*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
“Libertad, libertad, sin ira libertad”
Esteban Valenti Esteban Valenti
Que ganas de hablar con el Choche
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
“Acá mando yo”, dijo el covid-19
Enrique Canon Enrique Canon
La autocrítica es estratégica
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Líos en la Baticueva
Carlos Vivas, Homero Bagnulo Carlos Vivas, Homero Bagnulo
Ayudando a las grandes compañías del medicamento
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias reales e intemporales. El sentido del deber con amor. General Licandro
Michael Añasco Michael Añasco
Cuando la Iglesia Católica demando a los Vikingos
Emir Sader Emir Sader
La hora de la nueva izquierda chilena
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Desde este lugar en el mundo. (Abordando eso gris, que parece la teoría)
Jaime Secco Jaime Secco
Chile, ¿ahora qué?
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
La señora Jeanine Áñez
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Cómo derrotar la estafa mundial
William Marino William Marino
Los problemas del Frente Amplio
Ariel Bank Ariel Bank
Los 75 del Peronismo
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
Un caso de "numerofobia"
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste que en Cuba ya no sobreviva ni el café
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
El irredentismo
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Auditame que me gusta
Lic. María Cristina Azcona Lic. María Cristina Azcona
La educación de la moralidad para padres e hijos, en el contexto de la nueva normalidad
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Presencia mundial del armamentismo israelí al servicio de una geopolítica
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
México, la narcocracia perfecta
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Tercera parte
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Argentina: “Por otro 17”
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Me enorgullece que un destacado jerarca palestino esté internado en Israel
QU Dongyu, Director General de FAO QU Dongyu, Director General de FAO
La clave para recuperarse del Covid-19 es la innovación, particularmente la digitalización
José Escárate Mansilla José Escárate Mansilla
Chile…Plebiscito AD-PORTAS
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Una falacia en dos palabras: Generación espontánea
Álvaro Ons* Álvaro Ons*
Flexibilización de las negociaciones comerciales en el MERCOSUR: ¿una trampa para Uruguay?
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Apuntes primarios para una autocrítica responsable
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Tierra para asentamientos populares y agricultura familiar
Mónica Díaz Mónica Díaz
“Con amor” o la política desde lo cotidiano, en plena crisis
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Justicia social y educativa: el desafío de la presencialidad
Omar Fuentes Omar Fuentes
¡Basta de joder con Venezuela!
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
“Las víctimas”, un nuevo y revulsivo libro de la psicoanalista argentina Sonia Cesio (*)
Juan Santini Juan Santini
A veces la realidad parece ficción, pero es la tozuda realidad
Roberto Savio Roberto Savio
El Papa y la desigualdad
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué el FA perdió las elecciones? Apuntes y aportes para una autocrítica necesaria.
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
¿Qué pasó con los Centros MEC?
Enrique Gerschuni Enrique Gerschuni
Reflexiones sobre las pasadas elecciones departamentales y municipales
Ignacio Munyo Ignacio Munyo
¿Qué es CERES?
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
Te encuentras en: Inicio | Columnas | José W. Legaspi
imagen del contenido José W. Legaspi

Hasta acá llegó el amor

José W. Legaspi

12.11.2016

Hace treinta y cuatro años me enamoré perdidamente de un proyecto, de una forma de hacer, de decir, de actuar. Me enamoré del Frente Amplio, hasta hoy, el amor más duradero en mi vida. Pero a partir de este momento será superado por otros amores, desde siempre más intensos, y desde ya, perpetuos.

Hace treinta y cuatro años, definirse Frenteamplista significaba mucho. Uno integraba "la fuerza política del cambio", "la herramienta política del cambio". No era una suerte de expresión clasista, mucho menos marxista, ni que decir leninista. Era la síntesis de años de trabajo paciente y arduo, de acumulación de fuerzas, de buscar aquello que nos unía, y que prevaleciera por sobre las diferencias.

Era "la unidad sin exclusiones", donde toda la izquierda encontraba su lugar, su espacio, y aportaba sus definiciones a una construcción ejemplar para América Latina y el mundo.

Los compañeros eran más que eso. Eran hermanos. Contra la dictadura, por la democracia, contra el imperialismo donde fuera que tratara de meter sus zarpas, por presupuesto para la Universidad y toda la enseñanza, contra las políticas impopulares de aquél que no perdió nunca un conflicto con los sindicatos, contra las de aquél otro, que intentó vender las empresas públicas, y tantas otras batallas.

Los demócratas, los republicanos, los católicos, los batllistas, los nacionalistas, los izquierdistas, que confluimos en aquél torrente, no buscábamos ni pretendíamos la unanimidad. Aquella fuerza política surgió de las coincidencias nacidas de la diversidad y de la confrontación de ideas. Fraterna, si, pero confrontación y discusión. Hoy proliferan los "barrabrava de la izquierda" que creen que la herramienta política se construye desde la unanimidad o desde el pensamiento único.

Y es todo lo contrario. La unanimidad mata la efervescencia política, mata la democracia interna, y esconde la mediocridad, el arribismo y la corrupción. Nuestra pelea, la pelea de mucho miles de izquierdistas, es la de construir desde la diversidad y la discusión constructiva, sin unanimidades y sin verdades reveladas. Lo opuesto es darle un triste, tristísimo final, "un entierro con todos los honores", pero con las manos y las almas sucias, a una fuerza política que fue llamada a construir una sociedad mejor.

Y la fuerza política recibió el "llamado", que se concretó en las elecciones del 2004. La Nueva Mayoría, creada para unir a todos, y que había priorizado su discurso sobre una forma distinta de hacer política, basada en la honestidad y la ética, llegaba al gobierno. Fueron meses de mucha alegría. Se respiraba en las calles, confianza y alegría.

Esa noche del triunfo me reencontré con muchos de aquellos queridos compañeros. Y la expresión más voceada y escuchada era "¡ahora nos toca a nosotros!". Desde 1971, atravesando la noche fascista, alumbrada la democracia, la dura crisis del 2002, habían pasado años de acumulación, de paciente construcción del programa, y ahora, ese programa y la fuerza política que lo sostenía tenían la oportunidad de demostrar que las cosas se podían hacer de otra manera.

Han pasado 12 años de aquél día. Ganamos dos veces más. Y, después del primer gobierno, la expresión "ahora nos toca a nosotros" cambió de tono, tuvo otro sentido. Aquél, alegre, fraterno, honesto, trocó en uno oscuro, opaco, distinto.

Ahora nos toca a nosotros mentir.

Ahora nos toca a nosotros "gestionar" mal.

Ahora nos toca a nosotros "dilapidar" los dineros públicos.

Ahora nos toca a nosotros aplicar el "amiguismo" y el clientelismo político.

Ahora le toca "a uno de los nuestros" ganarse una "comisión" por intermediar en negocios con el extranjero.

Ahora nos toca a nosotros "ocultar" y "proteger" a los mentirosos.

Ahora nos toca a nosotros poner los "yesos" para trancar investigadoras "innecesarias".

Ahora nos toca a nosotros "evitar" el debate.

Ahora nos toca a nosotros imponer la disciplina partidaria por encima de la moral republicana.

Ahora nos toca a nosotros "priorizar" el ejercicio del gobierno para mantener a "nuestros" funcionarios rentados.

Pero hasta aquí llegó el amor. A partir de ahora, "les toca a ustedes" ejercer ese grado de inmoralidad, de falta de observancia de la separación de poderes que establece la república, de avasallamiento del ejercicio democrático que se basa, no sólo en el respeto de las mayorías, sino, también, el de las minorías.

Sigan mintiendo, escudados en títulos inexistentes, en carreras que no terminaron, o "licenciaturas" tomadas como "licencia" para falsear la verdad.

Sigan haciendo lo que saben hacer, convocar a los adherentes y la ciudadanía cada cinco años, para revalidar la permanencia. Sigan embarrándose, las manos y la mejor historia de la izquierda de este país, sigan, todavía les queda un ejército de militantes ciegos, sordos y mudos, "unánimes", para tratar de "continuar" manteniendo vuestros privilegios.

Claro, hubo (siempre hay) un último vestigio de enamoramiento, de reverdecer de la ilusión. Se dio en la campaña por la elección del nuevo presidente de la coalición. Javier Miranda colmaba esas expectativas, de volver a creer, de volver a enamorarse. Definía claramente una situación interna cuando hablaba de la estructura "oligarquizada", es decir, en manos de un pequeño grupo que se arrogaba la representación de todos.

Pero no hablaba sólo de eso, también quería restablecer la democracia interna, la ética y la honestidad como valores en la gestión frenteamplista, la transparencia en las decisiones y debates de la fuerza política, hacer esfuerzos por elevar la formación política de los dirigentes y cuadros del FA, etc.

Quería. Pero no pudo, no lo dejaron, o no quiere. Es lo mismo. El presidente del FA se "oligarquizó", la estructura lo cooptó, lo convirtió en un engranaje más, al servicio de sí misma. Antes de asumir dio las primeras malas señales, evidentes, de lo antedicho.

La primera, cuando se refirió al adolescente mentiroso que ocupa la vice presidencia del país, intentando "rebajar" la gravedad de la mentira, y sus idas y vueltas, definiéndolo como un "pichón emergente" al cuál se lo había poco más que matado antes de nacer. ¿Así iba a iniciar el imperio de la transparencia, la ética y la honestidad en el FA?

La segunda, escandalosa, cuando, ante la pregunta sobre los derechos humanos en Venezuela, "reacciona" de manera airada en Código País, refiriendo por qué no le preguntaban sobre los mismos derechos en Dinamarca y por qué "lo comprometían" con esa pregunta. ¿Acaso no se trata de eso, "de comprometerse" y dejar de lado la hipocresía imperante? ¿Acaso la transparencia y la ética no pasan por "decir lo que se piensa y hacer lo que se dice"?

Y la tercera, no por serlo menos grave, "la elección del secretario político y su equipo de gobierno". De desear o querer un secretario político de la talla del flaco De Los Santos, o de Marcos Carámbula, para terminar en la levedad que terminó, efectivamente, quiere decir mucho. De contar durante la campaña con el apoyo de dos miembros jóvenes y comprometidos con su causa, como el presidente de la Comisión Nacional de Organización, Pablo de los Reyes, y la Presidente de la Comisión Nacional de Propaganda, Ximena de los Campos, y no confirmarlos en sus cargos, usándolos, y como todo lo que se usa, tirándolos después a un costado "vía mail", para completar con compañeros muy valiosos pero inexperientes, en sus cargos, es también una evidencia.

¿De qué? De que el equipo que lo acompaña (salvo los experimentados vicepresidentes, además de Bayardi, Nogués y Moreira) por remitir a una definición "natural y animal" que parece gustarle al nuevo presidente, son un muy leve cardumen de pampanitos tratando de lidiar con tiburones, orcas y barracudas.

Difícil enamorarse o entusiasmarse con semejante panorama. Por eso lo del inicio, hasta acá duró el amor. Se acabó y lo mejor en esos casos, para todos, es separarse. Seguir cada uno su camino, sin compromisos inconducentes ni ciegos seguidismos de que todo cambie para quedar igual.

Sin embargo, todavía quedan honestos en el Frente Amplio. Militantes, adherentes y votantes. Pero cada vez están más hartos. Llegará el día, inexorable, que se saquen el velo que no les permite ver, ese velo de fanatismo, de credulidad, de fe, de un amor que ya no es. Y entenderán que la "unidad a cualquier precio" no es un principio, sino una maniobra oportunista para pemanecer y flotar.

Se puede actuar de otra forma, de otra manera. Modelos hay, y muchos. Retomar esos ejemplos, y no dejarlos arrasar por la patota, por los que desprecian el ejercicio de la democracia, por los que se subieron tarde y mal a la unidad sin exclusiones, será una tarea difícil, pero necesaria.

Pienso en Guillermo Chiflet, avasallado y ninguneado por la patota gansteril, empujado al extremo de renunciar. Pienso en Fernando Filgueira, renunciando en solidaridad con un compañero, y pienso en ese compañero, Juan Pedro Mir, tirado a un costado de la manera más ordinaria, por expresar en una reunión de frenteamplistas su discrepancia con un eslogan electorero. Pienso en Fernando Lorenzo, poniendo su nombre y alma en defensa de un gobierno que integraba, pero renunciando a los fueros para respetar y ponerse a la orden de la Justicia. Pienso en estos cuatro compañeros, y tantos otros, muchísimos anónimos, que no se "esforzaron por mantenerse", por ser obsecuentes, ni "amigos de los amigos".

Pienso en todos ellos y sé que hay reservas morales, éticas y políticas, para la democracia, la república, en fin, para el quehacer político, la función pública, sin regocijos ni apetitos personales.

El futuro es luminoso e inexorable, como la primavera. Y allí nos encontraremos todos los que estamos hartos. No tengan dudas.  



José W. Legaspi


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net