*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
José W. Legaspi José W. Legaspi
Elecciones departamentales: El premio “a la inmoralidad” y los que festejan con sabor “agridulce”
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Breve historia del tapabocas
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Historias Reales. Capitulo 36. Guerreras en la calle
Mónica Díaz Mónica Díaz
La foto de hoy
Carlos Pérez Pereira Carlos Pérez Pereira
¿Y dónde está la república?
Luis Fernández Luis Fernández
Se terminaron las elecciones departamentales y municipales
Sara Granados, consultora de FAO Sara Granados, consultora de FAO
Primer día mundial de la de la concienciación sobre la pérdida y desperdicio de alimentos
Andrea Burstin Andrea Burstin
Mercosur, paredón y después
Federico Fasano Mertens Federico Fasano Mertens
La democracia no termina en las urnas
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El Presidente en la Facultad de Medicina. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Esteban Valenti Esteban Valenti
Elecciones en Uruguay ¿Cómo leerlas?
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Delitos: entre la opacidad y el subregistro
Luis E. Sabini Fernández Luis E. Sabini Fernández
Cuestión palestino-israelí. Un relato ¿de terror o del terror?
Daniel Vidart Daniel Vidart
Un domingo de “votaciones”
Rodolfo M. Irigoyen Rodolfo M. Irigoyen
La genuina distribución del ingreso que hace el Agro
Carlos Grau Pérez Carlos Grau Pérez
Arquímedes: ¿Cuáles son las prioridades del presupuesto?
Sabina Goldaracena Sabina Goldaracena
El puerto de conveniencia para las flotas pesqueras del Atlántico Sudoccidental
Dr Guillermo Chiribao Dr Guillermo Chiribao
Cuando los de afuera no son de palo
Ismael Blanco Ismael Blanco
Partido Comunista
William Marino William Marino
Las Departamentales
Conexión México. Por Ruby Soriano Conexión México. Por Ruby Soriano
Prensa vendida
Michael Añasco Michael Añasco
Derechos de autor, piratería y YouTube
Sergio Reyes Sergio Reyes
El perfume embriagador de lo posible
Danilo Arbilla Danilo Arbilla
Argentina : “quo vadis”
Jaime Secco Jaime Secco
El medio millón de pobres de Ceres
Héctor Musto Héctor Musto
Sobre el Presupuesto Universitario y el régimen de Dedicación Total
Dres. Carlos Vivas;  Homero Bagnulo Dres. Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Mirar para otro lado nunca ayuda: Lecciones aprendidas a 8 años de lo sucedido (III)
QU Dongyu (Director General de la FAO) QU Dongyu (Director General de la FAO)
Reconstruir mejor en el ámbito de la alimentación y la agricultura
Elena Grauert Elena Grauert
Oficinas, funciones y funcionarios
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Una imagen vale más que mil palabras
Filomena Narducci Filomena Narducci
Yo voto "No" y tu?
Alejandrina Morelli Alejandrina Morelli
Domingo de campaña
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
La renovación frentista, la crisis de la derrota y la elección municipal
Constanza Moreira. Constanza Moreira.
Crónica de un secuestro
Liliana Pertuy Liliana Pertuy
Fin de la telenovela de Manini, sus cómplices, el des-honor y la cobardía 
Roberto Sansón Mizrahi					Roberto Sansón Mizrahi
Más que asistencialismo apoyo de excelencia a la economía popular
Álvaro Rico Álvaro Rico
El honor militar en los años 60
Gastón Grisoni Gastón Grisoni
¡Construyendo futuro!
Enrique Canon Enrique Canon
Restitución pública de la honra que algunos pretendieron ensuciar
Federico Arregui Federico Arregui
Libertad orientales
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia 2020: el racismo ordinario
Juan Pedro Mir Juan Pedro Mir
Educación en tiempos de Covid 
Roberto Elissalde Roberto Elissalde
Una deriva peligrosa
Gustavo “Tato” Olmos Gustavo “Tato” Olmos
Elegir las batallas
Gonzalo Zunino (*) Gonzalo Zunino (*)
Por qué y para qué reformar la Seguridad Social en Uruguay
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Las reacciones más patéticas al anuncio de la paz Israel-Emiratos
Jaime Igorra Jaime Igorra
Qué hacer con el estadio centenario
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Virtual Empate
Julio García Julio García
Empatía y Resiliencia
Juan Santini Juan Santini
La Justicia tarda pero llega
Jan Steverlynck Jan Steverlynck
Un destacado servidor público uruguayo
María Ligia Vivas María Ligia Vivas
Coronavirus, el mejor nido de explotación Laboral creado por el imperio
Cuentos & versos en cuarentena Cuentos & versos en cuarentena
Les presentamos los trabajos de Enrique Umbre Cardinale y de Sergio Nicolás Mato. Seguimos recibiendo textos en: uypress@gmail.com.    
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Homicidios de activistas ambientalistas en el mundo
Gustavo Viñales Gustavo Viñales
Riesgos en la flexibilización del régimen de residencia fiscal en Uruguay
Jorge Pozzi Jorge Pozzi
Sobre pandemia, consumo y consumismo
Rafael Sanseviero Rafael Sanseviero
Andrés Vargas (Dedicado al colectivo Ni todo esta perdido- NITEP)
Gloria Canclini Gloria Canclini
¿Por qué es importante reactivar un Frente Parlamentario contra el Hambre en Uruguay?
Cecilia Alonso* Cecilia Alonso*
La plataforma educativa CREA del Plan Ceibal en el top de las tendencias de Google
Jorge Schneidermann Jorge Schneidermann
AMIA: un año más bajo las sombras de la impunidad
Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**) Fernando Lorenzo (*) y Luis Miguel Galindo (**)
La pandemia, “la nueva normalidad” y el desarrollo de largo plazo
Jorge Helft Jorge Helft
Crítica de la cultura uruguaya: un ojo extranjero experto
Sergio Rodríguez Gelfenstein Sergio Rodríguez Gelfenstein
Las verdades de la Historia
Iani Haniotis Curbelo Iani Haniotis Curbelo
Las máscaras del virus, una reflexión (más)
Nelson Villarreal Durán Nelson Villarreal Durán
Generación 83: Creando puentes y tejidos para fortalecer la democracia
Cristina Retta Cristina Retta
Uruguay más allá de sus fronteras. Alcances y límites de la política de vinculación del Departamento 20
José Antonio Vera José Antonio Vera
El tirano fue más barato
Pablo Romero García Pablo Romero García
“Educar, un asunto de todos” (o el síntoma del tapabocas)
Bibiana Lanzilotta / Federico Araya Bibiana Lanzilotta / Federico Araya
La Regla Fiscal en la LUC: el país se debe una discusión profunda e informada
María Noel Vaeza María Noel Vaeza
La pandemia del COVID-19 acentúa la situación de precariedad para las trabajadoras remuneradas del hogar
Luis C. Turiansky Luis C. Turiansky
Una nueva iconoclasia recorre el mundo
Luis Anastasia Luis Anastasia
Reflexiones sobre Covid-19 – Segunda parte
Daniela Yelpo Daniela Yelpo
Política: entre la pasión y la disección, una dualidad inexorable
Gerard Cretenze Gerard Cretenze
Esta nena está causando problemas
Daniel Feldman Daniel Feldman
Si usted no tiene coronavirus ¡jódase!
Cristina Masoller Cristina Masoller
Aprender de los Errores
Roberto Cyjon Roberto Cyjon
Que la Covid-19 no nos distraiga: “Todos somos George Floyd”
Verónica Lay Verónica Lay
Protocolos Covid-19 y Ley de Responsabilidad Penal Empresarial
Andrea Valenti Andrea Valenti
Las fotos del presente
Selva Andreoli Selva Andreoli
¡Presente!
Alvaro Asti Alvaro Asti
Relato con Memoria
Charles Carrera Charles Carrera
Son memoria, son presente
Henry Segura Henry Segura
Réplica a Beto Peyrou: Los Relatos de los Santos Inocentes
Juan Carlos Pesok Juan Carlos Pesok
Castigos y Remedios
Jorge Eiris Jorge Eiris
Un fallo que lesiona derechos de los uruguayos del exterior
Alberto Peyrou Alberto Peyrou
Respuesta a la nota de Henry Segura en UYPRESS titulada: Carta abierta a Beto Peyrou: Las Hogueras de las Conversiones
Gerardo Bleier Gerardo Bleier
Ante un nuevo escenario político
Víctor Bacchetta Víctor Bacchetta
El nuevo Ministerio de Ambiente y cambios en áreas protegidas
Daniel Espíndola Daniel Espíndola
La educación virtualizada; tanto asignatura pendiente como una oportunidad para la innovación
Jorge Braun Jorge Braun
Virus chino. La pandemia económica, quién la paga ... ¿China?
Carlos A. Gadea Carlos A. Gadea
La sociedad del contagio
Lic. Leonardo Rodríguez Maglio Lic. Leonardo Rodríguez Maglio
Mi panel de información, sintonía, y soluciones
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo sin un liderazgo claro ante el desafío del COVID-19
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
De tripas corazón
Aldo Mazzucchelli Aldo Mazzucchelli
CORONAVIRUS Covid-19, Abril 1
José Carlos Mahía José Carlos Mahía
El impacto del Coronavirus y los desafíos del presente en Uruguay
Daniel Mesa Daniel Mesa
La delgada linea que limita la emergencia sanitaria y el estado de derecho
Gabriel Courtoisie Gabriel Courtoisie
¿La ley es más inteligente que su autor?
Iván Solarich Iván Solarich
Tristezas o no... con gel
Jorge Jauri Jorge Jauri
Los miedos reales que provoca la Ley de Urgencia
Regino López Regino López
Una posible salida a la crisis que afronta el sector citrícola
más columnistas



 
banner FLOW INTERNO 180 x 89
banner NICATEL INTERNO 180 x 89
banner CUCTSA INTERNO 180 x 89
imagen del contenido Gabriel Francescoli

Columna de Ciencia y Tecnología

Gabriel Francescoli

06.02.2018

Probablemente cualquier persona ha experimentado placer o curiosidad al escuchar el canto de los pájaros o los sonidos de los grillos, al ver los gestos de los monos, o al percibir el olor de un zorrillo o de una chinche.

Todas esas "señales" son parte de las formas que tienen (que tenemos) los animales para comunicar(nos). La Etología y la Biosemiótica abordan desde diferentes puntos de vista, que no son necesariamente opuestos, el estudio de los mecanismos que permiten que nos entendamos entre individuos de la misma especie e incluso entre especies diferentes.

 

Los seres vivos parecen tener una cualidad única que no comparten los elementos inanimados y es la capacidad de comunicar(se). La Biosemiótica propone que la definición de "vida" se relacione exactamente con la capacidad de un sujeto de generar e interpretar signos, y con su capacidad de comunicar. Dentro de la Etología, históricamente ha habido una sub-área de estudios dirigidos a comprender cómo se comunican los animales, no sólo por qué medios sino también en base a qué estrategias. Se podría decir, entonces, que ambas disciplinas tienen abordajes complementarios y que un intercambio de ideas e interpretaciones podría ser fructífero para ambas.

Los sistemas comunicativos son la base de una gran mayoría de las interacciones entre los animales, y entre animales y plantas, de manera que gran parte del comportamiento animal está inspirado por señales comunicativas. Es más, en un área especialmente sensible del comportamiento como lo es la reproducción sexuada -área comportamental de la que dependen la generación de la descendencia, la propagación de las especies en el tiempo, y buena parte de la adaptación al ambiente- la comunicación es esencial para que los animales se encuentren, se reconozcan y se "sincronicen" para reproducirse.

Los Mecanismos de Aislamiento Reproductivo (MAR), que son aquellos mecanismos biológicos que mantienen a las especies separadas entre si de manera de evitar la hibridación, dependen fundamentalmente de procesos comportamentales, y en muchos casos el filtro fundamental es el uso de señales durante el cortejo que permite a los integrantes de la pareja reconocerse como miembros de la misma especie y de sexos opuestos. Se puede decir entonces, que una parte muy importante de la evolución de las especies y organismos está regulada por los mecanismos comunicativos, que constituyen una de las principales barreras a la hibridación y, por ende, a evitar la puesta en marcha de barreras post-copulatorias que generalmente operan como mecanismos celulares o genéticos de costo importante para los organismos involucrados. Evitar la hibridación preserva el "capital" genético de la especie o de la población adaptada a ciertas condiciones de vida y les permite prolongarse en el tiempo, adaptándose cada vez mejor a las características externas del lugar donde viven.

También los sistemas comunicativos son casi imprescindibles en todo tipo de organización social animal, porque cumplen con un papel de mediación entre los individuos de un grupo social ya sea para cooperar y/o para disputar algo. Una característica saliente de los sistemas comunicativos en este aspecto, es que las señales generalmente permiten resolver disputas sociales sin tener que llegar al nivel de la agresión física, lo que logra preservar la integridad (física) de los individuos y de sus grupos sociales.

Los animales, todos los animales incluida la especie humana, comunicamos y usamos diferentes medios para ello. El lenguaje humano explota sólo una modalidad de las varias que existen: la comunicación por sonidos o comunicación acústica, aun que los humanos usamos. Pero los animales como Reino de la naturaleza, presentan al menos 7 modalidades de comunicar: la ya mencionada comunicación acústica (por medio de sonidos), la comunicación visual (por medio de movimientos, colores, construcciones, e incluso generación de luz), la comunicación química (olores, compuestos químicos liberados al aire o agua, o depositados como marcas, llamados en general feromonas), la comunicación táctil (tocar, acariciar, presionar, lamer, etc), la comunicación eléctrica (que se da esencialmente en animales acuáticos, a través de campos eléctricos generados por ellos mismos), la comunicación sísmica (que se da a través de ondas provocadas por golpes sobre un substrato duro), y la comunicación por infrarrojos (que aparece en algunas especies de ardillas de Norteamérica, y que es fundamentalmente una comunicación interespecífica, o sea entre especies diferentes). Obviamente los humanos emitimos señales visuales, químicas, táctiles y acústicas, y el lenguaje es sólo un tipo de señales que pertenece a esa última modalidad. Probablemente muchas otras especies de animales son excelentes (y muy superiores a nosotros) en la comunicación a través de la mayoría de esas modalidades, pero muchos científicos opinan que el lenguaje es lo que nos hace singulares.

Investigaciones realizadas en las últimas décadas del siglo XX y en las que van del siglo XXI nos muestran que esa singularidad del lenguaje humano no sería tal, y que la diferencia entre el hombre y el resto de los animales a ese nivel es una diferencia de grado y no de cualidad. Desde hace varios años a esta parte sabemos que muchas especies presentan en sus sistemas comunicativos, funcionen éstos a través de sonidos o no, varias de las características que se suponían únicas del lenguaje hablado de la especies humana, y eso nos da material para respaldar la idea de la diferencia de grado, y de que varios de los mecanismos que el lenguaje humano utiliza estaban presentes en, o tienen como antecesores a, características que aparecieron y se desarrollaron en los sistemas de comunicación de otros animales.

Una de esas características es la capacidad de engañar o mentir, característica que durante mucho tiempo se pensó como definitoria del lenguaje humano. Pues bien, ahora (y desde hace bastante tiempo) sabemos que los animales son capaces de mentir por omisión y/o de proporcionar información errónea a otros individuos, sacando provecho de ello. Un ejemplo clásico es el del ave que hace de vigía contra depredadores mientras los otros miembros del grupo se alimentan. Cada tanto, el vigía da el grito de alarma como si un depredador estuviera presente, pero sin que el depredador exista en realidad, y cuando los demás miembros del grupo huyen de la zona en respuesta, el vigía baja al campo y se alimenta de los granos y/o insectos que sus compañeros habían descubierto.

También sabemos que existen animales que aprenden, de sus padres y/o compañeros sociales, sus señales de comunicación, cosa que hasta hace no mucho tiempo se suponía que ocurría sólo con el lenguaje humano. Incluso existen casos documentados de animales que aprenden señales comunicativas de otras especies y "traducen" esas señales a su propio sistema comunicativo para usarlas, actuando como una especie de "diccionario" viviente. Vemos entonces que muchos de los elementos que supuestamente singularizaban al lenguaje humano ya no son exclusivos del mismo. Los humanos hemos privilegiado el lenguaje hablado (y su derivado, el escrito, aunque éste aparece mucho después) para nuestras comunicaciones, porque ciertas capacidades cognitivas que en nosotros aparecen muy desarrolladas lo hacen más práctico para transmitir información, que de eso se trata la comunicación. Sin embargo, los niveles de sofisticación comunicativa y de capacidad cognitiva de muchas especies animales aún están en estudio y cada día aparecen nuevos datos que cuestionan la aparente "brecha" existente entre ellos y nosotros los humanos.

A propósito de las capacidades cognitivas de los animales, los sistemas comunicativos juegan un papel muy importante en la investigación en ese área, ya que la comprensión de la comunicación es una de las pocas "ventanas" abiertas al conocimiento de la mente animal. Esas capacidades cognitivas, sus límites, y el hecho mismo del uso y manejo de información para comunicar intencionalmente por parte de los demás animales (damos por sentado que los humanos manejamos información y comunicamos intencionalmente) son objeto de debate y estudio actualmente.

En definitiva, si bien la mayoría de las características del lenguaje humano aparecen en los sistemas de comunicación de los demás animales, la diferencia de grado entre el humano y los demás animales radicaría en que sólo el lenguaje humano tendría todas esas características presentes al mismo tiempo, y sólo los humanos somos capaces (al menos por lo que sabemos actualmente) de usar el lenguaje para hablar acerca del propio lenguaje.

En realidad, debemos mantener una posición expectante al respecto de estas comparaciones y afirmaciones, porque las investigaciones actuales y futuras pueden darnos sorpresas al respecto de estos temas, como lo hicieron ya en el pasado. Existen especies animales con capacidades cognitivas muy desarrolladas, y de las cuales sabemos poco. Como se mencionó antes, una de las maneras de intentar acceder al conocimiento de esas capacidades cognitivas es a través de la comprensión de los sistemas comunicativos de esas especies.

Creo que la aspiración de la mayoría de quienes estudiamos la comunicación en los animales (y colateralmente sus capacidades cognitivas) sería que en un futuro no demasiado lejano pudiéramos conocer a fondo los sistemas comunicativos de una especie, por ejemplo de un delfín o una orca, y poder interrogarlos directamente en su propio "lenguaje" acerca de sus capacidades y de su forma de mirar el mundo y lo que los rodea. Eso nos informará mejor sobre el lugar que como especie realmente ocupamos en el entramado de lo viviente sobre nuestro planeta.

 

Dr. Gabriel Francescoli (gabo@fcien.edu.uy)

Doctor en Ciencias Biológicas (PEDECIBA-UdelaR); Profesor Adjunto de Etología, Facultad de Ciencias.
Investigador Grado 4 Pedeciba; Investigador NIvel I Sistema Nacional de Investigadores. Su investigación principal se relaciona con los sistemas de comunicación en animales y su influencia en la reproducción y la vida social de las especies.

Por entregas anteriores de nuestra Columna de Ciencia y Tecnología, visite aquí.



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net