*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Ismael Blanco
imagen del contenido Ismael Blanco

“La mañana siguiente”

Ismael Blanco

18.12.2018

Mañana a mañana me planto sobre mis pies, me alzo y entre otros rituales  del día a día, termino mirándome en el espejo.

Es en ese momento en el que - de acuerdo al grado de franqueza que uno tenga sobre sí mismo, su cota de amor propio y también porque no el grado de impudor que se haya desarrollado - percibimos cierta advertencia en el reflejo de nuestro rostro sobre la tabla de cristal azogado.

 

Diría que si este mecanismo se utilizara con un mínimo de rigurosidad sirve de autoexamen de consciencia económico y a mano de cualquiera, al punto que no es cosa de locos aprovechar la ocasión para entablar en voz alta un diálogo con uno y permitirse echarse una buena puteada si corresponde. Debo decir que es muy útil este mecanismo en tiempos de "autoengaños", desencantos, desilusiones, pero por sobre todo ayuda a dejar de lado el mal hábito de la excesiva tolerancia y su ejercicio cotidiano anima y fortalece el hábito de decir todas las cosas que pensamos sin cumplidos, sin rodeos ni ambigüedades.  En resumidas cuentas, un remedio perfecto cuando la autocrítica y la sinceridad parecen haberse perdido en el  bosque oscuro e impenetrable de la hipocresía y la falsedad.

 

Lo dicho viene a cuento a partir de algunas cuestiones sobre las que he estado reflexionando. Que, si bien la autocrítica es una herramienta personal y hasta introspectiva, bien les cabe a los colectivos humanos y muy en particular a la política y como me corresponde a las generales de la ley me refiero en particular a la fuerza política por la que he luchado toda mi vida que es el Frente Amplio. 

 

Digo también que no tengo vocación de vigía, ni soy depositario ni guardián de pureza alguna, no obstante, me da la impresión por lo que advierto que la mayoría de los centinelas de la izquierda se han dormido a tal punto que más de una alimaña o bicho rastrero se nos ha metido en nuestro propio granero.

 

 

La falta de autoexamen no le alcanza a todos por igual en materia política que es donde me importa pues en la vida personal que cada uno cargue con lo que quiera y le corresponda.

Si bien la autocrítica política le alcanza a todos los partidos, de la derecha no espero nada y mucho menos juicios críticos sobre sus obras o comportamientos. Es evidente la doble vara con la que miden las cosas y por tanto me tienen sin cuidado su acción llena de cinismo.  

Sin embargo, de la izquierda exijo el máximo rigor en su conducta como cada uno de los ciudadanos, tanto los que la votan como los que no lo hacen, pues la izquierda por su propia naturaleza, por su propio corpus ideológico no admite ni contemplaciones ni omisiones injustificables.

 

Aspiro a que nadie con sus dedos mugrosos, esos que suelen pararse desde el pedestal de la hipocresía nos venga a señalar lo que nosotros debemos advertir. Se trata de asumir  la autocrítica como algo más que un método o una práctica constrictiva hierática. Si seguimos convencidos que vale la pena continuar por un proceso de transformación profundo, paulatino y estructural progresista y de izquierda debemos reconocer los errores, asumir las responsabilidades, las consecuencias, colectivas e individuales y hacerlo de manera pública y notoria para que todo el mundo sepa que a la hora de juzgarnos no hay clases ni distingos de ningún tipo. 

 

Si el Frente Amplio no actúa de esa manera podremos ganar una elección más, dos, tres y hasta podemos volvernos peligroso, un partido Estado, que al final del camino terminan absolutamente vacíos de alma, esclerosados, burocráticos, repleto de capataces y alejados del pueblo.

 

Por estos días se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de Líber Seregni, una figura de estatura ética y moral que ya nadie discute, pero mi edad me permite, sin ser del "paleolítico" recordar, sin embargo, que debió soportar injustas críticas y ataques de los que más duelen que son de los "de adentro", de sus propios "compañeros", cuando el "general" una y otra vez exigía coherencia y pertinencia de nuestras ideas con las circunstancias de su tiempo.

La mayoría de los ataques provenían de lenguaraces que no alcanzaban la altura de un zócalo para compararse con su trayectoria y valentía

 

Tengo la impresión que aún estamos a tiempo.

Por todo lo hecho; porque estamos capacitados para hablar con aquellos votantes y ciudadanos que confiaron en nosotros del porqué de lo actuado, de rendir cuentas y al pasar raya advertir que hay mucho más de positivo que de contradictorio.   

También siento que somos capaces con humildad de comprender a aquellos compañeros que han tomado distancia de nosotros con más de un motivo.  Que sienten que rompimos por diversas circunstancias con el juramento sagrado de defender la ética de nuestro hacer político y que sus diferencias están por encima de coyunturas económicas o decisiones puntuales.

 

Estamos a tiempo también porque en nuestra fuerza política aún existe una reserva moral que se llama Tribunal de Conducta Política que no necesitó de sentencias judiciales para impartir juicios contundentes sobre las desviaciones que debió considerar.   

 

Y por sobre todo porque confío en nuestra gente, en nuestro pueblo que sabe advertir más allá de contradicciones y yerros sobre la sensibilidad de un gobierno a la hora de atender los problemas de la gente.

 

La campaña electoral será cruenta, con pocas reglas, no habrá "fair play".  

De mi parte al menos, no habrá agresiones o conceptos denigrantes hacia aquellos compañeros que hoy tomaron otro rumbo pues a muchos de ellos los conozco y se de que historia están hechos y estoy convencido que nuestros caminos se entrelazaran nuevamente.

Para el final lo más importante: hay una mitad de nuestro pueblo, blanco, wilsonista, colorado o independiente que no nos vota pero que ama a nuestra patria al igual que nosotros, que quiere lo mejor para la misma, que más de una vez no hemos comprendido y en reiteradas ocasiones hemos caído en el simplismo de confundir que las diferencias se centran en intereses de clases cuando generalmente suelen tratarse en diversos puntos de vista o bien intencionadas valoraciones distintas. Como decía Zitarrosa: "para mi no hay más entuerto, que la astucia del mandón: ése es malo, éste es peor  y aquel es bueno del todo...-la cosa es el modo de separarnos mejor"



Dr. Ismael Blanco



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net