*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Emir Sader Emir Sader
El Segundo Ciclo Antineoliberal en América Latina
Esteban Valenti Esteban Valenti
Día Nacional de la Construcción, una ventana al futuro
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 37. A la vuelta del corredor de la puta vida, al encuentro de la puta muerte
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Michael Añasco

Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.

Michael Añasco

06.10.2020

Las consecuencias de la segunda guerra mundial fueron terribles, dejando a miles de familias sin vivienda. Los arquitectos por lo contrario vieron terreno libre para traer la modernidad al viejo continente.

La historia de los bloques de apartamentos comienza después de la Segunda Guerra Mundial. La URSS quedó devastada. Ciudades enteras se habían convertido en ruinas. La gran migración rural a las ciudades incremento la necesidad habitacional.

La solución: bloques de apartamentos de construcción barata, cemento a la vista y funcionales fueron la respuesta urgente del PCUS.

Los pisos pertenecían al estado y eran distribuidos por el gobierno de acuerdo con el estatus y los logros de los ciudadanos.

Si tenían gente conocida en el partido, sus chances eran mayores. Igualmente, no había suficientes pisos y la gente tuvo que hacer cola durante años. Por lo tanto, la URSS recurrió a construir las viviendas aún más baratas posibles y se convirtió en una salida a la sobreproducción de cemento de las fábricas rusas.

Bloque comunitario.

Viviendas públicas de variadas alturas en serie, generalmente un edificio de hormigón idénticos entre si distribuidos en complejos de varias hectáreas.

La primera ola de construcciones masivas ocurrió durante décadas de 1950 y 1960. Las características de las mismas fueron: 5 pisos, 2 cuartos, con cocina individuales, baño y toilette. Todo en espacios extremadamente pequeños con solo 6m2 por persona frente a 12 m2 de las normas internacionales.

Los bloques recién construidos se organizaron en los llamados micro distritos, lo que significa que todos los servicios que necesitaría de la comunidad se podrían encontrar en el mismo conjunto habitacional. Algunas ventajas adicionales era tener una calefacción central indispensable en los duros inviernos rusos.

Desde alimentos a vestimenta. Algunas de estas comunidades llegaron a tener 100 mil habitantes. Esto les servía a los estados comunistas para controlar y espiar en un espacio relativamente pequeño. Su vecino podría ser un agente de la KGB.

El concepto de bloques de apartamentos.

Viviendas, de hormigón para proporcionar vivienda rápida y barata a sus trabajadores.

Este concepto se viralizo en Europa oriental y paso a occidente. Casos como el proyecto de Suecia de construir 1 millón de apartamentos en 10 años. La diferencia eran la calidad y espacio significativamente mayor. Desde Finlandia al Reino Unido. En Latinoamérica, llegaron a la Argentina de Peron y a Uruguay en los años 50s.

Hubo intentos estadounidenses con los bloques comunitarios Se pueden encontrar en Staten Island, (Nueva York) uno de los lugares con altas tasas de criminalidad. Los norteamericanos prefieren sus casas prefabricadas, basadas en la madera barata disponible y amplios terrenos en los suburbios.

Un informe gubernamental en los 80s del gobierno norteamericano definió a los monobloques de Japón y Europa como "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El tiempo les dio la razón.

La vecindad del Chavo.

Los promotores de esta visión de igualdad para todos, no tomaron en cuenta el aspecto de la convivencia. Las disputas entre vecinos ocurren en todas partes, pero la evidencia sugiere que las disputas más comunes se dan en los complejos de apartamentos.

Las causas comunes de conflictos entre vecinos se refleja diferentes expectativas sobre los niveles de ruido, las prácticas de estacionamiento o el gasto en mantenimiento y mejoras.

Las disputas entre vecinos pueden tener un impacto significativo en la salud. El promedio de vida en los bloques es de 10 años menos.

Vivir más cerca de sus vecinos, por lo que es más probable que los vea, los escuche o los conozcas. Compartir servicios y espacios con los vecinos, desde jardines hasta lavanderías y ascensores. Debe cooperar con otros residentes y propietarios para administrar y pagar la operación y el mantenimiento del edificio.

Las tensiones entre vecinos o propietarios pueden resultar en desacuerdos y disputas sobre el presupuesto y el mantenimiento. Los gastos comunes son iguales para todos asi viva una sola persona en un apartamento y 8 en otro apartamento.

Los problemas de diseño incluyen perturbaciones por ruido, acceso solar inadecuado y ventilación cruzada, la disponibilidad y flexibilidad de los espacios compartidos y consideraciones de seguridad y protección.

Otras incidencias es el diseño que no ayuda a satisfacer las necesidades de grupos particulares (como personas con discapacidades y familias con niños). En comparación con una vivienda unifamiliar, el mantenimiento de propiedades de mayor densidad se intensifica por la complejidad de los propios edificios y las estructuras de gobierno. Y el chusmerio ....convirtieron la utopía en un pantano.

Operación fallida.

A partir de los años 70s de Europa Occidental las nuevas generaciones de ya no querían vivir en los monobloques, especialmente las familias jóvenes que se criaron allí. Malas experiencias.

Poco a poco los monobloques dieron pasaron a al modelo de casas unifamiliares en las regiones suburbanas, con mas espacio y sin tener que ver sus vecinos o ni siquiera saludarlo. Privacidad casi total.

Dependiendo de la situación económica de occidente los complejos siguen siendo demolidos. En los países de la antigua Europa socialista y miembros actuales de la UE estas "conejeras de cemento" aun son utilizadas. No hay presupuesto.

En Londres se embelleció estos edificios, agregando paneles sobre las paredes exteriores. Estos paneles asegurados como ignífugos, no lo eran. Esto hizo que antes de las olimpiadas un edificio prendió fuego como una antorcha matando a 130 personas.

Monobloques para los marginados y refugiados.

La guerra civil en Siria e Irak contra ISIS , Libia, Afganistán Yemen ....provoco la mayor crisis de refugiados en lo va del siglo XXI.

Todos entraban por Grecia, tomando la ruta de los Balcanes, pero el objetivo era llegar a Alemania con su bonanza económica y el estado de bienestar social. Los recién llegados presentaron más de 425.000 solicitudes de asilo en Alemania durante los primeros 11 meses de 2015. Surgieron aldeas de tiendas de campaña en todo el país; cuarteles, hostales y antiguas bases militares e inclusive bunkers de la Guerra Fria.

Esto llevo al resurgimiento de la ultra derecha e inclusivo los socios bavaros-Unión Social Cristiana de Baviera (CSU) de Angela Merkel amenazaron con salirse de coalición. 

Disturbios xenófobos a diario en especial en los estados orientales.

Los recién llegados ocuparon el máximo de la capacidad. Alguien le recordó a la Canciller que todavía permanecían en pie 13.000 unidades de bloques de apartamento sin derrumbar. Eran los complejos habitacionales de la era industrial comunista, en el este de Alemania.

Los bloques de apartamentos brotaron en la periferia de ciudades como Dresde, Berlín, Magdeburgo y Rostock en la Alemania Oriental comunista.

Después de la caída del Muro de Berlín , Alemania Oriental trajo consigo una economía en ruinas y un éxodo masivo, dejando atrás 3,1 millones de apartamentos vacíos, o el 15 por ciento del parque de viviendas. El gobierno alemán ha gastado 2.600 millones de euros para arrasar 300.000 apartamentos. Planea gastar otros 3.000 millones de euros para demoler 200.000 más.

No todos estos bloques de cemento fueron demolidos. En otros países con un poco de refacciones y maquillaje, se convirtieron en vivienda sociales primero y residencia para inmigrantes. Luego narcotraficantes y los Okupas fueron tomando el control.

En Rusia si.

En la Federación Rusa algo es diferente. Hay tierras de sobra para construir. El problema son los largos inviernos y tormentas polares. Poseer una casa en las afueras de la ciudad puede costarle la vida. Una ventisca polar cortara el suministro eléctrico, telefónico, ni celular. Nadie podrá ayudarlo en una emergencia durante la tormenta, mientras los lobos merodean.

Los complejos habitacionales retomaron fuerzas, pero.

En Ust-slavyanka, se levantan los nuevos complejos de apartamentos en los suburbios de San Petersburgo. Prometían nuevos edificios, un jardín de infancia, una escuela y una clínica" comenta "Sofia", sin apellido.

"Otros complementos de infraestructura que las empresas constructoras prometía instalar. Todo iba a estar al alcance de la mano y accesible a pie, gracias a las aceras y puentes peatonales que también se proyectaron "dice Sofia.

Pero Rusia es Rusia.

"Las escuelas, clínicas, aceras prometidas, incluso carreteras, en algunos casos, siguen siendo en gran parte simples dibujos en planos. Las escuelas mas cercana para niños queda a 10km."

Por ejemplo, Kudrovo es el hogar de unas 70-80.000 personas, según recuentos no oficiales, pero todavía está clasificado como un pueblo. Los activistas locales han lanzado una petición para que se designe como ciudad. Ese estatus le daría derecho bajo la ley a una oficina de correos, estaciones de bomberos y otros servicios sociales.

"Cuando se estaba parcelando el terreno para la construcción, nadie pensó [en] si necesitaríamos nuestro propio servicio de ambulancia, todo se dejó al azar. Construyeron bloques de apartamentos de 25 pisos y todos están atrapados en atascos de tráfico. Incluso una ambulancia no puede llegar a tiempo ", se quejó StanislavKrasotkin, un residente y activista local.

Como es característico se pasan el problema de un lado al otro, entre gobierno y las empresas constructoras. Pero en Rusia no esta claro la diferencia entre las constructoras y el estado. La empresa constructora ya no existe, no hay nadie a quien reclamar. Sus nuevos habitantes se sienten viviendo en un páramo suburbano, atrapados en 'guetos' de pobres en infraestructura.

Dinamarca: La 'lista del gueto 'están planeando desalojos masivos de viviendas en un 'experimento social' para fomentar la integración.

La urbanización Mjølnerparken de Copenhague no tiene nada de especial. Ubicado en los suburbios de la capital danesa, estos son bloques de ladrillo rojo construidos en la década de 1980 rodeados de césped. Muy prolijas estilo escandinavo. La salvedad: han sido clasificado por el gobierno danés como un "guetos" y junto a otros 28 en el resto de Dinamarca.

Dinamarca ha compilado esta "lista de guetos" anualmente desde 2010; los criterios son tasas de desempleo y delincuencia superiores al promedio, logros educativos inferiores al promedio y, de manera controvertida, más de la mitad de la población son migrantes de primera o segunda generación. El gobierno esencialmente ve estos vecindarios como desastres urbanos irremediables, y en mayo de 2018 propuso abordarlos mediante el desalojo masivo y la reconstrucción. Hasta 11.000 inquilinos tienen la orden de realojarse.

No todos bloques de viviendas serán demolidos, los que se conservan en buen estado, se destinaran a familias jóvenes, estudiantes. La idea es repartir a sus habitantes en sitios diversos-alejados entre si - para eliminar, e insertarlos en sociedad danesa.

Otras leyes parecen diseñadas para forzar la integración en la sociedad danesa de las comunidades de inmigrantes.

Los niños en edad preescolar deben pasar al menos 25 horas a la semana en jardines de infancia estatales con un ingreso máximo de migrantes del 30%, y exámenes presenciales de lenguaje. De lo contrario, los beneficios de sus familias pueden ser revocados.

Es una política que se va implementando en Europa de a poco. Cualquier proyecto de viviendas o apartamentos debe dejar un porcentaje de "viviendas sociales", subvencionadas por el estado, en un esfuerzo de que no broten otros "ghettos".

Criticas de la ONU.

Dinamarca ha girado bruscamente hacia la derecha en los últimos años. Los habitantes de áreas como Mjølnerparken, en particular los residentes musulmanes, han sido blancos repetidos del pánico mediático y político por la "islamización". La nueva coalición de centro izquierda del país, elegida en junio de 2019, no ha sido muy diferente, y continúa aplicando políticas antiinmigrantes supuestamente para reducir el apoyo de la extrema derecha. Dice que quiere sacar a las poblaciones inmigrantes del autoaislamiento improductivo, en lo que llama "sociedades paralelas".

Los críticos dicen que esto se basa en premisas falsas y demonización. "Hemos tenido un ministro danés que dice que Mjølnerparken no vive bajo la constitución danesa sino bajo la ley de la sharia", dice Marie Northroup, activista de inquilinos. "Esto no se parece en nada a la realidad en el terreno, simplemente está preparado para discriminar".

"Este es un hermoso lugar para vivir", dice AsifMehmood, de 52 años, un taxista nacido en Pakistán que ha vivido en la finca Mjølnerparken durante 26 años. Su edificio ha sido seleccionado para ser limpiado, renovado y convertido en alquiler privado.

"Por supuesto que ha habido problemas aquí, pero si un incendio en un edificio se debe a una sola fuga de gas, seguramente la mejor idea es arreglar la fuga. No es limpiar todo el edificio y empezar de nuevo. Sin embargo, eso es lo que está sucediendo aquí. En lugar de resolver un problema limitado, quieren despejar todo el bloque ".

"Esto es un negocio inmobiliario", diceAsifMehmood la ciudad se han extendidos " en un plazo de 10 años, se vaciarán o demolerá bloques enteros y se convertirán en barrios de casa unifamiliares, de las que se excluirá a las personas de bajos ingresos ".

Lo que no tuvieron en cuenta es el concepto de familia. Conviven hasta 3 generaciones en los edificios.

Una encuesta mostro que lo importantes era vivir cerca de amigos y familiares para recibir apoyo práctico y emocional. Esta proximidad fue la respuesta del casi 90%.

Si una familia pasa por problemas económicos o de salud, es la comunidad de vecinos quien primero se hace cargo. Otra salvedad, en Dinamarca al menos, menos del 2,7% ha estado vinculada a un delito. Inclusive su propia gente llega expulsar a los delincuentes.

Estas circunstancias se dan en las comunidades musulmanas. No ocurre lo mismo en el Reino Unido donde predominan las comunidades Afro-Caribeña siempre enfrentadas.

Un diputado de la ultra-derecha danesa propuso trasladar a todos los musulmanes a una isla danesa administrada por la marina danesa. El sueño de la derecha danesa: Tener su propio Guantánamo.

Fuerte Apache. El mejor de lo que no hay que hacer.

El Barrio Ejército de los Andes, también conocido como Fuerte Apache, es un complejo habitacional que se encuentra en el sector norte de la localidad de Ciudadela, dentro del partido bonaerense de Tres de Febrero.

Según el Censo 2001, en estas 26 hectáreas donde funcionan almacenes en los pisos altos, a veces se levantan paredes en los palieres de entrada y hasta los pasillos llevan reja, y había 4.657 viviendas habitadas por alrededor de 35.000 personas.

El barrio surgió a fines del gobierno de facto de la Revolución Argentina, como parte del Plan de Erradicación de Villas de Emergencia (PEVE) comenzado en 1968, con el propósito de reubicar a los habitantes de la Villa 31 de Retiro. Es el mejor ejemplo de lo que no hay que hacer.  La Villa 31 de Retiro aun existe.

Repitiendo el mismo mal ejemplo.

El ejemplo de "Fuerte Apache " es el ejemplo, de lo mal planificado que aun realizan algunas intendencias de nuestro país.

Las intendencias del interior, reubican a los habitantes de asentamientos "conflictivos" que solo salen en las paginas policiales. Se instalo un nuevo barrio de casas prefabricadas al otro extremo de la ciudad, trasladando los "conflictos y la criminalidad".

Surgieron algunos problemas. Esta gente no entendía concepto pagar tributos, ni luz, ni aguas.

Los vecinos cercanos nuevo barrio "sin nombre" fueron las primeras víctimas, al regresar del trabajo sus viviendas fueron vandalizadas, robadas y a veces incendiadas o usurpadas. Los propietarios abandonaron sus casas y terrenos.

Varios complejos de viviendas cooperativas cercanas, se rodearon muros, rejas, alambres de púas. Todos los días la zona aparecía en la página de policiales. Con familia vivíamos a 4 cuadras de ahí en un bloque de viviendas. No renovamos contrato de alquiler.

Una anécdota agridulce.

Después de las crecientes de 1959, se construyeron barrios populares para eliminar asentamientos inundables sobre el Rio Uruguay. Lo que vieron: había hecho fogatas debajo de las mesadas de la cocina, también hubo varios electrocutados.

Los habitantes de un complejo de bloques cerca de Rostok(ExRDA) se mudaron a sus elegantes y nuevos barrios residenciales, un ciudadano que fue una figura prominente en el antigua Alemania oriental, orgullosos de sus logros se negó a marcharse.

Antes de implosionar o derribar una edificación, se asegura que ninguna persona siga en su interior. Se encontraron los restos de aquel hombre, fiel a sus principios y el de su esposa. Causa probable de la muerte desnutrición y envenenamiento por monóxido de carbono, probablemente por una improvisada calefacción a leña.

 

Michael Añasco.

michaelanascoblogger@hotmail.com

https://michaelanascoblogger.blogspot.com/

 



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net