estas son docencia (no hay que explicarla por obvia), extensión (que implica, por ser muy simple, la vinculación de la Udelar con la sociedad) y la investigación, o sea, la generación de conocimiento nuevo, de calidad (sea en el área que sea). Naturalmente, la obligación de cumplirlas va aumentando de acuerdo al grado.

Para cumplir con estas tres tareas, existe un régimen especial, llamado de dedicación total (DT). ¿Qué es este régimen, qué implica y cómo se accede al mismo? Simplificando, pueden aspirar al mismo los docentes de grado 2 para arriba. Se paga a quienes acceden al mismo 60 horas semanales; y no se puede tener otra fuente de ingresos. O sea, un docente en régimen de DT no puede trabajar por fuera de la Udelar... Por ejemplo, un docente Ingeniero o Médico en régimen de DT, no puede ejercer la Ingeniería o la Medicina en forma particular o tener otro empleo. Tiene que trabajar exclusivamente para la Udelar.

Establecido lo anterior, vayamos un poco a las tareas de investigación. Es indudable, y esta pandemia lo dejó muy claro, que es necesario tener cuadros formados capaces no solamente de generar conocimientos originales (eso es la investigación) sino de responder a situaciones complejas. Eso, la experiencia internacional (y la nacional) demuestra claramente que solamente que quienes tienen la cabeza puesta solamente en las tareas inherentes a la Udelar lo pueden hacer. Más aún, no se puede investigar, en forma seria, trabajando 15 o 20 horas por semana. Se necesita ser DT. Y digo más: en la mayor parte de las Universidades del mundo (incluyendo las mejores) los docentes son de entrada, sin solicitarlo, dedicación total. En cambio nosotros, lamentablemente, tenemos que seguir un proceso muy lento... una vez que llegamos al menos al grado 2, solicitamos ser DT. Nos estudia una comisión en la Facultad respectiva. En base a nuestros méritos (que tuvimos que generarlos sin ser dedicación exclusiva, lo que implica "haberlo sido" pero sin la retribución económica)  y teniendo en cuenta un proyecto de investigación (que es cuidadosamente evaluado), dictaminan si lo merecemos al régimen o no. Si dicen que si, el Consejo de la Facultad eleva la solicitud a una comisión central de toda la Udelar. Si esta dice que si, que merecemos el régimen, pasamos a una lista de espera. Y en la medida en que haya recursos, se va otorgando el régimen. Todo ese filtro previo asegura que los que llegan a obtener la DT son de muy buenos para arriba. (Y digo esto entre paréntesis: a los DT, se los juzga en el régimen cada 5 años, de nuevo por la comisión de la facultad, el consejo, la comisión central, etc. O sea, que no es algo que se dé de por vida. Una vez que se llega, hay que producir ciencia de calidad).

Todo lo que dije, muestra lo difícil que es acceder a ese régimen. Hay que pasar muchos filtros académicos. Podrá estar bien o mal, pero es así. Pero hay algo que no se puede discutir. La aplastante mayoría de la producción científica de la Udelar está en mano de los docentes DT. Y a su vez, la producción de la Udelar es algo así como el 80% de la producción científica del país. O dicho de otra forma, si no hay más docentes DT en la Udelar, la producción científica nacional va a decaer en forma notoria, con todo el daño que eso representa.

Y hoy tenemos varias decenas de colegas que han pasado todos esos "filtros" y están esperando que haya recursos para acceder al régimen de DT, y, en particular, muchos son jóvenes que quieren dar su mejor esfuerzo por el país. Y claro, más allá de cualquier discusión, vaya si los docentes DT de la Udelar demostraron no solamente su formación, sino su vocación por el país... la pandemia lo mostró.

Y me indigna ver que a la Udelar no se le aumente el presupuesto, cuando al mismo tiempo se la requiere para combatir la pandemia. El examen, lo pasamos. Pero al mismo tiempo, mientras se nos consulta, se nos impide darle entrada al régimen de DT a tantos colegas que están dispuestos a dar todo por la ciencia, en su sentido más amplio. Sin más presupuesto, no habrá más DT. Solamente entrarán aquellos para los que haya fondos generados por los que por razones de edad se jubilen. En la mejor hipótesis, con el proyecto del ejecutivo, el número de docentes en régimen de dedicación exclusiva se mantendrá, cuando habría que multiplicarlo.

Espero que el Poder Legislativo modifique esta situación. El futuro del país está en juego... y reitero: la situación actual lo demostró: financiar investigadores con dedicación total no es un lujo, es una necesidad. Podría escribir sobre otras necesidades de la Udelar también impostergables y que están siendo dejadas de lado al no aceptar el Poder Ejecutivo la propuesta elevada por la Udelar. Quizás lo escriba en otra oportunidad. Hoy me limito a esto tan obvio que cae por su propio peso: necesitamos más docentes dedicados exclusivamente a la actividad académica. Si no se modifica esto, no hay futuro independiente para nuestro país. Espero que los legisladores, de todos los partidos, lo entiendan. Hay demasiado en juego. No es un lujo tener investigadores dedicados a tiempo completo, es una necesidad impostergable. Espero que los legisladores, todos los legisladores, estén a la altura. Ojalá no me equivoque.

Héctor Musto



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net