" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Emir Sader Emir Sader
El Segundo Ciclo Antineoliberal en América Latina
Esteban Valenti Esteban Valenti
Día Nacional de la Construcción, una ventana al futuro
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 37. A la vuelta del corredor de la puta vida, al encuentro de la puta muerte
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcelo Marchese
imagen del contenido Marcelo Marchese

Cómo comienzan las dictaduras

Marcelo Marchese

08.10.2020

Si hasta el bueno de Víctor Hugo caracterizó al golpe de Estado de Luis Bonaparte "como un rayo en cielo despejado", reconociendo que no había comprendido un comino del proceso histórico que se presentaba ante sus ojos, podemos ser indulgentes con todos aquellos que no reconocen una dictadura cuando se desenvuelve ante sus ojos.

Algo de eso sabemos en este País, pues cuando los militares gestaban el golpe en febrero del 73, muy pocos vieron lo que se desenvolvía de manera elocuente ante sus ojos y se desplegaba frente a sus narices. Fueron pocos los que vieron y olfatearon, pero fueron, y entre ellos, el maestro Carlos Quijano, que también advirtió sobre el obvio peligro del Pacto del Club Naval.

Muchos pensaron, entre quienes vivieron la dictadura militar, que nunca más vivirían una dictadura, aunque algunos viéramos y denunciáramos signos harto inquietantes, pues no hay conquistas de libertades que sean para siempre, y los sistemas políticos dependen siempre de las ideas que prevalecen en una sociedad.

Es así que, perdiendo nuestra capacidad de pensar por nosotros mismos y confiando "en los que saben", llegamos a paralizar el mundo pues aceptamos que se paralizara el mundo, a causa de un virus que ha matado la misma cantidad de gente que ha matado el año pasado, y el año anterior al año pasado. Es muy posible que haya matado algo más de gente este año pues, con la inaudita dosis de pánico que se ha inficionado en la humanidad, sus defensas han bajado antes este virus y otros.

También es evidente que si uno no tiene actividad, si no desarrolla una tarea constructiva, que es al mismo tiempo individual y social, esa energía no manifestada se vuelve en contra de uno mismo y se enferma.

El problema es que si el Coronavirus ha matado algo más, fue a causa de las demenciales medidas adoptadas a causa del Coronavirus, pues si miramos los hechos con objetividad, en el caso que hubieran muerto un millón de personas en el mundo CON Coronavirus y no POR Coronavirus, en ese caso nos encontraremos frente a un virus de los que hay tantos, pero con certeza, no nos encontraremos frente a ninguna pandemia. Una pandemia es otra cosa. Cuando la peste negra uno desayunaba con un familiar y a la hora de la cena lo metía bajo tierra, o en rigor, lo arrojaba a las pilas de cadáveres que había en las calles.

¿Hemos visto pilas de cadáveres en las calles? ¿Hemos tenido que despedir a un ser querido a causa de este virus? ¿Conocemos en rigor a alguien que sepamos que haya muerto positivamente a causa de este virus?

Nada de eso hemos visto ni veremos, pero sabemos que en Uruguay doscientas mil personas marcharon al seguro de paro, y más de siete mil pequeños empresarios se fundieron, mientras nuestro PBI bajó en el último trimestre 10 puntos y el de la Argentina bajó 19 puntos, superando la caída de la época del corralito. Según la OIT, en América Latina perdieron sus trabajos treinta y cuatro millones de personas.

Sabemos que según la OMS se interrumpieron los servicios de salud mental en el 93% de los países, precisamente cuando la OMS ha generado un severo problema en la salud mental de la gente que vive en los países. Sabemos que se multiplicó el número de huesos fracturados en el hogar por motivos harto evidentes, y sabemos que una cantidad de gente ha muerto por no ser atendida a causa de que se necesitaba tener las camas vacías para unos enfermos de un virus que nunca llegarían.

Sabemos que se ha perdido un año de educación en todo el continente y que no habrá manera de levantar ese muerto, y sabemos que, sospechosamente, sospechosísimamente, la maquinaría estatal se ha enlentecido, justo y cuando había una larga y continuada insidia generada contra las maquinarias estatales. Sabemos que, en Estados Unidos, el dinero pagado a la gente para que permanezca encerrada en sus casas precisa de imprimir, en base a una total nada y con una maquinita que gira en la absoluta nada, sesenta millones de dólares por minuto, y sabemos que los tres gigantes de la tecnología incrementaron sus riquezas, en lo que va de falsa pandemia, en ciento quince mil millones de dólares.

Sabemos que el destacado integrante del Grupo Asesor Científico Honorario que desinteresada y honorariamente asesora a nuestro gobierno, Rafael Radi, es, al mismo tiempo, asesor del Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología, que recibe apoyo económico de la Fundación Bill y Melinda Gates, honorarios filántropos mundiales. Sabemos que nuestra economía, nuestras relaciones y en suma, nuestra vida, es cada vez más virtual, más digital, y sabemos que debemos soportar un ominoso, lesivo, y en grado sumo insoportable tapabocas que, así piensan los Bill y Melinda Gates que gobiernan el mundo sin haber sido elegidos para ello, vino para quedarse.

Aceptamos tal y cual cosa inaceptable por un momentito, pero el problema es que ese pensar que aceptamos lo inaceptable por un momentito es la mejor garantía de que nos lo enchufen para toda la vida. Para decirlo en términos académicos, querido lector, nos están jodiendo bien jodidos, porque estamos aceptando, y de hecho, queriendo, que nos jodan bien jodidos.

¿Cómo la humanidad se tragó este anzuelo?

Pues porque labora hace tiempo un discurso según el cual somos malos por naturaleza, un discurso según el cual somos un mono asesino, un virus sobre la fas de la tierra, y este discurso se anuda con otro que dice que lo que existe y se da como real, no puede ser de otra manera. Sin embargo, si no puede ser de otra manera ¿Para qué machacar todo el tiempo y a toda hora tildando de dementes a quienes discuten lo que existe y se da como real?

Entonces, el discurso interesado. Entonces "la realidad". Entonces, la santificación de La Verdad por parte de los sacerdotes de La Ciencia. Entonces, el imperio del número sobre la palabra.

Algunos se preocupan por una vacuna futura. Todo es posible con estos sujetos, pero la verdadera vacuna ya te la enchufaron. El emblema y símbolo del Coronavirus, que como todo símbolo, concentra más cosas y por eso mejor define al Coronavirus, es el tapabocas.

No te deja respirar. No te deja sonreír. No te deja hablar. Es, en rigor, el Coronavirus, pues la pura verdad es que si no hubieran tapabocas, si no hubieran todas las demenciales medidas tomadas para enriquecerse y dominarnos, y si no hubiera una omnipresente campaña publicitaria, no nos daríamos cuenta de la existencia del Coronavirus.

La principal causa por la cual la humanidad se ha puesto el tapabocas reside en algo muy difícil de entender por ser invisible, pero muy sencillo de entender si uno se detiene a pensar en ello unos minutos, y ese algo se llama "culpa", vieja lepra en el cuerpo del hombre.

Simplemente debemos preguntarnos en lo más profundo si realmente estamos dispuestos a soportar el aborrecible tapabocas. Confieso que he llegado al límite de la tolerancia, y si bien cada vez que escribo pienso en escribir por el bien común, me doy cuenta que en este caso estoy lanzando un sincero pedido de ayuda: no puedo soportar el tapabocas y no debemos soportar el tapabocas.

Todos sabemos a qué lleva esto: a un terrible estado de control cimentado en una nueva religión de la ciencia médica. Controles por aquí, controles por allá, no poder hacer esto, no poder hacer lo otro, no poder viajar, distanciarse tantos metros, pararse acá, sentarse allá, no bailar, no reír, de aquello, ni hablemos, el dinero metido en un plástico, el teléfono informando cada paso que das, las cámaras vigilando tu vida y una censura que ha llegado a niveles de escándalo, por más que lo que existe y se da como real, no pueda ser de otra manera.

Sólo falta que el maestro de ceremonias diga "Todo esto, y ni siquiera ha culminado el primer acto de la farsa".

Lo cierto es que muchos pensaron que nunca más viviríamos una dictadura, lo que no sabían, es que cuando la dictadura llegara, llegaría de una manera invisible, el modo más perfecto a que puede aspirar una dictadura.

 

 



Marcelo Marchese

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net