*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
imagen del contenido José López Mazz

Columna de Ciencia y Tecnología

José López Mazz

25.10.2018

La arqueología (arqueo= antiguo, logos=estudio) es la disciplina que se ocupa del conocimiento de las sociedades humanas del pasado, a través del estudio de los testimonios materiales de su existencia. La historia de la humanidad como especie independiente del reino animal tiene más de 2.4 millones de años, pero la escritura como registro de eventos alcanza apenas unos 5.500 años. Desde esta perspectiva, le cabe a la Arqueología ser la única fuente de información para la mayor parte del periplo humano.

En las antiguas dinastías chinas y en la antigua Persia ya había gente que no sólo coleccionaba objetos del pasado, sino que les atribuía un rol de documento histórico y a ese título los exponían. El estudio de la materia prima de los objetos arqueológicos en el siglo XIX permitió ir organizando el pasado remoto en edades de la piedra (Paleolítico y Neolítico) y de los metales (edades del Hierro y del Bronce). La publicación del "Origen de las especies" de Darwin (1859) consagró la substitución de las sagradas escrituras como única explicación del origen humano, por nuevas disciplinas que sistematizaban los conocimientos sobre las especies animales (Paleontología) y sobre la historia el planeta tierra (Geología). En ese contexto de revolución científica aparecen la Arqueología y la Antropología que van a proponer principios y conceptos más actualizados, basados en observaciones controladas y capaces de producir explicaciones más confiables de los fenómenos humanos.

La Antropología tratará de ordenar la información de la gran variabilidad cultural del ser humano que traían los viajeros de los lugares más remotos. Muchas costumbres exóticas de pueblos lejanos de alguna manera sugerían similitudes con las sociedades prehistóricas.  La Arqueología comenzará a dar cuenta de la gran antigüedad humana, y el estudio de los diferentes períodos permitirán, poco a poco, ensamblar con la propia historia de los pueblos europeos. En ese contexto en Francia como en Inglaterra la Arqueología recibirá el reconocimiento estatal de disciplina de interés público. Los "gabinetes de excentricidades" que eran los lugares donde se reunían estos pioneros de las ciencias del pasado darán lugar a los Museos.

Como todas las ciencias la Arqueología tendrá un desarrollo propio, abriéndose paso entre las Ciencias Naturales, las Ciencias Humanas y las Ciencias Sociales. El desarrollo teórico y metodológico mejorará su rigor, y en cada región del planeta las investigaciones irán construyendo un mapa cultural en el que las características y edad de los pueblos estará mejor definida. Todo presente precisa un pasado, que explica y ayuda a entender las características de los grupos humanos. La Comunidad Europea, una entidad político reciente , reconoce como tradición cultural y origen histórico común de los países que la integran a la Edad del Hierro.

 

La arqueología americana

 

La Arqueología americana por su parte, se fue consolidando de la mano de dos procesos diferentes. Por un lado, la expansión de la arqueología europea en América observaba los desarrollos civilizatorios americanos, las llamadas altas culturas y las comparaba con otras del planeta, buscando identificar los centros de origen y las rutas de difusión de los grandes adelantos de la Humanidad. El segundo proceso, un poco más largo y singular se relaciona con la construcción de un pensamiento americano centrado en lo local, una visión de largo aliento llamada hoy historia indígena, que arranca con las remotas sociedades que llegaron al continente hace algo más de 15 mil años. La confluencia de estos dos procesos removerá la manera de entender la dialéctica social americana y permitirá proponer lecturas alternativas. La Arqueología poco a poco dejará de mirar sólo las altas culturas (mayas, aztecas e incas) y buscará construir un pasado nativo, más democrático e integrador de los conocimientos históricos y de los derechos de los pueblos indígenas.

La diversidad cultural liberada de los prejuicios coloniales que privilegiaba lo europeo es reconocida hoy como Patrimonio, un recurso, una riqueza y la fuente de muchas oportunidades. Superada la contradicción fundamental del período colonial entre Barbarie y Civilización, la Arqueología y la Antropología van a mostrar que el salvaje no era tan salvaje, y que el civilizado no lo era tanto. América vista como un genuino laboratorio para estudiar la historia humana , nos va a ir revelando también las limitaciones del pensamiento occidental aplicado a rajatabla en nuestra latitud. Las categorías antitéticas de cultura y naturaleza no son capaces de explicar (como antes) muchos escenarios y circunstancias de las relaciones entre humanos y ambientes. Allí donde hemos desarrollado una visión casi esencialista de la naturaleza como es la Amazonia, hoy descubrimos largos procesos históricos de manejo humano que convidan a verla como un producto de ecología histórica. En el sentido inverso, la cultura como categoría dinamizadora del progreso humano, será puesta en discusión por la búsqueda constante de equilibrios (durante siglos) en la gestión indígena de la naturaleza.

 

La arqueología uruguaya

 

El proyecto social que permitió una emergencia con perfil propio a nuestro país en el conjunto de las naciones, propuso la categoría identitaria de uruguayo. Las buenas intenciones que buscaban disolver las diferencias de origen y condición, no inhibían sin embargo definirse como "vasco", "gallego", "judío" o "tano", en una concesión socialmente aceptada. Sin embargo, la inercia colonial perpetuaba una identidad estigmática para los descendientes de indígenas a quienes se les llamará de "chinas" y "peludos", y si hablaban guaraní, "guarangos".

Doscientos años de independencia no son doscientos años de descolonización. Las identidades estigmáticas aplicadas a descendientes de indígenas y de esclavos africanos, les limitaron el ejercicio libre de su identidad cultural, aunque hubieran prestado gran servicio en las guerras y en la construcción nacional. No obstante, el censo de población ha mostrado que, a pesar de un largo proceso de discriminación, muchos sectores de la población se autoidentifican como descendientes de indios y de africanos. Esto es novedoso y se vincula con un proceso en el que confluyen tres elementos claros: 1) el deterioro de la identidad uruguaya moderna provocada por el golpe de estado de 1973, que suspendió su núcleo conceptual que era el ejercicio regular de la democracia representativa; 2) el desarrollo de las investigaciones científicas en Arqueología y Antropología que han mostrado que indios y esclavos no eran tan atrasados; y 3) un avance de la legislación internacional de los derechos de las minorías, que obligó al Estado uruguayo a abandonar su habitual tratamiento paternalista hacia estos sectores  y lo conminó a gestos públicos y legales. Entre ellos, el de investigar, conservar y trasmitir el legado cultural de estos pueblos.

La Arqueología si bien bajó de los barcos se siente cada vez más locataria en América y en Uruguay. Ha colaborado a conocer mejor nuestro pasado, ha ayudado a liberarnos de prejuicios y permite restaurar libremente las identidades sociales. Los textos de estudio de primaria y secundaria, comparados con los del resto de los países americanos muestran una demora en recuperar y poner en valor nuestro mejor Patrimonio y nuestra mayor riqueza congénita como nación: la diversidad cultural.

La Arqueología uruguaya en los últimos 30 años ha realizado grandes hallazgos, como los vestigios -comprobados por procedimientos científicos y Carbono 14- de sus primeros habitantes llegados a la terra uruguayenis hace unos 13 mil años. Hace unos 9 mil años los cazadores que vivían en nuestro territorio, adaptándose al cambio ambiental post glacial van a protagonizar, en fechas tempranas para el contexto mundial, innovaciones tecnológicas como la puesta a punto de nuevos sistemas de propulsión para sus armas arrojadizas (constituyendo tal vez un centro independiente de origen del arco y la flecha). Esto va a ilustrar el surgimiento de perfiles culturales americanos propios, producto de la adaptación de las tecnologías originales a nuestras condiciones ambientales y paisajísticas.

Un capítulo especial lo constituye el Neolítico uruguayo, que es cómo podríamos definir a los "pueblos constructores de cerritos" que desde hace 4 mil años manejaban plantas silvestres y domesticadas. Estos pueblos que también tuvieron que dar respuesta al cambio climático, se adaptaron a los recursos de los ambientes anegadizos del este de Uruguay, llegando a desarrollar sistemas sociales, económicos y políticos complejos. Estos pueblos prehistóricos serán mucho menos nómadas que lo que pretenden los textos escolares, llegarán a producir un paisaje antrópico donde sobresalen estructuras y monumentos en tierra, y serán liderados por la figura del cacique, al que deberán enfrentar los primeros europeos. Los grandes "cerritos de indios" próximos a la ciudad de Lazcano , que son desde el año 2007 Monumentos Históricos Nacionales, constituyen un atractivo cultural singular en el contexto regional. Aún no descubiertos por el turismo uruguayo, este patrimonio será en el futuro y de acuerdo a las tendencias mundiales, una fuente de oportunidades para la población local.

Para ir terminando con tanta cosa vieja, digamos que los arqueólogos en Uruguay se las arreglan para hacer cosas interesantes, pero también importantes. Y en ese sentido están tratando de dar visibilidad a las comunidades esclavas tan postergadas de la historia nacional. Por un lado, en las estancias portuguesas de Rocha, donde su fuerza de trabajo confeccionó estructuras, mangueras y grandes corrales de piedra, pilares de la infraestructura rural. O en la actual Escuela Capurro, donde en los siglos XVIII y XIX se ubicaba el Caserío de los Negros, un depósito de esclavos del Montevideo colonial, que aparentemente dará el nombre al barrio de La Teja debido al material del techo de los barracones.

Pero no podemos dejar de mencionar la utilidad social de la Arqueología Forense al servicio del esclarecimiento de las violaciones de los DDHH del pasado reciente. La búsqueda de los detenidos desaparecidos ha sido una actividad de alto impacto social y en ella hemos visto, una detrás de otra, a diferentes colectivos y corporaciones profesionales atribuirse un rol estratégico en los hallazgos. En Uruguay, a diferencia de la Argentina y otros países donde los lugares de enterramiento clandestino fueron generalmente señalados por un testigo, las fosas hubo que buscarlas en lugares complicados, sin información de calidad y generalmente de gran extensión (4 a 40 há). Y fue justamente en ese contexto que los Arqueólogos mostraron su mejor expertise a la altura de su fama de sabuesos. No hay que olvidar, que para que un Antropólogo Biológico estudie un esqueleto y sugiera una causa de muerte, para que un abogado prefigure un culpable del crimen, para que un genetista analice una muestra de ADN, y para que la justicia pueda hacer una acusación, antes, es necesario que un Arqueólogo busque, encuentre, recupere y traiga a la mesa del laboratorio los restos del desaparecido.

 

José López Mazz (lopezmazz@yahoo.com.ar)

Arqueólogo/Antropólogo.  Egresado de la Fac. de Humanidades, EHESS (Paris) y  IHEAL (Sorbonna Paris III).  Docente de Fac. Humanidades y CURE/Rocha,UdelaR. Investigador de SNI, Cat. II. Miembro de la Comisión de Patrimonio.

 

Por entregas anteriores de nuestra Columna de Ciencia y Tecnología, visite aquí.

 

 



Columna Ciencia y Tecnología


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net