*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Gustavo Guarino

Respuesta al artículo de Joaquín Secco 'Por donde nos lleve el viento'

Gustavo Guarino

31.12.2011

El Ing. Joaquín Secco escribe habitualmente en la revista “El País Agropecuario”, elaborada por la consultora Seragro. Hoy queremos comentar “Por donde nos lleve el viento”, publicado en la revista mencionada el pasado 28 de diciembre.

Desde hace muchos años lo leo y me informo con sus artículos; he participado en múltiples charlas y conferencias por él dictadas y debo decir que me complace escucharlo y leerlo por ser un técnico con buena mirada sobre los temas del agro; no obstante, muchas veces tenemos miradas diferentes, sobre todo cuando las miradas trascienden el sector agropecuario. Es el caso del artículo que hoy queremos comentar “Por donde nos lleve el viento”, publicado en la revista mencionada el pasado 28 de diciembre.

Por ser un hombre al que respeto y es respetado en el sector agropecuario  es que me interesa comentar críticamente algunos conceptos y afirmaciones realizadas en el artículo citado. Aclaro que no soy ni académico ni analista, simplemente un militante político de la izquierda, Ing. Agrónomo y productor rural.

El artículo empieza planteando que no se han aprovechado los tiempos buenos para solucionar problemas estructurales, reconociendo que, a pesar de que han existido  “inversiones  extranjeras inéditas, el país no ha superado una tasa de inversión del 20% del PBI”, y que esa tasa es una debilidad que no garantiza crecimiento sostenido. Podemos coincidir en que aún no es una tasa de inversión ideal el 20%, pero no podemos ignorar de donde veníamos. Durante décadas estuvimos con tasas  de un dígito; con la administración frenteamplista comienza un despegue de la inversión que la ubica en los valores antes mencionados y eso repercute inmediatamente en el crecimiento del PBI y en el empleo, temas  no mencionados en el artículo citado. El año pasado el crecimiento del PBI fue de los más altos de América  Latina con 8,5%, consolidando una expansión de la actividad económica por séptimo año consecutivo a un ritmo promedio de 6,2%, muy arriba del promedio histórico  cercano al 2%. El cierre de 2011 mostrará también un crecimiento alto, aun frente a las incertidumbres del mundo.

Luego se lamenta porque el país sigue contando con una tercera parte de empleos informales de baja productividad, etc. Esto, manifestado como lo hace el Ing. Secco , parecería que en el gobierno nadie se preocupara por el tema y no se plantea de dónde partimos y cuánto se ha hecho. La tasa de empleo  aumentó 7,4 puntos porcentuales, lo que significa aproximadamente 234.000 puestos de trabajo. Con más precisión, la tasa de desempleo alcanzó en 2010 su mínimo histórico, 6,7% para todo el país; en 2011 las cifras cerrarán más bajas aun.

Por si esto fuera poco, veamos cómo el empleo se acompasó con mejores niveles de registros de puestos cotizantes al BPS. En 2010 se alcanzó un total de 1.350.000 cotizantes, cifra histórica récord en nuestro país. Si se compara el 2010 con el 2005 tendremos que en sectores como la construcción casi se duplicó; en industria y comercio fue del 45% y en servicio doméstico un 40%.

Junto con lo anterior, tenemos que el salario real durante el periodo 2005-2010 creció el 25,5%, con un incremento del 27,2% de los salarios reales privados y de 22,6% de los públicos. Vaya si para lograr todo esto se tuvo que ir contra fuertes ventarrones.

Qué  habría sido de los consejos de salarios si nos hubiéramos dejado llevar por el viento, qué habría pasado con el BPS si sus políticas no fueran firmes, qué sería de la DGI si no existieran políticas coherentes.

Posteriormente, el articulista reconoce algo, dice que el Ministerio de Economía  fue exitoso para sortear la crisis económica de 2008 y que en la actualidad con igual diligencia se ha asegurado financiamiento externo y avanzado en la desdolarización de la deuda, o sea que no se quedó esperando el viento. Pero enseguida arremete nuevamente diciendo que “La sociedad y la economía no tienen rumbo estratégico al cual alinear su recorrido. Vamos por donde nos lleva el viento”. Para él todo lo bueno se debe a los precios internacionales, la baja tasa de interés y la opción que hicieron inversores extranjeros; todo eso creó una hinchazón de riqueza que no se aprovechó.  Seguidamente expresa:

 “Se debe destacar la buena administración de la economía, que ya se ha transformado en un valor cultural que nadie discute. ….La buena administración de la macroeconomía, al día de hoy, es una cuestión casi técnica.”

Creo que en sus propias palabras está reconocido uno de los méritos de la administración frenteamplista, de la actual y de la anterior y en especial de su equipo económico.

Esa buena administración no siempre fue un valor cultural indiscutible, recordemos que hace apenas unos años atrás las prácticas eran otras. O no debemos recordar los salvatajes de bancos, las empresas fundidas con empresarios prósperos, la carencia de regulaciones en sectores claves como el financiero o el laboral, las recomendaciones y las tarjetas para acceder a créditos  en el BROU, para conseguir un campo en colonización, o conseguir una jubilación o pensión en el BPS.

En realidad podríamos decir que la cultura nacional era la inversa, era la del clientelismo político, práctica que todavía subsiste en algunas Intendencias del Interior. Qué diferencia de aquel Banco República de hace unos pocos años atrás, donde los directores tarjeteaban a los gerentes recomendando dar los créditos.

Existen en los archivos de algunas Instituciones tarjetas que son increíbles, solo comparables con las daba quien fuera  Intendente de mi Departamento -Cerro Largo -, el Nano Pérez, quien entre sus múltiples anécdotas tiene una de tarjetas  que vale la pena recordar. Nano era un hombre de ir a pie a la Intendencia; se caracterizaba por usar unos sacos grandes con amplios bolsillos siempre cargados de tarjetas prontas para decretar y ordenar actos de gobierno. Era común que la gente lo interceptara en la calle y Nano sacara un tarjetón y escribiera: Fulano, capataz de obras, sírvase entregar un corte de rancho al portador, etc. y firmaba Nano. Cuentan que en los últimos años simplemente ponía: DALE, Nano.

Algo de esto era la cultura nacional en los órganos de conducción macro y micro del Uruguay; por lo tanto, el tener una política ordenada y coherente no es estar parados para que el viento nos lleve. Acaso la Reforma Tributaria, la creación del FONASA, el manejo profesional de la deuda pública, la gestiones de organismos como el BROU o el BPS , el manejo de la Ley de Inversiones no son políticas activas que tienen una clara orientación.

El articulista continúa: “Optar por un modelo de crecimiento equitativo, sustentable, integrado globalmente, competitivo, innovador, que eleve permanentemente las capacidades humanas y calidad del empleo, es un problema político. Para enfrentarlo el Ministerio de Economía es un factor más entre muchos.” Para luego deducir que nada de eso se hace, pareciéndonos a Venezuela y Bolivia.

La parte entrecomillada es compartible y pensamos que, a tal punto el gobierno tiene una visión global, que para eso se ha creado el Gabinete Social y el Gabinete Productivo; son los Ministerios de cada área los que coordinan las políticas. Las referencias a Venezuela y Bolivia, cosa que se reitera en otras partes del artículo, parece una obsesión, también podría hablarnos de los ejemplos de países europeos o del propio EEUU como modelos de políticas equilibradas.

Luego dice que: “El sistema de incentivos existentes desalienta las inversiones y favorece el consumo. Hoy está en auge el consumo tutelado por las infinitas agencias que deben cosechar agradecimientos para la carrera electoral.”

Lo anterior no parece coincidir con la realidad; a pesar de las incertidumbres globales, en el Ministerio de Industria se incrementó el número de proyectos de inversiones presentados. Hace pocos días se daba cuenta de 89 proyectos aprobados y están en curso proyectos de magnitudes nunca vistas en Uruguay.

En cuanto a la segunda parte, de que está en auge el consumo tutelado por las infinitas agencias, sería bueno ser más preciso ya que no conocemos esas infinitas agencias. Tenemos el MIDES y sus programas, algunos programas del MGAP de apoyo a pequeños productores y algún programa especifico del MTSS o del MVOTMA. No creemos que el consumo creciente (que preocupa) sea por las políticas sociales. El incremento de consumo de automóviles, electrodomésticos, motos, etc., no es con la tarjeta del MIDES y las asignaciones familiares.

También se habla de que estas políticas sociales están pesando sobre el mercado de trabajo. No resulta creíble que la falta de mano de obra calificada que existe en algunos sectores y de la cual se habla en el artículo sea porque la gente prefiere tener la tarjeta del MIDES o  cobrar $ 6000 mensuales en algún programa especial.

Se critica la Ley de Participación Público - Privada como mecanismo idóneo para financiar infraestructura, exigiendo que todo lo haga el Estado. En eso coincide con algunos planteos ultras.

Se afirma que el Estado no invierte más y solo destina recursos a políticas sociales, es cierto y es un rumbo del Gobierno que no lo moverá el viento el de destinar recursos a políticas sociales como forma de forjar una sociedad más equitativa. Pero las inversiones del Gobierno tuvieron un incremento en 2010 del 13% en términos reales, principalmente por inversiones en el MVOTMA (ver rendición de cuentas 2010). Se critica las inversiones de Montes del Plata y las posibles en megaminería.

Se dice que el gobierno vive viajando por el mundo buscando inversiones. En qué quedamos, no era que se desalentaban las inversiones, no era que un 20% de tasa anual de inversión es bajo y hay que salir a buscar más. Cuando salen se critica , cuando se consiguen más, se critican, en fin. El Ing. Secco afirma:

“Se va conformando una sociedad compuesta, por un lado, por megaempresas multinacionales y, por otro, por un sector creciente de población que vive de subsidios. En el medio, una clase media de trabajadores y empresarios no monopólicos, competitivos y vulnerables…

Se entiende que el progresismo consiste en exprimir a este segmento para financiar enormes burocracias ineficaces. Una sociedad de muchos pobres domesticados, burocracia numerosa y pocas grandes empresas privadas.

Creo que esto es un clisé que se puso de moda para criticar a algunos gobiernos progresistas de Latino América, pero que en nada condicen con la realidad de nuestro país.

En primer lugar, en Uruguay bajó la pobreza; en 2004 la incidencia de la pobreza alcanzaba el 40% de la población del país urbano, actualmente se encuentran bajo la línea de pobreza el 16% de esa población. Solamente en 2011 se bajaron 4 puntos, hoy notoriamente existen mucho menos “ pobres domesticados” que antes de asumir el Frente Amplio ( menos de la mitad).

En cuanto a la existencia de una clase media de trabajadores y empresarios a los que se los exprime, los números de la realidad parecen no darle la razón. Cuando se considera la distribución del aumento de ingresos laborales según deciles de hogares, se observa que el mayor aumento se presenta en los deciles medios (datos de la encuesta continua de hogares.MEF 2001), la prueba está en los preocupantes niveles de consumo de estos sectores.

Finalmente, el artículo termina diciendo que en la agricultura se alcanzó el mayor nivel de producción y productividad de todos los tiempos; tendremos un excedente exportable de trigo de 2 millones de ton. El mismo Ing. Secco reconoce como “un logro notable”, se producirán 6 millones de ton. de granos “cifra sin precedentes en el país”.

¿Esto se podría lograr en un país sin rumbo, que está “por donde lo lleve el viento”, tomado por el populismo “Bolivariano”? Pensamos que no. A veces nos excedemos en calificativos fáciles; de eso hemos pecado mucho en la izquierda; no es lo habitual en el Ing. Secco, por eso nos atrevimos a hacer estos comentarios. Ojalá llamen a la reflexión sobre estos temas.

 

 

 




Gustavo Guarino

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net