*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcia Collazo
imagen del contenido Marcia Collazo

Traigo un cantar desde Cuba

Marcia Collazo

01.03.2013

Nadie es profeta en su tierra, dice el refrán; empezando por el propio Hegel, que en sus profundos análisis sobre la historia, la filosofía y sus frutos humanos, sociales y políticos, se negaba insistentemente a realizar profecías, a pesar de que se las pedían como si se tratara de un oráculo.

''me rondaba, insistente, la idea de la pasión por Cuba que permanece,
que no hemos perdido, que compartimos,
aun desde circunstancias de vida y posiciones muy diferentes
y en un contexto global y nacional donde el descomprometimiento
con proyectos colectivos ha sido un signo de época''

Mayra P. Espina (Socióloga cubana)

Sabido es, también, que el pensador alemán se refirió a América con su típico y  soberbio desdén eurocentrista, afirmando como si tal cosa, que se trataba de un enorme  continente vacío. Vacío de pensamiento creador, vacío de acción autosustentable, vacío de voluntad resolutiva y de carnadura de alma y espíritu: América era la tierra sin conciencia y sin historia, sin comienzo de filosofía y sin verdadera humanidad. Y a pesar de semejante visión lapidaria, quebrando su propia máxima, Hegel auguró a este continente un importantísimo papel en el porvenir.

Desde las páginas del semanario Bitácora me he dedicado a preludiar éstas y otras reflexiones de variado signo, siempre desde el centro temático de la historia de las ideas americanas, disciplina joven aún y en permanente proceso de elaboración. Lo hice y lo sigo haciendo en relación a nuestro continente en su conjunto, procurando mostrar que no hay una sino muchas Américas, y que en esa compleja diversidad se encuentra su riqueza y su carácter mismo; y si bien la tendencia general de mi discurrir se ha dirigido, por enlaces circunstanciales (de algún modo inevitables), al enclave territorial del Río de la Plata, no por ello he descuidado en la medida de lo posible-, la vinculación con las ideas de algunos grandes pensadores como el cubano José Martí.

Y al cubano José Martí volveré muy pronto; pero lo haré desde una óptica nueva, pautada por la particular e intransferible experiencia vital de haber tenido el privilegio de conocer su tierra, de haber transitado por las calles de su Habana natal, y por las de Camagüey, Sancti Spiritus,  Trinidad, Santa Clara y Santiago de Cuba, una de las ciudades más viejas de América; de haber visitado su mausoleo, ubicado en esta última ciudad, tan llena de sol y de recuerdo, de construcciones venerables, de tejados irregulares y encantadores, de poetas, músicos  y rebeldes, de vida y de veneración altiva a quienes consideran sus grandes héroes, entre los cuales José Martí ocupa quizá el primer sitio. Lo haré después de haber contemplado las ásperas estribaciones de la Sierra Maestra, que albergó en su seno a los patriotas revolucionarios que, a su hora, forjaron las dos grandes etapas ferméntales de la liberación cubana: la de fines del siglo XIX, que dio la independencia a la isla, y la de 1959, que le permitió llevar al poder una revolución triunfante.

En la entrevista que sostuve con el filósofo y escritor cubano Roberto Fernández Retamar, expresó éste que el pensamiento de Martí aún debe ser objeto de interpretación, en variados aspectos, para las generaciones venideras. No está claro lo que quiso decir Martí en algunos de sus conceptos fundamentales, como el del ''hombre natural y el de ''naturaleza'' Y es bueno,  saludable y prometedor que su pensamiento no esté cerrado, que no existan respuestas concluyentes al respecto. Es más: es imposible que así sea, porque cada generación, cada momento histórico, cada pensamiento humano, posee su aporía particular, su necesidad vital propia, que incluye la urgencia de entender el mundo bajo significados siempre nuevos.

Ya Alberdi sostenía (antes que Martí) allá por 1843, que América necesita una filosofía propia, una filosofía resolutiva, que dé cuenta de los problemas que aquejan al ser americano en su momento histórico personal. Y poseer una filosofía propia no significa en modo alguno renegar del importantísimo legado de la filosofía occidental, del cual también somos herederos, acuñado  a lo largo de dos milenios y pico; pero tampoco significa obnubilar nuestra propia visión del mundo, renegando del problema, la circunstancia y la necesidad del aquí y del ahora de América. Se trata, en todo caso, de una falsa oposición o un paralogismo de los que tan claramente expone Carlos Vaz Ferreira.

Por último, coincido con la socióloga Mayra Espina, al afirmar que la pasión por Cuba no se ha perdido. ¿Cómo había de perderse, si el proceso revolucionario de la isla marca, ya desde fines del siglo XIX, un derrotero por el cual han transitado, una y otra vez, los destinos de todos los latinoamericanos? ¿Cómo había de perderse, si fue Cuba el último reducto del poder español, el último jalón de la agonía de un imperio, la batalla final contra el espectro colonial castellano, la resistencia heroica de un puñado de patriotas injustamente relegados por la suerte, a los que el resto de América contemplaba con angustia, admiración y asombro? Y finalmente, ¿cómo había de perderse cuando fue Cuba, una vez más, la que arrancó de las cenizas el pensamiento vivo de Martí y lo enarboló triunfante, en 1959, frente a las narices del imperio norteamericano, como diciéndole: aquí seguimos vivos? Remarco desde ya que lo dicho no supone (ni tiene por qué suponer) la adhesión al modelo ideológico de marxismo, comunismo o socialismo real que pueda haberse adoptado en su momento por parte de la revolución; lo que importa a nuestros efectos es otra cosa: la demostración de que es posible ejercer de modo concreto y efectivo la historicidad radical del ser humano en determinada coyuntura o circunstancia vital, de cara a un sistema de opresión y abuso desenfrenado.

Cuba se ve enfrentada, en la actualidad, a múltiples problemas; uno de ellos, el que mayores expectativas provoca (por lo menos desde el exterior) es el de su futuro político, social, cultural,  económico e ideológico. La interrogante sobre tal futuro convoca a la apertura de instancias de intercambio, con miras a las transformaciones que, sin desmedro de su soberanía inalienable, han de sobrevenir en la isla. Intercambio que podrá desplegarse en múltiples contextos disciplinares, institucionales, ideológicos, históricos y filosóficos.

Tal como acertadamente expresa la socióloga Mayra Espino, ''parece relevante y alentador que autores con diferencias irreconciliables o con propuestas difícilmente armonizables, acepten ''mostrarse juntos , polemizar sin descalificar, entender al otro y sus argumentos, para oponer un argumento que se considera mejor, más elaborado de cara al contexto y la historia''  Es que aquí, como en cualquier terreno ético (es decir, en sede de valoraciones, elecciones y decisiones fundadas en determinada concepción del bien) se trata de ser capaces de generar diálogo inteligente, creativo y enriquecedor; quienes apuesten a otra cosa, quienes no sigan el juego limpio de la discusión encaminada a la construcción, no podrán erigirse jamás en interlocutores válidos, ni en la teoría ni en la praxis. Es verdad que el diálogo y la argumentación sólo tienen verdadero sentido cuando se establecen desde la diferencia, ya que escuchar las mismas opiniones que uno sustenta es, además de aburrido, inútil e inconducente. Pero el diálogo y la argumentación exigen el respeto a unos requisitos mínimos de conducta, sin los cuales ninguna comunicación verdadera es posible. Es lo que Habermas denomina acción social comunicativa: oír opiniones que no compartimos, darle la razón al otro cuando la tiene, lograr convivir en la diferencia y aceptar esa diferencia como parte irrenunciable de la vida, es el reto más difícil al que nos enfrentamos los seres humanos, en todas las dimensiones de nuestro ser.

Nadie es profeta en su tierra, y no somos proclives a las profecías (en lo que coincidimos con el viejo Hegel); y sin embargo, me atrevo a sostener que la pasión por Cuba ha existido, existe y seguirá existiendo en los más variados ámbitos de esta sufrida tierra latinoamericana. Uno de esos ámbitos es el de la filosofía. Otro (vecino al primero) es el de las historia de las ideas. A ello me referiré en futuros capítulos.

 



Marcia Collazo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net