*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Licencia para opinar con distanciamiento físico sostenido y tapabocas
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Rodolfo M. Irigoyen

Un caso de "numerofobia"

Rodolfo M. Irigoyen

23.10.2020

El fenómeno está muy extendido. Y ya no se trata del desconocimiento pasivo producto de la ignorancia. El repudio “a los números” al que aludo en el título, se manifiesta a pesar de la universalización de la educación básica, como una especie de apostasía a la mensura necesaria para definir la real importancia de ideas o pensamientos.

 

Y además de existir se lo exhibe, no sin orgullo, por gran parte de nuestra intelectualidad.  

Pero solo me referiré a "un caso" por dos razones: la primera, por no correr el riesgo, al generalizar, de estar cometiendo alguna injusticia más o menos flagrante. Y la segunda, porque para el desarrollo del tema me viene bien tomar como referencia a una querida amiga, que no por entrañable deja de personificar, a cabalidad, al monótono fenómeno que pretendo describir.

Con un "mirá que atrás de los números hay personas" me previene cada vez que intento respaldar un posicionamiento respecto a alguna idea de carácter social o político con datos de la realidad objetiva. Como si los números no pudieran ayudar, o incluso ser imprescindibles, para definir la magnitud o el sentido de la relación costo/beneficio de la idea en cuestión. 

Además, a las operaciones básicas con números (de las que se ocupa la aritmética) mi amiga las denomina "las matemáticas", error que se origina en la propia escuela primaria, donde suma, resta, multiplicación y división así son denominadas por las maestras y los programas oficiales. "No se me dan bien las matemáticas" se convierte así en una excusa elegante cuando no se sabe calcular un porcentaje. 

¡Y andá a explicarle a mi amiga que las matemáticas, más que realizar operaciones básicas con números, manejan en realidad abstracciones! Como considerar que cuando se enseña el abecedario, se está haciendo literatura. Aquello de "condición necesaria pero no suficiente" para ella no tiene ningún sentido. 

Pero así como me resulta imposible eludir las discusiones con alguien que confunde con tanta tenacidad lo objetivo con lo emocional, tampoco puedo evitar el recurso al sarcasmo, para el que, según dicen, tengo facilidad natural. Porque la ridiculización siempre termina por ser contraproducente al provocar en el  interlocutor, como reacción defensiva, la radicalización de sus posiciones, con independencia de lo absurdo de las mismas. 

Mi amiga es tenaz apostadora al "5 de Oro", con el agravante de "seguir" una determinada combinación de números que, sospecho, le evocan alguna fecha u otro recuerdo para ella grato. Y digo agravante no porque esa combinación de números tenga menor probabilidad de salir premiada, sino por la esclavitud que implica la obligatoriedad de la apuesta ante el terror de olvidarse a hacerla ¡y justo ese día salga! Lo que implica un reforzamiento de la adicción y, por supuesto el aumento del monto apostado y sin duda perdido, sin que el contumaz "seguimiento" mejore las esmirriadas probabilidades de ganancia respecto a otra combinación de cinco cifras cualesquiera dentro de las 48 disponibles.

Las probabilidades de sacar el pozo milagroso es algo que la tiene sin cuidado mientras exista la posibilidad, por aquello de que "alguien lo saca". Inútil argumentar que los grandes pozos son producto de la acumulación de muchos sorteos en los que nadie acierta (bueno, sí la Banca que lo administra y el Estado que lo grava). Y más que inútil, contraproducente el cálculo de la probabilidad de acertar con una apuesta simple, que es de 1 en 1:700.000 en el pozo de Oro y de 1 en 340.000 en el de Plata. Porque mi amiga considera que esas posibilidades remotas no son más que números cuya única utilidad es la de marear a la gente.

Buscando darle a los números una expresión más vinculada con la vida humana, le explico que esas probabilidades equivalen a que, con 6 sorteos semanales, haciendo una jugada simple por vez, en promedio una persona sacará el Pozo de Oro una vez cada 5.500 años, y el de Plata una vez cada 1.100 años, con un gasto anual de unos 9.200 pesos en el primer caso y de unos 12.500 en el segundo. Pero mi amiga cree firmemente que estos cálculos pueden ser válidos para mí porque los hago, pero no tienen nada que ver con ella, a la que en cualquier momento le puede sonreir la fortuna. Cuando reconozco que eso, por poco probable que sea, en teoría puede ocurrir, me responde con una sonrisa sobradora que me deja sin palabras.

En la clásica división cultural entre humanistas y cientificistas, mi amiga, demás está decirlo, toma ferviente partido por los primeros. Porque para ella la división puede resumirse en gente con corazón, y gente sin él. Y como ella es gente con corazón, un pensamiento que la preocupa es el del hambre en el mundo. En este punto coincidimos, pero cuando le afirmo que las cosas van mejorando y que en poco tiempo (en términos históricos) el problema desaparecerá, me acusa de oscuras complicidades con "el sistema". 

Y me veo obligado a volver a los números. Según los últimos datos, explico, la población del planeta ronda los 7.700 millones de personas de los cuales cerca de 1.000 millones tienen problemas de desnutrición, número que se mantiene sin cambios significativos durante el último medio siglo. O sea que la afirmación de que el hambre en el mundo perdura, es correcta. Hasta acá vamos bien.

La cosa se complica cuando le afirmo que es imprescindible, para entender cabalmente el problema, sacar la cuenta complementaria: en el mismo período ¿cuántas personas tuvieron una alimentación suficiente? Hace medio siglo éramos 3.000 millones y 1.000 eran desnutridos, por lo tanto se alimentaban bien 2.000 millones (2 de cada 3 habitantes), y esa misma cuenta en la actualidad -ahora con algo menos de 1.000 millones de desnutridos- nos arroja un número de suficientemente alimentados de algo más de 6.700 millones (6 de cada 7). O sea que en 50 años aunque el número absoluto de desnutridos disminuye poco, el de los que tienen una alimentación suficiente se multiplica por 3,35, es decir crece un 235%.

El gesto de hastío que mi amiga mantuvo durante mi explicación, no cesa con la conclusión de la misma. En tono despectivo me aclara que ella no entra en ese terreno, y me pregunta si considero a la obesidad y a la comida chatarra como una buena alimentación, y no acepta que una cosa es lo que se produce y otra el uso que se hace de esa producción. "El sistema" generó el milagro productivo que permitió que la población mundial más que se duplicara, sostengo, con la misma libertad para procrear que para elegir las cantidades y componentes de los alimentos consumidos (con las obvias relativizaciones económicas). 

Y como el avance tecnológico que permitió ese crecimiento no solo sigue creciendo sino que lo hace cada vez con mayor velocidad, el hambre pronto será asunto superado El tema es de educación, le insisto, pero cierra la discusión con un "¡cómo se nota que vos nunca pasaste hambre!" Y de nuevo tengo que darme por vencido.

Mi amiga le tiene "miedo a los aviones", lo que no la ha privado de hacer sus viajes, pero sufriendo de picos de estrés en despegues y aterrizajes. En uno  que compartimos, observé que era la primera que rompía a aplaudir cada vez que el piloto depositaba el avión en la pista. Pero más estresado quedé yo cuando durante el vuelo, y para mitigar sus temores, intenté convencerla de que el avión era, por kilómetro recorrido, el medio de transporte más seguro, y que más peligro corríamos en el viaje en auto hacia o desde el aeropuerto a la ciudad, que durante el vuelo. 

Pero con el argumento de que si el avión se cae morimos todos, ella mataba las estadísticas de accidentes y riesgos relativos de distintos medios de transporte. La estocada final me la dio recordándome que los terroristas cuando ponen una bomba en un avión matan a cientos de personas, y cuando realizan un atentado mediante un auto, difícilmente mueren  más de 4 o 5 personas. Juré no viajar más con ella.

Pero su aversión "a las matemáticas" no le impide usar términos estadísticos puestos de moda con fines ajenos a su significado: por ejemplo "exponencialmente" como sinónimo de importante. Cuando cometí el error de hacérselo ver, e incluso sugerí que dicho uso delataba la ignorancia del correcto sentido del término, no le cayó bien. Ella sostenía que el término era correctamente usado cuando hacía referencia a un hecho de alcance internacional.

Para no meterme en el berenjenal que implicaría hablar de funciones, bases y signo de los exponentes, me limité a decir que un crecimiento exponencial de cualquier variable puede ser desde muy importante a muy pequeño, y que incluso lo  anterior también puede ocurrir pero con signo negativo, o sea ser decreciente en lugar de creciente. Y que por lo tanto el comportamiento exponencial no implica necesariamente importancia, pero sí que la tasa de variación es creciente en términos absolutos. Es decir, que crece o decrece, mucho o poco, pero cada vez más rápido. 

Y como ejemplo puse la evolución del covid-19, que en ausencia de controles crece, inicialmente con lentitud pero acelerándose la difusión con cada día que pasa. Era lo que ella estaba esperando. Salteándose impúdicamente lo esencial del asunto, y asumiendo un tono reflexivo, me dijo que no le extrañaba que yo justificara las exorbitantes ganancias que el covid-19 brindaría a las transnacionales farmacéuticas, interesadas como era obvio que estaban, en que la pandemia se expandiera. 

Pero sus preocupaciones de alcance planetario lejos están de agotarse con la pandemia: el cambio climático es otro de sus preferidos. Cuando le expongo algunas dudas al respecto y le afirmo que me preocupa más el estado de nuestra ciudad por la basura en las calles y los contenedores desbordados, y que el planeta bien o mal se las arregla solo y así lo seguirá haciendo, no puede creer lo que oye. ¿Te parece poca prueba el hecho de que la temperatura que era de 10 grados a  las 8 de la mañana, a las 2 de  la tarde ya sea del doble?¿Un 100% de aumento en apenas 6 horas?

Lo que pasa en un día -normal por otra parte- se refiere al estado del tiempo, le digo. El clima lo determina el promedio de las principales variables en el largo plazo, por ejemplo 30 años. Se mide en años, no en horas. Y por otra parte, si la temperatura hubiera pasado de 1 a 2 grados, según tus cálculos también se habría duplicado, también habría crecido el 100%, pero ni nos habríamos percatado de un cambio tan extraordinario. 

Cuando empieza a decirme que lo que pasa es que yo no soy friolento, la interrumpo para explicarle que la escala centígrada es una escala relativa (100 intervalos iguales entre los puntos de congelamiento y de ebullición del agua) pero no una escala absoluta de temperatura, con la que puedan determinarse proporciones, como son los porcentajes. Y que esta escala se inicia en el cero absoluto, equivalente a -273 °C. Haciendo las sumas y divisiones correspondientes, el cambio de 10 a 20 grados equivale a un crecimiento del 3,35% y el de 1 a 2 grados del 0,36% por lo que nos resulta imperceptible. Con lo que trato de advertirle contra el uso indiscriminado de los porcentajes. Porque por más que aritméticamente estén bien calculados, su utilidad siempre estará condicionada por el contexto en el que sean usados.

Como hace siempre que le conviene, mi amiga cambió de tema, diciéndome que a ella lo que la preocupada era su salud, ya que andaba con un fuerte dolor en las cervicales. Y que cuando el médico le preguntó de cuánto era en una escala de 0 a 5, ella le había contestado "4". Supongo en que coincidirían, le dije, en que 0 era la ausencia de dolor, pero ¿cómo definían el 5? "obvio, como el máximo" respondió. Me quedé con la curiosidad de saber cuánto daba el máximo dividido 5, porque cuando se  lo pregunté se levantó furiosa, me gritó que cada día estaba más facho, y se despidió con un portazo.

Rodolfo M. Irigoyen

www.rodolfomartinirigoyen.uy



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net