*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Debate o de bate...
Ruby Soriano Ruby Soriano
El “Odebrecht” a la mexicana
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
El VAR, o la transparencia del mal
Lilián Hirigoyen Lilián Hirigoyen
Acepto el duelo y la fiesta
Prof. Gustavo Toledo Prof. Gustavo Toledo
Talvi y el Uruguay que queremos
William Marino William Marino
Los daños de la desinformación
Federico Sequeira Federico Sequeira
¿Todo por la patria?
Carlos Pérez Carlos Pérez
“Hacete cargo, hermano”
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
Perlas del debate. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Héctor Musto Héctor Musto
¿Por qué nadie quiere debatir con Mario Bergara?
Daniel Feldman Daniel Feldman
¿Qué quiere decir decir?
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
La peste plástica va tomando nuestros órganos
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La cultura criolla
Esteban Valenti Esteban Valenti
La actual imagen sindical
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
Las repercusiones médicas y sociales de la pérdida de la audición en los adultos mayores
Julio César Boffano Julio César Boffano
Ideología de género es lo que hace la Iglesia Católica y lo voy a explicar
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Gestionar un país versus gestionar una empresa
Charles Carrera Charles Carrera
Sobre el 222, el “223” y la profesionalización de la Policía
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Un sistema de encuestas más transparente
Michael Añasco Michael Añasco
Mama, no quiero ser negro.
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Albert Camus, rebeldía de valores
Juan Pedro Ribas Juan Pedro Ribas
Mi encuentro con Zabalza
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Luces y sombras de una guerra histórica
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
Murió Fraser, héroe anónimo de la lucha uruguaya
Roberto Savio Roberto Savio
El mundo ha perdido su brújula
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
El Granma y los “falsos ídolos”
Ana Rosengurtt Ana Rosengurtt
Sobre la vacunación contra el VPH a varones
Luis Fernández Luis Fernández
¿Frío invernal?
Juan Santini Juan Santini
Ayer no fui
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
La República mental de Miranda
Roberto Domínguez Roberto Domínguez
Daniel Martínez y ¿el todo vale?
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores (3) De crítica y autocrítica.
Ricardo Cappeletti Ricardo Cappeletti
Daniel Vidart en Chile
Dr. Federico Arregui Dr. Federico Arregui
Yo también soy EL PERIODISTA GABRIEL PEREYRA
Carlos Visca Carlos Visca
Aporte a la elaboración de una nueva Ley Organica de las FF.AA.
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
Las otras dimensiones de las internas: motivación y organización
Héctor Romero y Gustavo Salinas Héctor Romero y Gustavo Salinas
Sydney Brenner (1927-2019): Hormigas en la Silla
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Francia : 1° de mayo no fue catastrófico como lo anunciaba el gobierno del Presidente Macron
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Discutir ideas, discutir insultos

Esteban Valenti

20.03.2019

A veces aún con la mayor tenacidad, hay que resignarse, hay miserias humanas que no pueden cambiarse. En las campañas electorales o en cualquier circunstancia política hay una línea divisoria fundamental: discutir ideas o discutir insultos y bajezas.

A las redes sociales nada de los humano le es ajeno, pero hay que admitir que así como son un formidable instrumento tecnológico para comunicarse con otros seres humanos, para recibir información de las más diversas fuentes, son también una poderosa arma para difundir mierda. Hay que admitirlo.

Basados en que en algunos casos los textos deben ser cortos, otras en que se esconden en el anonimato, que es una de las bellaquerías más repugnantes, porque desde que existe el texto escrito, desde el origen de la historia, es la miseria de tirar la piedra y esconder la mano, no afrontar ninguna consecuencia, lo cierto es que en algunos casos son una verdadera barométrica. ¿Nos debemos acostumbrar a chapotear en ellas? No es fácil.

Escribir columnas, aparecer en los medios de comunicación, hacer discursos implica exponer ideas, buenas, malas, pobres, mediocres, brillantes y todos los adjetivos que se les ocurran. Pero son ideas. Hay que arriesgarse, y el riesgo, incluso intelectual le da otro valor, mejor dicho, le da valor.

En política, pero en muchas otras actividades la posibilidad y la necesidad de asumir responsabilidades al exponer ideas, es fundamental. No se trata de tener razón, sino de aportar al conocimiento y el razonamiento colectivo.

No se trata de ser todos angelicales, de promover los movimientos del minué, la polémica y las ideas muchas veces surgen y provocan polémica, son filosas, agudas, complejas o descriptivas y planas. Pero en definitiva la política se ha basado desde el surgimiento de "ágora" en la polémica, en exponer las propias razones y criticar o apoyar razones ajenas. Y recibir lo mismo.

El problema es que hoy en día, es casi imposible discutir con alguien. Todo o casi todo se reduce a fogonazos que difícilmente contengan un razonamiento, una argumentación estudiada y basada en hechos y razonamientos elaborados, en teorías y en historias que le aporten a la política la densidad cultural que la haga crecer y que nos enriquezca a todos. De los buenos adversarios se aprende.

Cuando se promueve con pasión y con dedicación el insulto, la descalificación es básicamente porque no hay capacidad de argumentar, de oponer otras ideas, de defender ideas propias.

La historia de la izquierda es en buena medida la historia de sus polémicas. Y nunca fueron santas y fáciles. El problema es cuando comenzó sistemáticamente a crecer la descalificación. Para pensar diferente a la verdad indiscutida, había que tener una falla, algo que lo explicara, de lo contrario nuestras verdades eran tan deslumbrantes que debían ser aceptadas integralmente.

Para discrepar con la verdad oficial había que ser un revisionista, un aburguesado, un traidor, un oportunista, un vendido al enemigo, un timorato, un flojo y otra cantidad de debilidades humanas, a veces incluso sumadas. Hay textos "sagrados" que son un compendio de ese mecanismo, incluso discutiendo de filosofía. Pero si se busca debajo de la capa de insultos, se encuentran argumentos e ideas importantes, que aportan al razonamiento. Yo practiqué esa forma de polemizar, la conozco y lo reconozco.

Lo que ha cambiado es que ahora, lo que queda casi exclusivamente son los insultos, los adjetivos y abajo no hay nada. Nada de nada.

No es una casualidad, no es una enfermedad, es el resultado de haber transformado la política en una cada día más pobre actividad intelectual, encerrada en las exigencias del marketing, y con una obsesión absoluta: el poder, y casi nada más que el poder.

¿Cuánto estudian hoy los políticos profesionales? Me refiero a los que dedican su vida a la política, paga o en forma gratuita, eso es complementario. ¿Cuántos textos, artículos, columnas, conferencias, pronuncian y sobre qué temas?

Este achatamiento no es tampoco espontaneo, es una ideología, la ideología de la mediocridad y la total subestimación de la propia ideología y de la cultura política. Es crear y fomentar un clima adecuado para la chabacanería, la pobreza cultural, la prevalencia de las lealtades por encima de las ideas y los ideales.

No es nueva, tiene una larga historia en la política. Lo que es seguro es que de esa pobreza política, de esos silencios conceptuales y abundancia de insultos, de esos aplausos acríticos, nunca salió nada bueno. Solo basura.

No se trata de un lujo intelectual, promover un debate de ideas, con altura, con aportes, es un ingrediente fundamental, para buenos gobiernos, para la capacidad de negociación de proyectos nacionales y de Estado y para calificar la política ante los ciudadanos. Y para vivir mejor.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net