*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia: Macron ¿porqué no un Estado de Sitio ?
William Marino William Marino
26 de Marzo
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Daniel Feldman

Cacho Feldman, 44 años de ausencia

Daniel Feldman

21.12.2018

Más allá de tratar de sacralizar lo menos posible mi existencia, mantengo pocos ritos, en el sentido laico de apegarme a algunas costumbres o ceremonias.

Más allá de tratar de sacralizar lo menos posible mi existencia, mantengo pocos ritos, en el sentido laico de apegarme a algunas costumbres o ceremonias. A muchos de estos ritos fui impelido por la fuerza o, dijera algún filósofo trashumante, por las circunstancias de la vida.

Uno de ellos lo llevo a cabo año a año el 24 de diciembre, y no justamente por festejar o conmemorar alguna buena noche, o Nochebuena.

La primera vez fue en 1975, cuando el asesinato de mi hermano Raúl cumplía un año. Tengo presentes ese y los siguientes años, en plena dictadura, donde era un riesgo decir el motivo de la muerte de mi hermano, y aún contaba con los dedos de una mano los años de ausencia.

Hoy, su memoria está llena de ausencia, de hacer falta; está atiborrada de no pudo ser.

Ya preciso muchas manos para contar los años, y ya no me llamo a engaño con "siempre presentes" o "vivos en la lucha popular".

Me invade la tristeza, esa que muchas, muchísimas veces quiero solo para mí, tal vez como un acto de rebeldía frente a esa agobiante sensación de ausencia y nunca más.

Creo que no es cierto que en algún lugar esté dándose la mano con tantos otros mártires, so pena de elevar al grado de religión una convicción ideológica o política, cosa de la que no se trata.

No se da la mano con nadie, porque no hay manos, porque donde está no hay nadie.

Cada año me repito un montón de preguntas, y otras ya no me las hago, cansado de no encontrar respuesta. Camino de una foto a un recuerdo, o incluso a un hipotético acontecimiento, pero siempre termino recordando que toda hipótesis fue fusilada por 16 balazos.

Tuve algún alivio en estos 44 años; el saber que Rodolfo Almirón Sena, sindicado como el responsable del grupo asesino, fue ubicado en España, detenido, extraditado y procesado en Buenos Aires, donde murió en prisión. Algo de alivio para tanta ausencia.

La vida - la mía- fue transcurriendo y transcurre, plagada de alegrías, frustraciones, felicidad, tristeza, broncas, a manera de un puzle multidimensional, como supongo que debe ser la vida.

No voy a hacer una biografía de Raúl, Cacho como le decíamos todos, Diego en la oscuridad de la clandestinidad de la Juventud Comunista. Quienes lo conocieron en vida, no la precisan. Quienes a través de mí y mis relatos lo conocen, tampoco. Aquellos que llegan a él ahora por primera vez, sepan disculparme. Simplemente los voy a invitar a un rito, sencillo como los que hago año a año: este 24 de diciembre, en algún momento del día o la noche, piensen en Cacho Feldman; por un solo e infinitesimal instante dedíquenle un  pensamiento a él, que no se está dando la mano con nadie pero que, de alguna manera, aportó su granito de arena para que nosotros nos demos las nuestras.

¡Salud!

 

 



Daniel Feldman | Periodista


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net