" />
Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Nicolás Burgueño Kosenco Nicolás Burgueño Kosenco
Licencia para opinar con distanciamiento físico sostenido y tapabocas
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Fernando Gil Díaz

Líos en la Baticueva

Fernando Gil Díaz

28.10.2020

"Y mientras tanto, en Ciudad Gótica...", esa frase marcó buena parte de nuestra infancia viendo los episodios de Batman, el hombre murciélago que hacía dupla con su joven compañero Robin; una pareja de superhéroes citadinos que combatían a los villanos de turno dando apoyo al Comisionado Gordon, y al Jefe de Policía O'Hara, con quienes se repartían la dura tarea de combatir al crimen organizado.

Ese "mientras tanto" viene a cuento -esta vez- para introducirnos en la casuística uruguaya de un nuevo hecho que puso en la agenda nada menos que al Ministro del Interior y al Jefe de Policía de la circunscripción más grande y problemática del país, Montevideo.

Una entrevista con un ex jerarca para aportar información sensible que diera respuesta a un grave problema de seguridad vivido por varias familias en distintos barrios de la capital, fueron la gota que derramó el vaso. Un vaso que se llenó de intrigas y mucha soberbia, porque de otro modo no se explica que de buenas a primeras se excluya a un alto mando policial con sobrada experiencia acumulada y -lo que es peor- no se ponga en la balanza la calidad y objetivo de la entrevista en cuestión, que no tenía otra razón que dar respuesta y contención a víctimas de la delincuencia. Uruguayos que estaban siendo desalojados a punta de pistola por bandas que reflotaron una práctica combatida con total éxito por quien fuera llamado a su despacho por el renunciado. Los líos en la Baticueva se siguen acumulando y ya suman varias bajas que dan cuenta de una improvisada gestión para la que dan muestras claras de no haber contado nunca con la idoneidad suficiente para asumir tamaña responsabilidad.


Tortuga en fuga


La figura de Gustavo Leal adquirió mayor relevancia tras el rol que le asignara el ex ministro Bonomi para ser el representante de la cartera en una acción interinstitucional pergeñada para dar respuesta a desalojos extorsivos sufridos por vecinos de Los Palomares, a fines del año 2017. En efecto, el 18 de diciembre de 2017, el entonces Ministro del Interior lo adelantó entre líneas en su discurso en ocasión de celebrarse el 188º aniversario de la Policía Nacional. Allí dejó entrever que en próximos días se llevarían adelante acciones operativas que darían respuesta a situaciones críticas que estaban padeciendo algunos vecinos de la capital.


Pocos días después, se llevaba a cabo el primero de los muchos Operativos Mirador en Los Palomares, ante la acción criminal de la banda "Los Chingas" que, a punta de pistola, habían desalojado a varias familias del complejo habitacional para hacerse de las fincas y construir su fundo. Esa acción no fue meramente policial, sino que se trató de la primera de muchas intervenciones en que se coordinó con otros organismos del Estado (Intendencia de Montevideo, Alcaldía y Empresas Públicas), para que junto con Fiscalía, se pusiera fin a esa actividad y someter a los responsables ante la Justicia. 


Operativos que fueron muy mediáticos, es cierto, pero que contaron además con un pleno involucramiento de todos los que participaron en los mismos. No fueron meras acciones policiales, tampoco, sino que hubo un objetivo cierto y concreto de devolver seguridad y convivencia a los lugares intervenidos. Así fue que se produjo la demolición de construcciones ilegales, se abrieron calles y se devolvió urbanismo a un barrio que había sufrido el abandono paulatino de los servicios públicos más básicos como la recolección de residuos por ejemplo. Junto a la acción policial y judicial, hubo obra pública que hizo parte de la respuesta integral que se dio para poner fin a esa actividad criminal que luego se vio replicada en otras zonas con similares prácticas... que merecieron la misma y contundente respuesta del Estado. Una respuesta coordinada, planificada y pensando en la gente fundamentalmente. Una respuesta que se sostuviera en el tiempo y que restableciera el entramado social roto por la acción criminal, dando más participación a los vecinos que empezaban a confiar en ese Estado que les daba respuesta.


La figura de Gustavo Leal se fue haciendo más visible como portavoz de la cartera y del grupo interinstitucional que participaba de cada acción. Una figura que se involucró muchísimo con la tarea y que se ganó la confianza de las víctimas que encontraron en él un interlocutor fiable, y que sería un nexo fundamental a la hora de proteger a quienes luego serían parte de la prueba necesaria para someter a juicio a los responsables de las violentas usurpaciones. Aquella banda fue absolutamente desarticulada y la experiencia de los operativos dejó una marca imborrable no solo en la Policía sino también en la población.
Con la llegada del nuevo gobierno se produjo el natural recambio de autoridades; nuevos equipos, nuevas figuras, y una impronta que hizo de la publicidad su principal aliado. Los operativos de Alto Impacto sustituyeron a los Mirador, pero el resultado no fue el mismo ni por asomo. El alto impacto fue más mediático que real, si bien hubo formalizados y mucha prensa que se hizo eco de ello, con el tiempo fueron menguando, la pandemia hizo parte de su trabajo en la merma de la actividad pública y con esa disminución de la circulación social, también bajó la presencia policial en las calles. El Ministro insistía un día sí y otro también con que la delincuencia no hizo cuarentena y que su gestión daba mejores resultados bajando los delitos. ¡¡Obvio que bajaron las rapiñas, si hubo dos meses y pico que no había gente en la calle!! (la rapiña es un delito esencialmente callejero). ¡¡Obvio que bajaron los hurtos!! (hubo dos meses y pico en que la gente se quedó en sus casas y estas ya no estaban vacías sino ocupadas -y cuidadas- por sus propietarios).


Mientras tanto, en Montevideo, empezó a gestarse nuevamente una práctica extinguida con aquellos operativos Mirador, y todo ello ante la ignorancia del novel director de convivencia que nunca se enteró de la existencia de los desalojos a mano armada en distintos barrios de la capital. Tanto es así que hasta que no se hizo público por el periodista Gabriel Pereyra en radio Sarandí, la cartera no había siquiera reparado en la existencia de esa práctica (no había denuncias dijeron, que eran problemas vecinales, también dijeron).


La primera reacción fue desmentir la noticia y relativizarla, pero fueron no uno sino varios los casos, y los testimonios no dejaron espacio a ninguna duda. Allí la reacción fue la de dar noticia a la Fiscalía. Abandonada aquella coordinación interinstitucional de los Operativos Mirador, tampoco había gente que tuviera llegada en el territorio ni canales de información como supo construir Gustavo Leal entonces. Se les había escapado la tortuga y no se habían dado cuenta...


¿Y si primero pensamos en la gente?


El renunciado/ante Erode Ruiz quiso ser expeditivo y ante la ausencia de información no tuvo mejor idea que recurrir a uno que supo liderar aquellos operativos y que generó la confianza suficiente con las víctimas sufrientes de aquellos despojos a mano armada. Una entrevista para tomar un café e instalar una línea directa ("un teléfono rojo" diría Gabriel Pereyra, otra vez la idea de Batman y su forma de contactarse con el Comisionado Gordon).


Todo hubiera sido casi perfecto si ese encuentro no se hubiera filtrado a la prensa, manteniendo el perfil bajo que la situación merecía si es que en verdad se pensaba en las víctimas, esas que fueron desalojadas de forma forzosa de sus hogares. Y acá no es una crítica al periodista que difundió el encuentro, es su rol, está en la esencia misma de la profesión el informar de lo que conoce o le llega. Acá la filtración es lo criticable no solo porque le costó el puesto a un veterano policía con oficio más que sobrado para el cargo de altísima responsabilidad como es la Jefatura de Montevideo (la más grande y complicada), sino -fundamentalmente- porque a las víctimas se les cierra una ventana que se había abierto para darle solución a su grave situación de despojos a mano armada, nada menos que de sus hogares.


Con soberbia no se resuelve este problema, tampoco con pasadas de facturas internas, es cierto que hay una cadena de mando a respetar pero desde el Ministro para abajo, TODOS deberían pensar antes en las víctimas que en sus egos y dejar para después las cuestiones formales. En este momento, lo primordial y lo que espera toda la ciudadanía, es que desde la cartera encargada de la seguridad se dé respuesta a los problemas de seguridad y no es renunciando a un Jefe de Policía que quiso dar esa respuesta, la salida más adecuada. Y menos porque tuvo la osadía de contactar al que tendió redes con la gente en los barrios y cuenta con la información necesaria para dar esas respuestas.


Van escasos 8 meses de gestión y ya acumulan varias bajas en sus filas (jefes y/o directores cesados o renunciados/antes), que dan cuenta de una situación que empieza a sobrepasar al titular de la cartera, alguien que sabe muy bien que no cuenta con mucho respaldo político (más bien tiene poco), en una función donde el jarabe de pico -como gusta decir- no alcanza.


El Ministro trancó fuerte y cortó la línea de aquel teléfono rojo; el tema es saber si podrá llamar a Batman o esta puja la ganan el Wason, el Pingüino... o quizás, el Acertijo.


el hombre levantó el tubo,

el perro miró al cielo buscando la batiseñal...


elperrogil@gmail.com
http://elperrogil.blogspot.com/
http://guayberto.blogspot.com/
http://www.laondadigital.com/



Fernando Gil Díaz



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net