*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Jaime Igorra

ISLA DE FLORES

Jaime Igorra

12.10.2018

Entre los día 8 y 15 de abril del corriente año se realizó en Uruguay el Encuentro Mundial de la Hermandad de la Costa. Organización internacional que promueve el amor al mar y a la preservación de sus aguas, fauna, caletas y puertos.

Concurrieron a nuestro país delegaciones y autoridades de los diferentes Organismos que tienen sede en todos los continentes, contando el evento con las correspondientes declaraciones de interés Nacional y Departamental.

La Capitanía Nacional de la H. de la C. del Uruguay sensibilizada con la actual situación en que se encuentran las antiguas instalaciones del antiguo lazareto de la Isla de Flores, decidió buscar el patrocinio de la Organización Internacional de la H. de la C. para motivar a organizaciones públicas y privadas del Uruguay así como aquellas organizaciones internacionales que se interesen, en particular O.N.U., para preservar, restaurar y mantener, un patrimonio tan rico relacionado con los viajes marítimos y la forma en que antaño se preservaba la salud de los lugareños de un país que entrarían en contacto con habitantes de otras tierras.

Es obvio que también empresas de turismo o de eventos deportivos marítimos pueden también ser un importante grupo de interés.

Existen en el mundo diversas instalaciones de lazaretos. Algunos de ellos formando parte de las fortificaciones portuarias y en otros casos aislados en islas próximas a los puestos de destino. Casos emblemáticos los de Venecia y Uruguay.

El Lazareto de Venecia concita la atención de miles de turistas y se ha logrado su preservación y mantenimiento. Todo lo contrario sucede en Uruguay, y por ello la atención que presta la Capitanía Nacional de la Hermandad de la Costa de nuestro país.

Un lazareto es un hospital o edificio similar más o menos aislado. Un buen funcionamiento de los lazaretos preventivos fue el de la República de Venecia en el siglo XV y el de la Isla de Flores en Uruguay en el siglo XIX.

Históricamente se han utilizado para enfermedades contagiosas, como la lepra o la tuberculosis y algunas de estas instalaciones eran más bien de reclusión, sin ningún tipo de cuidados médicos ni salubridad. No es el caso de la Isla de Flores.

El Lazareto Nuovo es una isla en la laguna de Venecia, en Italia, de alrededor de 9 Hás. Se encuentra ubicado en la entrada del canal de San Erasmo. Se convirtió en lazareto en 1468, por decreto del Senado de la Serenísima (Venecia), siendo la sede de un organismo para prevenir el contagio de la plaga (enfermedades contagiosas), modalidad institucional que posteriormente se exportó a todo el mundo por varios siglos.

La Isla de Flores se encuentra a unas 16 millas al SE del puerto de Montevideo, ciudad capital del Uruguay. Debido a su escasa altura sobre el nivel del mar, vista desde lejos parece estar formada por tres islotes. Es de naturaleza rocosa, presentando en el centro un manto de gramínea, sin vegetación arbórea nativa. Antiguamente (siglos XIX y principios del XX) fue utilizada como estación cuarentenaria (lazareto), siguiendo el modelo veneciano,para preservar el contagio de epidemias comunes en aquellos tiempos, como la viruela, la fiebre amarilla y el cólera.

En 1828 se inauguró un faro en la parte occidental de la isla. Su construcción fue precedida por centenares de naufragios. Uno de ellos ocurrido en 1777 fue el de la fragata española Santa Clara muriendo la mayor parte de la tripulación. La característica del faro es de dos destellos de luz blanca cada 16 segundos.

Los antibióticos y las nuevas cárceles en el territorio motivaron el abandono de la Isla de Flores. Muchos se han propuesto, sin éxito, recuperar esta joya histórica, turística y paisajística.

Uruguay fue un modelo de protección contra las pandemias desde aquel lejano tiempo de principios del siglo XIX. Modelo algo cruel, que luego fue leprosario.

También la Isla de Flores fue cárcel, al estilo de lo que fue Australia para Inglaterra, y por momentos lugar donde los dictadores mandaban a los que clamaban por sus derechos. Sirvió como establecimiento carcelario, particularmente para disidentes políticos, en épocas de dictadura, como la de Gabriel Terra a partir de 1933.

De 1970 en adelante, la Isla de Flores solo es habitada por los fareros y es visitada por esporádicos viajeros que buscan desentrañar las historias de vida que guardan sus numerosas ruinas donde buena parte de sus muros permanecen hoy en pie, como si quisieran resguardar sus almas.

En 1865 surge el proyecto de construir un lazareto en la isla. En 1869 se inauguran las primeras instalaciones del lazareto en la Isla de Flores.

En 1870 se construye una capilla.

En 1903 se construye una capilla y un crematorio.

En 1904 se usa como prisión política por primera vez.

En 1934 se cumple la última cuarentena en el lazareto, debido a una epidemia de viruela.

En 1935 se da el cese oficial de la actividad del lazareto, tras 66 años de actividad ininterrumpida.

Sería muy interesante mejorar la situación de abandono en que se encuentra la isla y sus históricas instalaciones, evitando de este modo la actual situación de abandono.

Una propuesta ha sido la de iluminar las instalaciones para visualizarlas durante la noche desde la costa o navegando.

Las actividades naúticas de los numerosos clubes que hay en el Río de la Plata y aguas oceánicas tendrían un allí un punto de interés, y si pudieran recuperarse las instalaciones existentes, un hermoso lugar de escala o fin de semana. También para el turismo internacional, sin ninguna duda.

 



Jaime Igorra



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net