*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El piso secreto por donde camina y el manto de silencio que cubre a UPM
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El rumbo. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Ella, mujer y policía
Esteban Valenti Esteban Valenti
Discutir ideas, discutir insultos
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Un país es como una casa
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Selva Andreoli

ANECDOTARIO: Las bombachas en la reja.

Selva Andreoli

La marcha por el Día internacional de la Mujer, se ha convertido en una poderosa herramienta de comunicación. Desde hace por lo menos 3 años, miles de mujeres uruguayas, de todas las edades, clases sociales, partidos, profesiones, se vuelcan a la calle 18 de julio a expresar -cada una a su  manera- su descontento por las desigualdades de género, que aún subsisten en nuestro país.

Recuerdo que hace años, sólo desfilábamos junto al Colectivo Mujeres de Negro, largas filas de mujeres y hombres , todos vestidos de negro,  que salíamos de la Plaza Independencia, en marcha ordenada, silenciosa, porque queríamos denunciar las ausencias, las muertas por violencia de género.

A ambos lados de la avda. nos acompañaban otras personas, que aplaudían o avanzaban con la marcha. Esta experiencia fue creciendo, hasta que desembocó en estas marchas actuales, donde priman los cánticos, las coreografías, la música, y una bullanguera forma de decir: aquí estamos.

Pero junto a todas estas mujeres hay grupos, con proclamas y actitudes extremistas, que tienen su máxima expresión en tirarle bombas de pintura roja a la iglesia del Cordón, y dejar prendas íntimas colgadas de sus rejas. Alguna que otra baila mostrando sus senos desnudos y pintados.

El año pasado, cuando pasó por primera vez este ataque a la iglesia del Cordón, yo que soy atea, recordé que gracias a esa Iglesia, me salvé con otros dos compañeros de la caballada que reprimía y detenía a los que manifestábamos por la autonomía universitaria, allá por el 69. Se nos venía la caballada encima y una puerta se abrió, un cura pequeño nos hizo entrar, cerró la puerta y nos llevó por un pasillo estrecho hasta salir por la Calle Colonia: salvados!!, dijimos los 3 compañeros de aventura.

Me molestó mucho esta acción, el año pasado y éste, que ahora volvió a repetirse, sin que alcance a comprender qué gran protesta ante la iglesia es colgar una bombacha en sus rejas, o bailar semidesnuda, o manchar sus paredes con pintura roja.

Me molesta además, que usen una marcha tan multitudinaria, para este tipo de actos, que no se atreverían a hacer solas. Y si no, por qué no lo hacen en otro momento, si es que representa tanto para ellas?

Estoy en una etapa de la vida que casi nada me sorprende. Pero eso no me sucede con algunas pancartas, plagadas de palabras vulgares y groserías, cánticos que parecen más una catarsis de malas palabras que una consigna social o política. Confieso mi incertidumbre: no sé qué quieren comunicar.

 Sí  entiendo y acompaño con entusiasmo las consignas y cánticos por los derechos de la mujer, contra la violencia y los femicidios, contra las desigualdades, y aplaudo la creatividad –sobre todo de las jóvenes-,  para expresar estos reclamos, algunos con humor e ironía, otros filosos como una espada.

 



Lic Selva Andreoli Directora Grupo Publicitario PERFIL

 

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net