*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
¿La izquierda tuvo errores?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Relevamiento o más bien destitución de Guido Manini Ríos
Ismael Blanco Ismael Blanco
El latido libre
Jaime Secco Jaime Secco
El Partido Nacional tiene debilidad de liderazgos
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
El mundo al revés pro-chorros y anti-chorros
Pablo Mieres Pablo Mieres
El rey del despilfarro y la opacidad propone proyectos de transparencia
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Historias de mujeres
Luis Fernández Luis Fernández
¿Alguien sabe dónde está la brújula?
Juan Santini Juan Santini
Ha parido el Bolsonaro oriental
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: El agua ya no moja, contamina.
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Israel y mujeres
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
“Decretos Express”: Prepotencia Institucional
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
La mirada larga de Guido Manini Ríos
William Marino William Marino
Los medios de información
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
El fin de la predominancia. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Michael Añasco Michael Añasco
Tiny House
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Lamentable ejemplo femenino
Héctor Musto Héctor Musto
Esteban Valenti: ¿traidor? El maniqueísmo en la izquierda
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
BUSCADA (la verdad)
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
¿La historia se repite?
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
Inseguridad. El Partido Nacional pone luz donde el FA quiso dejar oscuridad
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Triste es el país que hace política con sus niños
Emin Ibrahimov Emin Ibrahimov
LA MASACRE DE JODYALÍ: CONSTANTE LLAMAMIENTO POR JUSTICIA Y PAZ
Jorge Balseiro Savio Jorge Balseiro Savio
Un Presidente que lidera con verdades, "militantes" virtuales que mienten
Fernando López D’Alesandro Fernando López D’Alesandro
El seregnismo y sus supuestos
Roberto Savio Roberto Savio
Un Partido Mundial
Javier Bonilla Javier Bonilla
Uruguayos….. Mediocres, Cobardes y Corruptos
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Las “fiestas” las disfrutan los acaudalados, no los sectores populares
Lic. Mabel Moreno Lic. Mabel Moreno
CABO POLONIO, BALIZAS Y SU ENTORNO: HiSTORIA DE UN PAISAJE NATURAL Y HUMANO A PROTEGER
Daniel Herrera Daniel Herrera
Qué funciona mal en la ciencia, y cómo mejorarlo
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Secciones | Salud

MODERACIÓN

Estudio sobre la ingestión de refrescos ligth pone en discusión el tema de los edulcorantes

15.03.2019

MADRID (Uypress) - El estudio fue realizado en un grupo de 82.000 mujeres americanas posmenopáusicas, de entre 50 a 79 años, que fue seguido por 12 años. El 5,1% de las participantes bebía dos o más bebidas edulcoradas al día y tenía más riesgo de ACV y enfermedad cardíaca que el resto.

Foto Salud y Medicinas

"Se trata de un estudio muy importante por el tamaño de la muestra y por el largo seguimiento, aunque tiene varias limitaciones", afirma el presidente de la sección de Cardiopatía Isquémica y Cuidados Agudos Cardiovasculares de la Sociedad Española de Cardiología, Esteban López de Sá y Areses.

La primera limitación es que los científicos solo incluyeron mujeres posmenopáusicas, dice el experto, aunque asegura que "no existe ninguna base que haga pensar que los resultados pudieran ser diferentes en hombres o mujeres en edad fértil".

La segunda es que "el consumo de estas bebidas no se ha medido directamente sino que se ha tenido en cuenta lo que las mujeres referían en cuestionarios, que rellenaron en diferentes momentos del estudio, y es seguro que los patrones de consumo variaron a lo largo del tiempo, lo que no se analizó", subraya el especialista.

Además, la investigación muestra una correlación y no una relación causa efecto, lo que deja la puerta abierta a numerosas explicaciones. "La gente que consume más bebidas, ¿tiene mayor peso? ¿Peor dieta?

Puede haber más factores" que expliquen los resultados, refiere el bioquímico y biólogo molecular de la Universidad Politécnica de Valencia Josep Maria Mulet.

Con todo, la endocrinóloga Paloma Gil coincide con los autores del nuevo estudio en que "hay una clara relación entre el consumo elevado de refrescos light o sin calorías y el aumento de eventos vasculares indeseables, como el infarto cardiaco o cerebral".

La correlación del consumo de refrescos edulcorados con los problemas en la salud no es nueva, la comunidad científica la conoce hace años. Según López de Sá y Areses, ya se habían hecho varios estudios "con resultados parecidos", a lo que la endocrinóloga Paloma Gil añade que "cada vez hay más trabajos que relacionan el consumo regular de alimentos o bebidas con edulcorantes con alteraciones metabólicas como aumento de la adiposidad (incremento de la grasa corporal), intolerancia a la glucosa y prediabetes".

En 2013, por ejemplo, un grupo de investigadores de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, afirmó en un artículo que las personas que sustituyen el azúcar con edulcorantes como el aspartamo, la sucralosa y la sacarina, todos ellos legales en España, también tienen un mayor riesgo de aumento de peso, síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular. El motivo, según una interesante hipótesis, podría estar en el intestino.

Un estudio publicado en la revista Nature vincula el consumo de edulcorantes artificiales con el desarrollo de la intolerancia a la glucosa a través de la inducción de alteraciones de la microbiota intestinal. "Se sabe que los edulcorantes pueden producir algunos efectos a nivel metabólico porque alteran la microbiota del intestino y estimulan algo de secreción de insulina", confirma el dietista-nutricionista Pablo Zumaquero.

Pero en el metanálisis más reciente sobre de los efectos de los edulcorantes en el peso de niños y adultos, los resultados fueron menos alarmantes. No se encontraron diferencias claras sobre la salud de las personas que consumieron en comparación con quienes no lo hicieron, aunque sus autores admiten que la calidad de las investigaciones hechas hasta la fecha no es excesivamente buena.

"No hacen un daño directo evidente sobre la salud, no son venenosos como se ha llegado afirmar", comenta Zumaquero. Pero tampoco son inocuos. Por una parte, su dulzor extremo altera nuestra percepción sobre los sabores, "y al final la gente deja de comer fruta porque no la considera lo suficientemente dulce", afirma.

"Producen en el cerebro una activación incompleta de satisfacción que, a la larga, impulsa a comer más. De hecho, justo por ser dulces incitarían a quienes los consumen a comer más dulce y a ser más dependientes de los alimentos con estas características", añade Gil.

Por otra parte, no hay que olvidar el factor cultural del consumo de refrescos: del mismo modo que maridamos un pescado al horno con un buen vino blanco, una controvertida hamburguesa con patatas se lleva a las mil maravillas con un refresco.

Huelga mencionar los efectos del neuromárketing en nuestra percepción de lo saludable. Por más "sin azúcar" que se comercialice un alimento, al final puede contener "otros ingredientes que siguen siendo no ideales", asevera Zumaquero.

Y puede darnos la falsa confianza "de que los refrescos light pudieran ser seguros por aportar menos calorías", añade López de Sá y Areses.

No hay que demonizar, falta mucho por investigar, pero la moderación es la mejor opción.

Fuente: Clinical Sciences/El País de Madrid



UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias


MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net