*

Agencia Uruguaya de Noticias
Loading
con firma
Esteban Valenti Esteban Valenti
Hacer política sin ser lobo ni oveja
Marcelo Marchese Marcelo Marchese
Atentado en Notre Dame de París
Hebert Abimorad Hebert Abimorad
Estados confesionales en el mundo
Michael Añasco Michael Añasco
Rwanda a 25 años del genocidio
Jorge Aniceto Molinari Jorge Aniceto Molinari
En polémica. (Abordando eso gris, que parece la teoría).
Carlos Wuhl Carlos Wuhl
Paris: la catedral de Nôtre Dame en llamas
Fernando Gil Díaz Fernando Gil Díaz
Maldición de Malinche
Carlos Visca Carlos Visca
Al margen de los últimos acontecimientos en las Fuerzas Armadas
Luis E. Sabini Luis E. Sabini
Sionismo: de la emancipación judía a nación de amos
Juan Manuel Otero Ferres Juan Manuel Otero Ferres
Nuestro Judas Oriental y la Resurrección en Anchorena 
David Malowany David Malowany
El estado-nación israelí versus el patriotismo constitucional norteamericano según Hannah Arendt
William Marino William Marino
Los torturadores
Ana Jerozolimski Ana Jerozolimski
Beresheet se estrelló. Pero Israel no fracasó.
Juan Pedro Ciganda Juan Pedro Ciganda
El orden de los factores
Jorge Ángel Pérez Jorge Ángel Pérez
Censura o “problemas cargando la página”
Carlos Vivas; Homero Bagnulo Carlos Vivas; Homero Bagnulo
¿En nombre del pueblo? La amenaza populista a la salud
Selva Andreoli Selva Andreoli
ANECDOTARIO: Mas que competir, inspirar…
Ismael Blanco Ismael Blanco
Tiranos temblad
Ernesto Nieto Ernesto Nieto
La República no era platónica
Carlos Pérez Carlos Pérez
Ante una medida histórica del presidente Tabaré Vázquez. Regresan las teorías conspirativas.
Roberto Sansón Mizrahi Roberto Sansón Mizrahi
Otra economía, otro país
Jaime Secco Jaime Secco
El problema no es el dictamen sino la existencia de tribunales de honor
Dr Guillermo Chiribao  Dr Guillermo Chiribao 
Confesión de Gavazzo y el tema principal 
Jorge Braun Jorge Braun
Jose Nino Gavazzo, una pieza insignificante en el engranaje de la DICTADURA.
Héctor Musto Héctor Musto
El Partido Independiente: error y falta de ética política
Milton A. Ramírez Milton A. Ramírez
Mieres
Juan Santini Juan Santini
La Justicia de una democracia tutelada
Pablo Rudich Pablo Rudich
Masacre de Christchurch y la ultradercha en Austria
Edmundo Roselli Edmundo Roselli
El mejor candidato para ganarle al Frente Amplio
Pablo Mieres Pablo Mieres
La oscuridad de la información del gobierno
Luis Fernández Luis Fernández
Un paseo por la historia reciente
María Noel Pardo María Noel Pardo
Emigrar en América Latina
Jorge Jauri Jorge Jauri
Reforma de Estado y utilidad de la libertad
Daniel Vidart Daniel Vidart
Carta a mi sangre (1973)
Juan Raúl Ferreira Juan Raúl Ferreira
31 años sin Wilson y 100 con él a nuestro lado
Daniel Mordecki Daniel Mordecki
Se podría hacer
Alejandro Domostoj Alejandro Domostoj
Ministerio de Defensa: Ya no hay flores ahora quedan los floreros
Felipe Michelini Felipe Michelini
Examen Periódico Universal y desafíos de las políticas públicas en derechos humanos.
Alvaro Fierro Alvaro Fierro
El proyecto UPM2: incertezas de la mayor inversión de la historia (PARTE II)
Rodolfo Martin Irigoyen Rodolfo Martin Irigoyen
La extranjerización de la tierra
más columnistas



 
banner argentino hotel 300 x 138
Te encuentras en: Inicio | Columnas | Esteban Valenti
imagen del contenido Esteban Valenti

Discutir ideas, discutir insultos

Esteban Valenti

20.03.2019

A veces aún con la mayor tenacidad, hay que resignarse, hay miserias humanas que no pueden cambiarse. En las campañas electorales o en cualquier circunstancia política hay una línea divisoria fundamental: discutir ideas o discutir insultos y bajezas.

A las redes sociales nada de los humano le es ajeno, pero hay que admitir que así como son un formidable instrumento tecnológico para comunicarse con otros seres humanos, para recibir información de las más diversas fuentes, son también una poderosa arma para difundir mierda. Hay que admitirlo.

Basados en que en algunos casos los textos deben ser cortos, otras en que se esconden en el anonimato, que es una de las bellaquerías más repugnantes, porque desde que existe el texto escrito, desde el origen de la historia, es la miseria de tirar la piedra y esconder la mano, no afrontar ninguna consecuencia, lo cierto es que en algunos casos son una verdadera barométrica. ¿Nos debemos acostumbrar a chapotear en ellas? No es fácil.

Escribir columnas, aparecer en los medios de comunicación, hacer discursos implica exponer ideas, buenas, malas, pobres, mediocres, brillantes y todos los adjetivos que se les ocurran. Pero son ideas. Hay que arriesgarse, y el riesgo, incluso intelectual le da otro valor, mejor dicho, le da valor.

En política, pero en muchas otras actividades la posibilidad y la necesidad de asumir responsabilidades al exponer ideas, es fundamental. No se trata de tener razón, sino de aportar al conocimiento y el razonamiento colectivo.

No se trata de ser todos angelicales, de promover los movimientos del minué, la polémica y las ideas muchas veces surgen y provocan polémica, son filosas, agudas, complejas o descriptivas y planas. Pero en definitiva la política se ha basado desde el surgimiento de "ágora" en la polémica, en exponer las propias razones y criticar o apoyar razones ajenas. Y recibir lo mismo.

El problema es que hoy en día, es casi imposible discutir con alguien. Todo o casi todo se reduce a fogonazos que difícilmente contengan un razonamiento, una argumentación estudiada y basada en hechos y razonamientos elaborados, en teorías y en historias que le aporten a la política la densidad cultural que la haga crecer y que nos enriquezca a todos. De los buenos adversarios se aprende.

Cuando se promueve con pasión y con dedicación el insulto, la descalificación es básicamente porque no hay capacidad de argumentar, de oponer otras ideas, de defender ideas propias.

La historia de la izquierda es en buena medida la historia de sus polémicas. Y nunca fueron santas y fáciles. El problema es cuando comenzó sistemáticamente a crecer la descalificación. Para pensar diferente a la verdad indiscutida, había que tener una falla, algo que lo explicara, de lo contrario nuestras verdades eran tan deslumbrantes que debían ser aceptadas integralmente.

Para discrepar con la verdad oficial había que ser un revisionista, un aburguesado, un traidor, un oportunista, un vendido al enemigo, un timorato, un flojo y otra cantidad de debilidades humanas, a veces incluso sumadas. Hay textos "sagrados" que son un compendio de ese mecanismo, incluso discutiendo de filosofía. Pero si se busca debajo de la capa de insultos, se encuentran argumentos e ideas importantes, que aportan al razonamiento. Yo practiqué esa forma de polemizar, la conozco y lo reconozco.

Lo que ha cambiado es que ahora, lo que queda casi exclusivamente son los insultos, los adjetivos y abajo no hay nada. Nada de nada.

No es una casualidad, no es una enfermedad, es el resultado de haber transformado la política en una cada día más pobre actividad intelectual, encerrada en las exigencias del marketing, y con una obsesión absoluta: el poder, y casi nada más que el poder.

¿Cuánto estudian hoy los políticos profesionales? Me refiero a los que dedican su vida a la política, paga o en forma gratuita, eso es complementario. ¿Cuántos textos, artículos, columnas, conferencias, pronuncian y sobre qué temas?

Este achatamiento no es tampoco espontaneo, es una ideología, la ideología de la mediocridad y la total subestimación de la propia ideología y de la cultura política. Es crear y fomentar un clima adecuado para la chabacanería, la pobreza cultural, la prevalencia de las lealtades por encima de las ideas y los ideales.

No es nueva, tiene una larga historia en la política. Lo que es seguro es que de esa pobreza política, de esos silencios conceptuales y abundancia de insultos, de esos aplausos acríticos, nunca salió nada bueno. Solo basura.

No se trata de un lujo intelectual, promover un debate de ideas, con altura, con aportes, es un ingrediente fundamental, para buenos gobiernos, para la capacidad de negociación de proyectos nacionales y de Estado y para calificar la política ante los ciudadanos. Y para vivir mejor.



Esteban Valenti - Periodista, escritor, coordinador de Bitácora, director de Agencia de Noticias Uypress

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias



MVDCMS  Volver arriba    |    Contacto: uypress@uypress.net