*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Pablo Tosquellas Pablo Tosquellas
Pegame el grito
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El hijo del hombre que desafió a los dioses
Esteban Valenti Esteban Valenti
25 años son muchos
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Se idolatra la tragedia
Stella Maris Zaffaroni Stella Maris Zaffaroni
Cuánto tiempo hace que…
José W. Legaspi José W. Legaspi
Maradona no fue ni será dios, es inolvidable y eterno
Ariel Bank Ariel Bank
La democracia contrataca
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Pronosticar el pasado
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
La isla “bocarriba”: Cuba precisa los sueños, y las acciones…
Nina Nina
Cincuenta y dos días
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
No hay trabajo para todos. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Paraíso de la impunidad militar en México
William Marino William Marino
El dueño de las bananas
Michael Añasco Michael Añasco
Los cuatro grandes reinicios del siglo XX
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Europa no vale una misa
Fernando Gil Diaz Fernando Gil Diaz
NegociAcción!!
Jaime Secco Jaime Secco
Mi carnicero y los precios de Ancap
Catarina de Albuquerque Catarina de Albuquerque
Invertir en Agua y Saneamiento es vital para nuestras economías
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
¡Los ludditas tenían razón!
Luis Fernández Luis Fernández
Sugerencias
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
El “servicio sexual” y la seducción de los poderosos
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
El chantaje como forma de hacer política
Mónica Díaz Mónica Díaz
Buena vecina
Emiliano Galasso Emiliano Galasso
La Educación actual en el Uruguay, parte 2
Roberto Savio Roberto Savio
Trump se va, pero no el trumpismo
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Un largo proceso de aprendizaje compartido
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La Revolución Rusa y Uruguay
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Rodolfo Rabanal, escritor y periodista, falleció en Punta del Este
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
“Yo soy antisemita"
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
La hora de los pueblos unidos en su diversidad
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Para variar, en medio de la pandemia, un día de fiesta en Israel
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Marcia Collazo
imagen del contenido Marcia Collazo

Los cronistas: vida, pasión y sueño

Marcia Collazo

06.03.2014

Un alemán en el Río de la Plata. La aventura o la saga de los viajes al Río de la Plata nos es conocida en buena medida gracias a la inspiración de un simple soldado, no tan inculto e ingenuo como ha querido mostrársele, llamado Ulrico Schmidl (o Schmidel), cuyas memorias tituladas Viaje al Río de la Plata, llenas de errores, en parte propios y en parte debidos a las sucesivas traducciones y glosas, han llegado a nuestros días.

En el año 1903 salió a luz en Buenos Aires la traducción (realizada del alemán al español y editada por Cabaut y Cia), de Samuel Lafone Quevedo, con notas bibliográficas y biográficas de Bartolomé Mitre; obra que podría considerarse el punto culminante de una larga secuencia de rastreos bibliográficos y de investigaciones minuciosas sobre el texto auténtico, en una exégesis digna de los estudiosos griegos y romanos que revivieron los primigenios manuscritos homéricos.

Sin la imaginación, las aficiones literarias y la determinación verdaderamente heroica de cronistas como Ulrico Schimdl, poco habría podido sobrevivir de las expediciones de conquista, como no fuera un puñado de documentos y cartas de época, despojados por lo común de la esencial carnadura humana de lo vivido y padecido, soñado y temido, observado e interpretado. De todo ello se compone, en definitiva, la verdad de ese mundo al que hemos denominado historia, que pertenece a los anales de las ciencias sociales, las que hunden sus raíces en la doxa aristotélica, compuesta por opiniones e interpretaciones, más que por certezas o evidencias que, en todo caso, suelen ser imposibles de obtener en materia de vida y decurso de la humanidad.

¿Qué puede haber llevado a hombres como Ulrico Schmidl a echar mano de la pluma, la carbonilla y el papel, en medio de los avatares de una empresa que siempre asomaba un lado oscuro, junto a un lado luminoso, o una sombra de amenaza junto a una arista esperanzadora? Téngase en cuenta que no se trata, en todo caso, de un fenómeno común: de las grandes expediciones y conquistas de gente como Julio César, Alejandro Magno, Napoleón y tantos otros (ni siquiera de un Hitler invadiendo Polonia y la URSS) nos ha quedado testimonio alguno como el de estos animosos cronistas de las Indias, verdaderos y heroicos antecesores de una generación de periodistas de guerras o de encrucijadas políticas, que sólo aparecerá y se extenderá a mediados del siglo XX. Es que junto a los testimonios de capitanes como Hernán Cortés o el mismo Mendoza, existieron siempre (afortunadamente) estas auténticas voces inspiradas, estos asomos o francas manifestaciones de talento literario puro y duro, que infundieron un hálito de color y de vida, de sufrimiento y de pasión a las sagas de la conquista y la colonización de América.

Mirándolos vivir

Entre otras consideraciones no menores, estos cronistas describieron a los propios capitanes caudillos, así como a sus lugartenientes; los vieron actuar y dudar, desesperarse y encolerizarse, medir el tiempo transcurrido en pos de sus quimeras por el encanecimiento de sus cabezas y la erosión de sus ilusiones, a la par que pudieron contemplar, dejando testimonio de primera mano, las vacilaciones y angustias de los reyes indígenas y sus acólitos, que veían destruirse ante sus ojos todo el cúmulo de su cultura y de sus dioses. Y como si todo ello fuera poco, estos cronistas tuvieron la ventaja (que no podían permitirse los comprometidos capitanes militares, en parte por sus limitaciones culturales y en parte por sus compromisos políticos) de explayarse en la más absoluta libertad respecto a sus propias opiniones y juicios. No esperaban que un día sus obras se convirtieran en best sellers (y si lo esperaban, imaginarían que cuando ello ocurriera, ya estarían a salvo de posibles represalias). Se limitaban a guardar sus manuscritos en morrales de cuero o de lona, junto a un trozo de galleta mohosa, un par de calcetines de lana burda, algún frasco de tónico o elixir de los que, allá en España, prometían defensa contra todo mal o espíritu, algún devocionario, un plato de estaño y poca cosa más, fuera de las armas propias y el infaltable puñal para todo uso. Y cuando sacaban sus cuartillas y empuñaban la pluma, a veces sobre un madero, a veces sobre sus propias rodillas, a nadie le extrañaría ni le importaría demasiado el hecho que, en el mejor de los casos, juzgarían inofensivo o extravagante (la mayor parte de los hombres que componían las huestes conquistadoras no sabían leer, y mucho menos conocían el alemán, idioma en el que escribía Ulrico).

Se trata de una crónica digna de uno de esos laberínticos cuentos de Borges, en los que el mundo onírico se cuela de manera abrumadora en la monótona y previsible realidad. Obra rarísima la de Schmidl, al punto de que los más reconocidos estudiosos aseguraban no haberla visto nunca, llegando a dudar de su existencia.

Entre el malón y la Virgen

Ulrico Schimdl relata la llegada al Río de la Plata y el arribo a lo que será la ciudad de Buenos Aires, en enero de 1536. Pedro de Mendoza, ya gravemente enfermo de la sífilis que lo aquejaba, fundará en febrero, en la Boca del Riachuelo, funda una fortaleza a la que llamó Nuestra Señora del Buen Aire, inspirándose en la imagen largamente venerada por los españoles como patrona de los navegantes, cuyos orígenes se remontan a principios del siglo XIV en Cagliari, Italia. Hasta allí habían llegado los catalanes (un siglo antes, en 1218, al mando del caballero catalán Pedro Nolasco) en el marco de las guerras santas, para librar de manos de los sarracenos a cautivos cristianos. Tiempo después, el 25 de marzo de 1370, una nave catalana se vio sorprendida por una feroz tormenta durante la cual debieron echar al mar todo su lastre o carga, para aligerar al barco. Una caja se mantuvo a flote y los guió hacia tierra firme. Dentro de esa caja, abierta en el convento de la Orden de la Merced, se encontraba una imagen de Nuestra Señora de la Candelaria o Nuestra Señora de Bonaira, que por deformación pasó a llamarse del Buen Aire, y se convirtió (de la mano de esas leyendas que corrían entre mástiles, cordajes, puertos siempre efímeros en el horizonte del mar o de la tierra, y tabernas penumbrosas en las que danzaban por igual el vino, la ginebra, las generosas mujeres y los sueños de una vida mejor), en la nueva conductora espiritual de los marinos. Señora y abogada, protectora y símbolo visceral de lo femenino, con todo lo que lo femenino encierra y ha encerrado siempre para la humanidad (la redondez del útero cobijador, la dulzura del refugio relacionado con la maternidad y con el goce carnal, con la simiente y con la perpetuación de la vida, con el cuidado, el ritual del amor bajo todas sus formas, el recuerdo que permanece incólume en algún sitio seguro, mientras los hombres se echan a rodar por esos mundos oceánicos inciertos y en todo caso terribles), la imagen y el símbolo se extendieron rápidamente por los laberintos de la imaginación y de la franja cultural mediterránea. Dos siglos más tarde, el español Pedro de Mendoza invocará, a su vez, a esta patrona (¡y cuánto la habrá invocado antes y después, durante los azarosos vaivenes de esa enfermedad implacable, relacionada precisamente con los lazos secretos del amor, de la vida y de la muerte!) para erigirla en imagen y topónimo principal de la región tan recientemente conquistada.

Al final, el desastre

Pero no todo había de ser prometedoras esperanzas en la flamante Buenos Aires. De un lado estaban los indios, cuyo valor, belicosidad y astucia habrían de ser prontamente conocidos por los españoles; del otro, estaba la simple y desnuda naturaleza, celosa custodia de sus fueros, que se encargó por sí misma de cercar a ese puñado de hombres, más asustados que determinados, en los lazos de una nueva aventura, la del hambre y la muerte , como acertada y trágicamente apuntará Ulrico Schmidl en su diario. Es que le tocó vivir no solamente la escasez casi absoluta de todo alimento, sino además actos que él mismo reputó como injustos, crueles y desmedidos: meses atrás, en Río de Janeiro, Mendoza ordenó dar muerte a su segundo Juan de Osorio, ultimado de cuatro puñaladas y expuesto después en la plaza por traidor. Al respecto anota Schimdl que Mendoza procedió sin motivo justo, ya que Osorio era bueno, íntegro, fuerte soldado, oficioso, liberal y muy querido de sus compañeros . Y más tarde, ya en Buenos Aires, le tocará estar en la batalla de Matanza, en la que muere el hermano del Adelantado Pedro de Mendoza, así como sufrir el asedio de los indios querandíes que llegaron a incendiar sus viviendas y naves (a esa altura, de los 2.500 hombres salidos de España, quedaban solamente 560). Puede decirse que los españoles fueron literalmente corridos de Buenos Aires por los indios y el hambre. Los pocos que quedaron en las maltrechas y precarias fortificaciones, resistieron sólo hasta 1542. Ulrico partió antes: en el verano de 1537 remontó el río Paraná junto con el Capitán Ayolas, sucesor de Mendoza (que morirá en pleno viaje a España, devorado por su enfermedad, el 23 de junio de ese año).
De Ulrico Schmidl y sus aventuras nos seguiremos ocupando en próximos capítulos.

Vaya, por ahora, la reflexión final que cerrará estas páginas: trágico destino el de estos expedicionarios, que se vieron atacados de la fiebre del oro (última y verdadera razón que movía a la mayor parte de ellos), en lo que Germán Arciniegas denomina fantasma huidizo , en referencia al mito del Dorado, que no era en el fondo otra cosa que una hábil invención de los indios, propagada de llanura a llanura y de pico a pico de los Andes, por quienes ya habían advertido, no sin estupor y asco, la avidez casi enfermiza de esos barbudos pálidos por el metal amarillo. Es que en lugar del oro, por lo general los españoles se toparán con selvas y desiertos, valles calcinantes, alturas heladas, chozas de barro y paja, mantas y hamacas de algodón, rostros hieráticos que nada dicen, que nada dejan traslucir, como no sea la eterna insinuación, a esas alturas lindante con lo diabólico, de una figura quimérica, cubierta de polvo de oro, rodeada de fabulosas cantidades de oro, que siempre estará más allá.

Bibliografía:

Schmidl, Ulrico (1903). Viaje al Río de la Plata, 1534-1554. Notas bibliográficas y biográficas por Bartolomé Mitre. Prólogo, traducción y anotaciones por Samuel A. Lafone Quevedo.. Buenos Aires: Cabaut y Cía. Editores.
Arciniegas, Germán (1943) Los alemanes en la conquista de América. Buenos Aires.
Van Heuvel, J. (1844) El Dorado. Nueva York.
Rubio, Juan María (1942) Exploración y conquista del Río de la Plata. Siglos XVI y XVII. Barcelona.

(*)(*) Historiadora, Escritora, Docente, premiada con el Bartolomé Hidalgo, Revelación por su novela Amores cimarrones: las mujeres de Artigas. Uruguay.



Marcia Collazo

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net