*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas
imagen del contenido Jorge Ángel Pérez

Angola, una guerra mal contada

Jorge Ángel Pérez

11.11.2020

Angola es muchísimo más que esa edulcorada historia que nos mostrara la televisión hace unos días. Angola es, aunque suene cursi, una espina clavada en el corazón de la familia cubana.

 

Era yo todavía un niño cuando aquello comenzó. Mi padre era joven, tenía entonces la misma edad de Cristo cuando fue crucificado, apenas treinta tres años, y quizá ni los había cumplido. Los padres de muchos de los niños de entonces, de los niños de casi siempre, eran tremendamente jóvenes, y algunos eran aún imberbes cuando comenzó la guerra en Angola, muchos ni siquiera habían conocido al primer amor, ni engendrado al primer hijo cuando inició eso a lo que dieron el "tierno" nombre de "Operación Carlota".

Así se comenzó todo, con el nombre de una mujer negra y rebelde que enfrentó en Cuba al colonialismo español. En la Cuba comunista algunos nombres cobraron mucha importancia y fueron rescatados. Los nombres, al menos eso suponen todavía, definen las acciones, y hasta las reputan. Ningún apelativo podría ser mejor que el de una mujer negra traída de esa África a donde volverían, muchos años después, quienes hicieron un viaje a la inversa, un viaje a las raíces, para "pagar la deuda" con África, para "llevar la libertad", así dijeron, y a tiro limpio.

Mi padre no fue parte de aquella "gran epopeya". Mi padre no cargó un pesado fusil, y ni siquiera consigo imaginar su delgadez con tanto peso, con tan "mala carga". Él prefirió quedarse con mi madre, con sus dos hijos. Él nos prefirió a nosotros. Mi padre eligió la tranquilidad de la casa, el calor de mi madre y a sus dos hijos. Él prefirió sentarse en medio de la tranquilidad de su portal acompañado de alguno de sus libros, alejado del "polvo y la metralla", de ese polvo y metralla que dejó a muchos en ajenos campos de batalla.

Mi padre prefirió su casa y a los suyos. Él no fue a Angola ni a ningún otro sitio a hacer una guerra que anduvo enarbolando las banderas del "internacionalismo proletario". Él se quedó en casa educando a sus hijos y amando a su esposa, pero otros hicieron lo contrario, como ese hombre que recuerda ahora, y con mucha insistencia, la televisión cubana; ese hombre que recién casado tuvo que engañar a su joven esposa, por indicaciones de "arriba", ese que tuvo que hacer creer a su mujer, a quien había jurado fidelidad eterna, que haría un viaje a la URSS para estudiar una carrera universitaria, y ella, ingenua, le creyó, lo extrañó, lo esperó.

Ese es el testimonio que hace visible la televisión por estos días, y que es mucho más que una historia de fidelidad y entrega, que es, simplemente, la historia de una pareja que fue dispareja durante los tres primeros años de matrimonio, durante esos tres primeros años que traen infinitos placeres, mucho goce, o gozadera, si así prefiere el lector. Y esos fueron también años de traiciones en otras parejas, porque no hay mal que dure tres o cuatro años, ni cuerpo joven que lo resista. Fueron años en los que esa importante institución que es el matrimonio fue violentada, desacralizada en esas comunistas aventuras.

Algunos dijeron no voy y conservaron el matrimonio, pero les negaron el respeto, ese respeto que nada tiene que ver con la participación en una guerra ajena. Algunos dijeron no y les negaron también otras cosas, muchas cosas, un sinfín de cosas, cosas que sintieron, incluso, los hijos en sus propios pellejos, Y esos hijos también serían víctimas de la que quizá fuera la más justa y trascendental de entre todas las decisiones que tomaran sus padres, pero así es la vida cuando de comunismo se trata, cuando se niega algún servicio, algún favor, a los comunistas en el poder.

Y muchos de los enrolados en la "Operación Carlota" no volvieron nunca, al menos vivos. Muchos volverían lisiados, otros locos, muchos amargados. Y algunos conocieron, "por boca" de los mismos que los conminaron a hacer la guerra y a enfrentar a un enemigo que no era suyo, cada detalle de las infidelidades de sus esposas, y como si fuera poco, esos mismos que se quedaron en sus cómodas casas, tan lejanas al campo de batalla, ordenaron también el cumplimiento del divorcio a los "tarrúos".

Así fueron las cosas, pero de eso no se habla en Cuba. El poder silenció la verdadera tragedia, disimuló las familias escindidas, rotas para siempre; y esas quebraduras no fueron causadas solo por la muerte, esas roturas fueron ordenadas, muchas veces, por el gobierno, por el partido comunista, ese poder que rigió también, que rige aún, "las camas". Y, sin embargo, ese poder que fue a hacer "revoluciones en África" no consiguió aún acabar con el enorme racismo que existe en esta isla, un racismo que no se resuelve, como creyeron hacerlo, en Cuito Cuanavale.

La Guerra de Angola fue, para los cubanos, mucho más que sus batallas, fue mucho más que MPLA, más que FAPLA, más que UNITA. La guerra de Angola no se puede reseñar con una historia de amor entre un hombre y una mujer que tuvieron que posponer esa historia y que la retomaron luego para vivirla aún. Angola es más que una historia de amor. Angola y su guerra fue, para nosotros, mucho más que Zavimbi, Holden Roberto, Fidel Castro. La guerra de Angola fue más: fue muerte, divorcio, desamor, hijos sin padres, alcoholismo, mujeres sin maridos, hombres sin mujeres, dolor, dolor inmenso.

La guerra de Angola ni siquiera acabó con el racismo en Cuba, y quizás hasta lo hizo más fuerte, pero eso llevaría otro análisis, llevaría hacer notar, demostrar, ese racismo evidente y también el disfrazado, que aún persiste acá y con mucha fuerza, aunque la misión tuviera el nombre de "Carlota". La guerra de Angola, para nosotros, también está relacionada con el SIDA, con sus primeros casos, aunque muchos dijeran que era una enfermedad de "maricones". Nuestra historia en Angola no es una historia de diamantes y oro, al menos para el pueblo.

Angola es muchísimo más, es mucho más que esa edulcorada historia que nos mostrara la televisión hace unos días. Angola es, aunque suene cursi, una espina clavada en el corazón de la familia cubana. Angola es una enorme lista de muertos, como esa, conservadora creo, que acabo de ver en alguna página de internet, y en la que descubrí que el último nombre de esa enumeración era un hombre del pueblo donde nací.

Esa lista cierra con un hombre que aún recuerdo y que vivía en Encrucijada, mi pueblo natal, cuando salió a hacer una guerra ajena. Y no sé si los más jóvenes lo recuerdan todavía, yo mismo lo había olvidado, lo recordé solo porque descubrí su nombre en una lista de muertos, y quizás esa sea la única bondad de mi texto, este que escribo indignado por la tantísima importancia que dio la televisión a esa historia de amor truncada por un rato, olvidando tanta muerte. Y ya a punto de cerrar, y para colmo, descubro, que el último en la lista de muertos es un hombre de apellidos Tomás Veliz, de quien no se advierte el nombre, solo unas iniciales: V.R., eso, y nada más.

Solo apellidos, ni siquiera un nombre; un muerto sin nombre, y sin nombre no hay vida..., ni siquiera en otros tiempos. Y recordé, mirando la lista, advirtiendo los apellidos, aquel revuelo en el pueblo, aquella conmoción que fue atemperada por el miedo y que terminó en silencio. Hace mucho que no voy al pueblo donde nací, y no sé si los encrucijadenses aún recuerdan ese nombre, a ese hombre que un gobierno mandó a morir en lejana geografía, que es mucho más triste que un amor pospuesto por un par de años.

Jorge Ángel Pérez nace en Cuba en 1963, es autor del libro de cuentos Lapsus calami (Premio David); la novela El paseante cándido, galardonada con el premio Cirilo Villaverde y el Grinzane Cavour de Italia; la novela Fumando espero, que dividió en polémico veredicto al jurado del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos 2005, resultando la primera finalista; En una estrofa de agua, distinguido con el Premio Iberoamericano de Cuento Julio Cortázar en 2008; y En La Habana no son tan elegantes, ganadora del Premio Alejo Carpentier de Cuento 2009 y el Premio Anual de la Crítica Literaria. Ha sido jurado en importantes premios nacionales e internacionales, entre ellos, el Casa de Las Américas



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net