*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Feldman

Cacho Feldman, 44 años de ausencia

Daniel Feldman

21.12.2018

Más allá de tratar de sacralizar lo menos posible mi existencia, mantengo pocos ritos, en el sentido laico de apegarme a algunas costumbres o ceremonias.

Más allá de tratar de sacralizar lo menos posible mi existencia, mantengo pocos ritos, en el sentido laico de apegarme a algunas costumbres o ceremonias. A muchos de estos ritos fui impelido por la fuerza o, dijera algún filósofo trashumante, por las circunstancias de la vida.

Uno de ellos lo llevo a cabo año a año el 24 de diciembre, y no justamente por festejar o conmemorar alguna buena noche, o Nochebuena.

La primera vez fue en 1975, cuando el asesinato de mi hermano Raúl cumplía un año. Tengo presentes ese y los siguientes años, en plena dictadura, donde era un riesgo decir el motivo de la muerte de mi hermano, y aún contaba con los dedos de una mano los años de ausencia.

Hoy, su memoria está llena de ausencia, de hacer falta; está atiborrada de no pudo ser.

Ya preciso muchas manos para contar los años, y ya no me llamo a engaño con "siempre presentes" o "vivos en la lucha popular".

Me invade la tristeza, esa que muchas, muchísimas veces quiero solo para mí, tal vez como un acto de rebeldía frente a esa agobiante sensación de ausencia y nunca más.

Creo que no es cierto que en algún lugar esté dándose la mano con tantos otros mártires, so pena de elevar al grado de religión una convicción ideológica o política, cosa de la que no se trata.

No se da la mano con nadie, porque no hay manos, porque donde está no hay nadie.

Cada año me repito un montón de preguntas, y otras ya no me las hago, cansado de no encontrar respuesta. Camino de una foto a un recuerdo, o incluso a un hipotético acontecimiento, pero siempre termino recordando que toda hipótesis fue fusilada por 16 balazos.

Tuve algún alivio en estos 44 años; el saber que Rodolfo Almirón Sena, sindicado como el responsable del grupo asesino, fue ubicado en España, detenido, extraditado y procesado en Buenos Aires, donde murió en prisión. Algo de alivio para tanta ausencia.

La vida - la mía- fue transcurriendo y transcurre, plagada de alegrías, frustraciones, felicidad, tristeza, broncas, a manera de un puzle multidimensional, como supongo que debe ser la vida.

No voy a hacer una biografía de Raúl, Cacho como le decíamos todos, Diego en la oscuridad de la clandestinidad de la Juventud Comunista. Quienes lo conocieron en vida, no la precisan. Quienes a través de mí y mis relatos lo conocen, tampoco. Aquellos que llegan a él ahora por primera vez, sepan disculparme. Simplemente los voy a invitar a un rito, sencillo como los que hago año a año: este 24 de diciembre, en algún momento del día o la noche, piensen en Cacho Feldman; por un solo e infinitesimal instante dedíquenle un  pensamiento a él, que no se está dando la mano con nadie pero que, de alguna manera, aportó su granito de arena para que nosotros nos demos las nuestras.

¡Salud!

 

 



Daniel Feldman | Periodista


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net