*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Emir Sader Emir Sader
El Segundo Ciclo Antineoliberal en América Latina
Esteban Valenti Esteban Valenti
Día Nacional de la Construcción, una ventana al futuro
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 37. A la vuelta del corredor de la puta vida, al encuentro de la puta muerte
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Jaime Secco Jaime Secco
Pensar al Frente de otra manera
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perón, el peronismo, el debate continúa. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
De cómo van a imponer el modelo chino al mundo
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Decisiones miserables
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Lo mismo de siempre: censura y desinformación
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
“Ganando voluntades”: Limitaciones de la declaración del conflicto de interés
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
William Marino William Marino
Los después ¿unas elecciones perdidas?
Michael Añasco Michael Añasco
Bloques de apartamentos: "conejeras" y "dispositivos de almacenamiento humano masivo". El “ejemplo” de Dina marca.
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas

Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar

Roberto Sansón Mizrahi

12.10.2020

El acceso a la tierra es una necesidad vital para enormes sectores poblacionales. Sin embargo, su propiedad se ha concentrado aceleradamente forzando migraciones y condicionando el uso del suelo. Es una dimensión del desaforado proceso de concentración de la riqueza que prima en casi todo el mundo. ¿Cómo encarar este desafío para que puedan establecerse asentamientos populares planificados y extenderse la agricultura familiar?

Gobiernos neoliberales, aunque también algunos gobiernos progresistas,sólo focalizan sus prioridades en definir las políticas macroeconómicas que primarán en el país. Por supuesto que ellas son de la mayor importancia ya que sobre condicionan tanto el rumbo como la forma de funcionar del país. Sin embargo, no termina allí la pugna política. Es también estratégico adoptar medidas que apoyen directamente a los sectores populares, tanto porque es imprescindible revertir tremendas injusticias y castigos comoporque es imperioso restructurar el basamento social y productivo del desarrollo nacional. Esto es, sumar un nuevo pilar para sostener el rumbo hacia el buen vivir de todos y el firme cuidado ambiental.

En ese contexto toca asegurar el acceso a la tierra para (i) establecer asentamientos populares planificados y urbanizar los existentes, con desarrollo urbanístico y provisión de servicios básicos como agua potable, cloacas, saneamiento ambiental, electricidad, transporte, así como espacios para actividades productivas, y (ii) extender la agricultura familiar, principal proveedor de alimentos frescos no industrializados.

El acceso a la tierra es una condición necesaria para resolver este agravio a casi la mitad de la humanidad aunque no llega a ser una condición suficiente: debe complementarse con otras medidas económicas, políticas y ambientales. Diversos especialistas y el Papa Francisco destacan el núcleo básico de tierra, techo y trabajo.

Las soluciones existen aunque su viabilidad se asienta en lograr un firme apoyo social y político. Sin ese respaldo es imposible implementar las políticas y medidas necesarias.

Tierra para nuevos asentamientos populares planificados y para agricultura familiar

Millones de personas viven hacinados en asentamientos precarios, en campamentos para recibir migrantes o refugiados, muchos en la intemperie sin techo ni trabajo. A su vez, la agricultura familiar enfrenta todo tipo de restricciones para sobrevivir y extenderse, tierra fértil, recursos financieros, facilidades de acopio, comercialización y transporte.

Para la población que necesita asentarse en ciudades intermedias y en áreas metropolitanas existen terrenos disponibles que pueden utilizarse para establecer asentamientos populares planificados. Son tierras localizadas dentro de tramas urbanas o en áreas suburbanas con buenas condiciones ambientales y de proximidad. Si son tierras públicas se simplifica su asignación y si fueren privadas debieran adquirirse para conformar un fondo de tierras para uso presente pero también con perspectiva de futuras expansiones. No tiene sentido dejar que la valorización del suelo sea apropiada por rentistas pasivos haciendo luego más costoso y mucho más alejada la localización de nuevos asentamientos.

En esas tierras debieran desarrollarse programas de asentamientos populares planificados con entrega de lotes con servicios en venta o comodato a módicos precios y facilidades de pago. Allí se agregarían programas de construcción de núcleos básicos de vivienda proyectados para ir expandiéndose según el desarrollo de cada familia y la consagración de un buen vivir. También espacios para radicar emprendimientos productivos asociativos en actividades como cuidado de adultos mayores y niños, construcción y mantenimiento de obras, laboratorios clínicos, equipos de software, distribución y entrega a domicilio de productos, lavanderías, talleres varios, entre otros, orientados a servir a la población del propio asentamientos y de zonas aledañas. 

No hablamos de proyectos pilotos o demostrativos; eso ya se hizo y hay enorme experiencia acerca de cómo encarar ahora programas masivos, soluciones de alcance nacional. En algunos países ya existen muy buenos programas y sólo requieren ser reforzados y extendidos; en otros países este accionar es aún incipiente o inexistente. Hay mucho y valioso conocimiento para intercambiar entre países de América Latina, África y Asia. 

En relación a la agricultura familiar que sobrevive alrededor de ciudades intermedias y algunas áreas metropolitanas es de importancia estratégica ofrecerle un apoyo comprehensivo cuyo principal componente es la propiedad o usufructo de parcelas de tierras donde asentarse. Junto a ello, toca promover esfuerzos asociativos a nivel de acopio, comercialización y transporte de sus productos, incluyendo el establecimiento de ferias barriales y supermercados comunitarios.

Si bien valiosos esfuerzos han respaldado la agricultura familiar, también hubo muy penosos retrocesos con hostigamientos comerciales y desplazamientos de las tierras donde trabajaban. Queda mucho por reparar para extender y fortalecer esta pequeña producción agropecuaria. Es de importancia estratégica delimitar espacios reservados para la agricultura familiar alrededor de la mayoría de ciudades.

Urbanización de asentamientos precarios existentes

Un drama de enorme significación es la constante expansión de asentamientos precarios que se multiplican por invasiones no reguladas de familias desesperadas que no encuentran otras opciones. Algunos asentamientos están en zonas inundables o laderas que sufren ocasionales deslaves con pérdida de vidas y de frágiles paredes y techos. Otros asentamientos pudieron radicarse en áreas urbanizables a pesar que la invasión inicial consagró trazados muy difíciles, aunque no imposibles, de corregir. Todos los asentamientos precarios sufren hacinamiento de familias, escasa dotación de servicios básicos e incertidumbre en cuanto a dominio legal del suelo donde las familias están asentadas. Sin embargo, de contar con apoyo público mediando el consenso de sus pobladores pueden urbanizarse apropiadamente. Un lugar decente donde habitar es un derecho humano que debiera asegurarse a toda la población.

El proceso de urbanización de asentamientos precarios existentes puede encararse desde la acción inconsulta del Estado o, infinitamente mejor, estableciendo en cada asentamiento una unidad de planeamiento y seguimiento de obras y normativas, conformada por especialistas, pobladores y municipios, de modo de conjugar recomendaciones técnicas con la perspectiva y necesidades de los pobladores. Al incorporar los pobladores al nivel de decisión se refuerza la viabilidad y mantenimiento de la estructura y dinámica urbana propuesta.  

En ese contexto, un aspecto crítico es la regularización del dominio de los lotes que ocupan las familias. Con ello se acredita legalmente su ocupación, se revaloriza la vivienda y se impiden cobros ilegales de personas que, sin título alguno, se arroganuna propiedad que no es suya.

Trabajo e ingresos de pobladores de asentamientos populares

Estos aspectos trascienden lo urbanístico excepto en lo que hace a prever espacios en los que radicar actividades productivas que no afecten el buen vivir del asentamiento popular. Es una forma de acercar los lugares de trabajo evitando largos desplazamientos. De todos modos, no todos los pobladores encontrarán trabajo en espacios cercanos por lo que las vías de acceso del sistema de trasporte debieran ser parte constitutiva de la acción planificadora.

En cuanto a los aspectos de generación de empleos e ingresos dignos para pobladores de asentamientos populares, remitimos a textos ya publicados en Opinión Sur: Economía popular espacio estratégico para un más equitativo orden económico,Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular y Fideicomisos especializados en la economía popular.

Vale reseñar que el universo de la economía popular es muy heterogéneo donde la mayor parte son unidades familiares que operan en condiciones de extremas escaseces. De ahí que se plantea establecer un sistema comprehensivo de apoyo que atienda a esas unidades y también a emprendimientos de tamaño medio y base asociativa capaces de insertarse en promisorias cadenas de valor. De ese modo podrían subcontratar a emprendimientos familiares y retener en la economía popular una diversidad de efectos multiplicadores. Para ello planteamos dotar a las organizaciones de la economía popular con dos poderosos instrumentos que hoy carecen: desarrolladoras y fideicomisos especializados en la economía popular. Estos instrumentos se sumarían a otros para posibilitar a la economía popular salir de los espacios residuales en los que ha sido acorralada.

Procesos subyacentes generadores de desigualdades, pobreza e indigencia

Imposible ignorar que el rumbo y forma de funcionar que predomina en casi todo el mundo genera desarticulación social, pérdida de trabajo, infames salarios, acelerando las migraciones del campo a la ciudad. Esa dinámica concentradora y destructora del medio ambiente no cesa de expulsar pobladores hacia asentamientos precarios carentes de servicios básicos y cada vez más hacinados. Si no se desmonta ese proceso seguirán creciendo las invasiones de tierras de gente desesperada por sobrevivir. Algunos de los mecanismos que generan la concentración y el poder decisional pueden verse en el artículo Desmontar los motores de la concentración. Sus impactos, lejos de ser externalidades no deseadas o provocar víctimas llamadas "colaterales", son el resultado esperable e inevitable de la perversa y codiciosa trayectoria impuesta a la humanidad.

Si no se erradicael proceso concentrador, correremos siempre detrás de los acontecimientos atemperando efectos, ya que las soluciones nunca alcanzarán a resolver la reproducción de más asentamientos precarios no planificados y el desplazamiento de una agricultura familiar que es esencial para lograr soberanía alimentaria.

¿Todo o nada?

Ante esa situación hay quienes plantean ir por todas las transformaciones en simultáneo, algo deseable pero no siempre viable. La alternativa es avanzar en los espacios y con la intensidad que las circunstancias políticas y sociales permitan. Y esto por varios motivos: (i) la emergencia social que sufren inmensas mayorías no admite dilaciones; (ii) porque la viabilidad política del accionar se sustenta no sólo en la determinación de quienes impulsan trasformaciones sino en la correlación de fuerzas que prima en cada coyuntura y (iii) muy vinculado con lo anterior, las actuaciones para establecer nuevos asentamientos populares planificados, reforzar y extender la agricultura familiar, urbanizar los asentamientos precarios existentes y desplegar un sistema de excelencia en apoyo a la economía popular, si están bien realizadas, pueden reconfigurar el basamento social del desarrollo local y nacional; esto es, provocar cambios significativos en la correlación de fuerzas que, a su vez, permitiría avanzar en más frentes y a mayor velocidad.     

En todo caso, está claro que es muy difícil determinar qué tipo de estrategia es la más efectiva y viable para cada situación, la singularidad prima. Lo que sí es posible y necesario es asegurar que la población que emerge hacia el buen vivir pueda crecer en esclarecimiento y en reforzar sus propias organizaciones; no hay otra forma de proteger los derechos y las obligaciones que van conquistando. Las democracias que fueron capturadas por poderosas minorías necesitan de ese esclarecimiento y organización popular para formar coaliciones capaces de trasformar el orden que somete a las mayorías colonizando mentes y formateando subjetividades.  

 

Roberto Sansón Mizrahi. Economista, planificador regional y urbano, consultor, dirigió empresas, autor de Un país para todos, Crisis global: ajuste o transformación, Democracias capturadas y otros libros, Co-Editor de Opinión Sur www.opinionsur.org.ar



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net